3.000 millones de yenes para la reconstrucción del castillo de Kumamoto
Ayuda del sector privado en las zonas afectadas por el terremoto
[21.04.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

500 baños portátiles de emergencia para los evacuados

Continúan las réplicas y la conmoción en las zonas afectadas por el terremoto en las prefecturas de Kumamoto y Ōita. El estado actual de las carreteras ha retrasado la llegada de agua y comida, entre otros objetos de primera necesidad, varios refugios, y una persona ha fallecido afectada por el síndrome de la clase turista (trombosis venosa) entre las personas que se han refugiado en sus automóviles. También hay una preocupante escasez de inodoros en las zonas de evacuados, y es especialmente problemática la dificultad que sufren las personas mayores y con movilidad reducida para utilizar los baños portátiles, ya que estos están diseñados con un escalón.

En estos casos, por un lado tenemos la ayuda gubernamental que se centra en el auxilio de las personas y el arreglo de todas las zonas afectadas por el desastre, y por otro lado tenemos las actividades de las organizaciones privadas, que tienen la capacidad de dedicarse a cuestiones específicas de urgencia. Entre las medidas de urgencia anunciadas por la Fundación Nippon el día 19 de abril para las personas afectadas por el terremoto de Kumamoto se encuentran el envío de 500 inodoros de y la movilización de vehículos adecuados para la investigación de las necesidades específicas de las personas mayores y con problemas de movilidad.

Estos inodoros de emergencia no utilizan agua, sino que sellan herméticamente las deposiciones en un depósito, y cada uno cuesta alrededor de 300.000 yenes. Desde el día 15 posterior al primer terremoto se comenzó a estudiar las necesidades de los afectados, un periodo en el que llegaron numerosas solicitudes de baños para las zonas de evacuados. Había un refugio con hasta 270 personas evacuadas que solo contaban con dos baños portátiles. La Fundación Nippon consideró que el envío de ayuda era perentorio cuando conoció que la salud de las personas evacuadas se estaba deteriorando al moderar el consumo de agua debido a la falta de inodoros, y que algunas personas habían empezado a sufrir el síndrome de la clase turista. Rápidamente se contactó con un fabricante que ya había reaccionado durante el Gran Terremoto del Este de Japón, y se acordó el envío de 500 inodoros de emergencia a las zonas afectadas por el desastre.

Reconstruir el castillo de Kumamoto rápidamente como símbolo de la recuperación de la región

El presidente de la Fundación Nippon, Sasakawa Yōhei, anuncia las medidas de ayuda de urgencia. (Fundación Nippon)

La Fundación Nippon también anunció que destinaría 3.000 millones de yenes para la reconstrucción del castillo de Kumamoto. Tras el Gran Terremoto del Este de Japón esta misma organización destinó 1.200 millones de yenes a la reconstrucción de los utensilios y objetos tradicionales utilizados en los festivales de las zonas afectadas por el tsunami. El presidente de la Fundación Nippon, Sasakawa Yōhei, explicó que “para las personas de las zonas afectadas por el desastre los festivales eran muy importantes desde el punto de vista espiritual, por eso apoyar la recuperación de sus festivales fue una forma de infundir esperanzas para la reconstrucción. Muchas personas que se habían refugiado en otras prefecturas se animaron a volver a su hogar gracias a estos festivales. Hemos decidido contribuir a la reconstrucción del castillo de Kumamoto porque pensamos que servirá para dar aliento a las personas de la región”. Además de estas iniciativas, la fundación dedicará hasta un millón de yenes en cada caso a las actividades de grupos de voluntarios destinados a las zonas afectadas, al igual que hizo tras el Gran Terremoto del Este de Japón, y utilizará asimismo el “Fondo Wagamachi” para otorgar préstamos para la reconstrucción de hogares y negocios.

Los distintos desastres que han sacudido a Japón como el Gran Terremoto de Hanshin-Awaji de 1995, el Terremoto de Chūetsu de 2004 o el Gran Terremoto del Este de Japón de 2011 han favorecido la creación de una red de ayuda en la que participan organizaciones privadas. Estos grupos de voluntarios y sin ánimo de lucro, especializados en la salud, el bienestar, la educación y otros campos, han empezado a trabajar ya en la prefectura de Kumamoto y alrededores.

Fotografía del encabezado: el torreón del castillo de Kumamoto sufrió desperfectos en sus muros y en otras partes de su estructura. 16 de abril de 2016. (© Jiji)

  • [21.04.2016]
Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia