Panorama Tradiciones “cool”, el modernismo de la belleza tradicional
Mikimoto Kōkichi: el Rey de las Perlas y su museo

Julian Ryall [Perfil]

[24.08.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | Русский |

La humilde ostra Akoya que crece en las bahías de la prefectura de Mie produce las más preciadas gemas del mar: perlas. Un siglo después de que Mikimoto Kōkichi perfeccionara su método para cultivar perlas esféricas, la prefectura es hogar de un museo que honra su trabajo y la belleza que este ha hecho posible.

Creador de una lustrosa industria

Los cultivadores de perlas que se ganan la vida en las centelleantes aguas de la prefectura de Mie tienen una gran deuda con la paciencia y perseverancia de Mikimoto Kōkichi (1858-1954), allí nacido.

Una estatua de Mikimoto Kōkichi, el “Rey de las Perlas”.

Hijo mayor del propietario de un restaurante de fideos udon, en la actual ciudad de Toba, se hizo mercader de productos marinos de la prefectura de Mie en la década de 1880; vendía orejas de mar y pepinos de mar secos en el lejano Tokio. Se cuenta que durante uno de sus viajes Mikimoto quedó fascinado por las perlas, las cuales eran en aquel tiempo aún más preciadas que hoy día, dado que nunca se habían cultivado con éxito.

Se habían realizado grandes esfuerzos en ese sentido, sobre todo en Europa, pero ningún intento había dado fruto. Resuelto, Mikimoto empezó a criar ostras Akoya en la bahía de Ago. Tras cinco años de ensayo y error había logrado producir perlas hemisféricas que crecían como ampollas unidas a la parte interior de la concha de la ostra. Pero el avance para el que había estado trabajando no estaba lejos.

Cientos de ostras Akoya cuelgan bajo las barcazas que flotan en la bahía de Ago.

Mikimoto comparte podio con otros dos investigadores de perlas activos en los albores del siglo veinte: Mise Tatsuhei (1880-1924) y Nishikawa Tōkichi (1874-1909). Estos dos hombres presentaron en 1907 sendas patentes de técnicas para crear perlas esféricas; tras llegar a un acuerdo para cooperar en el desarrollo de perlas, el “método Mise-Nishikawa” comenzó a ganar fuerza en la industria. Pero fue Mikimoto quien unió sus propios descubrimientos al trabajo de ellos para recibir en 1916 una patente del cultivo de perlas redondas en manto de ostras, lanzando de ese modo el primer negocio comercialmente viable de perlas esféricas.

Métodos para cultivar perlas en la edad moderna

Un siglo más tarde, el método pionero de Mikimoto, reverenciado como el “Rey de las Perlas”, aún se usa. Y aunque buena parte del proceso de cultivo de una perla aún se realiza de forma tradicional, cada vez se usa más tecnología para proteger a las ostras.

Moluscos y los sensores del sistema “Shell-Lingual”.

Un sistema de alerta, denominado “Shell-Lingual”, se ha desarrollado para avisar a los cultivadores cuando las condiciones del agua en la que crecen las ostras se están deteriorando. Los cambios medioambientales pueden afectar a la importantísima cantidad de oxígeno en el agua, o provocar la llegada de una “marea roja” de algas u otras toxinas; todo ello puede representar un peligro para los moluscos.

Se colocan sensores en un cierto número de ostras para permitir a los cultivadores monitorizar la amplitud de la apertura del caparazón. Una apertura y cierre rápidos indican que las ostras se encuentran en peligro; se envía automáticamente un mensaje a los móviles de los cultivadores, lo cual les permite mover los moluscos a otra parte de la bahía o colocarlos a diferente profundidad.

Un escaparate para el arte de la industria

Hoy día la pequeña isla junto a Toba en la que Mikimoto realizó sus descubrimientos se ha convertido en un museo en su honor. En los albores del cultivo de perlas no se permitía la entrada en la isla a extraños. Eso cambió en 1951, no obstante, y los millones de visitantes que han acudido desde entonces han incluido a reinas, príncipes, estadistas y reyes de los negocios, todos ellos atraídos por estas hermosas esferas traslúcidas.

El Museo Mikimoto de Pearl Island describe cómo se cultivan estas brillantes esferas.

La planta baja del Museo de las Perlas Mikimoto cuenta con exposiciones que describen cómo cultivó Mikimoto una perla por primera vez. Existen unas 100.000 variedades diferentes de ostras, pero solo seis de ellas son aptas para el cultivo de perlas. Mientras que los cultivadores de Mie usan por lo general ostras Akoya, las ostras de bordes negros de Tahití son las favoritas para lograr perlas negras, y las ostras de mayor tamaño y bordes blancos crean las grandes perlas de los Mares del Sur.

Los visitantes del museo aprenden cómo se cultivan las perlas usando técnicas inventadas por Mikimoto Kōkichi.

La exposición muestra cómo un mero 5 % de las ostras que se cosechan contienen perlas perfectas, mientras que hasta un 50 % muere en el proceso. Las perlas imperfectas no se desechan, sin embargo, sino que se utilizan para suplementos médicos y, más recientemente, para cosméticos.

Las ristras de perlas vienen en diferentes tonos.

El museo también muestra cómo se seleccionan las perlas para insertarlas en hilos de seda; los encargados de la selección deben tener buen ojo para elegir perlas de lustre, color y tamaño similar. La zona inferior del edificio también tiene una extensa colección de fotos relacionadas con la industria de la perla de todo el mundo, incluyendo imágenes de las famosas mujeres ama, las buceadoras de la prefectura de Mie.

Algunas mujeres muestran el estilo de buceo ama junto a Mikimoto Pearl Island, isla ubicada junto a la ciudad de Toba, prefectura de Mie.

En el nivel superior del museo, los visitantes pueden admirar las obras de arte en que pueden convertirse las perlas. El museo empezó a reunir muestras de joyería fina en la que se usan perlas en 1985 y cuenta ya con una colección de cerca de 250 obras. Las exposiciones incluyen un broche de oro del sur de Alemania que data de 1600 y contiene perlas y jade. También hay una cruz maltesa con perlas y esmeraldas incrustadas, fabricada en Inglaterra alrededor de 1830.

Una asombrosa biwa creada con palisandro shitan y karin (Pterocarpus indicus), con incrustaciones de oro, platino, nácar de sazae, 6.284 perlas Akoya y 4.408 diamantes con un total de 220 quilates.

Los artesanos de Mikimoto han creado también un buen número de impresionantes obras de arte de mayor tamaño, entre las cuales se halla una reproducción de la invaluable biwa (simiar a un laúd) que se ha conservado en el Depósito Shōsōin, así como una recreación de una corona bizantina de la Edad Media que se tardó 14 meses en fabricar, y cuenta con 796 perlas de la máxima calidad y 17 diamantes.

Una corona fabricada por los diseñadores de Mikimoto en 1979 cuenta con 796 de las mejores perlas cultivadas por la empresa, y 17 resplandecientes diamantes.

Información adicional:

Mikimoto Pearl Island (Museo de las Perlas)

Dirección: Mikimoto Pearl Island, 1-7-1 Toba, prefectura de Mie, Japón
Teléfono: +81 599 25 2028
Página web: http://www.mikimoto-pearl-museum.co.jp/en/index.html


(Traducido al español del original en inglés. Imagen del encabezado: el lustre de las perlas llevaba siglos cautivando a la gente cuando Mikimoto Kōkichi perfeccionó su técnica para crear de forma fiable estas gemas esféricas del mar. Todas las imágenes © Motono Katsuyoshi)

Etiquetas:
  • [24.08.2017]

Corresponsal de Japón y Corea del Sur para el periódico londinense Daily Telegraph. Se licenció en la Universidad de Wolverhampton y obtuvo la maestría en periodismo en la Universidad de Central Lancashire. Nacido en Londres. Llegó a Japón en 1992 y actualmente reside en Yokohama. Colabora como periodista independiente en periódicos como el South China Morning Post.

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Más allá de La gran ola: Hokusai en el Museo Británico“Hokusai: más allá de La gran ola” es una exposición del Museo Británico de Londres dedicada al pintor de grabados en madera Katsushika Hokusai. Cuenta con obras de las tres últimas décadas de la notable carrera de Hokusai, e incluye una excelente impresión temprana de la famosísima gran ola de Kanagawa, considerada una de las imágenes artísticas más reproducidas del mundo. Más de un siglo después de la profunda influencia que Hokusai ejerció sobre el arte occidental a través de Van Gogh y los impresionistas, se remonta de nuevo en la ola de la popularidad.
  • Un vistazo a la cultura de las perlas de la prefectura de MieSe necesita talento humano, un don de la naturaleza y más de cuatro años para producir una perla perfecta. Visitamos una comunidad famosa por estos lustrosos tesoros, para aprender más sobre su producción y sus prospectos de cara al futuro.
  • La tradición de las “amas" sigue viva en los mares de MieLa prefectura de Mie es el hogar de unas 1.000 amas, las buceadoras a pulmón que mantienen vivo un tipo de pesca con más de tres mil años de historia. Hoy solo quedan unas 2.000 en todo Japón, un descenso pronunciado desde las más de 17,000 que había hace medio siglo. A medida que las amas envejecen, ¿qué se puede hacer para mantener esta profesión tradicional a flote?
  • Obis con bordados palestinos: el reto de Yamamoto MakiYamamoto Maki se enamoró de la vistosidad de los bordados tradicionales de Palestina y se propuso incorporarlos en los obis de los kimonos japoneses. Se desplazó a los Territorios Palestinos, donde aprendió de las artesanas locales, además de pensar en la forma de hacer que las mujeres que viven en esta zona en conflicto puedan ganarse la vida.
  • Curtis Patterson: manteniendo viva la tradición musical del ‘koto’Curtis Patterson, nacido en Chicago, lleva viviendo en Japón desde 1986, dedicado a la interpretación y composición de música para koto. Además, se entrega con pasión a la enseñanza y preparación de las nuevas generaciones de músicos del tradicional instrumento.

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia