Un horizonte de borrascas para la energía solar en Japón

Kikkawa Takeo [Perfil]

[08.05.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | FRANÇAIS | Русский |

En 2012 se promovieron tarifas de introducción de energía renovable a la red eléctrica como respuesta al accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi en marzo de 2011. No obstante, diversas cuestiones han salido a la luz en los últimos dos años. ¿Cómo pueden fomentarse de manera sostenible la energía solar y otro tipo de energías renovables?

La creación de tarifas de introducción de energía renovable a la red eléctrica

Desde que ocurrió el accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi en marzo de 2011, la opinión pública japonesa ha insistido en la necesidad de reflexionar sobre la política energética del país de forma que se ponga mayor énsafisis en las fuentes de energía renovables. Medio año después del accidente, en agosto de 2011, fue promulgada una nueva ley para promover el cambio hacia energías renovables como la solar o la eólica. La llamada Ley de Medidas Especiales sobre la Adquisición de Electricidad de Fuentes Renovables de Energía por Empresas Eléctricas introdujo un sistema de tarifas de introduccion de energía renovable a la red eléctrica.

Bajo este plan, que se puso en marcha en julio de 2012, se requiere que las compañías eléctricas adquieran a un precio fijo (la tarifa) toda la electricidad generada por los operadores que utilizan fuentes renovables de energía durante un periodo de tiempo determinado. Las compañías eléctricas pasan el coste extra bajo este sistema a sus clientes en forma de recargos añadidos a las facturas eléctricas que pagan los hogares y los negocios.

Como medio para promover la energía renovable, el actual sistema de tarifas de introducción de energía renovable sufre de problemas desde el momento en el que se presentó. En primer lugar, debido a que las tarifas iniciales para la compra de energía fueron fijadas a un alto precio, existe la preocupación de que los recargos impuestos a los clientes puedan aumentar hasta el punto de que generen un rechazo generalizado. En particular, los altos precios y extensos periodos fijados para la compra de energía de los operadores que produzcan 10 kilovatios o más de electricidad generada por energía solar han sido considerados por muchos como excesivamente preferentes, y la evaluación más extendida sobre este hecho es que el creciente número de quejas haría imposible llevar a cabo este plan.

¿Cómo funcionan las tarifas de introducción de energía renovable?

 

Fuente: Plan de tarifas de introducción de energía renovable en Japón, un documento creado por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria y la Agencia para los Recursos Naturales y la Energía. Página 3, con revisiones editoriales de Nippon.com.

Tarifas y períodos bajo el plan de tarifas de introducción de energía renovable en Japón (2014)

Fuente de energía Categoría Tarifa (¥/kW-hora) Período
(años)
Con impuestos Sin impuestos
Solar 10 kW o más 34,56 32,00 20
Menos de 10kW (adquisición de los excedentes de electricidad de los hogares y otras fuentes) 37,00 37,00 10
Eólica 20 kW o más 23,76 22,00 20
Menos de 20 kW 59,40 55,00
Eólica marina 20 kW o más 38,88 36,00 20
Geotérmica 15.000 kW o más 28,08 26,00 15
Menos de 15.000 kW 43,20 40,00
Energía hidráulica a pequeña y media escala 1.000 kW–29.999 kW 25,92 24,00 20
200 kW–999 kW 31,32 29,00
Por debajo de los 200 kW 36,72 34,00
Sistemas de energía hidráulica en presas y vías fluviales 1.000 kW–29.999 kW 15,12 14,00 20
200 kW–999 kW 22,68 21,00
Por debajo de los 200 kW 27,00 25,00
Biomasa Biogás 42,12 39,00 20
Árboles talados regularmente 34,56 32,00
Deshechos de la madera y la agricultura 25,92 24,00
Deshechos de las construcción orgánica (madera) 14,04 13,00
Deshechos domésticos
(limpieza de jardines, papel, etc.)
18,36 17,00

Reunido a partir de datos recogidos en la web de la Agencia para los Recursos Naturales y la Energía del Ministerio de Economía, Comercio e Industria.

Volviendo a evaluar las medidas para la promoción de la energía solar

Dos años después de que se presentase este plan, en junio de 2014, se formó un Subcomité para las Energías Nuevas y Renovables como parte del Comité para la Eficiencia Energética y la Energía Renovable, Consejo Asesor para los Recursos Naturales y la Energía (un órgano del Ministerio de Economía, Comercio e Industria), para revisar el plan de tarifas de introducción de energía renovable. El material presentado por el subcomité a través de su secretariado de burócratas del ministerio en su sexta reunión, celebrada el 5 de noviembre de 2014, incluye los siguientes pasajes:

Cada una de las multiples fuentes de energía renovable disponibles tiene sus propias características. ¿Acaso no es importante tener en cuenta estas diferencias cuando tratamos de expandir el uso de la energía renovable?

[Los progresos para alcanzar] “la máxima adopción posible [de la energía renovable]” se fundamentan en la cantidad de electricidad generada (en kilovatios-hora), ¿pero acaso no es importante llevar a cabo esta maximización con el mejor coste respecto a su eficiencia? Y de ser así, ¿No deberíamos tener en cuenta la importancia de introducir [la energía renovable] de una manera equilibrada, teniendo en cuenta las distintas características de las diversas fuentes de energía eléctrica —como por ejemplo la adopción de importantes cantidades de generación de energía que pueda producir más electricidad (en kilovatios-hora) con menos capacidad de generación (en kilovatios)?

En el lenguaje utilizado por los burócratas, el significado de la repetida expresión “¿acaso no es importante?” como podemos ver arriba significa de hecho “es importante”. Este mismo documento también contiene los siguientes datos sobre electricidad generada (en millones de kilovatios-hora) por unidad de capacidad (en kilovatios) de varias formas de energía renovable durante un año: solar, 11 millones de kWh/kW; eólica marina, 18 millones de kWh/kW; geotérmica, 70 millones de kWh/kW; hidráulica a pequeña y media escala, 53 millones de kWh/kW; biomasa, 70 millones de kWh/kW. Las energías geotérmica, hidráulica a pequeña y mediana escala y de biomasa fueron descritas como fuentes de energía “estables”, mientras que la solar y la eólica fueron descritas como mucho más variables. Sin duda parece que la energía solar, con su pobre y variable rendimiento, recibirá un veredicto desfavorable cuando el Subcomité para la Energía Nueva y Renovable haga públicos los resultados de su evaluación de las tarifas de introducción de energía renovable.

Una parada súbita

Por encima de todo esto un nuevo problema ha aparecido en medio de las deliberaciones del Subcomité para la Energía Nueva y Renovable. Para evitar el caos en la red de suministro eléctrico como resultado del aumento repentino de aplicaciones de conexión por parte de empresas que planean o están involucradas en la construcción de plantas “megasolares” de gran tramaño a los monopolios regionales de energía en Hokkaidō, Tōhoku, Shikoku, y Okinawa, se estableció una parada temporal en el proceso de conexión a la red de nuevas aplicaciones por parte de los operadores que generan electricidad a partir de fuentes renovables.

Ante esta coyuntura, el subcomité mostró premura a la hora de establecer el Grupo de Trabajo sobre los Sistemas en su cuarta reunión el 30 de septiembre. Pero a pesar de las conclusiones a las que podría llegar este nuevo grupo de trabajo, es evidente que la demora en la conexión de nuevas instalaciones a la red eléctrica se convertirá en un nubarrón que oscurecerá el camino a la aplicación del plan de tarifas de introducción de energía renovable a la energía solar.

La necesidad de una expansion liderada por el mercado

Es importante recordar que aunque el plan de tarifas de introducción de energía renovable ha supuesto oportunidades significativas para la expansión de la energía solar, no se puede considerar en sí la panacea. En un artículo publicado en el número de octubre de 2014 de la revista de la industria de la energía solar PVeye, titulado “La dependencia de las tarifas de introducción retrasa el amanecer de la era de la energía renovable”, afirmé: “En cualquier caso, el papel de las tarifas de introducción era el de facilitar el estímulo inicial para la energía solar. Pero al final la energía solar no puede ser considerada realmente sostenible si no se convierte en una fuente de energía capaz de triunfar en un entorno gobernado por el mercado. Si de verdad queremos continuar utilizando energía solar en el futuro, es evidente que una fuente de energía que solo puede expandirse mediante la imposición de una carga fiscal sobre la población sencillamente no durará”. Expresé este mismo punto de vista en “Sobre el futuro de la energía renovable en Japón”, un artículo en la edición de noviembre de la revista Solar Journal; en este texto ofrecí mi previsión sobre el panorama de la energía en 2030, en el que las fuentes renovables (incluída la hidroeléctrica) ocupaban el 30 % del mercado.

Esto no significa que yo esté en contra del sistema de tarifas de introducción de energía renovable. Lo que quiero decir es que estas tarifas no son suficientes en sí mismas: debemos considerar lo que viene a continuación. Es de vital importancia no olvidar que un principio fundamental para la expansión exitosa de la energía solar es que el proceso esté orientado hacia el mercado.

Afrontando los problemas en la red de suministro eléctrico

Concentrándonos solo en las tarifas de introducción de energía renovable en nuestra lucha para promover las energías renovables, limitamos nuestros modelos a seguir a Alemania y España. Nos iría mucho mejor si tuviéramos en cuenta los ejemplos de naciones como los Estados Unidos, Australia, China o los países escandinavos, los cuales han alcanzado cierto nivel de éxito en la expansión del uso de las energías solar y eólica en regiones concretas mediante la acción de los mecanismos del mercado.  Una característica común en todos los lugares en los que se ha conseguido esto es la existencia de redes eléctricas bien desarrolladas para la distribución de la electricidad.

También en Japón la clave para asegurar un futuro exitoso para la energía solar y otras formas de energía renovable más allá de la utilización de tarifas de introducción es resolver los problemas de la red de suministro de energía del país. ¿Cómo podemos conseguir esto?

La utilización de las instalaciones redundantes tras el desmantelamiento de las nucleares

Primero debemos comprobar si realmente hay escasez en la capacidad de transmisión. El foco debe ponerse sobre las instalaciones de transmisión y las subestaciones utilizadas por las centrales nucleares. Según la revisión de 2012 de la Ley Reguladora de la Energía Nuclear, las instalaciones nucleares en principio no pueden mantenerse activas más allá de 40 años. Si se sigue esta directriz, 30 de las 48 instalaciones que hoy existen en Japón tendrán que ser desmanteladas antes de diciembre de 2030. Aun contando solo con las instalaciones controladas por la Compañía Eléctrica de Kyūshū, los reactores primero y segundo de la central nuclear de Genkai en la prefectura de Saga (que comenzaron a funcionar en 1975 y 1980 respectivamente), se enfrentan a su desmantelamiento en un futuro próximo, aunque los planes para el cierre de estas instalaciones aún no se conocen.  También está la cuestión de la subestación de transmisión utilizada actualmente por los seis reactores en la malograda central nuclear de Fukushima Daiichi. Haciendo un buen uso de estas instalaciones que pronto serán excedentes supondría disponer de una plataforma para una expansión sólida de la energía renovable en este país.

La instalación de más líneas eléctricas

Otro de los pasos que es necesario dar es la instalación de más líneas eléctricas. Hay quien sugiere que nadie querría extender cables eléctricos porque no generarían ningún beneficio, ¿pero es este el caso realmente? No cabe duda de que, en un Japón en el que hay una evidente demanda tanto para la expansión de los recursos energéticos distribuidos (dispositivos pequeños y localizados para producir y almacenar energía donde se necesite), como para un sistema de energía integrado que ocupe amplias zonas geográficas, las líneas eléctricas se convertirían en un cuello de botella.

Un equipamiento de cuello de botella es normalmente una fuente de cuantiosos beneficios para aquellos que lo proveen. Las ganancias que generan las líneas eléctricas puede que no sean altas en cuanto a su rendimiento, pero son ciertamente constantes y estables. Cuando hablamos de la construcción de nuevas líneas eléctricas, es importante establecer claramente un marco en el que los mercados financieros puedan evaluar correctamente los beneficios potenciales de cualquier proyecto, pero también alcanzar una mayor comprensión por parte de la sociedad en áreas donde este tipo de proyectos son necesarios, así como asegurar el apoyo político para la inversión en este tipo de construcciones. Debemos recordar también que las compañías eléctricas tienen la habilidad de incrementar la capacidad de la red eléctrica mediante la mejora del rendimiento de las instalaciones existentes.

Utilizar más electricidad producida a nivel local

Un tercer paso sería adoptar las disposiciones que permitan obviar la necesidad de transmitir electricidad a través de largas distancias. Un incremento nacional en el número de “comunidades inteligentes” donde la electricidad es producida y consumida a nivel local permitiría aliviar la carga que soporta la red eléctrica. Otro paso en la misma dirección sería mejorar la capacidad de almacenamiento en las instalaciones que producen energía a partir de fuentes renovables, o en las subestaciones que conectan a estas con la red eléctrica.

En los lugares de producción, el excedente de electricidad puede utilizarse para la electrólisis del agua, permitiendo que la energía sea transportada allí donde sea necesaria en forma de hidrógeno. El Sistema de Hidrógeno SPERA que la Chiyoda Corporation está desarrollando actualmente permitirá transportar el hidrógeno a una temperatura y presión ambiente mezclándolo con tolueno, un disolvente. Estas son distintas formas de promover el uso de energías renovables sin necesidad de realizar grandes obras en la red eléctrica.

Algunas de las potenciales soluciones a los problemas de sumunistro de electricidad en Japón que he descrito aquí puede que requieran un tiempo para ser llevadas a cabo, mientras que otras podrían realizarse de manera sencilla. La mejor forma para conseguir una expansión a gran escala en el uso de las renovables en Japón es trabajar de manera diligente en la aplicación de medidas de ambos tipos y superar los problemas de suministro de electricidad de Japón, al tiempo que nos dirigimos hacia la mercantilización de los recursos energéticos renovables.

(Fotografía del encabezado: células fotovoltaicas en las instalaciones de una central solar. © Jiji Press)

  • [08.05.2015]

Doctor en Economía por la Universidad de Tokio (1983) y profesor de la Escuela de Posgrado de Comercio y Administración de Empresas de la Universidad Hitotsubashi nacido en 1951 en la prefectura de Wakayama. Sus especialidades son la Historia de la Administración de Empresas en Japón, los Estudios de la Industria energética, los Estudios de las Economías regionales y los Estudios de la Industria deportiva. Tras su paso por la Universidad de Harvard como investigador visitante y tras ejercer como profesor en el Instituto de Investigación de Ciencias Sociales de la Universidad de Tokio, en 2007 accede a su puesto actual. En 2014, preside la Reunión de Tokio sobre Estrategias para la Consecución de una Sociedad basada en el Hidrógeno. Entre sus obras, destacan Denryoku kaikaku: energy seisaku no rekishiteki daitenkan (Reformas en la industria eléctrica: grandes cambios históricos en las políticas energéticas; editorial Kōdansha Gendaishinsho, 2012) y Nihon no energy mondai (El problema energético de Japón; editorial NTT, 2013).

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia