Enfoques Fragmentos de Japón
‘Minshuku’: pensiones japonesas
Alojamientos asequibles en los que se puede experimentar la vida en un hogar japonés
[29.05.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Las pequeñas pensiones japonesas regentadas por una familia son conocidas como minshuku, un tipo de alojamiento barato donde experimentar el calor de un hogar japonés y disfrutar de los productos frescos y la deliciosa gastronomía del lugar.

Alojamiento acogedor a un precio razonable

Las pensiones japonesas gestionadas por una familia son conocidas como minshuku. Este tipo de alojamiento es ideal para todos aquellos turistas internacionales que deseen “experimentar la vida diaria de un hogar japonés” u “hospedarse en una casa típica de Japón”. En estas pensiones el régimen de alojamiento suele incluir el desayuno y la cena.

Un desayuno tradicional japonés en una pensión japonesa: arroz, sopa de miso, pescado asado, tortilla y verduras encurtidas. Normalmente el cliente puede pedir más arroz.

En la mayoría de ellas los huéspedes ocupan las habitaciones de la casa, y el comedor, el pasillo, el lavabo y el baño son compartidos con el resto de los inquilinos y con la familia que regenta el lugar. Hoy, gracias al creciente número de turistas venidos del extranjero, cada vez son más las minshuku que atienden también en inglés.

Este tipo de alojamiento surgió por primera vez en Japón en zonas de montaña con pistas de esquí y en las zonas de costa de los lugares típicos de veraneo. Los agricultores y pescadores de esos lugares comenzaron ofreciendo un espacio en sus casas temporalmente a los turistas que querían hospedarse por unos días durante sus vacaciones. Antes, muchos agricultores y pescadores trabajaban también como anfitriones en sus minshuku, unos negocios que se diferenciaban claramente de otro tipo de instalaciones con más habitaciones como los ryokan de estilo japonés o los hoteles que ofrecen alojamiento de estilo moderno, aunque es importante apuntar que hoy están aumentando el número de pensiones japonesas que cuentan con instalaciones más amplias.

Cena en la pension Tsunomiyasō, en la costa de Minami-sanriku, prefectura de Miyagi. Una noche, con cena y desayuno, cuesta alrededor de 6.800 yenes.

Con el paso de los años es obvio que el tamaño y el aspecto de estas pensiones ha ido cambiando, pero hay algo que se mantiene vivo: la cálida hospitalidad (el omotenashi) de los hogares japoneses, y los deliciosos platos preparados con el pescado y las verduras de temporada propios del lugar.

En los últimos años es de hecho el apartado gastronómico en el que están poniendo más empeño muchas de estas pensiones, pero más que contar con cocineros de renombre, tratan de ofrecer menús caseros con ingredientes del lugar y a un bajo coste. Esto permite ofrecer a muchas de estas minshuku un régimen de alojamiento de una noche y dos comidas por un precio inferior a los 10.000 yenes, siendo esta una de las razones de su éxito.

Muchos alojamientos ofrecen un yukata para dormir (nemaki), un cepillo de dientes y una toalla.

El Japón tradicional pervive en las minshuku rurales

Futones sobre un suelo de tatami en una habitación de estilo japonés.

Las minshuku son distintas a las pensiones que ofrecen habitaciones y comida de estilo occidental, ya que suele tratarse fundamentalmente de casas tradicionales de particulares en las que se sirve también gastronomía nipona. En ellas el huésped puede encontrar un suelo de tatami, un futón y un yukata para dormir.

Entre estas minshuku tradicionales también existen varias que ofrecen la posibilidad de experimentar cómo es el trabajo en el campo y en la mar. Tal como comenta un huésped de una de estas pensiones, conocidas como nōka-minshuku, “que no haya nada es precisamente uno de los encantos del lugar. Se puede disfrutar del aire limpio, de la naturaleza y del silencio”. Los visitantes llegan a estas pensiones para ayudar en las labores del campo, cocinar recetas típicas del lugar y de la estación, y aprender de la población local mientras disfrutan de la vida rural y de la intimidad familiar que esta ofrece.

El número de pensiones japonesas ha crecido en todo el país desde 2005 tras una relajación en la normativa gracias a la que se permite abrir establecimientos con habitaciones de una superficie inferior a los 33 m2. Conviene aclarar que las minshuku son diferentes de las minpaku, casas particulares o habitaciones que se alquilan por días (como las de Airbnb) cuya operación fue parcialmente permitida por el Gobierno desde 2015.

El alojamiento en las nōka-minshuku, por lo demás, no suele ser diferente al de las pensiones estándar, aunque algunas aún conservan elementos típicos de las casas rurales antiguas de Japón como el goemonburo, una bañera de hierro que se calienta con fuego, y el irori u hogar, un espacio cuadrado lleno de ceniza en medio del suelo utilizado como calefacción y para cocinar con carbón o leña.

Hoy reservar una habitación en una pensión japonesa de este estilo puede hacerse fácilmente por internet. Basta con teclear en un buscador “minshuku” y elegir un bonito destino para disfrutar de unas vacaciones en una casa tradicional japonesa.

El irori.

Más información
Japanese Inn Group (en inglés)
Kioto Hostel Network (en inglés)

(Fotografía del encabezado: La familia que regenta la pensión Kanzansō, en la estación de esquí de Ishiuchi-maruyama, en la prefectura de Niigata.)

Créditos de las fotografías
Muchos alojamientos ofrecen un yukata para dormir (nemaki), un cepillo de dientes y una toalla. Carol Lin
Futones sobre un suelo de tatami en una habitación de estilo japonés. Carol Lin
El irori. katsuuu 44

▼Otros artículos de interés
Los 12 mejores ‘onsen’ de Japón Las casas tradicionales de Japón
Ryokan El “washoku”, Patrimonio de la Humanidad
  • [29.05.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia