Enfoques Datos de Japón
El 20 % de las empresas registran más de ochenta horas extras por mes
[10.11.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | Русский |

El 7 de octubre el Gobierno japonés publicó por primera vez un libro blanco en el que recogía un informe que analizaba los problemas relacionados con el karōshi, la muerte por exceso de trabajo. Entre los datos que ofrece la encuesta del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar, se revela que los trabajadores de un 23 % de las empresas contabilizan mensualmente más de 80 horas extra; el grave problema de las largas jornadas laborales en Japón está lejos de verse erradicado.

El término japonés karōshi (muerte por exceso de trabajo, literalmente) designa la muerte causada por los daños físicos y psicológicos que provoca una reiterada jornada laboral de excesivas horas. Desde la segunda mitad de los ochenta este fenómeno se convirtió en un problema social, en Japón, pero no fue hasta 2014 cuando se aprobó y promulgó, por iniciativa de miembros de la Dieta, la Ley para la Prevención del Karōshi. El Gobierno ha publicado su primer libro blanco al respecto, en el cual analiza la situación del exceso de horas laborales, las medidas para su prevención y las vías de fomento para esas medidas.

180 muertes “oficiales” al año no son más que la punta del iceberg

El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar reconoce las muertes y suicidios por karōshi como infortunios laborales cuando se ajustan a los estándares que han sido previamente establecidos para definir el exceso de trabajo. Según el libro blanco del Gobierno, en el año fiscal 2015 se confirmaron 96 casos de muertes catalogadas como karōshi, ocasionadas por derrames cerebrales, infartos cardiacos y otros problemas cerebrales y cardiovasculares, compensados por la Seguridad Social, y 93 casos, también compensados, de suicidios (e intentos de suicidios) causados por trastornos psicológicos.

En comparación con la década del año 2000, las cifras de compensaciones por muertes debidas a enfermedades cerebrales y del corazón han descendido ligeramente. Por otro lado, se ha dado una tendencia al aumento en las compensaciones por suicidios motivados por trastornos mentales. En 2015 se dieron 1.515 casos de trabajadores que solicitaron compensación por depresión u otras enfermedades mentales ocasionadas por una carga excesiva de trabajo. En 1999 el número de peticiones fue de 155, lo cual quiere decir que en 16 años la cifra se ha multiplicado por diez.

Según el libro blanco, la Jefatura de Policía y la Oficina del Gabinete cuentan con datos que estiman los problemas laborales como una de las causas de un total de 2.159 suicidios en 2015. Estas cifras parecen indicar que esas muertes “oficiales” por karōshi no representan más que la punta del iceberg.

Al examinar los casos oficiales de muertes laborales en 2015, queda en relieve que los casos de fallecimientos por enfermedades cerebrales y cardiacas se daban sobre todo entre trabajadores que contabilizaban más de 80 horas extra por mes, y que en muchos de los casos de suicidios causados por transtornos mentales los fallecidos habían sobrepasado las 100 horas extra. De entre los 93 que se suicidaron, 18 habían superado las 160 horas extra mensuales.

Las horas de los trabajadores a tiempo completo siguen sin reducirse

En 2014 los trabajadores japoneses contabilizaron una media de 1.741 horas laborales. Aunque era un número inferior a las más de 1.900 del año 1995, en comparación con los países de Occidente la diferencia es grande. Además, la reducción de las horas laborales se debía a que el porcentaje de los empleados a tiempo parcial había aumentado, mientras que el número medio de horas para los trabajadores a tiempo completo rondaba las 2.000.

Entre diciembre de 2015 y enero de 2016, el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar llevó a cabo una encuesta entre cerca de 20.000 trabajadores y a unas 10.000 empresas (de las cuales participaron 1.734). Según la misma, un 22,7 % de las empresas encuestadas contaban con trabajadores que habían superado las 80 horas extra por mes en el transcurso de un año.

Según los estándares, esas 80 horas representan el “límite del karōshi”. Atendiendo al campo empresarial, las empresas con mayor índice de horas extra se encontraban en el ámbito de la información (44,4 %), la investigación, especialización y servicios tecnológicos (40,5 %), el transporte y los envíos (38,4 %), los servicios compuestos (34,1 %) y la construcción (30,8 %).

La encuesta dejaba claro que un 36,9 % de los trabajadores sufrían un alto grado de estrés. El estrés aumentaba con el número de horas extra; un 54,4 % de los trabajadores que contabilizaban más de 20 horas extra semanales fueron catalogados como personas “bajo fuerte estrés”.

En otra encuesta realizada en 2013 (la “Encuesta sobre la salud de los trabajadores”, también del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar), un 52,3 % de los encuestados declaraban sentir ansiedad, preocupación y estrés en su trabajo y vida laboral. Como razones para esos sentimientos, los encuestados citaron como primera razón la calidad o cantidad del trabajo (65,3 %), seguida de lejos por los fallos en el trabajo o los problemas en las relaciones personales.

Imagen del encabezado: La madre de Takahashi Matsuri (24 años, en el momento en que se sacó la fotografía), ex empleada del gigante de la publicidad Dentsu Inc., en rueda de prensa el 7 de octubre de 2016. Takahashi se graduó por la Universidad de Tokio, y se suicidó en enero de 2015, durante el primer año de empleo en la empresa. El suicidio se estimó causado por exceso de trabajo, y la decisión desató una gran polémica; posteriormente, la Oficina de Asuntos Laborales de Tokio realizó una investigación interna a Dentsu.

Etiquetas:
  • [10.11.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia