Enfoques Leyendas de Japón
Kusama Yayoi al natural: un mensaje de amor perpetuo

Tatehata Akira [Perfil]

[01.03.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | Русский |

El Centro Nacional de Arte, en Roppongi (Tokio), alberga desde el 22 de febrero la mayor exposición hasta la fecha de la artista de vanguardia Kusama Yayoi. La exhibición, Kusama Yayoi: mi alma eterna, presenta una muestra completa de sus actividades creativas, desde sus primeros cuadros hasta los motivos de lunares y puntos por los que se la conoce en la actualidad. Pasados los 80 años, puede decirse que Kusama está viviendo una segunda edad de oro.

Kusama Yayoi

Kusama YayoiArtista de vanguardia y novelista. Nace en la ciudad de Matsumoto, en la prefectura de Nagano, en 1929. Desde niña, realiza dibujos de fantasía con lunares y puntos. En 1957 viaja a Estados Unidos, donde se abre camino como artista de vanguardia. En 1973 decide establecer la base de sus actividades en Tokio. En 1993 celebra su primera exposición individual como representante de Japón en el pabellón del país en la Bienal de Venecia. De 1998 a 1999 organiza exposiciones retrospectivas en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, entre otras salas. En 2009 comienza a elaborar la serie Mi alma eterna. Dos años más tarde, celebra exposiciones retrospectivas en museos como el Tate Modern y el Centro Pompidou. En 2016 recibe la Orden de la Cultura. ©YAYOI KUSAMA

Un genio que atravesó dificultades

Kusama Yayoi recibió en 2016 la Orden de la Cultura, la mayor condecoración que se le puede otorgar a un artista en Japón. El talento para la pintura de Kusama, que nació en el seno de una familia de linaje de la ciudad de Matsumoto, en la prefectura de Nagano, se le reconoció ya durante su juventud. Posteriormente, acaparó la atención del público con trabajos como la serie Net Painting (Pinturas de red), de su época en Nueva York, pero es a partir de la década de 1990 cuando empieza a organizar sucesivas exposiciones retrospectivas en las principales exhibiciones internacionales y en museos de arte de importancia en todo el mundo: la Bienal de Venecia, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Tate Modern, en Londres, el Centro Nacional de Arte, en Tokio. Si pensamos en lo superficial, se la podría considerar un genio artístico con todo a su favor, pero lo cierto es que este argumento es cuestionable, ya que Kusama lleva haciendo frente a problemas mentales desde que era una niña y luchando contra la incomprensión y los prejuicios de su entorno; se ha visto obligada a recorrer este camino impresionante y espinoso. No obstante, precisamente este trayecto repleto de dificultades transmite las ideas más destacadas de esta artista que anhela salvar el mundo a través del amor. Posiblemente esto haya sido también lo que haya causado una honda impresión en el público.

Insoportable destino del amor, de la serie Mi alma eterna (2014). © YAYOI KUSAMA

La primera vez que vi a la artista fue en 1976, después de su regreso a Japón de Estados Unidos, en una exposición de minicollages en una pequeña galería de arte de Ginza. Recuerdo que Kusama, de estatura baja, estaba sentada tranquilamente en una silla en un rincón. Yo era un joven más y había oído rumores sobre sus escándalos en Nueva York, donde había realizado performances en varias ocasiones, así que abandoné la galería por no tener el coraje suficiente de acercarme a hablar con ella. No obstante, he de decir que su obra me impresionó mucho: los extraños prejuicios desaparecieron de golpe ante la profundidad de la poesía rebosante en la imagen y su sensualidad estremecedora.

Delante de la inmensa pintura de red (1961). © YAYOI KUSAMA

Poco después, comencé a trabajar en un museo. Como curador, siempre tenía en mente que mi misión era que se volviera a valorar en el plano internacional este talento increíble, esto es, que no se la considerara una intrusa, sino una figura central en el desarrollo del arte de posguerra; parecía una labor jocosa. No eran pocos los que valoraban en aquel entonces las cualidades únicas de Kusama pero se centraban en que se trataba de un talento sumamente interesante por su cualidad de hereje.

Afortunadamente, Kusama goza en la actualidad de un amplio reconocimiento como artista increíble, sublime, incluso. Esto tiene su explicación en que con las obras que ha creado pasados los 80 años no ha venido a menos, o quizás en el hecho de que está mostrando un desarrollo digno de ser calificado de segunda edad de oro. Al mismo tiempo, el mensaje en pos del amor perpetuo que viene transmitiendo desde siempre cobra un significado más fuerte si cabe en una época en la que se propagan las ideologías intolerantes.

En los espejos infinitos: todo el amor inagotable que profeso por las calabazas (2016). © YAYOI KUSAMA

La vanguardia para todos

Sin embargo, ese mensaje cargado de amor guarda una estrecha relación con una obsesión peculiar que la artista no podía contener ya de niña. Dibujaba con frecuencia motivos florales que le provocaban alucinaciones en las que ella misma desaparecía entre las flores, pero en las creaciones que realiza en la escuela primaria aparecen ya los diseños de redes y puntos, con los que Kusama habría buscado librarse de esa carga mental representando esas escenas espeluznantes. Es posible decir que su instinto la llevó a utilizar el arte de forma terapéutica.

El estilo “simple a la par que complejo” que corresponde a su época en Nueva York y en el que se sucede un sinfín de puntos, puede considerarse un producto  de esa horripilante obsesión por el espacio que manifestaba ya en su niñez. La disposición de estas creaciones recuerda a las pinturas all-over(*1), pero lo cierto es que el hecho de que constituye el punto de inflexión de la Escuela de Nueva York(*2) –de la pintura de acción, que buscaba destacar los trazos dinámicos, al minimalismo ascético–  prueba que Kusama no era una hereje que simplemente se había encerrado en sí misma, sino, más bien, una figura razonable que encarna una dinámica dialéctica capaz de impulsar la historia.

En Nueva York, Kusama creó, además de pinturas, esculturas blandas de muebles y tablas, entre otros, cubiertas con cojines fálicos. El uso de objetos de la vida diaria en su forma original hace que a esta serie se la considere también el principio del arte pop, pero el hecho de que esté llena de imágenes de una sexualidad inquietante produce una fuerte impresión de esa obsesión mental característica de la artista.

El jardín de Narciso(1966). Esta obra, para la trigésima tercera edición de la Bienal de Venecia, se elaboró colocando 1.500 bolas de espejos sobre hierba. Kusama realizó una performance en la que vendía a los visitantes las bolas como crítica a la comercialización del mundo artístico. © YAYOI KUSAMA

Kusama con esculturas blandas (1963). © YAYOI KUSAMA

Las obras de Kusama son, evidentemente, una forma de liberarse de la presión mental, pero no cabe duda de que la verdadera grandeza de la artista reside en su capacidad de sublimar su anhelo personal para que sea, al mismo tiempo, una salvación para el resto del mundo. Las performances antibelicistas de Nueva York lo ejemplifican: aunque pueda parecer que Kusama se aísla, no se trata de una intrusa que ha roto con la sociedad, sino de una figura representativa de una “vanguardia para todos” que viene transmitiendo un mensaje de amor.

Performance al desnudo contra la guerra y quema de la bandera(1968). Kusama se manifestaba enérgicamente contra la guerra y abogaba persistentemente por la paz y el amor: “Con lo bello que es el cuerpo humano, ¿por qué se va a la guerra a dejarlo morir? ¿Qué es preferible: la guerra o el sexo libre?”. Buscaba liberar a la gente de la opresión de las ideas preconcebidas. © YAYOI KUSAMA

(*1) ^ All-over: Denominación utilizada para referirse a un tipo de pintura en que la superficie total del soporte se trata de una forma prácticamente uniforme, sin fijar un punto central; esto es, se concede importancia a lo plano desechando la ilusión y preservando la totalidad, la unidad y la homogeneidad.

(*2) ^ Escuela de Nueva York: Grupo no oficial de poetas, pintores, bailarines y músicos que desarrollaban su actividad en esta ciudad estadounidense en las décadas de 1950 y 1960.

Etiquetas:
  • [01.03.2017]

Crítico de arte y poeta nacido en Kioto y graduado en Literatura Francesa por la Universidad Waseda. Se especializa en Arte Contemporáneo. Desde 2015, es reactor de la Universidad de Arte Tama. Tras participar en la edición de la revista Geijutsu Shinchō y desempeñar el cargo de investigador jefe en el Museo Nacional de Arte, en Osaka, en 2011 pasa a presidir la Universidad de Arte de la Ciudad de Kioto y el Museo de Arte Moderno de Saitama. En el plano docente y de investigación, tiene experiencia en la Universidad de Columbia como investigador invitado (2000-2003) y como profesor invitado en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio (2008-2010). En 1993 ejerce de comisario del pabellón de Japón en la Bienal de Venecia, donde organiza una exposición de Kusama Yayoi.  En 2013 recibe el vigésimo primer Premio Hagiwara Sakutarō por su antología poética Shigo no Ressun (La lección de las lenguas muertas).

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia