El futuro de AKB48 una década después de su debut
¿Podrá sobrevivir el conjunto al cambiante mercado musical japonés?

Masuzawa Sadamasa [Perfil]

[09.02.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 |

El Teatro AKB48, sede del homónimo grupo musical que se encuentra en el barrio tokiota de Akihabara, cumplió una década en diciembre de 2015. Diez años después de su debut, el conjunto se enfrenta a diversos problemas en momentos en los que la industria musical japonesa se transforma.

Un fuerte descenso en las ventas de sencillos

Desde la segunda mitad del año fiscal 2015 las mañanas del canal de televisión NHK comienzan con la música del grupo AKB48: su canción 365-nichi no kamihikōki (El avión de papel de 365 días) fue elegida como sintonía de la serie que se emite en horario matutino. Aprovechando la popularidad del programa –su índice de audiencia supera el 25 %– el conjunto musical puso a la venta el 8 de diciembre un sencillo que incluye este tema y Kuchibiru ni Be My Baby (Cantando be my baby). Con este sencillo, las AKB48 consiguieron ocupar el primer puesto en el popular ranking Oricon por vigesimonovena vez consecutiva y se convirtieron en número uno en ventas de singles al superar los 36 millones de copias –desbancaron al dúo B’z–. Gracias a este tema, el letrista Akimoto Yasushi ha vendido ya más de 100 millones de unidades entre todas sus obras.

Sin embargo, cuando el single llegó a las tiendas, solo se vendieron 810.000 copias. Por norma general, esta cifra se considera cuantiosa, pero en el caso de AKB48 se trata de la menor cantidad en los últimos cinco años.

Sobra decir que AKB48 es el único grupo musical de Japón capaz de vender más de 800.000 copias de un sencillo cuando este llega a los puntos de venta. Que todos los discos que el conjunto ha sacado en los últimos cinco años hayan superado el millón en su lanzamiento demuestra, además, que la banda es la que más compactos vende de todo el país. Sin embargo, estos datos quizás sirvan también como prueba de que algo está cambiando en la industria discográfica japonesa. Es curioso que, ahora que se cumple una década del nacimiento de la banda, el mercado musical nipón esté transformándose desde su núcleo.

Los encuentros con los fans: ¿un gesto de amabilidad hacia ellos o un servicio de compañía?

A la pregunta de por qué AKB48 es capaz de vender más de un millón de discos son muchos los que responden que lo que está a la venta no son los CD, sino la oportunidad de acudir a un encuentro con las integrantes del grupo y darles la mano, lo que en japonés se conoce como akushukai. Los compactos incluyen una entrada para este tipo de actos que permite no solo participar en ellos, sino también estrecharle la mano una sola vez a la cantante de la banda que más le guste a uno. Cada boleto equivale a unos 10 segundos con la intérprete, pero es posible alargar este tiempo si se tienen más papeletas, ya que se pueden presentar varias en un mismo akushukai. Por este motivo, los fans que desean disponer de más tiempo, por poco que sea, para hablar con las integrantes compran varias decenas de discos. Hay quienes dicen que esto se asemeja al servicio de compañía que ofrecen ciertos bares donde se puede beber y charlar con chicas –kyabakura en japonés­–, por aquello de que se cobra en función del tiempo.

No obstante, la venta de discos que incluyen entradas para encuentros con los fans no se limita solamente al grupo AKB48. Hay otros conjuntos de idols que, además, ofrecen la oportunidad de sacarse fotos con las integrantes o darles un abrazo, pero el único capaz de vender más de un millón de unidades es este.

Los akushukai no son lo único que da que hablar de las chicas de AKB48. El grupo celebra una vez al año lo que se conoce como ‘elecciones generales’, en las que los fans pueden elegir quiénes serán las integrantes con mayor protagonismo en el conjunto. Además, las componentes están sujetas a posibles cambios, como si de un gabinete de ministros se tratara, y a normas como la prohibición de tener novio. Por ello, siempre participan en actividades para ganarse el favor de sus admiradores. El resultado de todos estos esfuerzos se traduce en la existencia de apasionados seguidores que acuden a los encuentros para ver a las idols y darles la mano, y en el surgimiento de un fenómeno que hace posible que durante cinco años el grupo haya conseguido seguir vendiendo más de un millón de copias de sus discos.

El envejecimiento de los fans y el manierismo de las integrantes

Diez son los años que ha cumplido AKB48, los mismos que suman a su edad los fans que siguen al conjunto desde sus inicios hace una década. Muchos de estos admiradores centran ahora su atención en grupos derivados de este como NMB48 y HKT48, si bien es cierto que hay quienes creen que una parte de los seguidores ha perdido el interés en las jóvenes al cumplir años.

Por otra parte, aspectos del grupo que al principio resultaban novedosos, como las ‘elecciones generales’, los cambios en el papel de las integrantes y la norma de que no pudieran tener novio, empiezan a resultar repetitivos y propios del manierismo.

Aunque uno de sus sencillos fuera elegido sintonía de una serie de la NHK –un programa, para colmo, popular y con altos índices de audiencia–, el hecho de que el grupo no fuera capaz de vender más de un millón de copias de uno de sus sencillos sería la consecuencia de todo esto.

El fracaso del sistema anticopia

En 2002, poco antes del debut de AKB48, se produjo en Japón un conflicto en torno al sistema anticopia CCCD –Copy Control CD o CD con control de copia–. Esta tecnología había sido diseñada para evitar que los ordenadores fueran capaces de leer los archivos musicales, de forma que el contenido de un disco compacto no se pudiera ripear y solo fuera posible acceder a él utilizando un reproductor musical. El sistema CCCD violaba intencionadamente las normas relativas a los discos compactos. Con todo, su uso y difusión fueron amplios; en aquel entonces se temía que descendieran las ventas de CD debido a que había usuarios que ripeaban su contenido y lo compartían de forma ilimitada con sus amigos o a través de Internet. Se ilegalizaron las descargas de música y se establecieron multas para aquellos que no cumplieran con lo estipulado, pero no fue posible prohibir que los particulares intercambiaran datos, especialmente cuando se trataba de música cuyo público principal eran los jóvenes, que no suelen disponer de dinero. En este sector de la industria discográfica acabar con el ripeo y el intercambio de archivos musicales que este conlleva suponía una cuestión de vida o muerte.

Sin embargo, el sistema CCCD no tardó mucho en abolirse. Al no cumplir con la normativa, los discos no hacían más que dar error cuando se introducían en los reproductores musicales normales y corrientes, mientras que con los ordenadores ocurría lo contrario: pronto surgieron formas de esquivar la protección y reproducir el contenido.

Las descargas de música y un modelo de negocio ‘en directo’

La polémica en torno al sistema CCCD coincidió precisamente con la época en la que Apple lanzó el iPod y iTunes, lo que marcó la auténtica apertura del mercado de las descargas musicales. Además, Sony inició en 2004 su servicio de descargas Mora. ¿Las descargas sirvieron solo para compensar el descenso de las ventas de soportes físicos como el CD y el DVD?

Para responder esta pregunta, nos fijaremos en el gráfico 2, que muestra que las ventas generadas por las descargas son limitadas y no llegan a compensar la caída de las de soportes físicos. En la actualidad existen, además de las descargas, aplicaciones de tarifa fija como Spotify que permiten escuchar toda la música que uno quiera si se abona la cuota mensual correspondiente.

Line Music y Awa son algunos de los servicios de contenidos musicales que están evolucionando en estos momentos en Japón. Se diferencian de las descargas en que la tarifa mensual se reparte entre aquellos que poseen diversos derechos, de ahí que el importe que se cobra pueda ser menor en función de la discográfica.

La aparición de todas estas tecnologías ha servido para que la industria musical se transforme. Estos 10 años en los que el grupo AKB48 ha desarrollado su carrera han marcado una verdadera época de cambios tecnológicos. El conjunto ha sabido mantenerse al día en este sentido y ha logrado convertirse en un modelo de negocio ‘en directo’ con actividades como los akushukai. En lo que respecta a las ventas de discos, ha sobrevivido al último lustro con una presencia abrumadora en el mercado.

Los visionados en directo en salas de cine

El problema del modelo de negocio ‘en directo’ residía en que las ventas se veían limitadas por el aforo. Sin embargo, al vender entradas para los akushukai, AKB48 logró aumentar el valor de cada una de sus integrantes y los límites marcados por la capacidad de localidades. Además, el conjunto normalizó las ventas en Internet a través de los teléfonos inteligentes. La banda aprovechó todo esto también en los lugares donde celebraba sus conciertos, de modo que ahora le es posible vender más artículos de los que tenga en stock el día de una actuación.

La revolución tecnológica permitirá, además, ampliar los límites de aforo gracias a los visionados en directo. En los últimos años, la industria cinematográfica ha visto una mejora y una normalización de la tecnología de imágenes digitales. Consecuentemente, muchas salas de cine disponen ahora de aparatos que permiten proyectar casi en tiempo real imágenes de Internet u obtenidas a través de satélites de telecomunicaciones.

Esto permite que los fans que se encuentren, por ejemplo, en Fukuoka, en el oeste de Japón, puedan ver en tiempo real un concierto que se esté realizando en el Saitama Super Arena, un estadio cercano a Tokio. Cada año se organizan más visionados de este tipo. Hasta ahora, el aforo de las salas de conciertos limitaba la cantidad de personas que podían asistir a ellos, pero gracias a las retransmisiones en vivo, los cines de todo el país se han convertido en una herramienta para aumentar la capacidad de espectadores.

Además, en el caso de aquellas personas que se contenten con los visionados en directo, existe también la posibilidad de disfrutar en las grandes ciudades de los conciertos que se celebren en las provincias. Esto permite aumentar los ingresos, ya que los visionados en directo facilitan que mucha más gente de la que puede desplazarse al lugar de las actuaciones acceda a ellas.

Los problemas a los que se enfrenta AKB48 en 2016

No obstante, AKB48 debe hacer frente a diversos problemas en 2016. Uno de ellos es el cierre de varias salas de conciertos con gran aforo para realizar reformas de cara a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, algo que reducirá drásticamente la capacidad de espectadores del grupo. Por ello, se espera que las actuaciones que no se puedan realizar en la capital se trasladen a las provincias y los visionados en directo de las mismas en las grandes ciudades se conviertan en un gran negocio.

Aunque se trata de un grupo que ha transformado su modelo de negocio a uno ‘en directo’ basándose en la distribución de música en Internet, los problemas a los que AKB48 debe hacer frente en 2016 no se pueden superar con los visionados en directo. Esto se debe a que los fans que se encuentren en un cine lejos de la sala de conciertos no podrán darles la mano a las integrantes del conjunto. Las tecnologías actuales no llegan a tanto.

La atención se centra ahora en si AKB48 será capaz de superar problemas como el envejecimiento de sus fans, sus conductas manieristas y los retos a los que se enfrenta en 2016. Está por ver también qué ocurrirá con el grupo en esta nueva década.

Imagen de la cabecera: Integrantes de AKB48 ganadoras de las ‘elecciones generales’ de junio de 2015, los séptimos comicios del grupo (cortesía de Jiji Press).

(Traducción al español del original en japonés escrito el 16 de diciembre de 2015)

  • [09.02.2016]

Licenciado por la Facultad de Agricultura de la Universidad de Kioto en 1997. Ha participado en la creación de una web para teléfonos móviles de Recruit Co., Ltd. en 1999. Creó la compañía Gigaflops en 2000 y gestionó su sitio web para teléfonos móviles. En 2003 vende la empresa a Cybird Corp, donde entra a trabajar y a dirigir las fusiones y adquisiciones de su división internacional. En 2006 crea Sigel Corp., especializada en la producción de contenidos para teléfonos móviles y consultoría. En 2014 se une a Kamakura Shinsho, Ltd., donde trabaja como director corporativo. Es miembro del comité editorial de Nippon.com.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia