Panorama El mundo del zen
“Hacer de la derrota una victoria” (parte 2): Yamaoka Tesshū

Demachi Yuzuru [Perfil]

[17.04.2017] Leer en otro idioma : 日本語 | Русский |

El Zenshō-an es un templo situado en la zona de Yanaka, en Tokio, famoso por tener entre sus visitantes asiduos a personalidades como el primer ministro Abe Shinzō. En el anterior artículo les presentamos cómo uno de los monjes de este templo, Yamamoto Genpō, influyó para poner punto final la guerra. En esta nueva entrega nos trasladamos al período Edo para conocer cómo Yamaoka Tesshū logró rendir el castillo de Edo sin derramamiento de sangre.

Yamaoka Tesshū, un samurái que sirvió en el sogunato de los Tokugawa, ejerció de profesor particular del Emperador Meiji cuando este tan solo contaba con 21 años, poco después de la Restauración Meiji, y logró ganarse su confianza hasta tal punto que pudo amonestarlo por una borrachera de sake. En 1883, después de abandonar su cargo en el Ministerio de la Casa Imperial, compró un terreno en Yanaka para construir el Zenshō-an, un lugar para rezar por las almas de los caídos durante la Restauración Meiji. Fue el fundador de este templo del budismo zen.

(Arriba) El Zenshō-an visto desde la entrada. (A la izquierda, abajo) En uno de los pilares que se conservan del momento de la fundación del templo se puede ver cincelado con la letra de Yamaoka Tesshū el sobrenombre del Zenshō-an, “Fumonzan”. (A la derecha, abajo) Una lápida en memoria de Yamaoka Tesshū. El título del epitafio es de la letra del noble y político Arisugawa-no-miya Taruhito Shin’nō y el poema es de la de Katsu Kaishū.

Yamaoka Tesshū, el hombre que logró que el castillo de Edo se rindiese sin derramamiento de sangre

Una fotografía de Yamaoka Tesshū que se cree que fue tomada durante los últimos días del Gobierno del shogún. (Fotografía por cortesía del sitio web de la biblioteca de la Dieta)

En la guerra Boshin combatió el ejército del nuevo Gobierno formado principalmente por los señores feudales de Satsuma y Chōshū contra las antiguas fuerzas del bakufu, el Gobierno del shogún. El último shogún, Tokugawa Yoshinobu, se convirtió en enemigo del Emperador después de una aplastante victoria de las fuerzas gubernamentales en la primera batalla de Toba-Fushimi que tuvo lugar a finales de enero de 1868. El ejército del nuevo Gobierno trató de invadir Edo seguidamente con unos 50.000 hombres. Se decidió llevar a cabo una ofensiva total el 15 de marzo.

Katsu Kaishū, que entonces era un alto cargo en las fuerzas del shogún, se puso manos a la obra para evitar esta ofensiva y preparó una carta en la que expresaba la subordinación de Tokugawa Yoshinobu. El destinatario era Saigō Takamori, uno de los hombres más poderosos del ejército del nuevo Gobierno que estaba asentado con los suyos en la provincia de Sunpu (hoy Shizuoka). Katsu le encargó llevar esta carta a Yamaoka Tesshū. El 9 de marzo Tesshū llegó a Sunpu, donde se encontró con Saigō Takamori y le pidió sin demora que pensase si quería llevar a cabo el ataque de esa forma.

Saigō Takamori contestó lo siguiente: “Nunca he pretendido causar una insurrección en el país. Pero atacaré para hacer frente a estas personas sin escrúpulos.”

La respuesta de Tesshū no se hizo esperar: “Tokugawa Yoshinobu muestra su voluntad de subordinación y está esperando la respuesta del Emperador en el Kan’ei-ji de Ueno. Aunque nos cueste la vida, cumpliremos con el mandato del Emperador.” “Si no se acepta la voluntad de Yoshinobu, no quedará otro remedio. A mi solo me quedará morir. En este caso, aunque la casa Tokugawa está debilitada, no seré solo yo el que esté dispuesto a morir, pues me seguirán 80.000 abanderados. ¿Querrá atacar aún sabiendo esto?.” “Solo espero que Edo no se convierta en un mar de fuego. Por favor, ayude al pueblo”, imploró el samurái.

Saigō Takamori se marchó y después de consultar con el Estado Mayor, prometió detener el ataque si se aceptaban una serie de condiciones.

Gracias al trabajo de Yamaoka Tesshū, Saigō Takamori y Katsu Kaishū pudieron mantener una reunión los días 13 y 14 de marzo. Gracias a esto se logró evitar el ataque total al castillo de Edo que estaba planeado para el día 15.

Katsu invitó a Saigō a que le acompañase al atardecer al pequeño monte Atago situado a un kilómetro al sur del castillo de Edo. Saigō Takamori susurró “Sin duda los Tokugawa cuentan con un excepcional vasallo”, y Katsu le preguntó a quién se refería. “Me refiero a Yamaoka, una persona para la que los fines están antes que la vida misma, su reputación o el dinero, ya que si no fuese ese tipo de persona no podría tratar temas de tanta importancia en estos tiempos que corren”, contestó Saigō.

Japón logró por muy poco evitar una guerra civil. El país podría haber terminado con su territorio dividido y convertido en una colonia si se hubiese lanzado a una guerra civil, dado que el Reino Unido apoyaba al ejército del nuevo Gobierno y Francia estaba con las fuerzas del bakufu.

(A la izquierda) Saigō Takamori. (A la derecha) Katsu Kaishū. (Fotografía por cortesía del sitio web de la biblioteca de la Dieta)

Una gran obra que no es de derechas ni de izquierdas

Yamaoka Tesshū sirvió al Emperador Meiji durante 10 años como chambelán. Ocupó varios cargos en el Ministerio de la Casa Imperial, y tras retirarse le fue otorgado el título de vizconde. (Fotografía por cortesía del sitio web de la biblioteca de la Dieta)

Tras la Restauración Meiji, Yamaoka Tesshū recibió especialmente un gran apoyo de los derechistas y de todas las personas que se consideraban muy patriotas. Sin embargo, en el apogeo de la democracia durante la posguerra la figura de Tesshū cayó en el olvido. Todo lo relacionado con la derecha se convirtió en tabú.

Yamamoto Genpō fue considerado una persona de derechas. No cabe duda que esto se debe a la impronta que dejó su relación con personas como Yotsumoto Yoshitaka. Y eso a pesar de que también tuvo una estrecha relación con figuras más progresistas de la cultura como Iwanami Shigeo o Abe Yoshishige.

Podría ser un buen momento para abandonar el discurso del antagonismo entre la derecha y la izquierda que ha atravesado la historia moderna de Japón.

Si echamos la vista atrás y analizamos los actos de las personas que tomaron decisiones políticas fundamentadas en la idea de “hacer de la derrota una victoria”, con ejemplos como la rendición incondicional en la Segunda Guerra Mundial o la rendición del castillo de Edo sin derramamiento de sangre, nos daremos cuenta de la debilidad argumental de los que lo dividen todo en cuestiones de “derechas” o de “izquierdas”.

Japón puso en marcha la Restauración Meiji y la reconstrucción de posguerra tras tomar decisiones vitales. Es natural que ambas resoluciones sean altamente valoradas en la historia universal. Los importantes actos de estos dos hombres vinculados al Zenshō-an son dignos de admiración. Sin duda el espíritu del zen estaba dentro de ellos.

La lápida de Yamaoka Tesshū, en medio del cementerio del Zenshō-an.

Texto: equipo editorial de Nippon.com

  • [17.04.2017]

Nace en 1964 en la ciudad de Takaoka, en la prefectura de Toyama. Se gradúa en Economía y Política en la Universidad de Waseda. En 1990 comienza a trabajar en la agencia Jiji Press. Después de ejercer como corresponsal en Nueva York, comienza a trabajar en TV Asahi en 2001, donde trabaja en las secciones de economía y de informativos antes de pasar a formar parte de la redacción del programa Good! Morning, donde desempeña su labor actualmente. Después del Gran Terremoto del Este de Japón de 2011 comienza su actividad como escritor. Es autor de Seihin to fukkō, Dokō Toshio 100 no kotoba (Vida austera y reconstrucción, 100 palabras de Dokō Toshio; Bungei Shunjū), Keiki wo shikaketa otoko “Marui” sōgyōsha Aoi Chūji (El hombre que orientó el mercado - El fundador de Marui Aoi Tadaharu; Gentōsha), entre otras de sus muchas obras sobre personalidades de la economía. Es además colaborador de publicaciones como Ushio, Voice o Kita Nihon Shinbun, para las que envía regularmente artículos con entrevistas a figuras de primer nivel de las empresas y sobre la revitalización regional, entre otros..

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • “Hacer de la derrota una victoria” (parte 1): Yamamoto Genpō y la influencia del Zenshō-anEl Zenshō-an es un templo situado en la zona de Yanaka, en Tokio, que apenas destaca por su aspecto. Sin embargo, es conocido por ser un lugar al que acuden para practicar la meditación muchos políticos y burócratas de renombre. No sería una exageración afirmar que las decisiones de dos hombres que tenían relación con este templo lograron salvar a Japón. En este primer artículo comenzamos con la historia de Yamamoto Genpō.
  • Vocabulario zen (1): “ichigo ichie”La terminología del zen emplea expresiones muy sucintas que concentran conceptos relativos al estado mental o la iluminación, y que nos ayudan a interpretar las complejas enseñanzas de su filosofía. El autor de manga brasileño Angelo Mokutan ha creado una serie de tiras cómicas que escenifican distintos conceptos del zen. La primera entrega tiene como tema el proverbio ichigo ichie, literalmente ‘una vida, un encuentro’.
  • El budismo zen de Hakuin Ekaku: el origen del “mindfulness” o conciencia plenaEl budismo zen, con una gran influencia en la sociedad y la cultura japonesas, ha comenzado a tener repercusión también en Europa y Norteamérica de la mano del mindfulness o conciencia plena. Buscamos los orígenes de esta corriente, cuyos atractivos se ven reflejados en la tremenda humanidad de sus maestros en la actualidad.
  • El zen se transforma y difunde por el mundo: el caso de Steve JobsEl zen está revalorizándose. Antes se miraba como algo oriental, misterioso, que atraía desde el punto de vista cultural. Ahora, muchos están empezando a encontrar en él aplicaciones mucho más prácticas. En la serie que abrimos con este artículo, partimos de la figura de Steve Jobs para exponer el momento actual del zen, la meditación y el mindfulness.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia