Yano Kōji: el actor japonés “amado por China”
[16.12.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 |

En agosto de este año el actor Yano Kōji, establecido en China, recibió el Premio del Ministro de Exteriores de Japón por su contribución al mutuo entendimiento entre China y Japón. En ocasión de su aceptación del premio le preguntamos acerca de su papel como puente entre ambos países.

Yano Kōji

Yano KōjiNacido en 1970 en Higashi Ōsaka. Apareció por primera vez en una serie de televisión china en 2000. Ha trabajado en un buen número de películas chinas históricas, como Jìyì de Zhèngmíng (Pruebas de la memoria), Sniper (El francotirador), la película de espionaje Dong feng yu (Tormenta del este), el programa de variedades Tiang tiang shang xiang (Day Day Up, en inglés) y muchas otras obras, y posee una gran presencia audiovisual en el país. En septiembre de 2012 recibió un agradecimiento oficial del ministro a cargo de la estrategia nacional del Gobierno japonés por su trabajo como “japonés que muestra Japón al mundo a través de su trabajo en el extranjero”. En agosto de 2015 recibió el Premio del Ministro de Exteriores de Japón. Es autor de una autobiografía titulada Tairiku haiyū - Chūgoku ni aisareta otoko (El actor continental - el hombre amado por China, Yoshimoto Books). Su blog oficial se encuentra en: http://www.yano-koji.jp (en japonés) y http://blog.sina.com.cn/shiyehaoer (en chino).

16 de septiembre, distrito de Minato, Tokio. Yano Kōji aparece en las oficinas de Oscar Promotion, con una chaqueta color canela y una camisa roja y azul marino que van muy bien con el barrio de Omotesandō del que viene. En algunos temas serios de la conversación parece nervioso, pero contesta a las preguntas de la entrevista eligiendo con educación sus palabras.

“El haber recibido un honor así me anima a continuar”.

El Gobierno japonés envió un agradecimiento oficial a Yano en el pasado, pero el reconocimiento obtenido en esta ocasión lo ha sorprendido porque su actividad está centrada en China. Y a pesar de ello durante la entrevista repitió dos veces, al estilo chino, que se sentía “extraordinariamente, extraordinariamente feliz” por ese reconocimiento.

Yano durante la entrevista

Ya lleva catorce años trabajando en China y su fluidez con el idioma es estupenda; ha cosechado una gran popularidad en programas de variedades en la televisión local, y una vez empieza no deja de hablar. Y contestó en chino a las preguntas relativas a la aceptación del Premio del Ministro de Exteriores, dirigiéndose a sus seguidores de China.

Mensajes con los que tranquiliza a sus seguidores

Yano se trasladó a China en 2000 y comenzó a trabajar como actor especializado en papeles de soldados japoneses, pero dado que solo hacía papeles de militares malvados, que no hacían otra cosa que gritar y cometer atrocidades, su trabajo le acarreaba una gran cantidad de estrés. En 2005 experimentó graves problemas de nervios, y recuerda que “Fue una época terrible; solo con ver un uniforme militar me daban ganas de vomitar”. Por eso, y también siguiendo el consejo de una directora, decidió “colgar los hábitos”. A partir de entonces logró ampliar su repertorio y trabajar en el programa de variedades Tiang tian xiang shang (Day Day Up, en inglés), de la cadena Hunan, a partir de 2008, así como en series de televisión y películas, en papeles diferentes del típico soldado japonés malo.

Yano con su autobiografía

Recientemente las relaciones políticas y económicas entre China y Japón han experimentado todo tipo de cambios, pero Yano ha sabido seguir siendo él mismo y mantener esa serenidad que le es tan característica; en su mini blog chino en el portal Weibo y a través de otras vías se ha esforzado en publicar mensajes para sus seguidores, para que “Quienes lean mis comentarios puedan sentirse tranquilos”.

La autobiografía de Yano, Tairiku haiyū – Chūgoku ni aisareta otoko (El actor continental – el hombre amado por China; Yoshimoto Books) provocó que algunos medios de comunicación japoneses lanzaran hirientes acusaciones sin corazón contra Yano: “Ha vendido su alma a China”, “Se ha hecho famoso adulando a los chinos”. Además en Internet se ha informado de que, cuando regresó a Japón, lo golpearon e hirieron, y supusieron que el actor ya no podría volver a su país nunca más.

Sin embargo, al preguntarle acerca de ese incidente dijo que no se trataban más que de burdas mentiras de la Red. Además, pese a que se casó con una mujer china normal y corriente y ya hace cinco años que es padre de una niña, según Internet está casado con una actriz china. “Cada vez me resulta más pavorosa esa Red que poco a poco se va por donde quiere”, comenta con una sonrisa amarga.

Lo que Yano pretende ahora es desarrollar su actividad como actor y transmisor de información en Japón, algo que lleva deseando mucho tiempo. A partir del año que viene trasladará su residencia y su lugar de trabajo a Tokio, y comenzará a actuar aquí.

Recientemente, al visitar su país y alojarse en Tokio, perdió el billete de metro en el que viajaba y trató de pagar, pero el empleado del metro se fio de su palabra y le dejó pasar, algo que lo sorprendió un poco. Su esposa china se sorprendió mucho, y la ocasión le sirvió a Yano para mostrarle una de las partes positivas de la vida en Japón. Este tipo de temas también pueden servirle en su calidad de transmisor de información sobre su país.

Además, en lo que al mundo del espectáculo en Japón se refiere, Yano expresó sus deseos de participar no solo en series de televisión y películas, como ha hecho hasta ahora en China, sino también, si la ocasión se presenta, en programas de variedades. Yano ha logrado el éxito en ese tipo de programas en las televisiones chinas tras un tremendo esfuerzo, en su trabajo más que en sus clases, para lograr un estupendo nivel de chino, pero ese éxito se debe también, dice Yano, a ser oriundo de Osaka, una ciudad a cuyos habitantes les gusta la comedia y el humor. Yano está preparado para volver a desembarcar en Japón, donde la comedia triunfa, y lanzarse de lleno en los programas de variedades.

Fotograma de la película Lian’ai jiaofu (El padrino del amor); estreno en China el 3 de diciembre de 2015 (Imagen cortesía de Beijing Golden Pond Media)

Actuar como un conducto de información entre Japón y China, no como un extranjero

Pero Yano tampoco se olvida de los seguidores que ha conseguido en China. Es uno de los pocos japoneses a los que los habitantes de China consideran “uno de los suyos” y cuya confianza se ha logrado ganar. “Me gustaría funcionar como conducto de información entre China y Japón, y poder transmitir a los chinos las cosas interesantes y divertidas que experimente en mi país.”

La palabra “conducto”, escrita en chino, se puede leer en japonés como la palabra “emoción”, nos cuenta Yano. Este juego de palabras entre el japonés y el chino, si bien algo forzado, muestra el deseo del actor de transmitir optimismo entre ambos países.

En 2012, durante el periodo de tensiones entre China y Japón debido a la soberanía de las islas Senkaku, algunos usuarios de la versión china de Twitter escribieron que “Yano Kōji es un extranjero, pero no un forastero”. Yano aceptó de buen grado estas palabras de apoyo para continuar trabajando en China. Los medios de comunicación, algunos estadounidenses, por ejemplo, debido a los esfuerzos del actor y el apoyo que recibía, lo declararon “el actor japonés más famoso de China” en 2013.

Al principio, cuando aparecía en papeles de soldado japonés, los directores chinos le pedían que hiciera típicos personajes malos, “cuanto peor persona y más violento, mejor”, pero Yano consideraba que “Tanto si un ser humano es bueno como si es malo, siempre hay razones tras sus acciones”, e incluía esa filosofía en su actuación. También en los programas de variedades Yano ha logrado popularidad gracias a la firmeza y el esfuerzo que ha mostrado frente a la barrera del idioma. Será interesante ver qué trabajo realiza en lo sucesivo, a su vuelta a Japón.

También tiene a su disposición el camino de los programas de variedades japoneses, dado que es de Osaka, pero Yano se ha ganado los corazones de los chinos, y sus palabras pueden transmitirles la esencia de Japón. Será interesante comprobar cómo reciben los chinos no solo la información favorita de los japoneses, sino también la que incluya sus defectos, descubiertos por una persona que ha vivido durante muchos años en China. Ojalá algún día Yano ofrezca de nuevo una actuación, ya curtido por los años y lleno de matices emocionales, como soldado japonés capaz de tocar el corazón de las personas y emocionar al público chino.

(Entrevista realizada el 16 de septiembre en Oscar Promotion, en el distrito de Minato, Tokio, por Miki Takajirō, del departamento editorial de nippon.com)

Imagen de la portada: fotograma de la serie de televisión Zhanshen (Dios de la guerra), emitida por la cadena Heilongijiang (2014, Imagen cortesía de Beijing Golden Pond Media)

  • [16.12.2015]
Artículos relacionados
Otras entrevistas

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia