Panorama El agua en Japón
G-Cans: el “templo subterráneo” que protege Tokio de las inundaciones
[02.03.2017] Leer en otro idioma : 日本語 | FRANÇAIS | Русский |

El tanque de regulación del agua es famoso por parecer un gigantesco templo subterráneo. Sin embargo, las capacidades y los logros de G-Cans, el Canal Subterráneo de Descarga de la Zona Exterior Metropolitana de Tokio, no son apenas conocidos. Presentamos las instalaciones subterráneas de prevención de inundaciones más grandes del mundo, gracias a las cuales se han reducido enormemente los daños por inundaciones en los diez años que llevan en funcionamiento

La “meca del tokusatsu

En un rincón de un campo de fútbol cercano al río Edogawa hay una caseta de aspecto anodino. Si descendemos los 116 escalones que empiezan en ella llegaremos a un enorme espacio subterráneo de 177 metros de longitud, 78 de anchura y 18 de altura. En él hay 59 columnas de cemento de 500 toneladas cada una, perfectamente ordenadas. Este lugar, que recibe el apodo de “templo subterráneo” por su majestuoso ambiente, es el tanque de regulación del Canal Subterráneo de Descarga de la Zona Exterior Metropolitana de Tokio, conocido también como G-Cans, al que acuden visitantes entusiastas de todo el mundo. Se encuentra en la ciudad de Kasukabe, en la prefectura de Saitama. Ha recibido el sobrenombre de “meca del tokusatsu” (efectos especiales prácticos) por ser en numerosas ocasiones la localización de rodajes de populares series de televisión como Kamen Rider, y se utiliza a menudo para hacer sesiones fotográficas y rodajes de revistas de moda, videoclips musicales de artistas, películas, etc.

El fantasmagórico tanque de regulación de agua

En la sala de control del tanque de regulación de agua del G-Cans también existe un museo: el llamado Ryū Q Kan (pronunciado “ryū kyū kan”). En él el visitante puede informarse sobre las instalaciones del lugar y observar una exposición, y posteriormente entrar en el propio tanque, una actividad tan popular que resulta muy difícil conseguir reserva. Se abre al público solamente entre semana (y, de forma tentativa, un sábado cada mes), y en ocasiones se cancelan las visitas debido al funcionamiento regular de las instalaciones o a inspecciones; sin embargo, desde que abriera al público el G-Cans ha recibido más de 400.000 visitantes. Está permitido sacar fotografías, de modo que los aficionados al tokusatsu y los niños pueden retratarse en los lugares que aparecen en sus series favoritas, posando con las armas de sus héroes o con figuras de los mismos.

Arriba a la izquierda: la superficie que se encuentra sobre el tanque se utiliza como campo de fútbol; la caseta que se encuentra junto al mismo es la entrada al subterráneo. Arriba a la derecha: tras descender 116 escalones se llega al templo subterráneo. Abajo: el día que visitamos el lugar abrieron una sección del techo para bajar algo de maquinaria. Fue una oportunidad única para ver el tanque iluminado por luz natural

Yabe Takayuki, empleado en la Oficina del Río Edogawa, de la Agencia de Desarrollo Regional de Kantō, Ministerio de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo, cuenta lo siguiente.

“A medida que la parte visual del tanque iba dando que hablar, el número de visitantes a las instalaciones crecía. El hecho de visitar el museo y ver la exposición y las imágenes no solo proporciona información sobre los resultados que se logran con nuestra maquinaria, sino que también ayuda a transmitir temor hacia las inundaciones, y a crear conciencia para la prevención de desastres. Por eso colaboramos activamente en los textos y las imágenes de los medios de comunicación”.

Arriba a la izquierda: el señor Yabe, jefe de la primera sección de gestión del G-Cans, nos sirvió de guía en nuestra visita. Arriba a la derecha: Yabe junto a los pilares del tanque de regulación de agua, para comparar el tamaño. Debajo: fuera de la impoluta zona de observación el suelo está cubierto de agua y arena, como si el lugar hubiera sufrido una terrible inundación

  • [02.03.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Agua corriente de Japón: segura y de buen saborEl agua corriente que sale del grifo es un bien familiar, pero incluso en ella podemos apreciar el peculiar gusto por el detalle de los japoneses. El objetivo es lograr un agua segura y digna de confianza, pero también de buen sabor. El Departamento de Aguas de Tokio se esfuerza con tesón por lograr ese objetivo.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia