El equipo olímpico japonés de fútbol, a la caza de una medalla 48 años después

Yanai Yumiko [Perfil]

[05.08.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 |

Un equipo construido desde la defensa

En enero de 2016, el equipo japonés quedó primero en el Campeonato Sub-23 de la Confederación Asiática de Fútbol, una competición celebrada en Catar que además hizo las veces de fase de clasificación para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro. Veamos cómo es el conjunto del técnico Teguramori Makoto que, en calidad de campeón de Asia, aspira a conseguir la primera medalla en 48 años, tras el bronce de los Juegos Olímpicos de México 1968.

Han pasado dos años y medio desde que, en enero de 2014, el entrenador tomó las riendas del equipo que aspiraba a participar en las Olimpiadas de Río. Teguramori eligió a los 18 jugadores –15 de ellos tienen 23 años o menos– siguiendo las normas que dicta la FIFA; los tres de mayor edad son el delantero Kōroki Shinzō, del Urawa Red, y los defensas Shiotani Tsukasa y Fujiharu Hiroki, que militan en el Sanfrecce Hiroshima y en el Gamba Osaka, respectivamente. En cuanto a las ligas en las que juegan, solo uno de ellos pertenece a un equipo extranjero: el delantero Minamino Takumi (Red Bull Salzburg).

Si pensamos en las posiciones, encontramos dos porteros o arqueros, seis defensas, siete centrocampistas y tres delanteros. Las peculiaridades de estos jugadores se perciben fácilmente al analizar en detalle el papel que desempeñan los del medio campo: cuatro volantes y tres laterales. La defensa es el punto fuerte de este equipo.

Esta distribución se basa en los posibles partidos que el equipo jugará en Río. En palabras del propio entrenador, se trata de un conjunto construido desde la defensa que no gana a lo grande. De hecho, en Asia son pocos los encuentros en los que logra la victoria con facilidad, y en muchas ocasiones pierde y queda entre los ocho primeros, empezando por la edición de 2014 Campeonato Sub-23 de la Confederación Asiática de Fútbol.

En la fase clasificatoria final para Río, el combinado logró alzarse campeón y mostrar así su fortaleza, pero, como es lógico, en las propias olimpiadas habrá más tiempo para dedicarse a la defensa. Por otra parte, las peculiaridades de un ataque realizado con pocos jugadores son la rapidez y baja estatura de estos: los mediocampistas y delanteros no superan los 180 cm de altura. De esto se desprende que el técnico ha elegido futbolistas con los que sacar partido a las características propias de los jugadores nipones.

Todos defienden y atacan

La táctica del Japón de Teguramori es, por norma general, un 4-4-2, si bien en sus comienzos hubo ocasiones en las que jugó con un 4-2-3-1 o un 4-1-4-1, con más fuerza en el centro del campo. El entrenador no tiene predilección especial por la posesión y se guía por el lema “Todos defienden y atacan”. En su juego fue aumentando el número de ataques en los que se les daba la pelota a los dos jugadores que más avanzados se encontraban o estos dos apuntaban a los huecos de la defensa rival, a medida que en el equipo iba penetrando un estilo de juego que concedía importancia a llevar la pelota a gol sin gastar tiempo ni juego en horizontal.

El trasfondo de este tipo de juego lo encontramos en un informe de un grupo de expertos de la FIFA divulgado en julio de 2014. En el documento se dice que desde la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, en la que quedó campeón España, máximo exponente del fútbol de posesión, el juego cambió cuatro años más tarde en el Mundial de Brasil: ahora domina el contraataque propio de Alemania.

El entrenador Teguramori Makoto durante la rueda de prensa en la que dio a conocer la composición del equipo olímpico masculino de fútbol de Japón, el 1 de julio de 2016 (©Jiji Press).

Durante una rueda de prensa en agosto de 2014, aproximadamente un mes después de que se clausurara la cita de Brasil, Teguramori se expresó en estos términos:

“Desde que España ganó el Mundial de hace cuatro años en Sudáfrica, el fútbol de posesión dominó en todo el mundo. Sin embargo, cuando asumí el puesto de entrenador de la selección sub-21 de Japón, reflexioné sobre los estándares del Mundial de Brasil y descubrí que el concepto de equipo sería que todos los jugadores defendieran y atacaran”.

Teguramori, seleccionador desde enero de 2014,  había previsto la tendencia y proponía un concepto que sustituiría al fútbol de posesión.

  • [05.08.2016]

Reportera independiente y escritora especializada en deportes. Nació en Hokkaidō en 1966. Tras graduarse por la Universidad de Hokkaidō, ingresó en la empresa editora del periódico Sports Nippon, donde cubrió áreas como el tenis, el olimpismo o el fútbol. Pasó a ser independiente en 2006. Cuenta entre sus obras con J-League 15 nen no monogatari – Kazu & Gon-tachi no jidai (15 años de J-League: la época de Kazu y Gon; Kōdansha, 2009) o Zakku-Japan no ryūgi (El estilo Zaccheroni en la selección de fútbol de Japón; Gakken Shinsho, 2011).

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia