Construyendo un Gundam de 18 metros de altura que se mueva
Un proyecto para 2019, año en que se conmemoran las cuatro décadas de historia del robot
[03.12.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية | Русский |

En 2019 se cumplirán cuarenta años del estreno de la popular serie de dibujos animados Kidōsenshi Gundam, conocida también como Mobile Suit Gundam (El guerrero móvil). Para celebrar las cuatro décadas de vida del robot, se construirá una réplica de tamaño real capaz de moverse. Ya se han dado los primeros pasos para materializar este proyecto de ensueño.

Un equipo formado por tres japoneses y un taiwanés

La Fundación Gundam Global Challenge, presidida por el productor Miyagawa Yasuo, ha dado a conocer recientemente en Tokio la primera selección de ideas surgidas de un concurso público que había convocado. En la categoría de Entretenimiento Real, que consiste en conseguir que Gundam se mueva, se eligió a cuatro candidatos, siendo uno de ellos de origen taiwanés.

“Una cuarta parte de las candidaturas procedía del extranjero, algo que permite darse cuenta de lo altas que son las expectativas puestas en Gundam en todo el mundo. Ahora que se han dado los primeros pasos para hacer realidad este proyecto, queremos hacer que el sueño sea más grande si cabe”, afirma Ueno Kazunori, presidente de Bandai, firma que también promueve el proyecto.

Ming-Hsun Chiang tiene 36 años y es profesor asociado a tiempo parcial de Ingeniería Robótica en la Universidad de Ciencia y Tecnología Lunghwa. Su propuesta para conseguir que los robots caminen de la misma forma que las personas consiste en un nuevo mecanismo relacionado con la manera de andar de los robots humanoides. Kaneko Yūya tiene 24 años y está cursando la última etapa de su doctorado en la Escuela de Posgrado de Ciencias de la Información del Instituto de Ciencia y Tecnología de Nara. Este joven sugirió que es posible que los robots caminen de forma autónoma y más estable si son cuadrúpedos, algo que descubrió al hacer que Gundam y Zaku, otro personaje de la serie, se enfrentaran en un combate de sumo. Kihara Yoshimitsu tiene 47 años y administra una empresa que se dedica al desarrollo de robots con fines de investigación. Su idea consiste en un sistema en el que la fuente de poder de Gundam sea externa y no se instale en el propio robot. Okada Kei tiene 42 y es profesor asociado de Informático Creativa en la Escuela de Posgrado de la Universidad de Tokio. Su propuesta, relacionada con el desarrollo de un sistema para robots, ha recibido muy buenas críticas.

Imágenes de referencia de los movimientos de Gundam. ©SOTSU-SUNRISE

Estos cuatro expertos forman el equipo encargado de conseguir que Gundam se mueva. En el concurso público se pedía que los candidatos presentaran ideas concretas e imágenes para ilustrar su plan de reproducir los movimientos del robot empleando efectos visuales y realidad virtual y de establecerlo como una forma de entretenimiento. Sin embargo, no hubo ningún premiado en esta categoría.

Un reto que va más allá de la Ingeniería Robótica

Kidōsenshi Gundam comenzó a emitirse en televisión en 1979. El éxito que tuvo en todo Japón hizo que se convirtiera en una serie; en octubre de 2015 empezó la nueva entrega, Tekketsu no Orphans o Mobile Suit Gundam Iron-blooded Orphans (El guerrero móvil: los huérfanos con sangre de hierro). Además de por televisión, ahora se puede ver por Internet.

En 2009, año en que se cumplieron tres décadas del inicio de la serie, se construyó un Gundam RX-78-2 de tamaño real. La estatua, que acapara gran atención por parte del púbico, se encuentra en un parque de la bahía de Tokio.

El Gundam de la serie de dibujos animados mide 18 metros y pesa 43,4 toneladas. A este respecto, el profesor de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Universidad Waseda Hashimoto Shūji, que supervisa la parte técnica del proyecto, declaró lo siguiente en la conferencia de prensa celebrada con motivo del anuncio de los ganadores del proyecto: “18 metros equivale a la estatura de una persona alta multiplicado por 10, lo que significa que el peso será 1.000 veces mayor. Además, para que pueda agitar los brazos o cruzar las piernas será necesario que cuente con una fuerza giratoria considerable. De no ser así, no podrá moverse igual que un ser humano. Hacer que Gundam se mueve va más allá de la ingeniería robótica”.

Por otra parte, Hashimoto explicó lo siguiente: “En la actualidad, existen remolques capaces de transportar objetos de gran tamaño y mecanismos que permiten que los edificios de más de 100 metros de altura no oscilen; o sea, contamos ya con soluciones”. Además, manifestó su deseo de movilizar a todos los expertos en ingeniería para ir solucionando los problemas que se presenten.

El profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Chūkyō Pitoyo Hartono, uno de los líderes del proyecto, cree que hacer caminar a un robot de 18 metros de altura equivaldría a conseguir que un edificio de seis plantas ande. Además, confiesa que los expertos en robots le han dicho que no es posible realizar tal cosa. Sin embargo, explica que la palabra ‘reto’ es adecuada para calificar este proyecto precisamente por lo osado que resulta. “Se trataba de un reto en papel, pero ha llegado la hora de hacerlo realidad. Queremos realizar grandes avances”, relata con entusiasmo.

La Zona Gundam, una iniciativa del Gobierno

Entonces, ¿por qué han decidido embarcarse en el Proyecto Gundam? El productor Miyagawa Yasuo, presidente de la empresa de animación Sunrise, explica que al pensar en esta iniciativa le viene a la cabeza el Programa Apolo (1961-1975), cuyo objetivo era hacer que el hombre llegara por primera vez a la Luna. “En aquel entonces, la NASA desarolló una gran cantidad de tecnologías a tal fin. Es posible que crear un Gundam capaz de moverse no tenga sentido desde el punto de vista de la ingeniería robótica, pero nos permite darnos cuenta de las posibilidades de realizar avances en las tecnologías relacionadas con los robots mediante el método de ensayo y error”, asevera Miyagawa.

El Gobierno japonés también aprueba este disparatado proyecto. En enero de 2015 el Gabinete nipón estableció un comité para dialogar sobre la creación de una zona especial –la Zona Gundam–destinada a la realización de experimentos relacionados con tecnologías para un futuro cercano en la que las regulaciones a este respecto serían más laxas. Sobre todo, se espera que en los próximos años se produzcan innovaciones en la industria nacional de los robots, que continúa rezagada, en lo realtivo a campos como la atención médica, la inspección y el mantenimiento de infraestructuras, y en otros sectores relacionados con los servicios.

La propia industria está respondiendo a esta realidad. Por ejemplo, la Facultad de Diseño de Medios de Comunicación de la Universidad Keiō ha establecido una comisión con el objetivo de crear un centro de negocios internacionales en torno a contenidos como los videojuegos, la animación, las imágenes y la música en una zona céntrica de Tokio. Gundam simboliza todo este mundo.

Este robot es cada vez más popular en todo el mundo, especialmente en Asia. De hecho, se estima que del total de pedidos anuales de maquetas para armar de Gundam, 11 millones de unidades, el 30 % se destina al extranjero. La presencia de un robot que se mueve en la Zona Gundam hará las delicias de los turistas que visiten Japón.

Otra convocatoria de la Fundación Gundam Global Challenge

La Fundación Gundam Global Challenge ha vuelto a lanzar otra convocatoria para recabar más ideas que añadir a las premiadas en esta ocasión. El plazo para presentar las propuestas comenzó el 2 de noviembre y finalizará el 29 de febrero de 2016. Está previsto que el plan básico del proyecto esté listo para el otoño del próximo año, mientras que la versión final se anunciará en 2018, antes de dar inicio a los trabajos de construcción. El objetivo es presentar el Gundam que se pueda mover en 2019.

“Con esta nueva convocatoria creemos que las ideas premiadas en la primera evolucionarán más y surgirá un plan que supere nuestras expectativas. Queremos sacar adelante este proyecto precisamente por su dificultad”, afirma Miyagawa.

El director de Kidōsenshi Gundam, Tomino Yoshiyuki, también se ha pronunciado acerca de este proyecto: “Hacer que un robot humanoide sea capaz de moverse es una ardua labor en términos de ingeniería, pero de lograrse, nos encontraremos ante el surgimiento de tecnologías aplicables. El proyecto encierra factores para conseguir avances. Si logramos que en 2019 exista un Gundam que pueda moverse, es posible que esto incite a algunos niños a preguntarse qué será lo siguiente. Por ello, merece la pena mostrárselo”.

Imagen de la cabecera: Tres de los ganadores, entre ellos el taiwanés Ming-Hsun Chiang (centro), posan con el director de series y películas de animación Tomino Yoshiyuki (dcha.) y el músico Sugizo (izqda.), encargado de entregar los premios el 26 de octubre de 2015. ©SOTSU-SUNRISE

(Traducción al español del original en japonés escrito por Nagasawa Takaaki, de la redacción de Nippon.com. Imágenes cortesía de Ōtani Kiyohide)

  • [03.12.2015]
Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia