Enfoques Fragmentos de Japón
‘Sentō’
Las populares casas de baño de Japón
[16.08.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Los japoneses adoran tomar largos baños en las cálidas aguas de sus sentō. Estas casas de baño son como los onsen del barrio para muchas personas. Los más tradicionales suelen estar decorados con murales del monte Fuji y sus cortinillas noren que indican la entrada a los baños de los hombres o de las mujeres despiertan en los japoneses una extraña nostalgia.

Un lugar para lavarse el cuerpo y otro para relajarse en las cálidas aguas

Los sentō son las populares casas de baño de Japón. Antiguamente no eran solo baños públicos, sino también importantes lugares de reunión para la comunidad. No obstante el número de establecimientos de este tipo ha caído sensiblemente en los últimos años a medida que los hogares han ido incorporando sus propias bañeras (ofuro). Pero a pesar de que su número es reducido, el encanto de los baños públicos japoneses se puede disfrutar aún en muchos lugares.

Entrar en un sentō cuesta entre 300 y 500 yenes. Los clientes pueden tomar un baño relajante en una piscina común o disfrutar de muchos otros servicios. Dentro hay zonas separadas para hombres y mujeres donde se pueden cambiar y bañarse. La entrada a estas áreas están designadas por dos largas cortinas noren. Antiguamente las casas de baño solo disponían de cestas y estanterías para poner la ropa y otros objetos, pero hoy los vestuarios están equipados con taquillas más seguras.

Entrada a los baños para hombres.

 

Entrada a los baños para mujeres.

Una vez se ha atravesado el noren, los clientes se desvisten, ponen su ropa y otros objetos en la taquilla, y pasan a la zona de ducha y baño. Normalmente se espera que traigan sus propios accesorios de baño con ellos o que los compren en el propio sentō. Los clientes más pudorosos pueden utilizar una toalla para taparse.

La zona de baño es común. Antes de entrar en las aguas el cliente debe sentarse frente a una ducha para lavar su cuerpo. Hay pequeños asientos y cubetas para ello. Después de la ducha y el aclarado, los clientes pueden ir a una de las grandes bañeras para relajarse. Aunque la temperatura varía según la bañera, normalmente el agua está muy caliente, por lo que los clientes suelen ir acostumbrándose a la temperatura del agua echándose cubetas con agua antes de entrar en la bañera. Para los que acuden por primera vez es importante saber que es considerado de mala educación introducir la toalla en el agua de la bañera.

Imágenes del monte Fuji en la pared

Dos de los símbolos más populares de los sentō son las chimeneas y el monte Fuji. Las chimeneas altas que sueltan constantemente humo en los baños públicos se pueden reconocer a distancia. Tienen un doble cometido, desalojar el vapor de los baños y dejar salir el humo de los sistemas que calientan el agua. Dentro de la zona de baños de un sentō los clientes pueden encontrar impresionantes murales del monte Fuji decorando la pared del fondo junto a las bañeras. Estos son aspectos característicos de la cultura del sentō, si bien es cierto que tienden a desaparecer a medida que disminuye el número de baños públicos.

Hoy solo quedan tres artistas en activo dedicados a crear estas icónicas pinturas. Para los amantes de la cultura popular, el manga Thermae Romae presenta de manera divertida los distintos aspectos de la tradición de las casas de baño para aquellos que quieran saber más. Este manga, que también ha sido llevado al cine, cuenta la historia de un arquitecto de la antigua Roma que viaja en el tiempo y es transportado en repetidas ocasiones a un sentō y otras casas de baño en el Japón actual, donde descubre pistas sobre algunos de los problemas a los que hace frente en su época.

Los japoneses adoran las casas de baño desde hace siglos

Las primeras casas de baño de las que se tiene noticia fueron baños en los edificios de los templos que existían en el período Nara (710-794). A finales del período Heian (794-1192), comenzaron a aparecer unos baños conocidos como yuya en Kioto. La popularidad de estos locales creció a lo largo de los siglos. A comienzos del período Edo (1603-1868), cada distrito de las distintas ciudades tenía su propio yuya. Estos locales, predecesores de los modernos sentō, sirvieron de modelo para los baños que aparecen en la película de animación del director Miyazaki Hayao El viaje de Chihiro.

Los super sentō y otros lugares para el cuidado de la salud

Aunque los sentō están decreciendo en número, los locales con baños al estilo spa continúan creciendo en popularidad. Estos establecimientos son conocidos como super sentō y cuentan con saunas, baños especializados, y otros servicios únicos. Existen incluso super sentō que disponen además de instalaciones deportivas y de ocio. También hay baños públicos conocidos como “health lands” o “spas”, que ofrecen a sus clientes salones donde pueden descansar y relajarse, masajes, e incluso restaurante y salas de karaoke.

De acuerdo con una encuesta, las tres principales razones que ofrecen los japoneses para ir a las casas de baño son para entrar en calor durante el invierno, para refrescarse y quitarse el sudor en verano, y para descansar y relajarse.

▼Otros artículos de interés
La cultura de las aguas termales en Japón  Los 12 mejores ‘onsen’ de Japón
  • [16.08.2015]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia