Editorial 14
Yamanaka, Nobel de Medicina - Problema territorial y CIJ - Noda ante el TPP

Shiraishi Takashi [Perfil]

[30.11.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية |

Yamanaka Shin’ya, nuevo premio Nobel de Fisiología / Medicina

El profesor de la Universidad de Kioto Yamanaka Shin’ya ha sido galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por el descubrimiento de que las células adultas pueden ser reprogramadas para convertirse en pluripotentes. El hecho nos llena de satisfacción. Reciba el premiado nuestra más sincera felicitación.

Ante tal hecho, tanto el Partido Democrático de Japón (PDJ) como el Partido Liberal Democrático (PLD) y el Nuevo Kōmeitō han elaborado un proyecto de ley que impulsa la medicina regenerativa, para dar respaldo legal al uso efectivo de estos tratamientos que utilizan células madre pluripotentes inducidas (células iPS) y otros métodos. Las tres formaciones políticas anunciaron que esperan sacar adelante la ley en la Dieta mediante una iniciativa parlamentaria que cursarán durante la temporada extraordinaria de sesiones que se abrió el 29 de octubre. Por su parte, durante la reunión del gubernamental Consejo de Política Científica y Tecnológica mantenida el día 2 de noviembre, el primer ministro, Noda Yoshihiko, dio instrucciones a los miembros del gabinete con atribuciones en la materia para que dieran cobertura legal al uso efectivo de células iPS, mediante la reforma del Código Farmacéutico durante el periodo ordinario de sesiones de la Dieta del próximo año, así como para que fijen los criterios aplicables a la normativa de seguridad y refuercen los sistemas de apoyo a jóvenes investigadores. La influencia del Premio Nobel es realmente grande. Esperemos que este reconocimiento sirva de estímulo para revitalizar la investigación médica japonesa tanto en su nivel básico como en el clínico, en el que no puede decirse que, hasta el momento, Japón haya sido muy competitivo internacionalmente.

Los estudios clínicos en el campo de la medicina regenerativa ya están comenzando. Takahashi Masayo, líder de proyecto en el Centro de Biología del Desarrollo, integrado en la institución RIKEN(*1), ha cursado una solicitud al Comité de Ética de dicho organismo para que se pronuncie sobre la realización de estudios clínicos en los que se utilizarían células retinales creadas a partir de células iPS, en seis personas de más 50 años que sufren el mal llamado “degeneración macular asociada a la edad”, una enfermedad que afecta a la mácula de los ojos de las personas mayores y puede conducir a la ceguera.

Paralelamente, hemos asistido a una penosa bufonada. Moriguchi Hisashi, que se hacía pasar por investigador invitado de la Universidad de Harvard, pretendió haber conseguido aplicar clínicamente células iPS y haber curado por ese método a varios pacientes aquejados de insuficiencia cardíaca. Todo lo anterior, incluyendo su trayectoria profesional, ha resultado ser totalmente falso. No voy a extenderme aquí respecto a este caso. Pero no podemos obviar el hecho de que hace algún tiempo Moriguchi trabajó como profesor de proyecto en el Centro de Investigaciones de Ciencia y Tecnología Avanzadas de la Universidad de Tokio. Aunque se trata de un cargo temporal, significa formar parte de la plantilla de ese centro de estudios, como profesor y como investigador. Se supone, pues, que previamente a su nombramiento se realizó un riguroso examen de sus cualificaciones, así como de sus logros académicos. Pero a juzgar por el comportamiento y declaraciones de Moriguchi durante estos últimos días, uno dudaría incluso de sus logros pasados, por lo que parece recomendable evaluarlos de nuevo. No se puede enterrar el asunto limitándose a borrar ciertos registros de una página web oficial. Ahora el referido centro de estudios tiene la responsabilidad de explicar a la sociedad por qué concedió ese puesto a Moriguchi.

Problema territorial: sentido de recurrir a la Corte Internacional de Justicia

Los días 5 y 6 de noviembre se llevó a cabo en Laos la cumbre de la Reunión Asia-Europa (ASEM, por sus siglas en inglés). Durante su discurso, y en velada referencia a las islas Senkaku y a Takeshima, Noda apeló al estricto respeto al derecho internacional como forma de solucionar las disputas relacionadas con territorios y aguas territoriales. En septiembre, en la reunión plenaria de las Naciones Unidas, el primer ministro japonés había mantenido ya el principio de resolver pacíficamente los conflictos territoriales y marítimos, para lo que hizo un llamamiento a utilizar la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como medio de resolución de estas disputas(*2). La cumbre de ASEM sirvió para reforzar este mensaje.

Por si quedase alguna duda, expondré una vez más qué significa esto en el caso del problema de las islas Senkaku.

Japón ejerce un dominio efectivo sobre las islas Senkaku. Por tanto, desde el punto de vista de Japón no existe ningún conflicto territorial en torno a la soberanía de estas islas. China no ejerce ningún dominio efectivo sobre las Senkaku. Sin embargo, proclama su derecho sobre las mismas. Por ello, mantiene la postura de que existe un conflicto internaciional sobre la posesión de estas islas. Esta situación no ha cambiado ni con la reciente decisión del Gabinete japonés de “estatalizar” las islas, ni con las subsiguientes protestas chinas. Si excluimos el caso de que esta situación sea modificada por medio de una acción militar, no hay ninguna posibilidad que esto varíe en el futuro. Es impensable que Japón renuncie a sus derechos sobre estas islas, como lo es que China ponga fin a sus reclamaciones. Por otro lado, por mucho celo que ponga Japón en proclamar la inexistencia de tal conflicto internacional, mientras China continúe reclamándolas, para terceros países, es decir, para la comunidad internacional, este conflicto seguirá existiendo.

¿Qué hacer con este asunto? Si se parte de que este problema no va a ser solucionado de ninguna forma en el futuro, entonces la única opción es que ambas partes lo dejen aparcado y cooperen para que su sombra no se extienda sobre las relaciones bilaterales. En ese sentido, es perfectamente razonable que Japón haga un llamamiento a China para que acepte la jurisdicción obligatoria de la CIJ y utilice este tribunal como medio de resolución de conflictos que afecten a territorios y aguas territoriales, de conformidad siempre con el derecho internacional. No creo que China preste oídos a ese llamamiento. Sin embargo, Japón puede, citando a China ante dicho tribunal, mostrar que las protestas chinas no tienen ninguna legitimidad. Además, si Japón adopta esta postura en lo referente al problema de las islas Senkaku, resultará igualmente lógico que pretenda conseguir de Corea del Sur una actitud similar en lo referente al problema de Takeshima, isla sobre la que ese país ejerce un dominio efectivo, pero que es reclamada por Japón. Así, Japón podrá, con una perspectiva amplia y legitimidad moral, extender a los países costeros del Mar de la China Meridional enzarzados en disputas similares por diversas islas e islotes, como China, Vietnam y Filipinas, un llamamiento para que, de acuerdo al derecho internacional, diriman sus disputas a través de la CIJ.

Participación en el TPP, la siguiente gran decisión para el gobierno de Noda

Según una encuesta de opinión realizada entre los días 26 y 28 de octubre por el periódico Nihon Keizai Shimbun y la cadena TV Tokyo, el índice de apoyo del gabinete Noda se situaba en el 20%, lo que supone una gran caída de 13 puntos porcentuales con respecto a los resultados arrojados por esa misma encuesta un mes antes, y el punto más bajo desde que Noda tomó las riendas del gobierno en septiembre del año pasado. Es un porcentaje similar al 19% que tenía su predecesor en el cargo, Kan Naoto, durante su última etapa.

Me parece injusto poner a Noda al mismo nivel que Kan, un hombre que sin haber conseguido ningún resultado estaba obsesionado por alargar su permanencia en el cargo. Pero las causas de la impopularidad de Noda hay que buscarlas en tres problemas. En primer lugar, la baja valoración que mereció la reestructuración del gabinete del 1 de octubre; en segundo, el problema del entonces ministro de Justicia Tanaka Keishū, que solo 23 días después de su nombramiento se vio obligado a dimitir tras airearse sospechas de que había mantenido relaciones con grupos mafiosos y, en tercer y último lugar, la forma en que Noda fue difiriendo el cumplimiento de la promesa que, al parecer, hizo al entonces presidente del PLD, Tanigaki Sadakazu, de disolver “en breve plazo” la Cámara Baja y convocar elecciones generales. La promesa fue supuestamente hecha antes de conseguir el apoyo del PLD en el pase por la Cámara Alta de su proyecto de ley de elevación del impuesto al consumo, que superó el trámite en el mes de agosto. No es deseable que, a consecuencia de todo lo anterior, un político como Noda, a quien se recordará como el hombre que hizo posible la elevación del impuesto al consumo, se vea obligado a disolver la Cámara Baja y convocar elecciones, o bien a dimitir de su cargo, en una posición en la que tiene muy pocas opciones para rehacer su imagen.

Según se ha informado, la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE), está preparando un borrador en el que se propondrá a sus miembros iniciar en la primera mitad de 2013 las negociaciones para establecer un acuerdo integral de asociación económica sobre el eje de un acuerdo de libre comercio entre la UE y Estados Unidos. Una vez celebradas las elecciones en este último país, las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) van a entrar en su fase central muy pronto, a principios del año próximo. Mediante el referido acuerdo integral de asociación económica, la UE y Estados Unidos se disponen a dar un paso adelante hacia la creación de un área de libre comercio que representaría aproximadamente la mitad del producto interior bruto mundial. Japón no tiene otra opción que participar en la formación de lo que será el “orden comercial” del siglo XXI. No cabe pensar que Noda lo ignore. Lo que se espera de Noda en este momento es que, con el apoyo del PLD y el Nuevo Kōmeitō, consiga rápidamente aprobar el proyecto de ley para la emisión especial de deuda pública, establezca el Consejo Nacional para la Reforma del Sistema de la Seguridad Social y corrija el desequilibrio que se da entre distritos electorales en cuanto al número de votos necesarios para conseguir un escaño. Y que, una vez encauzados estos tres problemas, decida favorablemente la participación de Japón en las negociaciones para su adhesión al TPP antes de disolver la Cámara Baja y convocar elecciones generales(*3).

(Escrito el 6 de noviembre de 2012 y traducido al español del original en japonés)

(*1) ^ El RIKEN, una organización administrativa independiente con personalidad jurídica propia, es el único instituto japonés de ciencias naturales que cubre áreas tan extensas como la física, la ingeniería, la química, la biología o la medicina.

(*2) ^ http://www.nippon.com/es/editor/f00013/

(*3) ^ El día 16 de noviembre el primer ministro Noda disolvió la Cámara Baja. (Nota de Redacción)

  • [30.11.2012]

Es doctor en historia por la Universidad de Cornell. En la actualidad es presidente del Instituto Nacional de Doctorados para Estudios Políticos (en inglés GRIPS, National Graduate Institute for Policy Studies); presidente del Instituto de las Economías en Desarrollo (en inglés IDE, Institute of Developing Economies) de la Organización Japonesa para el Fomento del Comercio Exterior (en inglés JETRO, Japan External Trade Organization); también es miembro ejecutivo del Consejo de Política de Ciencia y Tecnología, Oficina del Gabinete. Es autor, entre otras obras, de Teikoku to sono genkai (El Imperio y sus límites) y Más allá de Japón: La dinámica del regionalismo en el Este Asiático (coeditor). Es jefe de redacción de Nippon.com.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia