Enfoques El año en japonés
Neologismos japoneses de 2016 elegidos por lexicólogos
[26.12.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | العربية | Русский |

Dos editoriales que elaboran diccionarios de japonés han hecho públicos los neologismos más representativos de 2016, corriendo las respectivas selecciones a cargo de lexicólogos y otros expertos. Son las palabras que podrían quedar incluidas en los diccionarios de papel o que van a incorporarse ya a las versiones digitales.

Hobohobo de Sanseidō y toranpushokku de Shōgakukan

Al acercarse el fin de año, los medios de comunicación hierven con las palabras más representativas del año. En el ámbito mundial, ha dado mucho que hablar la elección de post-truth (posverdad, lo relativo a las circunstancias en las que los hechos objetivos influyen menos a la hora de modelar la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal) como palabra inglesa de 2016 por el departamento de Publicaciones de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que edita los famosos diccionarios Oxford.

En Japón se organizan premios a la palabra del año, el más famoso de los cuales es el Gran Premio U-CAN a Neologismos o Palabras de Moda, que comenzó a otorgarse en 1984. Se trata de encontrar la palabra que refleje las condiciones sociales de cada año. Los encargados de elegirla son, junto a personas del mundo de la cultura, los miembros de la redacción de Gendai Yōgo no Kiso chishiki (Conocimiento básico de la terminología contemporánea, editorial Jiyū Kokumin Sha), una publicación que recoge los neologismos que todavía no están incluidos en los diccionarios y los términos de actualidad. Últimamente, además, se advierte una tendencia en el mundo editorial, sobre todo en las editoriales de diccionarios y entre los lexicólogos, a elegir todos los años uno o más neologismos con vistas a incluirlos en las nuevas ediciones de sus diccionarios.

La editorial Sanseidō, cuyo diccionario japonés es el de más difusión en el país entre los de uso general, comenzó a hacer públicos los “Neologismos del año” en 2015. Los expertos encargados de elaborar este popular diccionario eligen palabras de las que cabe pensar que, habiendo tenido un gran uso especialmente durante ese año, tienen perspectivas de seguir usándose en adelante y de ganarse un lugar en el diccionario. El germen de la iniciativa fueron los 10 vocablos publicados en el sitio web personal de Iima Hiroaki, uno de los miembros del Comité de Redacción, bajo el título de “Neologismos desde este año”, a partir de las propuestas de particulares recibidas en su Twitter en 2014.

En 2016, de todas las palabras incluidas en la lista, que se caracteriza por abundar en vocablos juveniles y otras expresiones de uso cotidiano, fue elegida entre un total de 1.182 propuestas de particulares hobohobo, una reduplicación del adverbio hobo (casi, aproximadamente, prácticamente). De las 10 candidatas preseleccionadas, ocho incluían alguna raíz extranjera. La expresión kamitteru, que elogia una gran actuación deportiva parangonándola con la de un dios (kami) y que había resultado elegida palabra del año por la referida editorial Jiyū Kokumin Sha, quedó excluida de la preselección por entenderse que su uso será una moda pasajera.

El artista televisivo y personalidad radiofónica Ijūin Hikaru (centro) conversa con los miembros del Comité de Selección sobre los significados y usos de la palabra elegida Neologismo del Año 2016, en la presentación realizada en Tokio el 3 de diciembre. Uno de los miembros, el profesor de la Universidad de Meiji Ono Masahiro (primero por la derecha) señaló que hobohobo tiene un matiz propio además del que aporta la reduplicación, transmitiendo al oyente una sensación de inseguridad. (Fotografía: Cortesía de Sanseidō)

Este año se ha sumado a la búsqueda del neologismo del año la editorial Shōgakukan, que publica el diccionario Daijisen. La editorial ha convocado el concurso para elegir las palabras que serán incluidas por primera vez en el la versión digital del diccionario, partiendo de las propuestas enviadas por los lectores. Entre las 10 palabras finalistas había algunas que pueden considerarse términos de actualidad, como toranpushokku (Trump-shock), que fue la que se impuso, junto a otras que son ya de uso generalizado (yudekoboshi: acción de desechar el agua de la cocción; keshikasu: residuo de borrado) pero que todavía no habían entrado en el diccionario. Las palabras elegidas aparecerán en adelante en versiones del diccionario como su aplicación para teléfonos inteligentes. En el área anglófona son normalmente las editoriales que publican diccionarios las que se encargan de elegir los neologismos del año. Habrá que ver si esta misma tendencia a dejar el tema en manos de los expertos arraiga en Japón.

Neologismos del Año 2016, selección del diccionario Sanseidō

Ganador Hobohobo
Emoi
Gesui
Regashī
Heito
Sukācho
VR
Shokurepo
Egosa
10º Paripi
Menciones especiales Kamitteru
Charenji
IoT

※Las interpretaciones y los extractos de los comentarios aparecen en la segunda página.

Neologismos 2016, selección del diccionario Daijisen

Ganador Toranpushokku
Nueve finalistas Kumamoto jishin
Kaogei
Buregujitto
Insutaguramā
Sekando reipu
Jendāresu
Keshikasu
Pokemonomikusu
Yudekoboshi

※Las interpretaciones aparecen en la tercera página.

Etiquetas:
  • [26.12.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia