Panorama Tradiciones “cool”, el modernismo de la belleza tradicional
Los verdaderos ninjas
[06.10.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Los ninjas son personajes de gran popularidad, no solo en Japón sino en todo el mundo, gracias a novelas, anime y películas. Sin embargo su realidad está envuelta en el misterio. En los últimos años un grupo de investigadores se ha esforzado por desentrañarlo; aquí presentamos la verdadera figura del ninja.

La imagen prefabricada del ninja

Los ninjas son personajes de gran popularidad, no solo en Japón sino en todo el mundo, gracias a novelas, anime, películas y otros muchos medios de comunicación. Ocultos por sus ropajes oscuros, son poseedores de fuerza y habilidades sobrehumanas, lanzan shuriken, estrellas afiladas, a sus enemigos, y desaparecen en la oscuridad. Quizá esta sea la imagen que todos tenemos en la cabeza, cuando nos hablan de los ninjas.

Sin embargo, esta figura del ninja es una invención posterior a su existencia. Incluso el vocablo que se utiliza para designarlos, ninja, no se asentó en la cultura popular de las novelas y películas de época hasta la segunda mitad de la década de 1950. Antiguamente se llamaban de muy diversas maneras, como rappa o suppa, pero la forma más común de referirse a ellos era shinobi. Debido a que la función del ninja era actuar en secreto, con técnicas misteriosas, no abundan documentos que hagan referencia a ellos, por lo que la figura real del ninja estaba envuelta en misterio. No ha sido hasta la actualidad cuando se ha dilucidado parte de su realidad gracias al avance de ciertas investigaciones.

Carteles de la famosa serie de películas Shinobi no mono (El ninja) en el Museo Ninja de la escuela Kōga

Iga y Kōga: puntos focales para investigar sobre los ninjas

Los pueblos ninja más famosos del país se encontraban en Iga (en el noroeste de la prefectura de Mie) y Kōka (en el sur de la prefectura de Shiga; más conocido como Kōga), dos zonas con montañas en el centro, separadas por solo 20 o 30 kilómetros; en medio día se podía cubrir andando la distancia entre ellas.

En la Universidad de Mie, en la ciudad de Tsu, directamente al este de Iga, se comenzó en 2012 una investigación en toda regla sobre los ninjas con el objetivo de “revitalizar la zona mediante la cultura ninja existente en Iga”. Bajo las órdenes del profesor de Literatura Yamada Yūji el equipo de investigación sigue un enfoque histórico para tratar de aclarar quiénes eran realmente los ninjas.

“Los únicos manuales de técnicas de ninjutsu (el arte marcial de los ninjas) que se conservan son de Iga y Kōga. Comprender a los ninjas significa estudiar estas dos ciudades”, dice Yamada.

Un manual de ninjutsu expuesto en la Casa Ninjutsu de Kōga

Relaciones amistosas, no como rivales

Hasta ahora se creía que los ninjas surgieron cuando, en el periodo Sengoku (o de Estados en Guerra, 1467-1568) los habitantes de las zonas rurales empezaron a ser contratados para combatir en el conflicto. Sin embargo ahora se cree que la organización de ninjas de Kōga pudo haberse desarrollado con anterioridad, como reacción contra los estados shōen (terrenos cultivados poseídos por las clases altas). También se cree que los ninjas de Iga provienen de los grupos de bandidos fuera de la ley que asaltaban a los terratenientes de la zona.

Ambas zonas se encuentran cerca de Kioto, capital del país en esa época, y por lo tanto recibían noticias con rapidez. Dado que se trataba de lugares rodeados de montañas resultaba, por el contrario, más difícil que se filtrara la información local hacia fuera, por lo que eran ambientes idóneos para realizar labores de espionaje. La rigurosa vida en la montaña ayudó a formarlos físicamente para ser ninjas. Además, el control del daimyō (señor feudal directamente bajo las órdenes del shōgun, el general de todos los ejércitos) de la región era débil en la zona, por lo que la autonomía de la organización se fue haciendo cada vez más fuerte.

Aunque en novelas y películas se retrata a ambos grupos ninja como rivales, lo cierto es que recibían colectivamente el nombre de Kōi-ikkoku (Kōga e Iga, una facción) y mantenían vínculos estrechos. También existían matrimonios entre miembros de ambos clanes, y compartían información. En 1579 Oda Nobukatsu, el hijo del famoso daimyō Oda Nobunaga, lanzó un ataque contra Iga, provocando la Guerra Tenshō Iga, durante la cual los ninjas se defendieron a base de pólvora y emboscadas nocturnas. “En aquella batalla los ninjas de Kōga lucharon junto a ellos, por supuesto”, dice Yamada.

En 1582 Tokugawa Ieyasu, figura central de la historia posterior de Japón, recibió noticias del Incidente de Honnō-ji (en el que su aliado, Oda Nobunaga, se vio obligado a suicidarse), escapó cruzando las montañas de Iga, ayudado por los ninjas de Iga y Kōga, y pudo llegar a su Mikawa natal (la actual prefectura de Aichi). Tokugawa quedó tan impresionado por los ninjas que continuó utilizándolos a su servicio, por ejemplo como guardianes del castillo de Edo. Las actividades de la organización comenzaron a hacerse conocidas de este modo, y otros daimyōs empezaron a contratar ninjas como guardas y guardaespaldas. Es por eso que existen por todo Japón topónimos relacionados con Iga y Kōga.

En el Pueblo Ninjutsu de Kōga se puede trepar por paredes de piedra al estilo ninja

Los ninjas no pelean

“Las gentes de Iga y Kōga trabajaban de día en los campos y otras faenas similares. Cuando llegaba la tarde se reunían y entrenaban para prepararse para sus obligaciones”, dice Yamada.

La primera y más importante misión de los ninjas era conseguir información y hacérsela llegar a su señor. Para ello debían evitar el conflicto en la medida de lo posible y regresar con dicha información. Cuando se hallaban en territorio hostil no había forma de saber cuándo serían atacados por el enemigo, o qué podía ocurrir. Su entrenamiento diario no se basaba en atacar y derrotar a enemigos, sino más bien en mejorar las capacidades defensivas necesarias para escapar de ellos.

No trataban únicamente de aumentar la fuerza de sus músculos y su resistencia, sino que buscaban la forma de mejorar al máximo sus capacidades físicas mediante el uso de todo el cuerpo y el control preciso de la respiración. Los ninjas también preparaban su mente, además de su cuerpo, para llevar a cabo sus peligrosas misiones. Gracias a su entrenamiento diario lograban una flexibilidad mental que les permitía permanecer en calma en cualquier situación.

Los shuriken eran armas apenas utilizadas en combate real (imagen de la zona de lanzamiento de shuriken del Pueblo Ninjutsu de Kōga)

Se dice que la labor de los ninjas se veía complementada por su originalidad y su curiosidad hacia las ciencias. Además de mejorar sus habilidades, se dedicaban a reunir información y recopilar conocimientos; así fue como nació el ninjutsu, el arte marcial de los ninjas, que podría también denominarse arte de la supervivencia. Entre sus técnicas destacan el uso de los puntos débiles psicológicos del enemigo y sus puntos ciegos. Las famosas técnicas de invisibilidad se basan sobre todo en el empleo de dichos puntos en el enemigo, y de este modo el ninja es capaz de desaparecer de su vista.

“Los ninjas de Iga y Kōga sabían muchísimo sobre pólvora, medicina y sustancias similares. Como se encontraban cerca de Kioto les resultaba fácil aprender sobre armas de fuego y demás, y conseguían conocimientos médicos de los monjes itinerantes; su gran amor por el aprendizaje los llevó a estudiar también textos budistas. Se cree que se dedicaron a experimentar una y otra vez con explosivos, ya que sabían que los cambios en la composición y la preparación de la pólvora producen diferentes resultados. Fueron capaces por tanto de crear herramientas fundamentadas en la ciencia, como antorchas resistentes al viento, o fuegos que creaban rectas columnas de humo”, dice Yamada.

Las ropas y los utensilios de los ninjas estaban cargados de usos especiales (exposición en el Museo Ninja Igaryū)

El espíritu ninja pervive

El ninja era una persona a servicio de su señor, y mientras lograra vivir lo suficiente como para llevarle la información necesaria, con eso bastaba. No era un superhéroe con fuerza sobrehumana, sino “gente con una gran fuerza para vivir, entrenados también para sobrevivir”, según el profesor Yamada. Al menos, esos son los hechos que se desprenden de su investigación.

“Hoy día el mundo es un lugar muy cómodo, y si los humanos seguimos por este camino llegaremos a ser incapaces de hacer nada por nosotros mismos. Creo que nosotros, que tenemos una vitalidad algo debilitada, podemos aprender muchas cosas de los ninjas: su laboriosidad, su forma de resistir ante la adversidad, y su voluntad de sobrevivir en cualquier circunstancia”, asegura Yamada.

En el Museo Ninja Igaryū

Texto: Satō Narumi
Imágenes: Ōshima Takuya

  • [06.10.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Pueblos ninja: una visita a Iga y KōgaLos ninjas camparon por Japón desde el periodo Nanboku-chō hasta la era Edo. De entre todos ellos, los ninjas de Iga y Kōga tenían fama de ser los grupos más fuertes. Un visitante que se acerque a las instalaciones existentes en ambas zonas podrá probar las actividades cotidianas de estos guerreros, y practicar con sus armas y artilugios.
  • Más allá de La gran ola: Hokusai en el Museo Británico“Hokusai: más allá de La gran ola” es una exposición del Museo Británico de Londres dedicada al pintor de grabados en madera Katsushika Hokusai. Cuenta con obras de las tres últimas décadas de la notable carrera de Hokusai, e incluye una excelente impresión temprana de la famosísima gran ola de Kanagawa, considerada una de las imágenes artísticas más reproducidas del mundo. Más de un siglo después de la profunda influencia que Hokusai ejerció sobre el arte occidental a través de Van Gogh y los impresionistas, se remonta de nuevo en la ola de la popularidad.
  • Mikimoto Kōkichi: el Rey de las Perlas y su museoLa humilde ostra Akoya que crece en las bahías de la prefectura de Mie produce las más preciadas gemas del mar: perlas. Un siglo después de que Mikimoto Kōkichi perfeccionara su método para cultivar perlas esféricas, la prefectura es hogar de un museo que honra su trabajo y la belleza que este ha hecho posible.
  • Un vistazo a la cultura de las perlas de la prefectura de MieSe necesita talento humano, un don de la naturaleza y más de cuatro años para producir una perla perfecta. Visitamos una comunidad famosa por estos lustrosos tesoros, para aprender más sobre su producción y sus prospectos de cara al futuro.
  • La tradición de las “amas" sigue viva en los mares de MieLa prefectura de Mie es el hogar de unas 1.000 amas, las buceadoras a pulmón que mantienen vivo un tipo de pesca con más de tres mil años de historia. Hoy solo quedan unas 2.000 en todo Japón, un descenso pronunciado desde las más de 17,000 que había hace medio siglo. A medida que las amas envejecen, ¿qué se puede hacer para mantener esta profesión tradicional a flote?

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia