Enfoques Datos de Japón
Preparados para un gran terremoto en Tokio
El Gobierno de Japón presenta un plan de emergencia para hacer frente a grandes sismos con 140.000 efectivos de equipos de socorro
[01.06.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية | Русский |

El 29 de marzo de 2016 el Gobierno de Japón presentó un nuevo plan de respuesta ante la llegada de un gran terremoto a Tokio y a su área metropolitana. Este plan contiene nuevos procedimientos para movilizar al personal de rescate en caso de desastre, transporte de ayuda de emergencia y otras medidas vitales necesarias después de un gran temblor.

El 29 de marzo de 2016 el Gobierno japonés anunció oficialmente un plan de medidas de emergencia, con equipos de socorro y sistemas de transporte de mercancías, para prepararse ante un posible gran terremoto en la zona metropolitana de Tokio.

Los equipos de socorro que cubrirían las cuatro prefecturas que forman la gran metrópolis —Tokio, Saitama, Chiba y Kanagawa— sumarían hasta 140.000 efectivos entre policías, bomberos y miembros de las Fuerzas de Autodefensa enviados desde todos los puntos del país. El plan permitiría empezar a enviar bienes de emergencia (comida, mantas, etc.) inmediatamente después de producirse el terremoto, sin esperar la petición de socorro de los ayuntamientos afectados. Este sistema de ayuda proactivo se desplegaría en los tres días posteriores al terremoto, basándose en ocho puntos de socorro repartidos por las prefecturas damnificadas. En la iniciativa se incluyen también unas rutas de transporte de emergencia que parten del centro de Tokio en ocho direcciones para agilizar las actividades de rescate, de asistencia médica, de los bomberos y de envío de mercancías.

Las previsiones en cifras: 23.000 muertos y 8 millones con dificultades para regresar a casa

La zona de Minami-Kantō, donde se sitúa Tokio, ha ido sufriendo terremotos de gran escala a lo largo de toda la historia. El Gran Terremoto de Kantō de 1923 (magnitud 7,9 en la escala de Richter) se cobró más de 100.000 víctimas. Según las investigaciones oficiales, existe un 70 % de probabilidades de que en los próximos 30 años se produzca un terremoto de magnitud 7 en Minami-Kantō a causa de la subducción de la placa Filipina.

El nuevo plan del Gobierno se basa en la previsión de un terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter con hipocentro en la parte sur de Tokio, que originaría un temblor de 6 grados fuerte (en la escala japonesa de intensidad sísmica, en la que el máximo son 7 grados) en el centro de la ciudad y dejaría, en el peor de los escenarios, unos 23.000 muertos.

El plan prevé un máximo de 72.000 rescatados y 610.000 edificios dañados, entre los incendiados (410.000) y los derrumbados.

Las previsiones apuntan hacia un máximo de 8 millones de personas que tendrán dificultades para regresar a su casa, con 4,9 millones solo en la prefectura de Tokio. Hasta 7,2 millones de personas podrían tener que alojarse en refugios y, si no se preparan instalaciones para el alojamiento provisional hasta entonces, la mayoría de los refugiados podrían quedarse sin lugar donde alojarse.

Envíos de emergencia a las zonas afectadas sin esperar la petición de socorro

El plan de medidas de emergencia dispone el envío desde todos los puntos del país hasta las zonas afectadas por el desastre de 140.000 efectivos de equipos de socorro compuestos por policías, bomberos y miembros de las Fuerzas de Autodefensa. Se movilizarían hasta 347.000 policías, bomberos y miembros de salvamento incluyendo los de la zona del terremoto para las actividades de rescate, asistencia de emergencia y control de incendios. El desplazamiento del personal y bienes se efectuaría mediante una flota de 450 aviones y 330 embarcaciones.

Equipos de socorro enviados

Policías 14.000 (80.000 de la zona afectada)
Bomberos 16.000 (127.000 de la zona afectada) Incluyendo miembros de socorro
Fuerzas de Autodefensa 110.000
Total: hasta 347.000
Aviones 450
Embarcaciones 330

Para la atención médica se prevé utilizar al máximo de su capacidad los 150 centros sanitarios de emergencia en desastres que existen en las cuatro prefecturas del área metropolitana. El personal sanitario estaría formado por 1.400 equipos de asistencia médica en desastres (DMAT, por sus siglas en inglés) de todo el país, que se desplazarían por aire o tierra a los centros previamente asignados para establecer centros de atención temporales.

Como se prevé que las provisiones de los ayuntamientos y las viviendas particulares se agotarían a los pocos días del terremoto, se implementaría un sistema de ayuda proactivo para enviar bienes de emergencia a los lugares necesitados entre el cuarto y el séptimo día del terremoto sin esperar a recibir su petición de socorro, haciendo llegar los productos de necesidad básica (53 millones de raciones de comida, 340.000 mantas, 4,16 millones de pañales, etc.).

Bienes que se enviarían sin petición de socorro

Comida 53 millones de raciones
Mantas 340.000
Leche para bebés 20 toneladas
Pañales 4,16 millones
Retretes portátiles de un uso 31,50 millones
(Nota: cantidades necesarias para los 4 – 7 días posteriores al terremoto)
Agua potable 220.000 metros cúbicos
(Del día 1 al 7; a cargo de las compañías de aguas)

Para garantizar el acceso al centro de la ciudad —donde se prevén daños mayúsculos— y permitir el envío fluido de personal y bienes, se han designado como rutas de transporte de emergencia las principales carreteras que enlazan con la zona en ocho direcciones y las vías de circunvalación que unen esa red radial de carreteras, previendo también medidas de control del tráfico de vehículos particulares.

Evitar la vuelta a casa

Tras el terremoto, los 8 millones de personas que se estima que se desplazan a diario hasta el centro de Tokio para trabajar desde las cuatro prefecturas metropolitanas e Ibaraki se verían instados a alojarse en instalaciones cercanas (oficinas, escuelas, etc.) durante algunos días para evitar el regreso en masa a sus hogares.

A continuación presentamos una serie de medidas que el Gobierno solicitará a los ciudadanos de la zona metropolitana que adopten como parte del plan de preparación para el gran terremoto.

Medidas permanentes
  • Conocer los sistemas para confirmar la seguridad personal tras un desastre, como el servicio de mensajes telefónicos.
  • Disponer en casa de agua, alimentos y productos de necesidad para al menos 3 días.
  • Tomar medidas de seguridad antiterremotos como fijar los muebles para que no se caigan o instalar interruptores sísmicos en casa.
Medidas en caso de terremoto o desastre
  • Evacuar con rapidez en caso de incendio.
  • No desplazarse ni usar el coche a menos que sea estrictamente necesario.
  • No comprar productos de necesidad en exceso.

Fotografía del titular: Policías realizando un simulacro de socorro dentro de un edificio derrumbado en las instalaciones de la Policía de la ciudad de Sakai (prefectura de Osaka). Enero de 2016. Cortesía de Jiji Press.

  • [01.06.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia