Enfoques Fragmentos de Japón
‘Hanko’ e ‘inkan’
Aunque cada vez se utiliza más la firma, la cultura del hanko todavía persiste
[10.07.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | FRANÇAIS | العربية | Русский |

En Japón el sello hanko sustituye a la firma en un sinfin de situaciones de la vida diaria: al recoger un paquete enviado por correo, al hacer alguna gestión en el banco, al comprar un automóvil, al realizar alguna gestión en el ayuntamiento, al tramitar un recibo, al firmar el acta de matrimonio, etc.

El hanko en lugar de la firma

En Japón el hanko se utiliza en lugar de la firma en situaciones como la rúbrica de un contrato, la recogida de un paquete postal o la apertura de una cuenta bancaria. El hanko es un sello que sirve para la identifiación personal o de la empresa. Estos sellos se utilizan con un tampón bermejo especial. La marca que queda al estampar nuestro hanko es conocida como inkan.

Se dice que los primeros sellos aparecieron en el año 5000 a.C. en Mesopotamia. El sello más antiguo del que se tiene constancia en Japón es el de Kannowanonanokokuō, un sello de oro procedente de China, hoy designado como tesoro nacional, que fue probablemente enviado a Japón durante el reinado del Emperador Liu Xiu de la dinastía Han (25-220) en el año 57.

Japón adoptó oficialmente los hanko el 1 de octubre de 1873, cuando el Gobierno estableció por ley estampar el inkan como medio de identificación personal. Hoy cada vez se adopta más la firma cuando se cierra algún tipo de contrato, aunque siguen siendo numerosos los casos en los que se pide también que se estampe el sello.

En las empresas los empleados suelen entregar documentos a sus superiores para que estos estampen su sello de aprobación. El sello es un símbolo sutil del ejercicio del poder en estos ámbitos. A decir verdad, hay muchas personas que disfrutan en secreto del momento en el que estampan su inkan.

Entre todos los sellos, los que están registrados son los más importantes

Hay varios tipos de sellos personales divididos en tres grandes categorías: el sello registrado (jitsuin), el sello bancario (ginkōin) y el sello sencillo (mitomein).

El más importante de los tres es el sello registrado. Este sello es necesario en la compra de un solar, una casa o un coche, el cambio de titularidad, la firma de un contrato de arrendamiento o la elaboración de un testamento, o cualquier otro trámite donde se requieran documentos legales. Este es el sello que está registrado en la ciudad donde se reside. Las personas mayores de 15 años pueden registrar su sello personal, así como los extranjeros residentes en Japón. Al registrar nuestro sello recibimos una “tarjeta inkan” con la que podemos obtener un certificado del sello registrado para acreditar nuestra identidad. Esto sirve para protegernos ante la falsificación de documentos.

Estampando el hanko en un documento.

El sello bancario es el que queda registrado cuando abrimos una cuenta en un banco, si bien es cierto que últimamente con la proliferación de los servicios de banca a través de internet y la llegada de instituciones financieras del extranjero están aumentando los casos en los que se utiliza la firma en lugar del hanko a la hora de contratar un servicio. Algunos de los principales bancos japoneses también planean introducir un sistema de identificación personal a través de la biometría en lugar del hanko. Pero por el momento en la mayoría de estas instituciones el hanko sigue siendo imprescindible.

El sello sencillo, por otra parte, se utiliza cuando queremos indicar que estamos conformes con los contenidos de un documento o contrato, realizamos algún tipo de solicitud en una oficina gubernamental, o recibimos algo por correo certificado. En estos casos se pueden utilizar sellos baratos de producción en masa o hanko que tienen la tinta dentro y no necesitan el tampón bermejo. En las papelerías japonesas y en las tiendas de 100 yenes se pueden adquirir fácilmente sellos fabricados de forma automática con los apellidos más comunes de Japón, aunque la mayoría de las personas prefieren encargar la creación de su sello personal para registrarlos o utilizarlos como sellos bancarios.

Todavía hay empresas que no permiten cerrar un contrato de telefonía móvil o de alquiler de un piso solo con la firma, por lo que se recomienda a los extranjeros que tengan pensado residir durante un largo periodo en Japón que tengan su propio hanko. En algunas municipalidades los extranjeros pueden registrar su propio sello original no solo con letras del alfabeto latino, sino también con su nombre escrito con el silabario katakana.

El sello se utiliza también cuando nos traen paquetes de mensajería a casa.

Sellos de diseño, un regalo original

Sellos de diseño.

Se está poniendo de moda regalar sellos de diseño a los niños en su cumpleaños y a las hijas que se casan y cambian de apellido. Entre las mujeres tienen mucho éxito los hanko fabricados con diamante de imitación, o los de estilo japonés decorados con papel washi o lacados. También hay sellos para niños con dibujos de sus personajes favoritos y dibujos a juego en el hanko y su funda. Por otra parte, algunos hombres tienen preferencia por los sellos negros fabricados con cuerno de búbalo por su aspecto robusto.

Las máquinas expendedoras de sellos tienen éxito entre los turistas

Arriba: en el panel táctil elegimos los caracteres para que la máquina cree el sello. Abajo: elegimos el tipo de sello que queremos y lo introducimos.

Muchos establecimientos permiten hoy crear sellos con nombres no japoneses haciendo una transcripción fonética del alfabeto latino a caracteres kanji japoneses o al silabario katakana. También se puede encargar la fabricación de sellos a través de internet.

Muchos turistas acuden a los establecimientos Tōkyū Hands por su servicio exprés de creación de sellos Speed Inkan, con el que por entre 700 o 1.000 yenes se puede tener en unos 30 minutos un hanko original como souvenir. Las máquinas expendedoras Self Hanko Box de las tiendas Don Quijote también ofrecen la posibilidad de crear un sello en unos 5 o 10 minutos pudiendo elegir entre kanji o katakana y una variedad de hanko de distintos materiales cuyo precio oscila entre los 500 y los 5.000 yenes.

Rincón de venta de sellos en la tienda Ginza Itōya.

En la tienda Ginza Itōya hoy los turistas pueden encargar su hanko con su nombre escrito con kanji de fonética similar, pudiendo elegir entre cuatro tipos de letra en el sello que abarcan hasta cuatro caracteres kanji, por lo que las personas con nombres extensos no tendrán ningún problema. El precio de estos sellos es de entre 1.500 y 4.200 yenes incluyendo la funda, y pueden estar listos en solo 30 minutos.

Crear un hanko único y personal puede convertirse un buen recuerdo o souvenir de un viaje a Japón.

Enlaces para encargar la creación de sellos (en inglés):
Kanji Hanko
JUN Japanese Gifts & Souvenirs
Custom Hanko Signature Stamps

  • [10.07.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia