Enfoques Fragmentos de Japón
El sistema educativo de Japón
Educación gratuita en las escuelas públicas de primaria y secundaria
[21.02.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

La educación es de una importancia extrema para el futuro de un país. Aunque existen problemas como el descenso del nivel educativo o la disparidad entre instituciones educativas, en este artículo queremos presentar el sistema educativo japonés en general, empezando por la educación obligatoria e incluyendo también colegios especializados que preparan al alumno para el mundo laboral.

El derecho a recibir una educación y la obligación de impartirla

En Japón está establecido, según la Ley Básica de Educación, que los padres deben hacer a sus niños de entre 6 y 15 años recibir la denominada futsū kyōiku (educación normal). Dicha ley no solo dicta que esa educación es imprescindible para la subsistencia y prosperidad de Japón como país democrático, sino también que debe proporcionarles los conocimientos que necesitarán a medida que van creciendo, y que los ayudarán a desarrollarse como ciudadanos sanos de cuerpo y mente, y a formar por completo su personalidad.

Casi sin excepción, el primero de abril de cada año los niños japoneses que han cumplido seis años entran en la escuela primaria, el primer escalón del sistema educativo. La escuela primaria dura seis años, y tras ella, entre los 13 y los 15 años, los alumnos estudian en la escuela intermedia. Esos nueve años totales representan la educación obligatoria del sistema educativo japonés. En las escuelas públicas no hay exámenes de entrada para ninguno de los dos niveles, y las clases y los materiales son gratuitos. Por parte de la familia del alumno se debe pagar el uniforme establecido por la institución educativa y los materiales adicionales, así como el coste de las comidas escolares, la educación adicional (como viajes educativos y excursiones) y otros gastos similares. Por otro lado, hay muchas escuelas privadas que realizan exámenes de entrada tanto para primaria como para intermedia, a los que acuden en masa los posibles candidatos; dichas escuelas suelen cobrar tasas por la educación.

En el sistema educativo japonés es de notar el índice de escolarización. En la enseñanza obligatoria dicho índice es de un 99,8 % (tanto en las escuelas públicas como en las privadas), que incluso en comparación con el 99 % de países como Reino Unido, Francia o China, resulta extremadamente alto.

Antes de la escuela, los niños entran en el jardín de infancia a la edad de 3 años. Dado que este no forma parte del sistema educativo, la participación en las clases es optativa, y de pago.

Aunque los niños extranjeros que residen en Japón no tienen obligación de asistir a la escuela, en caso de que las familias deseen matricularlos en una escuela pública pueden hacerlo en las mismas condiciones que rigen para los niños japoneses, sin coste por la educación o los materiales básicos y con la oportunidad de garantizarles la misma excelente educación que a los japoneses.

Educación superior de dos años e institutos técnicos de cinco

Tras completar la educación obligatoria el alumno cuenta con varias opciones. Entre los 16 y los 18 años puede optar por entrar en un instituto homologado (educación secundaria) a tiempo completo, o una escuela especializada en áreas como agricultura o bienestar social, o también elegir el sistema de tiempo parcial, mediante el cual el joven estudia al tiempo que trabaja. Incluso en los casos en que un joven no puede continuar con ese tipo de estudios, por el motivo que sea, si aprueba el examen oficial del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, logra un certificado que lo califica en el mismo nivel educativo que los graduados de secundaria, y cuenta con las calificaciones que le permiten presentarse a los exámenes de acceso a la universidad. Un 98,1 % de los alumnos entran en la educación secundaria o en alguno de los colegios tecnológicos especializados, con cursos de cinco años en los que se pueden obtener conocimientos de un gran nivel de especialización y a los que se puede acceder desde los 16 años.

En los últimos años ha aumentado el número de instituciones que aúnan en su currículo los seis años de la educación primaria y la intermedia, así como el número de candidatos que desean entrar a ellas por ser ventajosas para presentarse a los exámenes de ingreso en la universidad. Además, quizá debido a las tendencias de la época, también se ha incrementado el número de instituciones originales, como las afiliadas a la ICU (International Christian University), que cuentan con hasta un 70 % de estudiantes regresados a Japón tras haber recibido formación en el extranjero, debido al trabajo de sus padres.

Entre las instituciones de educación superior que exigen un examen de ingreso además de haber completado la educación secundaria, se encuentran las universidades (cuatro años), las universidades de carrera corta (dos años), los colegios vocacionales (de dos o más años), y otras. Tras haber logrado la licenciatura o grado el estudiante también puede acceder a estudios especializados de posgrado (un máster, de dos años, o un doctorado, de tres o más).

En Japón son muchas las empresas que imponen como condición haberse graduado en una universidad, para poder conseguir un puesto laboral; en 2013 era un 50,8 %, y la mitad de los alumnos que completaron los estudios de instituto entraron en la universidad. Sin embargo, entre aquellos que solo cuentan con el título de educación secundaria y también desean encontrar trabajo el porcentaje de éxito es muy alto: un 97 %.

Colegios vocacionales en los que adquirir las habilidades necesarias en el mundo laboral

En Japón existen instituciones en las que se pueden adquirir los conocimientos y habilidades necesarios en el mundo laboral; forman parte del sistema educativo denominado “colegios vocacionales”, y son muchos los estudiantes que acceden a ellos tras completar la educación secundaria. No solo hay colegios especializados en enfermería, cocina, agricultura o construcción, sino también en anime, idiomas, diseño, videojuegos, producción audiovisual o deportes, y las instituciones son de muchos tipos. Por ejemplo, el Mode Gakuen imparte clases sobre moda, maquillaje o diseño de interiores, HAL tiene clases sobre videojuegos, gráficos por computadora o producción de anime, y muchos futuros diseñadores han estudiado en el centro Kuwasawa Design School; cada vez son más los colegios vocacionales que van labrándose la fama incluso en el extrajero.

Como la mayoría de los alumnos de los colegios vocacionales obtienen las calificaciones necesarias para lograr un trabajo, también son muchos los universitarios y trabajadores que, al tiempo que cursan sus estudios principales o trabajan, acuden a las aulas de estos centros para especializarse. Algunas empresas costean las tasas de estos colegios para que sus empleados puedan obtener técnicas necesarias.

Información sobre cómo cursar estudios en Japón:
Organización Japonesa de Servicios para Estudiantes – Guía de Japón para Estudiantes

(Disponible en japonés, inglés, chino tradicional, chino simplificado, francés, español, ruso y árabe)

Imagen del encabezado: Alumnas que alzan la mano en clase, antes del examen de acceso a una escuela primaria (ciudad de Kazo, en la prefectura de Saitama) ©Jiji Press

▼Otros artículos de interés
Más de 70.000 niños en los centros japoneses en el extranjero Exámenes de ingreso: por qué y para qué
El Bachillerato Internacional en el sistema educativo japonés Especial “Aprendiendo japonés”: Presentación
  • [21.02.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia