Las claves de la última versión de ‘Death Note’ de la mano de su guionista

Yamada Toshihiro [Perfil]

[23.02.2017] Leer en otro idioma : 日本語 | 简体字 | 繁體字 | Русский |

Death Note es un manga con una gran cantidad de aficionados en todo el mundo. Este año se estrenará también una película estadounidense basada en el manga original. El autor de este artículo, especialista en ciberterrorismo, conversa con el guionista Mano Katsunari sobre la significación de la nueva película japonesa con respecto a la situación internacional del siglo XXI.

Death Note arrasa

En octubre de 2016 se estrenó la última película basada en una de las series de manga de mayor éxito a nivel nacional e internacional, Death Note. Death Note: Light up the New World (Death Note: enciende el nuevo mundo) es una continuación de las dos películas estrenadas en 2006, y ya se ha convertido en una de las cintas más taquilleras en Japón.

Death Note, el manga original, fue publicado durante tres años en la revista de manga Shōnen Jump (de la editorial Shūeisha) desde 2003. La historia, de complejo desarrollo, habla de unos cuadernos llamados “death note” que los dioses de la muerte traen al mundo; si se escribe el nombre de una persona en el cuaderno, esa persona muere. Esta historia, de premisa tan original y novedosa, ha recibido grandes elogios a nivel mundial. Las dos películas anteriores se estrenaron en 60 países y territorios, y han logrado una legión internacional de seguidores enfervorizados.

La nueva obra también se estrenará en 70 países y territorios. Ya se ha estrenado en Tailandia (3 de noviembre) y en Singapur (10 de noviembre), donde se hizo con los primeros puestos de taquilla en las semanas del estreno.

Death Note: Light up the New World nos coloca diez años tras los eventos de las dos películas anteriores. No hay tres cuadernos repartidos por el mundo, como hasta ahora, sino seis, y existen muchos nuevos elementos que expanden la narración, como la presencia de ciberterroristas. El periódico de gran tirada en inglés Strait Times de Singapur, en su crítica del film, destaca que “pese a tratarse de una historia confusa, su desarrollo atrapa al espectador con fuerza”.

Death Note también se ha convertido en una película de imagen real de Hollywood, que se distribuirá en 2017 en el servicio de contenidos audiovisuales Netflix. La dirección corre a cargo de Adam Wingard, famoso por su trabajo en películas de terror como Blair Witch, y el actor Willem Dafoe aportará la voz de Ryuk, el dios de la muerte.

El autor colabora en el guion

Lo que está claro es que Death Note ha dado que hablar en todo el mundo. El encargado de escribir el guion en esta ocasión es Mano Katsunari, guionista de éxito que ha trabajado en series de televisión japonesas de la talla de Shinzanmono (basada en una novela de Higashino Keigo), o Aibō. No ha sido fácil, dado que la nueva Death Note está recién estrenada, pero el autor ha logrado una entrevista con Mano, el cual no suele hablar con la prensa; sin embargo, en esta ocasión nos ha hablado de sus ideas sobre la película, su relación con el manga y el cómic y su carrera como guionista.

(Imagen: Kōriyama Sōichirō)

La verdad es que este autor ha participado en el proceso de investigación para el guion de Death Note: Light up the New World en lo relativo al ciberterrorismo que aparece en la película.

Mano me pidió por primera vez que colaborara en el guion de la secuela a principios de 2015. En aquel momento yo era investigador invitado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos, y me hallaba inmerso en una investigación sobre la relación entre la ciberseguridad y la situación internacional. Mano es un antiguo amigo, de modo que cuando me pidió ayuda acepté con gusto, y aproveché mis vacaciones para discutir con él el tema desde muy diversos ángulos.

Lo primero que yo quería saber, en lo relativo a las responsabilidades sobre el guion de Death Note, obra que había acaparado la atención no solo del público japonés sino de todo el mundo, era si existía presión por estar en cierto modo representando el mundo del manga de Japón.

Ante una pregunta tan franca, Mano empezó a contarme que más que presión lo que sentía era una gran felicidad. “A mí me encanta ver películas, y he visto obras de todo el mundo. Si logro escribir el guion de una película que se estrene en todo el mundo, seré feliz: habré escrito diálogos con los que personas de todo el planeta puedan emocionarse. Claro que existe presión, pero se está formando un equipo, empezando por el director, muy capaz de representar a Japón, y creo que hemos alcanzado el nivel de las películas de Hollywood basadas en cómics”.

Y sin embargo no se puede negar la dificultad de esta tarea: el manga original goza de tremenda popularidad, y las dos películas anteriores se convirtieron en grandes éxitos. “A decir verdad, ni los personajes ni la historia de esta película aparecen en el manga. Es la continuación de la historia de diez años antes; tanto la visión del mundo como las localizaciones siguen fielmente el original. Aparecen tanto los personajes que sobrevivieron la historia anterior como los dioses de la muerte. Más que crear todo desde cero, nuestra intención era comprender el original a la perfección y, desde ahí, construir una historia adyacente. De ahí que los nuevos personajes estén fuertemente influidos por el protagonista de las versiones anteriores, y sus vidas se hayan definido previamente. Se trata de respeto hacia ese original, que ya se ha convertido en leyenda”, dice Mano.

Si los ciberterroristas se hacen con ese cuaderno…

El mundo en el que se publicó el manga original, hace casi quince años, era bastante diferente al mundo de hoy día. Para empezar, los ataques cibernéticos que se encuentran en el corazón de la última obra no se habían convertido aún en el gran problema que representan ahora.

Lo cierto es que en un principio yo no hice ninguna conexión mental entre el “death note” y el ciberterrorismo. Pero parece que en el caso de Mano ambos elementos generaron desde el principio una visión particular de ese mundo en su mente.

“Me di cuenta de que el estado internacional reflejado por el manga original y el actual eran diferentes. Una de esas diferencias es el extenso uso de Internet y las redes sociales que se da ahora. En estos últimos años cada vez hay más gente que muestra su cara o su nombre en Internet. Esto sería fatal, en el mundo de Death Note. Además, el terrorismo en sí es algo que ha aumentado y se ha hecho más cercano. Con los cuadernos del manga se puede matar a una persona simplemente conociendo su cara y sabiendo cómo se llama, sin siquiera tener contacto directo. Mi idea era que el ciberterrorismo también muestra ese punto en común: que no hay que tocar a la víctima”, dice Mano.

Y continúa: “En la actualidad un único individuo puede luchar contra un Estado en el ciberespacio. Es algo que se llama ‘guerra asimétrica’. Imaginé qué pasaría si un ciberterrorista de gran habilidad se hiciera con un ‘death note’; creo que de ese modo poseería la fuerza suficiente como para amenazar a un país entero. Por otro lado, esos cuadernos son objetos físicos. No se pueden descargar de Internet. Para poder conseguir uno no hay más remedio que desplazarse físicamente. Los ciberterroristas, que normalmente se sienten seguros en la Red, tendrían que salir al mundo real y correr riesgos. Pensé que ese era el punto en el que podría nacer la tensión de la historia”.

Ni que decir tiene que, pese a que Death Note es un manga de ficción para jóvenes, esa guerra asimétrica que describe muestra gran semejanza con los problemas de seguridad internacional. Actualmente el ciberespacio se está convirtiendo en un mundo con agentes que, pese a no ser Estados, pueden combatir en igualdad de condiciones con cualquier Estado por medio de ciberataques.

La razón del éxito de los mangas japoneses

Los mangas japoneses no son únicamente un medio orientado a niños, sino productos de profundidad y calado. Quizá por eso Death Note y muchas otras obras gocen de tanta popularidad en América, Asia y el extranjero en general.

Mano nos da su opinión sobre la aceptación de mangas como Death Note en el extranjero.

“Hablar de Death Note es hablar de la complejidad en la estructura del bien y del mal. Se trata de una obra única porque pese a ser un manga para jóvenes su protagonista es, en realidad, un asesino en masa. Es algo que hace que el original sea impresionante. Yagami Light, el protagonista original, es un criminal de guante blanco que sueña con la paz mundial, mientras que su antagonista, el genial detective privado L, representa las fuerzas de la autoridad, en pos de la justicia. Pero en la realidad autoridad no es necesariamente sinónimo de justicia, e incluso puede convertirse en su antónimo”.

Los motivos de Mano para convertirse en guionista se remontan a su época de estudiante de instituto. “Por aquel entonces solían poner en televisión una serie llamada Fuzoroi no ringotachi (“Las manzanas desiguales”), que me encantaba, y así empecé a aficionarme a las obras de Yamada Taichi, su guionista. Debido a su influencia quise convertirme en guionista de series televisivas, y todavía quiero serlo”.

Pero no se trata únicamente de respeto hacia Yamada Taichi, por supuesto. “También siento una gran admiración por autores como Peter Morgan, el guionista de The Queen (2006), o Aaron Sorkin. Dado que he entrado en el mundo del periodismo que describe Sorkin en su serie The Newsroom (2012-2014) la disfruté aún más. En Japón aún no existe un ambiente propicio para escribir series relacionadas con política real, pero me gustaría poder escribir un guion de ese tipo algún día. Últimamente he desarrollado un gran respeto hacia el Dalton Trumbo que se describe en cierta película; se trataba de un guionista realmente profesional, que daba a sus historias un mayor interés consultando con muchas personas. Yo también quiero poder trabajar con ese mismo planteamiento en lo sucesivo”.

Al final de nuestra charla, Mano dice: “También siento el deseo de dejar al mundo algo que yo haya escrito, para que la gente lo vea. Me gustaría implicarme activamente también en otros géneros, como el anime o los videojuegos”.

Imagen del encabezado: el detective internacional interpretado por Ikematsu Sōsuke lucha contra los ciberterroristas en Tokio (Imagen cortesía de Nippon TV)

(Artículo traducido al español del original en japonés)

Etiquetas:
  • [23.02.2017]

Tras haber trabajado para Kodansha, Reuters o la edición japonesa de Newsweek, fue investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts con la beca Fulbright, y después se independizó. Escribe sobre la situación internacional, problemas sociales y ciberseguridad; entre sus publicaciones se encuentran Monsutā an’yaku suru tsugi no Arukaida (Monstruos: El nuevo Al-Qaeda y sus maniobras secretas, Chūōkōron-Shinsha) y Hariuddo kenshi fairu - Tōmasu Noguchi no yuigon (Las autopsias de Hollywood - El testamento de Tomas Noguchi, Shinchōsha). Ha traducido al japonés The Fix: Organized Crime and Soccer (Juego sucio: fútbol y crimen organizado, de Declan Hill, con Kodansha) y The Insider’s Guide to Match-fixing in Football (La guia del infiltrado para arreglar partidos de fútbol, con Kanzen).

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia