En profundidad Siete décadas de posguerra en Japón
De capital militar a símbolo de la paz: Hiroshima como herramienta diplomática

Shinoda Hideaki [Perfil]

[01.09.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية |

Hiroshima, antiguamente un centro del ejército japonés, pudo renacer tras la Guerra como una “ciudad memorial de la paz”. En medio del debate sobre el reconocimiento de la historia por parte de Japón, el sentido simbólico de Hiroshima, que sufrió la bomba atómica, está cobrando un peso mucho mayor. En el siguiente artículo el autor reflexiona sobre el nuevo significado de Hiroshima como símbolo del pacifismo japonés después de la guerra fría.

Una barrera para el primer ministro Abe Shinzō

El 70 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima tuvo un carácter especial en 2015. Ahora que se cuestionan las políticas en torno a la seguridad nacional del Gobierno de Abe y el pacifismo de Japón, así como el reconocimiento de la historia a nivel nacional e internacional, el simbolismo de Hiroshima está cobrando una nueva fuerza.

A la ceremonia memorial de la paz del 6 de agosto asistieron unas 55.000 personas y embajadores de unos 100 países. En representación de los Estados Unidos acudieron la embajadora en Japón Caroline Kennedy, y la subsecretaria de Estado para Control de Armas y Seguridad Internacional del Departamento de Estado Rose Gottemoeller, una presencia que fue muy comentada. Además del Reino Unido, Francia y Rusia, la India, Paquistán e Israel también estuvieron presentes. De todos los países que poseen la bomba nuclear, sólo China no estuvo presente, además de Corea del Norte que no mantiene relaciones diplomáticas con Japón. En los últimos años también han vuelto a asistir a la ceremonia en Hiroshima los embajadores de países que han sufrido conflictos armados recientemente, como Afganistán y Ruanda, ofreciendo más oportunidades para lanzar mensajes importantes para la paz.

Hiroshima, no obstante, se está convirtiendo también en un problema para el primer ministro Abe Shinzō. Para evitar críticas por el parecido del discurso que ofreció en la ceremonia de 2014 con lo que dijo en 2013, en 2015 el primer ministro renovó el contenido de su mensaje. Sin embargo no pudo evitar las críticas tampoco en el 70 aniversario al no mencionar los tres principios antinucleares. Además, en la reunión con los supervivientes de la bomba atómica, los conocidos como hibakusha, el primer ministro intentó defenderse cuando se le pidió que retirase su proyecto para modificar la legislación en materia de defensa que permitiría a Japón ejercer el derecho a la “autodefensa colectiva”. Desde luego, para el primer ministro Abe, cuya política tiene entre sus prioridades impulsar el patriotismo, eludir la visita a Hiroshima no es una opción posible.

Desciende el número de viajes escolares al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

Todos los hoteles de Hiroshima tienen todas sus habitaciones reservadas para la noche del 5 de agosto desde hace meses. Durante todo el día del 6 de agosto distintas organizaciones celebran actos en varios lugares de la ciudad. No se trata únicamente de las tradicionales reuniones para escuchar el testimonio de los supervivientes de la bomba atómica, sino también actos de carácter político y cultural. Además, para los ciudadanos de Hiroshima y los visitantes, la celebración del tōro-nagashi en la tarde del día 6 es una ocasión en la que se pueden reunir fácilmente.

Ese día sin duda destaca el número de visitantes extranjeros que acuden a Hiroshima. Durante esa jornada se puede ver tanto a grupos pacifistas llevando pancartas, como a turistas en pantalón corto relajándose y disfrutando del día. Las administraciones de la prefectura y la ciudad también se vuelcan en la publicidad de otros puntos de interés turístico de Hiroshima durante esta época como la isla de Miyajima, además de organizar la ceremonia memorial de la paz. Pude participar como tertuliano en el programa que el canal internacional de la NHK grabó a las 20:00 horas desde un espacio entre la cúpula Genbaku y el lugar donde se celebraba el tōro-nagashi, aunque al ser en inglés pocos japoneses se pararon a escuchar lo que decíamos. Nos escucharon, no obstante, numerosos extranjeros.

Cuando se habla de Hiroshima en Japón, lo primero que les viene a la mente a muchos japoneses puede ser el testimonio de alguno de los supervivientes de la bomba que escuchó durante un viaje escolar a esa ciudad. Por desgracia, el número de visitas de este tipo a Hiroshima continúa descendiendo. Esto es evidente si miramos las cifras de las visitas al Museo Memorial de la Paz: en la década de 1980 lo visitaron alrededor de 500.000 estudiantes anualmente, un 40 % del total de visitas, mientras que en 2014 sólo unas 300.000 personas lo visitaron en viajes organizados por los centros educativos, apenas un 23 % del total. Se ha producido un notable descenso en los últimos 10 años.

Un creciente interés entre los visitantes extranjeros

Por otra parte en este mismo período cada año el número de visitantes extranjeros en Hiroshima continúa aumentando a un ritmo acelerado cada año y rompiendo los récords de años anteriores. En 2014 fueron 230.000 los turistas de otros países que visitaron el Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, un 18 % del total de visitantes. Parece que el número de visitantes extranjeros superará al de excursiones escolares en algún momento.

A decir verdad, la lista de los lugares más populares en Japón entre los turistas extranjeros que publicó en 2014 la web Trip Advisor, que tiene unos doscientos millones de visitantes mensuales, coloca al Museo Memorial de la Paz y la Cúpula Genbaku en el segundo lugar, y el santuario de Itsukushima de Miyajima también en Hiroshima en el tercero.

Aunque en 2014 el santuario de Fushimi Inari en Kioto fue elegido como el principal destino turístico, cabe recordar que el Museo Memorial de la Paz y la Cúpula Genbaku ocupó el primer lugar durante tres años seguidos entre 2011 y 2013. Por otra parte, entre los museos de Asia dicho museo de Hiroshima ocupa el tercer puesto. Además el renocimiento internacional de este museo es abrumador entre todas las instalaciones culturales que hay en Japón.

Basándose en esto, Hiroshima se está moviendo para aprovechar la oportunidad de la reunión de ministros de asuntos exteriores previa a la Cumbre del G7 en 2016 como un foro de gran apelación internacional. Sin duda uno de los temas principales a tratar sería el asunto del desarme nuclear, aunque no el único. En años recientes la prefectura y la ciudad de Hiroshima han venido investigando la forma adecuada de transmitir en el extranjero la historia de la reconstrucción de la ciudad tras la bomba atómica y han publicado esa información en varios folletos. Es un movimiento para reforzar el significado de Hiroshima como un activo histórico que contribuya a la construcción de la paz en una sociedad posterior a un conflicto en la actualidad.

  • [01.09.2015]

Nacido en 1968. Profesor del Centro de Estudios Globales en la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio. Obtuvo un máster en Ciencias Políticas en la Universidad de Waseda en 1993 y se doctoró en Relaciones Internacionales en la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres en 1998. Después de trabajar como profesor asociado en el Instituto de Ciencias de la Paz de la Universidad de Hiroshima tomó su puesto actual en abril de 2013. Entre sus publicaciones se incluyen Kokkashuken to iu shisō (La ideología de la soberanía), que recibió el premio Suntory de Ciencias Sociales y Humanidades en 2012, y Heiwa kōchiku to hō no shihai (La construcción de la paz y el imperio de la ley), que obtuvo el premio Osaragi Jirō Rondan en 2003.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • ¿Cuándo comenzó la posguerra para la canción popular japonesa?El programa Nodo jiman creado por el Ejército de Ocupación o la música que salió de los clubes de los Aliados ejercieron una gran influencia sobre la música popular japonesa. Pero la música no se transformó tras la derrota de Japón. Examinamos la historia de la música popular japonesa desde la perspectiva de la posguerra.
  • Las relaciones Japón-Corea del Sur en un mundo cada vez más equilibrado2015 trae el 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, pero también el 50 aniversario de la firma del Tratado sobre las Relaciones Básicas entre Japón y Corea del Sur. Este artículo explora, a la luz de los cambios estructurales que se han producido en las relaciones internacionales, las posibles vías para sacar adelante unas relaciones bilaterales que están prácticamente paralizadas por las diferencias de conciencia histórica y otros problemas.
  • ¿Cuándo terminará la posguerra en Japón?: los jóvenes japoneses 70 años después del conflictoLa holgura económica de Japón, sustentada por la paz que reina en el país, hace que los jóvenes japoneses se sientan muy felices en la sociedad en la que viven. Sin embargo, los desequilibrios causados por las medidas políticas que se han venido tomando desde la década de 1990, y que suponen una prolongación de la posguerra, minan las perspectivas de futuro de la juventud nipona.
  • 70 años persiguiendo la prosperidadEl curso de la economía japonesa tras la Segunda Guerra Mundial puede dividirse a grandes trazos en dos períodos: el medio siglo de la reconstrucción de posguerra y el crecimiento acelerado, y el resto hasta nuestros días. El autor de este artículo afirma que las fuentes del crecimiento acelerado se agotaron en los años noventa, y que Japón debe reformar el sistema para cambiar su modelo de crecimiento.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia