En profundidad Los Estados Unidos de Trump y Japón
El rol expandido de Japón en Asia: entrevista con el almirante Dennis Blair
[06.02.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | Русский |

Acontecimientos como el auge militar de China, el Brexit en Europa y la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos hacen que Japón tenga que enfrentarse a diversos retos de aquí en adelante. Mientras Japón responde a estos retos, el almirante Dennis Blair observa la relación de este país con los Estados Unidos como el último baluarte en Asia y espera que vaya alzándose con el liderazgo en cuestiones como la defensa, la diplomacia y la economía mundial.

Almirante Dennis Blair

Almirante Dennis BlairGraduado en la Academia Naval de los Estados Unidos, obtuvo un máster en Historia e Idiomas en la Universidad de Oxford con una beca Rhodes. En sus 34 años de carrera en la Armada, ha trabajado en destructores de misiles guiados en flotas en el Atlántico y el Pacífico y ha estado al mando del Batallón Kitty Hawk. Antes de retirarse de la Armada en 2002, fue Director del Junta del Estado Mayor y Comandante en Jefe del Comando de los Estados Unidos en el Pacífico. Como director de inteligencia nacional desde enero de 2009 hasta mayo de 2010 lideró 16 agencias nacionales de inteligencia de los Estados Unidos y ofreció apoyo en inteligencia integradada para el presidente de los Estados Unidos, el Congreso y operaciones de campo. Es presidente de la junta directiva de Sasakawa USA desde mayo de 2014.

Reforzando la alianza

ENTREVISTADOR  Durante la campaña presidencial Donald Trump describió la alianza Japón-EE. UU. como injusta en términos de financiación y de la responsabilidad militar que tiene los Estados Unidos. ¿Es correcta esta evaluación?

DENNIS BLAIR  La alianza nipoestadounidense se forjó en los años de la Guerra Fría y este tipo de relación abiertamente desigual era lo que deseaban los Estados Unidos en aquel entonces. Desde el final de la Guerra Fría las cosas han evolucionado. Creo que no hemos terminado completamente esa evolución, por lo que no tengo ningún problema si el nuevo presidente quiere revisarla para decidir si aún tiene sentido.

Se está convirtiendo en una alianza más igualitaria en comparación con hace cuarenta o cincuenta años. Japón está participando más en su propia defensa. Los cambios en la interpretación de la Constitución para permitir la autodefensa colectiva fue un paso importante que eliminó una de las mayores desigualdades de la alianza: la situación en la que los Estados Unidos estaban obligados a acudir al auxilio de Japón, pero Japón no tenía la misma obligación. Las circunstancias en las que esto pueda ocurrir son limitadas, pero en cualquier caso es un paso en la dirección correcta.

Estados Unidos establece alianzas porque forman parte de sus intereses, y con Japón ocurre lo mismo. Los lazos humanos que se han desarrollado a lo largo de los años son extraordinarios. Pero básicamente nos interesa contar con un aliado fuerte en cuyo territorio tenemos 50.000 de nuestras tropas, en una parte importante del mundo, al igual que interesa a Japón tener a los Estados Unidos como un fuerte aliado, ya que compartimos los mismos objetivos básicos. Creo que cuando el presidente Trump y su equipo revisen esta alianza habrá algunas cosas que se podrán mejorar y desarrollar, pero sus fundamentos son bastante estables.

ENTREVISTADOR Si Trump reduce la presencia militar estadounidense en Asia, ¿cómo podrán las Fuerzas de Autodefensa de Japón defender los intereses del país en la región?

BLAIR Dudo que los Estados Unidos reduzcan sensiblemente su presencia en esta parte del globo. Pensemos por ejemplo en los inicios de la década de 1990, cuando se produjo un cambio enorme en todo el entorno de la seguridad. Cuando la Guerra Fría terminó, Estados Unidos revisó todos sus compromisos globales. En Europa redujo su presencia en al menos dos tercios, de 300.000 efectivos a 100.000. El despliegue de efectivos en Asia Oriental permaneció en un nivel cercano a los 100.000, que es de lo que ahora disponemos.

Los intereses de los Estados Unidos en esta parte del mundo tienen una consistencia y una persistencia a las que no afecta lo que sucede en el mundo, y creo que la nueva administración se dará cuenta de esto. Es un poco prematuro pensar que Japón aumente sus efectivos para compensar la retirada de tropas estadounidenses, pero creo firmemente que Japón debe expandir sus capacidades de defensa según sus necesidades.

Esta region del mundo se ha vuelto más peligrosa. Observemos lo que está haciendo Corea del Norte y la escalada militar que lleva a cabo China. Los intereses de Japón también están siendo puestos en entredicho en regiones como Oriente Medio o África. Que Japón amplíe la idea de lo que significa la autodefensa y aumente su capacidad militar en consecuencia es algo bueno, independientemente de lo que hacen los Estados Unidos.

ENTREVISTADOR El primer ministro Abe Shinzō no tardó en reunirse con Trump y reafirmar la fortaleza de esta alianza bilateral. Teniendo en cuenta, no obstante, lo impredecible que ha sido Trump desde el principio, ¿qué cree que sucederá de aquí en adelante?

BLAIR  El primer ministro Abe es un estadista internacional con mucha más experiencia que el presidente Trump. Creo que será una relación un poco diferente en cuanto a la experiencia de estos líderes así como nivel de sus relaciones. Es el momento de que Japón tome muchas de sus decisiones y haga realidad sus ideas e iniciativas por sí mismo. Creo que la visita de Abe —para establecer un contacto personal y explicar a Trump cómo se ve el mundo desde la posición de Japón—fue positiva.

Podría decir que hoy Japón es el aliado más importante de los Estados Unidos. Antes afirmábamos que la OTAN era nuestro aliado más importante. Hace años la OTAN era un cuerpo de 12 naciones que trabajaban juntas. Ahora cuenta con 28 miembros y las acciones de los países de la OTAN difieren dependiendo de las circunstancias. Solo Japón alberga 50.000 tropas, está aumentando su presupuesto para defensa, está en una región peligrosa del mundo donde Estados Unidos tiene muchos intereses y es un poderoso aliado de este último país. Creo que es apropiado y adecuado que el primer ministro de Japón y el presidente de los Estados Unidos hablen cuanto antes.

Un papel destacado

ENTREVISTADOR Con la cuestión del Brexit afectando a la Unión Europea y el resultado de las elecciones en los Estados Unidos dejando un futuro más incierto, ¿qué puede hacer Japón para ofrecer algo de traquilidad en estas aguas turbulentas?

BLAIR Un área en el que el presidente Trump va contracorriente de lo que los Estados Unidos y Japón han trabajado hasta ahora durante muchos años es su rechazo al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica. Pero el TPP es un acuerdo diferente a otros acuerdos de libre comercio, y creo que será bueno que el primer ministro japonés explique al presidente estadounidense cuáles son esas diferencias.

Por primera vez tenemos un acuerdo de libre comercio que ataca las barreras no arancelarias, cosas como las regulaciones medioambientales en países que negocian con los Estados Unidos y Japón, leyes laborales y protección de la propiedad intelectual, cuestiones sobre las que los países en desarrollo no han prestado mucha atención. Esto hacía sus mercancías mucho más baratas cuando se aprovechaban de la insistencia de los Estados Unidos y Japón por cumplir las normas. Necesitamos encontrar una forma de hacer que los principios del TPP avancen. Esto también demostraría el liderazgo económico internacional de Japón y Estados Unidos en contraposición al estilo Chino de comercio dominado fundamentalmente por empresas grandes controladas por el Estado.

En el área del mantenimiento de la paz internacional, las órdenes bajo las que las Fuerzas de Autodefensa de Japón serán destinadas a la acción [en Sudán del Sur] les permitirán que acudan en ayuda de contingentes cercanos asediados y harán que desempeñen un papel más activo dentro de las coaliciones de las Naciones Unidas.

Este es un paso más para que Japón asuman lo que creo que es su lugar por derecho como uno de los países que forman el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Los países con las fuerzas armadas más sofisticadas son los que necesitamos para hacernos cargo de situaciones difíciles en las que hay un sufrimiento generalizado, situaciones políticas complicadas o guerras irregulares. Será importante que Japón ofrezca este tipo de capacidad en el futuro.

ENTREVISTADOR  Teniendo en cuenta el riesgo de que se produzcan víctimas, ¿cree que hay mucho apoyo por parte de la población en Japón respecto a la ampliación del papel de las Fuerzas de Autodefensa?

BLAIR  Es una cuestión de liderazgo. Japón no puede enviar efectivos a realizar trabajos de mantenimiento de la paz difíciles y afirmar que no tendrán ningún coste en absoluto, que no se producirán víctimas. Mientras los miembros de las Fuerzas de Autodefensa estén listos para realizar este tipo de trabajos, debemos apoyarles. Lo peor que puedes hacer si estás enviando a personal a misiones peligrosas es no ser honesto, hacer creer que es más seguro de lo que realmente es.

Respondiendo a las presiones regionales

ENTREVISTADOR El presidente Barack Obama confirmó claramente su compromiso con la alianza nipoestadounidense. No está claro aún, no obstante, la visión de Trump sobre esta relación. Considerando las actividades chinas en el Mar de la China Oriental, ¿cree que Trump apoyará a Japón si China utiliza sus fuerzas armadas en la cuestión de las islas en litigio?

BLAIR Coincido en que es algo que el presidente Trump debe dejar claro en el momento adecuado. Asimismo ocurre en nuestro compromiso con Taiwán, que es una ley escrita. Y por supuesto tenemos obligaciones en la defensa de la República de Corea. Tenemos un abanico de obligaciones en esta parte del mundo que el nuevo presidente querrá reconfirmar.

China está expandiendo sus fronteras marítimas hacia el Este mirando a las islas Senkaku y hacia el sur en el Mar de la China Meridional. Los países que, como los Estados Unidos, han ratificado o apoyan la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar deben dar un paso adelante y decir cómo deben respetarse las áreas marítimas. Pienso que el presidente Trump no tolerará este comportamiento por parte de China más de lo que han hecho otros presidentes.

ENTREVISTADOR Hay muchas personas en Okinawa que sienten que la prefectura lleva sobre sus espaldas una carga injusta con las tropas de los Estados Unidos estacionadas en Japón. ¿Cree que el traslado de bases a otras prefecturas o fuera de Japón es una opción viable?

BLAIR Hay de hecho un plan acordado entre los Estados Unidos y Japón para reducir el número de Marines en Okinawa hasta la mitad y desplegarlos en Guam, Hawái y Australia. El problema con este plan es que requiere de mucho tiempo ya que debes construir un lugar al que se puedan trasladar. Pero a pesar de todo creo que es un buen plan. Permite que estas fuerzas permanezcan preparadas y mantiene su capacidad de combate aunque se trasladen a otras áreas. Creo que necesitamos acelerar este plan, y esto requerirá de más recursos, principalmente de los Estados Unidos, pero también de Japón.

En respuesta a la cuestión de la presencia estadounidense en Okinawa, es injusto hablar de un porcentaje de fuerzas y un porcentaje de tierra. Hay que tener en cuenta el impacto en la propia Okinawa. He vivido durante muchos años en Oahu, Hawái, donde hay una gran presencia militar estadounidense. Pero esta presencia está destacada de tal forma que no interfiere con el resto de la vida en la isla.

Es muy importante también la reorganización en Okinawa. Lo primero que debe hacerse es trasladar la base de helicópteros fuera de Futenma, que ha quedado completamente rodeada por la ciudad. Es por esto que construir la base en Nago, donde los aviones pueden llegar volando sobre el agua y no sobre zonas habitadas, es tan importante. Una vez logremos esto, podremos empezar a devolver parte del territorio a Okinawa para que sea utilizado con otros fines. La tierra alrededor de Naha es particularmente importante porque el aeropuerto de Naha se está convirtiendo en un centro de transbordo clave para muchos productos que deben ser transportados en avión.

Otro asunto en marcha entre las islas meridionales de Kyūshū y Taiwán es el aumento de las capacidades de las Fuerzas de Autodefensa de Japón. Con el aumento de las capacidades de China, Japón necesita incrementar su habilidad para reafirmar su soberanía y defender su propio espacio aéreo, marítimo y territorial. Okinawa está en medio de esta cadena de islas, por lo que Japón necesitará reforzar sus Fuerzas de Autodefensa en esta parte del país.

Construyendo puentes

ENTREVISTADOR El presidente Trump ha recibido muchas críticas por acoger a muchos generales y almirantes retirados de alto rango militar entre su personal. ¿Cree que esto será beneficioso, especialmente respecto a las cuestiones relacionadas con la seguridad?

BLAIR Yo mismo fui un oficial militar que llegó al Gobierno como director de inteligencia nacional. Desde luego no pensé que mi preparación pudiera ser un impedimento para realizar ese trabajo. Por otra parte, tengo compañeros con ambas formaciones. Creo que depende de la persona. Conozco bien al general [James] Mattis, que ha sido nominado para ser secretario de defensa. Es un buen oficial y creo que será un gran secretario de defensa.

ENTREVISTADOR Aunque el presidente Trump ha hecho negocios con Japón, apenas ha tenido conexión alguna con líderes gubernamentales. ¿Qué es lo que augura esto para Japón en la política y la economía?

BLAIR  Creo que la nominación de Wilbur Ross como secretario de Comercio ha puesto a un buen amigo de Japón que conoce el país en un puesto clave. El trabajo en la cartera de comercio permite depempeñar papeles importantes en algunos asuntos económicos y de negocios, por lo que sin duda esta es una señal clara.

Todos sabemos que Japón es un país de extrema importancia y el embajador en Japón es un nombramiento de gran relevancia. Una de las cosas de las que me he percatado es que hace diez o veinte años la relación entre los Estados Unidos y Japón era muy formal. Las cosas seguían la cadena de mando. Pero ese no es el tipo de relación que dos países maduros mantienen en el siglo XXI. Los jefes de Estado hablan entre sí, al igual que los consejeros de seguridad nacional o los secretarios de defensa. Japón y los Estados Unidos están al fin desarrollando ese tipo de relación.

Cuando era Comandante en Jefe del Comando del Pacífico hace diecisiete años, recuerdo ir a la oficina de nuestro consejero de seguridad nacional. En su mesa había un teléfono con siete botones para llamar a sus homólogos en el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Pero no había ningún botón para llamar a Japón. Ahora hay un botón que puede pulsar para llamar al consejero de seguridad nacional japonés.

Japón y los Estados Unidos tienen una relación madura que está sostenida por un amplio número de lazos estables. Los cambios siempre traen algo de incertidumbre, pero confío en que la alianza se mantendrá sin problemas.

(Basado en una entrevista realizada el 19 de diciembre de 2016.)

  • [06.02.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • El comportamiento de Trump choca contra la realidad de Asia-PacíficoEn una cumbre bilateral entre los líderes de Japón y los Estados Unidos, el presidente Donald Trump ha mostrado su predisposición a volver a la senda seguida por sus antecesores en cuestiones diplomáticas y de seguridad en lo que respecta a la región de Asia-Pacífico. Trump ha renunciado por el momento a relacionar las cuestiones de seguridad con las de comercio, y ha mantenido su promesa ante Japón de defender las islas Senkaku. No obstante, también ha expresado su respeto hacia la política de “una sola China”. El periodista que ha cubierto en la primera línea todo lo relacionado con el tratado de seguridad Japón-EE. UU. ofrece desde su punto de vista las claves centrales de la reunión entre ambos líderes.
  • La estrategia japonesa frente a China en la era TrumpAnalizando en primer lugar lo que han sido las relaciones chino-norteamericanas durante la presidencia de Barack Obama, el autor explora los posibles derroteros de las relaciones entre Japón y China dentro de las perspectivas que ofrece la próxima administración de Donald Trump, que ha izado la bandera del “America first”.
  • El orden internacional en la era Trump: un siglo después de 1917¿Qué repercusiones implica el inicio de la era presidencial de Donald Trump y la salida de Reino Unido de la Unión Europea? Lo examinamos en contraste con la transformación del orden mundial que tuvo lugar hace un siglo.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia