Enfoques Las fronteras de la ciencia
Bolígrafos o plumas borrables: 1.500 millones de unidades vendidas en todo el mundo
[07.09.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

La colección de bolígrafos o plumas borrables de la marca Pilot ha acabado con la lógica de que lo que se escribe con tinta no se puede eliminar y ha supuesto una revolución mundial, con 1.500 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Presentamos este avance, posible gracias a más de 30 años de investigación.

Este año se cumple una década de la puesta a la venta de los bolígrafos o plumas borrables de 0,7 mm con capuchón en Europa. La firma Pilot puede presumir del éxito de su producto, que se comercializa en más de 170 países, con especial popularidad en territorio europeo y en Asia. Se han vendido 1.500 millones de unidades de esta colección formada por 20 artículos, entre los que se incluyen marcadores o subrayadores y sellos –todos con la misma tinta–.

Sellos borrables.

Los sellos comenzaron a venderse en 2014. Al principio solo existían 30 tipos, pero en la actualidad la cifra se ha duplicado con la inclusión de más diseños populares entre las madres y los niños (imagen cortesía de Pilot).

En Japón, estos bolígrafos o plumas borrables se pusieron a la venta en 2007, un año más tarde que Europa. Tras el primer modelo, los bolígrafos de botón y los sellos fueron ganando aceptación entre los consumidores. El perfil de los usuarios abarca desde hombres de negocios hasta niños.

La chispa de la persona a cargo del marketing para Europa

Para Pilot, que desarrolla sus productos de forma global, no resulta absolutamente inusual ponerlos a la venta primero en Europa. En el caso de este mercado, el éxito se debe particularmente a la persona en Francia a cargo del marketing para Europa, ya que se percató de que los escolares utilizan bolígrafos o plumas y corrector líquido (típex) y se propuso, con resolución, poner a la venta nuevos productos.

En el mercado europeo también se pusieron a la venta los bolígrafos o plumas borrables con botón, pero los modelos que más se venden son los que vienen con capuchón, principalmente entre los escolares. La propia firma lo explica: “En Europa los estudiantes emplean bolígrafo o pluma. La llegada de los modelos borrables ha permitido que ya no sea necesario utilizar corrector líquido, de ahí que sean particularmente útiles para los niños”. Este producto ha revolucionado la manera de estudiar en los países europeos.

Los bolígrafos o plumas borrables de botón, un artículo esperado con ansia en Japón, se pusieron a la venta allí en 2010. La tinta no se seca aunque no tengan capuchón (imagen cortesía de Pilot).

Bolígrafos o plumas borrables con capuchón (imagen cortesía de Pilot).

Una tinta especial con una sustancia reguladora de la temperatura del cambio de color

El secreto de los bolígrafos o plumas borrables reside en su tinta especial: una microcápsula contiene mezclados de forma homogénea un colorante, un compuesto desarrollador del color y una sustancia reguladora de la temperatura del cambio de color; a lo largo de muchos años se ha logrado, por ejemplo, aumentar el margen de temperatura de la sustancia reguladora.

Composición de la tinta de los bolígrafos o plumas borrables (cortesía de Pilot).

La sustancia colorante que contiene la tinta determina el color de la misma, pero no actúa por sí sola. Para que se desarrolle el color, es necesario unirla químicamente con una sustancia desarrolladora del color. En ese momento del proceso, la sustancia reguladora de la temperatura del cambio de color desempeña un papel importante: al subir la temperatura, se borra el color, mientras que, cuando esta baja, el color se desarrolla. Si se utilizan diferentes sustancias reguladoras de la temperatura del cambio de color, se puede elegir con libertad la temperatura a la que la tinta cambia de color.

Gráfico sobre el funcionamiento de la tinta especial de los bolígrafos o plumas borrables en función de diferentes temperaturas (cortesía de Pilot).

Al principio, el margen de la temperatura no era muy amplio, de ahí que el color se borrara con facilidad o volviera a aparecer. De este modo, la temperatura atmosférica, entre otros factores, causa problemas como la pérdida del color. Por este motivo, era necesario contar con una tinta con un amplio margen de temperatura del cambio de color, de forma que se pudiera borrar el color fácilmente y evitar que este volviera a aparecer una vez borrado.

En Pilot continuaron desarrollando el proceso de la tinta y en 2005 lograron un margen más amplio: de una temperatura superior a los 65 ºC para que los colores se borren a -20 ºC, esta última necesaria para que los colores vuelvan a desarrollarse. Este logro facilitó el nacimiento del primer artículo de la serie Frixon. La goma que viene en el bolígrafo o pluma borrable también está diseñada para producir calor por fricción con una temperatura superior a los 65 ºC, la necesaria para eliminar lo escrito.

Más de 30 años de esfuerzos en investigación

Colección de bolígrafos o plumas borrables.

El nacimiento de la serie Frixon se debe a la chispa de un investigador de la firma de hace más de 40 años, que al observar el cambio de las hojas de los árboles en otoño se propuso reproducir en el laboratorio esa transformación mágica. La tinta que cambia de color al modificar la temperatura no habría sido posible sin él. Sin embargo, fueron necesarios 30 años desde que la firma logró desarrollar la tinta y se hizo con la patente, en 1975, hasta que se comercializó un bolígrafo o pluma con esa tecnología.

El principal problema era ampliar el margen de la temperatura del cambio de color. Al principio, el margen no era amplio y, como se ha mencionado, presentaba características especiales que no se adecuaban a un utensilio de escritura. Se vendían productos relacionados con esta tinta, como los vasos de papel en los que aparecían flores dibujadas al servir agua fría, pero los investigadores se propusieron seguir realizando mejoras para lograr un bolígrafo o pluma borrable, como empresa dedicada a la fabricación de artículos de escritura.

Para ello, era necesario encontrar una sustancia reguladora de la temperatura del cambio de color que permitiera ampliar el margen de la temperatura y se adecuara a los cambios de la misma. Además, con vistas al desarrollo de un bolígrafo o pluma, reducir el tamaño de las partículas de tinta resultaba imperativo. En las tres sustancias que contiene la microcápsula, las partículas tienden a agrandarse, de ahí que hubiera que hacer lo posible por reducir su tamaño para que la tinta saliera de la punta sin problemas.

En 2002, los investigadores lograron reducir las partículas de tinta a entre 2 y 3 micrones, un quinto de su tamaño al principio y el equivalente a cerca de una cuarentava parte de una fibra capilar. Tres años más tarde, consiguieron también ampliar el margen de la temperatura en torno a los 80 ºC (de -20 ºC a 65 ºC), un logro que los acercaba más al nacimiento de un bolígrafo que incluyera esta tinta especial.

“Pedimos a los usuarios que elijan con cuidado cómo usan estos bolígrafos o plumas, que tengan en cuenta, por ejemplo, que no se pueden emplear en certificados ni en documentos en los que no se ha de borrar datos como la dirección”, afirma Ninomiya.

Ninomiya Sayaka, de la sección de Pilot dedicada a la planificación de las ventas, nos habla sobre la serie Frixon, todo un éxito de ventas con más de 1.500 millones de unidades vendidas en todo el mundo:

“Que la serie Frixon se haya convertido en un producto tan popular no se debe a los esfuerzos de una única persona. Al igual que en una carrera de relevos, los progresos de los distintos investigadores se han traducido en el desarrollo de los productos y los conocimientos y el sentido de los responsables de marketing en todo el mundo han permitido que hagamos llegar los artículos a nuestros clientes, además del boca a boca de quienes los usan y están contentos con ellos. Considero que es el resultado de varios factores milagrosos”.

Texto original en japonés: Masuda Miki

Imagen del encabezado: sección dedicada a los bolígrafos y plumas borrables en la tienda Itōya, en el barrio tokiota de Ginza. Fotografías y vídeo de Ōtani Kiyohide de Nippon.com

(Traducción al español del original en japonés)

  • [07.09.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia