Santa Claus en Japón: de samurái a mascota de una cadena de comida rápida

Richard Medhurst [Perfil]

[11.12.2016] Leer en otro idioma : ENGLISH |

El debut de Santa Claus en Japón

Santa Claus se ha infiltrado poco a poco en la vida de los japoneses con ocasión de la Navidad. La primera vez que se celebró la Navidad en Japón fue en 1552 en una iglesia de lo que es hoy la prefectura de Yamaguchi, pero se trató solo de un servicio religioso, mucho antes de que Santa Claus se convirtiese en la figura central de esta tradición. De hecho, puesto que Santa Claus no alcanzó la popularidad hasta el siglo XIX, su debut en Japón no fue especialmente tardío.

En 1874, Hara Taneaki, un funcionario de la oficina de unos magistrados de Tokio, celebró una fiesta de Navidad en una escuela femenina de Tsukiji, donde estaba el asentamiento de extranjeros. Al oír sobre este plan, la legación estadounidense envió a cuatro funcionarios antes del día de la celebración para asegurarse de que todo estaba en orden, eliminando una cruz elaborada con mandarinas bajo la excusa de que era un símbolo católico.

No obstante, el árbol de Navidad sobrevivió a esta revisión, así como la primera aparición de Santa Claus. Vestido con el típico atuendo de diario de un samurái, el kamishimo, incluyendo dos espadas y una peluca barata, este Santa Claus era muy diferente al concepto moderno que se estaba desarrollando entonces en los Estados Unidos. Esto ocurrió unas décadas antes de que Santa Claus empezara a tener un impacto más grande en Japón.

Una celebración secular

En la era Taishō (1912-26), la popularidad de la Navidad creció firmemente. Un artículo del Yomiuri Shimbun sobre el día de Navidad en 1920 destacaba que las decoraciones propias de la estación podían verse no solo en las tiendas de Ginza o Nihonbashi en Tokio, sino también en jugueterías de pequeños poblados del extrarradio. Entonces, igual que ahora, se trataba de una celebración secular para la mayoría de los japoneses. El artículo explicaba que “Gente que no ha leído una sola línea de la biblia da regalos por Navidad a sus hijos y echa monedas en los cepillos del Ejército de Salvación”.

Santa Claus aparece un tanto borracho en este cartel de 1976 sobre los modales en el metro.

Santa Claus era parte de la decoración de la estación en esa época. Por aquel entonces se parecía ya mucho más al que había en los Estados Unidos. Pero a medida que las relaciones entre Japón y los Estados Unidos se deterioraban en la década de 1930, Santa Claus y la Navidad empezaron a ser considerados símbolos de una occidentalización no bienvenida. Durante la amplia brecha de tiempo en que la Navidad tardó en volver durante la posguerra, fue fácil olvidar cómo de extendidas estaban estas celebraciones a comienzos del siglo XX en Japón.

No obstante, desde el regreso de Santa Claus a finales de la década de 1940 no se han presentado grandes obstáculos a su conquista del mes de diciembre en Japón. En 1976 era más que conocido para los usuarios del metro que fueron el objetivo de un divertido cartel que pedía a los pasajeros ebrios que guardaran las formas. “¿Te parezco Santa Claus? Bueno, eso es porque has bebido mucho. Aún estamos en octubre. Si bebes, no molestes a otros pasajeros.”

El amor en Navidad

El alegre hombre del Polo Norte también estuvo presente en el pasado en uno de los aspectos más característicos del Japón más festivo, la asociación de la Nochebuena con el amor. Aunque es difícil conocer el comienzo exacto de esta tradición, se cree que una edición especial de la revista femenina An An de 1983 sobre cómo conquistar el corazón de un hombre pudo influir, así como la exitosa canción de 1983 del cantante Yamashita Tatsurō “Kurisumasu ibu” (Christmas Eve), que trataba sobre un amor perdido.

La canción de Matsutōya Yumi de 1980 “Koibito ga Santa Kurōsu” (Santa Claus es mi amor) también influyó, imaginando a Santa Claus como el amante ideal. Aunque no fue lanzada al comienzo como un single, ha sido versionada muchas veces particularmente después de ser incluida en el album de 1987 Watashi o sukī ni tsuretette (Llévame a esquiar), y hoy se ha convertido en un clásico de la Navidad. Santa Claus tuvo al menos el papel de invitado en el movimiento hacia la inclusión de las parejas y el amor junto a la familia y los regalos en esta fiesta.

Mientras tanto en las últimas décadas la cadena Kentucky Fried Chicken ha explotado el parecido del Coronel Sanders con Santa Claus vistiéndolo con el típico traje rojo y convirtiendo la Navidad en una fiesta en la que se come pollo frito. Muchos japoneses creen que esta época no está completa sin una visita al KFC. Pero aunque el alegre hombre de rojo, al igual que la comida del Coronel Sanders, ha sido visto desde siempre como una importación, esto no quiere decir que la emoción ante la llegada de la Navidad vaya a dejar de crecer en el futuro.

(Fotografía del encabezado: San Nicolás reunido con Kumamon en Navidad. © Jiji.)

Etiquetas:
  • [11.12.2016]

Traductor y editor en nippon.com. Realizó un Máster en poesía moderna y contemporánea en la Universidad de Bristol en 2002. Vino por primera vez a Japón ese mismo año, donde impartió inglés durante tres años en la prefectura de Chiba. Ha vivido también en China y Corea del Sur. Ha trabajado en el ayuntamiento de Imizu en la prefectura de Toyama durante cinco años hasta 2013, año en el que se traslada a Tokio y comienza a trabajar a jornada completa como traductor. Se une a nippon.com en 2014.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia