Enfoques Fragmentos de Japón
Ryokan
Alojamientos tradicionales japoneses
[24.04.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Los ryokan son los alojamientos tradicionales por excelencia de Japón y permiten sentir muy de cerca la hospitalidad característica del pueblo nipón. Además, los huéspedes pueden experimentar lo que significa dormir en un futón en una habitación con tatami en la que también es posible degustar las delicias de la gastronomía japonesa, darse un baño relajante o pasear en yukata.

La hospitalidad japonesa de los ryokan

Los ryokan son unos alojamientos tradicionales de Japón cuyo origen se explica en la cultura del país. En estos hoteles las habitaciones tienen el suelo de tatami y puertas corredizas de madera y papel washi, shōji en japonés. Además, cuentan con un espacio, denominado tokonoma, en el que se coloca un arreglo floral o ikebana y se cuelga un kakejiku, una obra pictórica o de caligrafía en forma de rollo; todos estos elementos varían en función de la estación. Los huéspedes, que duermen en un futón, pueden disfrutar de platos de la gastronomía nipona en su propio cuarto y darse un baño relajante, todo ello en un ambiente de tranquilidad en el que sentirse cómodos.

Se calcula que existen en todo Japón unos 43.000 ryokan, cuyas costumbres y oferta culinaria difieren según la zona donde se encuentran. Los dueños y las administradoras que se encargan de atender a los huéspedes realizan su labor con esmero e ingenio, por lo que a menudo se dice que no hay ningún ryokan que se parezca a otro. La fascinación que los actores estadounidenses Tommy Lee Jones y Tom Cruise sienten por estos alojamientos es una muestra de su popularidad fuera de Japón.

El abecé de los ryokan

Existen diversos tipos de ryokan, desde los que tienen tan solo unas pocas habitaciones ―el mínimo son cinco― hasta los que superan las 80. Sin embargo, el denominador común de todos ellos es la presencia de las nakai, las empleadas que se encargan de atender a los huéspedes y de enseñarles todos los entresijos del alojamiento. Por ejemplo, preparan el futón por la noche y lo recogen por la mañana. El trato cuidadoso que ofrecen a los clientes es un reflejo de la hospitalidad japonesa. Son, además, expertas en aconsejar a quienes se hospedan allí.

Al igual que en cualquier otra casa de Japón, es necesario quitarse los zapatos a la entrada y usar zapatillas, un calzado apto para todo el interior del alojamiento. Quienes quieran salir un rato a la calle pueden tomar prestadas unas sandalias de goma o unas geta del propio ryokan. A diferencia de los hoteles de estilo occidental, en los ryokan no hay ni piscina ni gimnasio. No obstante, son muchos los que disponen de un espacio en el que hombres y mujeres pueden tomar un baño por separado, en algunos casos al aire libre, además del cuarto de baño de cada habitación. Incluso hay alojamientos tradicionales que ofrecen formas de entretenimiento como el karaoke o el pimpón.

Aguas termales al aire libre.

Tras darse un baño relajante, los huéspedes se cambian a algo más cómodo. El ryokan deja en cada cuarto un yukata por persona, un kimono ligero que puede usarse también a modo de pijama. Esta prenda sirve no solo para cuando se está en la habitación, sino que también es posible moverse por el alojamiento vestido con ella. De hecho, en los lugares famosos por sus aguas termales no hay problema en pasear por la calle así.

Por norma general, el régimen de estos alojamientos es de media pensión (una noche con dos comidas); la cena suele tomarse en la habitación. En este caso, las nakai se encargan de poner la mesa y servir todos los platos, y se les puede pedir bebidas aparte. Uno de los mayores placeres de alojarse en un ryokan es degustar especialidades de la zona y productos de temporada.

Cena en la habitación. El tokonoma está decorado con una pintura en rollo y un arreglo floral.

En los alojamientos de Japón no suele ser necesario dejar propina, pero a día de hoy en algunos ryokan todavía se estila darles a las nakai algo de dinero como muestra de agradecimiento por los cuidados recibidos. A diferencia de los hoteles, en los ryokan resulta difícil encontrar habitación sin haber reservado con antelación, por lo que es importante realizar una reserva por teléfono o Internet.

Una experiencia japonesa en un edificio tradicional

Los ryokan ofrecen la oportunidad de ver de cerca la arquitectura tradicional de Japón. No son pocos los que llevan abiertos uno o dos siglos, de ahí que presenten una ocasión única no solo desde el punto de vista arquitectónico, sino también para tocar muebles y otros elementos del hogar como la vajilla y la cubertería.

Keiunkan, un ryokan situado en la prefectura de Yamanashi y fundado en el año 705, aparece en el libro Guinness de los récords como el alojamiento más antiguo de todo el mundo. Hōshi, en funcionamiento en la prefectura de Ishikawa desde el 718, es otro ejemplo de una larga historia. Por otra parte, los tres ryokan más “puramente japoneses” de Kioto son: Tawaraya, con aproximadamente tres siglos de antigüedad y elegido asiduamente por Steve Jobs; Sumiya, elogiado por muchos por sus ceremonias del té y sus especialidades de la cocina tradicional conocida como kaisekiryōri; y Hiiragiya, el favorito de la Familia Imperial y los literatos en la era Meiji (1868-1912).

Transformándose sin renunciar a la calidad

Paisaje de invierno en Ginzan Onsen, en la prefectura de Yamagata.

Recientemente, son cada vez más los turistas extranjeros que visitan Japón, y los planes que solo incluyen alojamiento y desayuno se han vuelto populares. En este contexto, destaca Sawanoya, un famoso ryokan del barrio tokiota de Shitamachi que, en colaboración con las comunidades de la zona, elabora a mano un mapa en inglés en el que aparecen los establecimientos donde se puede adquirir comida, bebida y otros productos cotidianos.

Según un estudio del Ministerio del Territorio, Infraestructura y Transportes sobre los motivos por los cuales los turistas extranjeros eligen alojarse en un ryokan, el 63,8 % de los que lo hacía por primera vez dijo tener interés en las habitaciones y la arquitectura de estilo japonés. Entre aquellos que se hospedaron en más de cinco ocasiones, el 78,2 % afirmó querer bañarse en unas aguas termales. A la pregunta de cuáles eran los encantos de estos alojamientos, el 65,8 % de los que respondieron dijo “el ambiente japonés y las instalaciones”; el 60,3 % afirmó “poder relajarse con toda tranquilidad”, mientras que el 59,7 % mencionó la comida. Contra todo pronóstico, el idioma no supone un problema, ya que se recurre a gestos, dibujos, diccionarios o palabras sueltas. Existen también quienes se dedican a asistir a los extranjeros en los ryokan, como el grupo Japanese Inn.

Los ryokan hacen todo lo posible para conservar sus rasgos más característicos y, al mismo tiempo, realizan esfuerzos para responder a las necesidades derivadas de la diversificación. Estos alojamientos se presentan como una forma de acercarse un poco más a Japón, por lo que hospedarse en uno de ellos es una experiencia más que recomendable para conocer esa hospitalidad que permite relajarse sin preocupaciones.

Algunas webs para buscar ryokan en Japón (en inglés):
Yado net
Japanese Guest Houses
Japan Hotel & Ryokan Search
Japanese Inn Group

Imagen de la cabecera: Empleadas del ryokan Kagaya (Wakura Onsen, prefectura de Ishikawa) a la espera de que los huéspedes abandonen sus habitaciones.

(Traducción al español del original en japonés)

▼Otros artículos de interés
Los 12 mejores onsen de Japón La cultura de las aguas termales en Japón
Los monos de Jigokudani adoran las aguas termales El “encanto inalterable” de Aizu

 

  • [24.04.2016]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia