Nace rodeada de expectativas la línea Hokuriku Shinkansen
Nuevos coches y bonitas vistas cautivan en los recorridos de prueba
[26.02.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Presentación de las nuevas series de trenes W7/E7 en el tramo Nagano–Kanazawa

El día 14 de marzo quedará abierto el tramo Nagano–Kanazawa de la línea del tren bala Hokuriku Shinkansen. A principios de febrero se efectuaron los recorridos de prueba, a los que fueron invitados los medios de comunicación y el público en general, y que sirvieron también para presentar los nuevos trenes de las series W7 y E7, fabricados por JR West y JR East. En la demostración del día 5, el tren de la serie W7 hizo el recorrido de ida y vuelta entre Kanazawa y Nagano en un tiempo equivalente al programado para que lo hagan a partir de marzo los trenes del servicio Hakutaka, que se detienen en casi todas las estaciones intermedias.

Ese día, el tren partió de la estación de Kanazawa (prefectura de Ishikawa) a las 9.56 de la mañana. El arranque fue tan suave y silencioso que los viajeros tardaron algún tiempo en darse cuenta de que el tren estaba ya en marcha. En dos minutos marchaba ya a buena velocidad y justo después de atravesar el primer túnel, cuando se cumplían ocho minutos desde la partida, se avisó por megafonía que se habían alcanzado los 260 kilómetros por hora. La sensación era de gran estabilidad, sin balanceos o traqueteos perceptibles.

Atravesado el segundo túnel, el tren entró en la prefectura de Toyama. Apenas habían pasado 25 minutos desde la salida de Kanazawa cuando llegó a la estación de la ciudad de Toyama, capital prefectural.

Vistas de la cordillera de Tateyama, uno de los atractivos del viaje

Según explica la compañía ferroviaria JR West, cerca del 40 % del tramo corresponde a túneles. Sin embargo, una vez el tren penetra en la prefectura de Toyama, los túneles son pocos y esto permite disfrutar del paisaje, uno de cuyos mayores atractivos es la vista de la cordillera de Tateyama. El día en que se efectuó el recorrido de prueba el cielo estaba despejado y fue posible contemplar las bellas montañas, que en esta época del año permanecen cubiertas de nieve.

En el caso de los trenes que circulan en el sentido Kanazawa–Toyama–Tokio, la cordillera de Tateyama queda a la derecha. Recomendamos, pues, los asientos de la izquierda para los viajeros que se dirijan hacia Kanazawa.

Los túneles se hacen más numerosos cuando el tren sale de la estación de Kurobe-Unazukionsen, próxima a las estribaciones de dicha cordillera. Atravesadas la zona fronteriza entre Toyama y Niigata y la de Oyashirazu, difícil paso plagado de precipicios y desfiladeros, desde las ventanas del lado izquierdo puede contemplarse el Mar del Japón mientras el tren se aproxima a la estación de Itoigawa. Esta es la parte más marítima del tramo que se inaugurará en marzo.

Una vez dejada atrás la estación de Itoigawa, el tramo correspondiente a la prefectura de Niigata está casi completamente ocupado por túneles. Las cosas cambian en las cercanías de la estación de Jōetsu-Myōkō, donde la luz y el color vuelven otra vez a las ventanas, con el monte Myōkō y el resto de las elevaciones de la zona, y sobre todo con los paisajes níveos de Takada, en la ciudad de Jōetsu, que figura entre las zonas de Japón con nevadas más intensas.

Después se penetra en otra zona de túneles que conduce a la prefectura de Nagano cuya capital, la ciudad de Nagano, se alcanza a las 11.30, una hora y 34 minutos después de partir desde la estación de Kanazawa.

Wa-no-mirai, concepto central del diseño supervisado por Ken Okuyama

La línea Hokuriku Shinkansen se construyó con vistas a los Juegos Olímpicos de Invierno Nagano 1998, quedando abierto el tramo Takasaki–Nagano en octubre del año anterior, cuatro meses antes de la inauguración del evento deportivo. Entonces su nombre era Nagano Shinkansen. El cambio de nombre responde a la extensión de esta línea hasta Kanazawa. El tramo Tokio–Takasaki lo comparte con otra línea del tren bala, la Jōetsu Shinkansen, no siendo necesario ningún trasbordo desde Tokio hasta Kanazawa. La explotación de las líneas se realiza siguiendo el esquema marcado en abril de 1987, cuando la Compañía Nacional de Ferrocarriles fue dividida y privatizada. Según ese esquema, el tramo Tokio–Jōetsu-Myōkō corresponde a JR East y el Jōetsu-Myōko–Kanazawa a JR West. Todo esto ha supuesto algunas complicaciones, pero mediante medidas como cambiar de conductor y de tripulación en la estación de Nagano, las dos ferroviarias explotan conjuntamente la línea.

Los trenes de la serie W7 también han sido creados conjuntamente por estas compañías (JR East los denomina E7). El diseño de los mismos fue dirigido por Okuyama Kiyoyuki (conocido en el extranjero por Ken Okuyama), que ha trabajado como diseñador para la firma italiana de automóviles de lujo Ferrari y otras empresas. Okuyama enarboló el concepto de Wa-no-mirai (el futuro de lo japonés), bajo el cual trató de conciliar la estética tradicional con la estética funcional de las nuevas tecnologías.

En la carrocería de los trenes predomina el tono marfil, que se combina en las cubiertas superiores y laterales con bandas de colores azul y bronce. El azul representa el cielo que acompaña a los viajeros de la línea. El bronce nos habla de los variados objetos de la artesanía local que utilizan ese material.

Los elementos locales están presentes de alguna forma también en los asientos, paredes y otros elementos del interior de los coches. “Hemos introducido en los interiores tonalidades y motivos propios de la artesanía de Kanazawa, Toyama y Takaoka para crear en el viajero la sensación de estar acercándose a esas regiones”, explica Tanaka Norikazu, jefe del Departamento de Coches de JR West.

Asientos a todo confort en la Gran Class

En los convoyes de 12 coches, estos se dividen en tres clases. El coche de cabeza es de Gran Class, equivalente a la primera clase de un avión. En este espacio, que como corresponde a un coche de Shinkansen tiene una anchura superior a la de los trenes convencionales, solo hay 18 asientos, dispuestos en seis filas de tres (dos a un lado y uno al otro). Los asientos son reclinables eléctricamente hasta 45 grados y de piel auténtica, y están dotados de reposapiernas y lámpara de lectura. La Gran Class cuenta con azafatas propias para atender a los viajeros y estos reciben refrigerios, bebidas, dulces, artículos de confort, periódicos, revistas, etcétera. Los ingredientes de las comidas suelen ser de las regiones por las que pasa el tren, prestándose especial atención a los alimentos de cada estación o temporada. Las bebidas también llevan los sabores de los frutos de la tierra.

En los coches de clase equivalente a la clase turista de los aviones, la separación entre cada asiento y el que lo precede es seis centímetros mayor que en los de la serie E2 que se utilizan en el servicio Asama entre Tokio y Nagano. Además, estos nuevos trenes serán los primeros de las líneas de Shinkansen en incorporar toma de corriente a todos los asientos del convoy, lo que permite cargar ordenadores, teléfonos inteligentes y otros aparatos sin molestar a los otros viajeros.

Los trenes cuentan, además con muchas otras comodidades. Los inodoros son de estilo occidental y tiene función bidé y calentador de asiento. También retretes y lavabos para usuarios de sillas de ruedas.

Reducción de hora y media en el trayecto Tokio–Kanazawa

Cuando se abra en marzo el nuevo tramo de alta velocidad, el viaje de Tokio a Kanazawa, que cuesta cerca de cuatro horas y obliga a hacer trasbordos entre la línea Jōetsu Shinkansen y otras, podrá hacerse en un mínimo de dos horas y 28 minutos, con un ahorro de tiempo cercano a la hora y media. El desplazamiento entre Tokio y Toyama, ahora de tres horas, exigirá solo dos horas y ocho minutos. Todo esto abre nuevas perspectivas para los municipios de la zona y para su población.

El Gobierno prefectural de Ishikawa espera poder atraer a un total anual de cinco millones de visitantes procedentes del área metropolitana de Tokio. También espera un fuerte incremento de visitantes extranjeros, que podrían pasar de los 240.000 de 2013 a unos 500.000.

Desde Kanazawa es posible llegar a Kioto en dos horas y 20 minutos aproximadamente, utilizando un expreso. Ōnishi Hiroaki, de la sección de Turismo Internacional del Gobierno prefectural de Ishikawa, reveló que desde su oficina quieren promocionar la ruta Tokio–Kanazawa–Kioto como una nueva “ruta dorada” para el turismo internacional.

También las autoridades regionales y locales de la vecina prefectura de Fukui están esperanzadas sobre el efecto de la nueva línea sobre la actividad turística. El municipio de Eiheiji, donde se ubica el templo homónimo, principal centro de la escuela Sōtō del budismo zen, estuvo representado en los actos de presentación del nuevo tramo ferroviario por su mascota Eibō-kun, que recordó a los asistentes los encantos de su municipio. En representación de su ayuntamiento, Nakaya Takahiro expresó el interés de su localidad en promover el turismo de la zona metropolitana de Tokio, que se sumaría al procedente de Kansai (Osaka, Kioto, Kobe, etc) y Chūkyō (Nagoya y zonas aledañas).

Grandes expectativas y grandes cargas para los entes prefecturales y locales

La estación de ferrocarril de Kanazawa fue catalogada entre las más bellas del mundo por la revista estadounidense Travel & Leisure.

En la estación de Kanazawa, que adelantándose 10 años a la inauguración del tramo se había embellecido con la construcción de la estructura de vidrio llamada Motenashi Dome y otra de madera llamada Tsuzumimon, se colocó en un pasillo de acceso al Shinkansen recientemente abierto un panel de información decorados con telas tintadas con la técnica Kaga-Yūzen y papel japonés (washi) de Futamata, ambos productos locales de gran prestigio. Además, en la sala de espera se expusieron 236 objetos representativos de 30 clases de productos artesanales de la prefectura, entre ellos cerámicas y lozas de Kutani y laqueados (lacados) de Wajima. En la parte superior de las 60 columnas que soportan la techumbre de los andenes se han colocado paneles engalanados con panes de oro al estilo tradicional de Kanazawa. Se utilizaron para ello nada menos que 20.000 panes, que dan un aspecto resplandeciente a este espacio donde se escenifican cada día las partidas y llegadas de los viajeros. Incluyendo todas estas obras de construcción, reforma y embellecimiento, el gasto total de los entes prefecturales y locales de Ishikawa con ocasión de la apertura de la línea Hokuriku Shinkansen asciende a 83.000 millones de yenes.

La inauguración de esta nueva línea de Shinkansen está acarreando también algunos quebraderos de cabeza a las autoridades de las regiones que recorre, pues las líneas férreas existentes pasan a ser semipúblicas y es necesario estabilizar su explotación y finanzas. La duda que surge es si estas regiones se beneficiarán de un efecto económico positivo suficiente para arrostrar todas esas otras situaciones difíciles. La atención se centra en saber en qué medida va a aumentar el número de visitantes, incluyendo a los extranjeros.

  • [26.02.2015]
Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia