¿Tiene el primer ministro Noda un sentido del humor británico?

Hosoya Yuichi [Perfil]

[21.10.2011] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

 El 2 de septiembre de 2011, Noda Yoshihiko sustituyó a Kan Naoto como primer ministro de Japón, tras ser elegido para suceder a Kan cuando éste dimitió como presidente del Partido Democrático de Japón (PDJ) en el Gobierno. Los medios extranjeros, al hacerse eco de la noticia, realizaron algunos comentarios despectivos sobre el hecho de que Japón había tenido seis primer ministros en cinco años; y también citaron la comparación que hizo Noda de él mismo con a un pez similar a la anguila llamado dojō, o locha. Algunos medios británicos informaron de ello en términos positivos, recalcando la capacidad de reirse de sí mismo del nuevo primer ministro. Me pareció muy británico y muy interesante.

El humor en Japón sigue generalmente el formato dual boke-tsukkomi, en donde el boke es el tonto y el tsukkomi es el listo que le toma el pelo. Por el contrario, en Gran Bretaña se tiende a un humor de humoristas en solitario que hacen reír a la gente burlándose de sí mismos. Un clásico ejemplo de este tipo de humor británico, de hace unos veinte años, es el personaje televisivo Mr. Bean, que también fue bastante popular en Japón. Al igual que a muchos otros japoneses, las estrafalarias peculiaridades y el extravagante comportamiento de este personaje me parecieron divertidísimos.

Burlarse de uno mismo

Podría decirse que la prelidección en Japón por el humor basado en los papeles de boke y tsukkomi, analizada desde un punto de vista libre de prejuicios, es un reflejo de la dependencia de cada uno de nosotros en la existencia de otro. Y las bromas que dirige el tsukkomi al boke también pueden afectar a otras personas, incluso a gente del público. En cambio, en el humor que se ríe de uno mismo no se depende de nadie más para hacer reir; es decir, el humor no va dirigido a ninguna otra persona. Podría incluso describirse como el humor del individualismo.

Otro aspecto importante del humor que se ríe de uno mismo es que se basa en una visión objetiva de una persona hacia sí misma. Ser capaz de analizarse desde el punto de vista de otras personas y ser consciente de sus propios defectos es reflejo de mente abierta y de una persona objetiva. Y también exige mucha inteligencia. Este mismo sentido del humor queda patente en la tendencia de los británicos a ridiculizar el clima y la cocina de su propio país. No se ve tan a menudo a los alemanes, tan orgullosos ellos, o a los estadounidenses, con su fuerte sentimiento de justicia, burlarse tanto de sus respectivas culturas. Aunque, evidentemente, los británicos no podrían reirse tanto de sus propias debilidades si no tuviesen un gran sentido de orgullo.

La locha como método

Resulta interesante que los medios británicos vieran signos de inteligencia en la comparación que el primer ministro Noda hizo de sí mismo con una locha, y su promesa, llevando la broma todavía más lejos, de mejorar la política aunque ello le obligase a “arrastrarse por el fango” como hacen los peces que se alimentan en el fondo de las aguas dulces. Yo no llegaría a decir que los miembros del gobernante PDJ y del opositor Partido Liberal Democrático de Japón deban tener esta desinhibida visión de sí mismos, pero creo que les resultaría útil adoptar esta perspectiva mental que hace a las personas analizarse objetivamente y con sentido del humor.

Algunos dirán que con la lluvia de graves problemas con que se enfrenta Japón y el extendido cinismo masoquista de sus ciudadanos, el país no está para reirse de sí mismo. Sin embargo, sigo creyendo que a la política japonesa le iría muy bien adoptar un sentido del humor que pueda generar un ambiente cordial y una actitud tolerante que permita la visión objetiva de uno mismo.

El Gabinete del primer ministro Noda ha iniciado su mandato con un porcentaje de aprobación de más del 60%. El hecho de que este nivel de apoyo inicial haya superado las propias expectativas del nuevo primer ministro es un probable reflejo de la fatiga de la opinión pública ante populismos superficiales y su afán por ver una política realista que no rehuya las penalidades de arrastrarse por el fango. Espero que el nuevo primer ministro podrá mantener una perspectiva objetiva respecto a cómo ve la opinión pública las políticas que presente y cómo ve la comunidad internacional las acciones de Japón. Esto es exactamente lo que será necesario para llevar a cabo las políticas que Japón verdaderamente necesita. (22 de septiembre de 2011)

(Escrito originalmente en japonés y traducido al español de su versión inglesa)

  • [21.10.2011]

Nació en la prefectura de Chiba en 1971. Es profesor de la Universidad de Keiō. Licenciado en Derecho por la Universidad de Rikkyō en 1994. Finalizó sus estudios doctorales en Ciencias Políticas en 2000 y recibió un doctorado por la Universidad de Keiō. También ha impartido clases en la Universidad de Hokkaidō y en Sciences-Po, París.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia