Panorama Grandes figuras de la historia de Japón
Natsume Sōseki, un escritor contemporáneo eterno y universal
[09.02.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | FRANÇAIS | Русский |

En 2017 se cumplen 150 años del nacimiento de uno de los grandes escritores modernos de Japón, Natsume Sōseki. Pese a haber nacido en los últimos años del período Edo (1603-1868), su obra sigue conmoviendo a los japoneses hoy y continúa siendo valorada en todo el mundo. Reflexionamos aquí sobre los 49 años de vida de Sōseki y sus obras que describen el dolor que conlleva el egoismo y la soledad.

Natsume Sōseki (su nombre real era Natsume Kinnosuke) es el escritor más representativo del Japón moderno. Nació el 9 de febrero de 1867 en el último año del período Edo, hoy hace 150 años, y falleció a los 49 años el 9 de diciembre de 1916, hace 100 años. Aunque se trata de un escritor de hace un siglo, los japoneses de hoy a duras penas notan el paso del tiempo por la obra de este escritor contemporáneo eterno. En China y Corea del Sur también es aceptado como un escritor universal, y en Occidente es valorado como un pionero de las letras del siglo XX. Se podría decir que las novelas de Sōseki son las primeras obras que el Japón moderno aportó a la literatura universal.

De niño solitario a filólogo de lengua inglesa

Un monumento de Kikuichō, Shinjuku, indica el lugar de nacimiento de Natsume Sōseki.

Natsume Sōseki nació en febrero de 1867 el el barrio de Babashita-yokomachi del distrito de Ushigome en la antigua Edo (hoy la zona de Kikuichō en Shinjuku, Tokio). Era el quinto hijo varón de Natsume Naoyoshi, pero pronto fue adoptado y criado por un matrimonio amigo de la familia. El regreso años después a la familia Natsume y otras circunstancias le hicieron vivir una infancia difícil. De esta soledad nació su fuerte voluntad de independizarse.

Después de cambiar de escuela en varias ocasiones atendiendo a las necesidades de sus padres, Sōseki ingresó en una escuela de secundaria en Tokio, para estudiar a continuación la lengua china en la que entonces era conocida como la academia Nishōgakusha, y la lengua inglesa en la academia Seiritsugakusha, ingresando a los 17 años en la escuela preparatoria para la universidad. A partir de 1890 estudia Filología Inglesa en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Imperial (posteriormente la Universidad Imperial de Tokio), y en 1893 comienza a estudiar un posgrado. Durante su periodo en la escuela preparatoria para la universidad conoce al poeta y modernizador del haiku Masaoka Shiki.

Aunque Sōseki trabajará como profesor de literatura inglesa en adelante, reconocerá que comenzó a estudiar chino en la academia Nishōgakusha porque en aquella época aborrecía la lengua inglesa. La pasión de Sōseki por la poesía china continuará durante el resto de su vida. Incluso su seudónimo, Sōseki, tiene su origen en un refrán chino de cuatro caracteres que en japonés se leería sōseki chinryū y cuyo significado es “no reconocer la derrota”. Aparentemente Sōseki siguió el legado de los sabios del período Edo cuyos conocimientos básicos estaban en los clásicos chinos.

Natsume Sōseki trabajó como profesor desde su época de universitario. En 1892 comenzó como profesor de inglés en la Escuela Profesional de Tokio (hoy la Universidad de Waseda). En 1893 fue contratado como profesor en la Escuela Superior de Tokio. Kanō Jigorō, director de la escuela en ese momento y conocido por ser el fundador de la gran escuela de judo Kōdōkan, se interesó por Sōseki y le pidió que entrase a formar parte de su plantilla de profesores. En esta época practica también la meditación zen en el pabellón del Kigen-in del templo Engaku-ji en Kamakura.

En 1895 se marcha a la ciudad de Matsuyama para trabajar como profesor en una escuela secundaria de la prefectura de Ehime. Matsuyama era la tierra natal de Masaoka Shiki, adonde el poeta había regresado entonces para curarse de la tuberculosis. En Matsuyama Sōseki se dedicó a organizar recitales de poesía junto a Masaoka Shiki y se volcó en la creación de haikus. Las experiencias que vivió durante esta época se convertirán en la base de una de sus obras más aclamadas, Botchan. En 1896 comienza a trabajar como maestro interino en una escuela secundaria de la prefectura de Kumamoto, aunque poco después toma el cargo de profesor. Es en esta época en la que contrae matrimonio con Nakane Kyōko.

Natsume Sōseki y su característico bigote. (Cortesía de la Biblioteca de la Dieta Nacional)

Su abstracción en el estudio en el Reino Unido le llevó a sufrir de neurastenia

En 1900 Sōseki es enviado por el Ministerio de Educación al Reino Unido para “investigar la lengua inglesa”. Llega a este país a finales de octubre. Allí pasa dos meses junto al químico Ikeda Kikunae, también destinado allí. Ikeda descubrirá el ácido glutámico, la base del sabor umami y creará el condimento aji-no-moto. Pero por su mentalidad liberal, Ikeda no se centra solo en su especialidad, sino que tiene también conocimientos profundos de la filosofía, lo que se convierte en un estímulo intelectual para Sōseki.

El resto del año que pasa en el Reino Unido Sōseki lo dedica en cuerpo y alma al estudio. Su fervoroso estudio centrado en el problema de definir qué es la literatura cristalizará finalmente en su obra Crítica literaria (Bungakuron). En esta época su neurastenia empeora, lo que alimenta las sospechas del Ministerio de Educación sobre sus problemas psiquiátricos.

Una estatua de bronce del autor en el Parque Sōseki, en el área de Waseda Minamichō en Shinjuku donde pasó sus últimos días.

El fin de su etapa en la Universidad Imperial, sus comienzos como escritor y su trabajo en el Asahi Shimbun

En enero de 1903 regresa del Reino Unido y comienza a trabajar como profesor interino de instituto y en la Universidad Imperial de Tokio. En enero de 1905 publica el primer capítulo de Soy un gato (Wagahai wa neko de aru) en la revista Hototogisu del poeta Takahama Kyoshi, cosechando excelentes críticas por parte de los lectores. Más tarde publica en la misma revista las novelas La torre de Londres (Rondontō), Botchan y otras obras, aumentando rápidamente su reputación como literato.

En 1906 celebra la primera sesión de su Club de los Jueves (Mokiyōkai) donde se reúne con sus alumnos más cercanos y con jóvenes escritores. Entre ellos están autores como Uchida Hyakken o Nogami Yaeko; filósofos como Abe Yoshishige o Watsuji Tetsurō; y estudiantes que en el futuro se convertirán en reputados literatos como Akutagawa Ryūnosuke o Kume Masao.

Sōseki apareció en los billetes de 1.000 yenes. (© Jiji)

Sōseki abandona en 1907 todos sus puestos de profesor para entrar a trabajar en el diario Asahi Shimbun de Tokio, comenzando de esta forma plenamente su carrera como novelista. Abandonar un puesto académico en un centro educativo más valorado como la Universidad Imperial de Tokio para trabajar como escritor era visto por aquel entonces como una desviación inimaginable desde el punto de vista de la idea de perseguir una trayectoria vital de éxito, y esto se convirtió en la comidilla entre la sociedad de la época. Ese mismo año se muda a Waseda Minamichō en el distrito de Ushigome (hoy Shinjuku), cerca de su casa natal. En este nuevo hogar, que posteriormente será conocido como Sōseki Sanbō, continuará el Club de los Jueves.

En el Asahi Shimbun publicará las novelas Campo de amapolas (Gubijinsō), El minero (Kōfu), Diez noches de sueños (Yumejūya); y su primera trilogía formada por las novelas Sanshirō, Desde entonces (Sorekara) y La puerta (Mon) por entregas.

En 1910, a la edad de 43 años, fue ingresado en un hospital de Tokio con una úlcera en el estómago. Tras ser dado de alta pasó su convalecencia en Shuzenji-onsen (una zona de aguas termales en la ciudad de Izu, en la prefectura de Shizuoka), donde cayó durante un tiempo en estado crítico e hizo llamar a sus amigos y discípulos, que acudieron a toda prisa.

En 1911 el Ministerio de Educación le otorgó el título de doctor, pero Sōseki no lo aceptó. Está decisión vino motivada por el rechazo que el escritor sentía hacia la tendencia de estudiar solo para conseguir títulos académicos de entonces.

Su última trilogía, que completa en 1912 publicándola por entregas en Asahi Shimbun, la componen las obras Al equinoccio de primavera y más allá (Higan Sugi Made), El caminante (Kōjin) y Kokoro. En este período le vuelve a aparecer la úlcera estomacal y empeora su neurastenia. En 1916 comienza a publicar Luz y oscuridad (Meian), pero fallece el 9 de diciembre a los 49 años al agravarse su úlcera, quedando la obra inconclusa. Luz y oscuridad queda interrumpida en su entrega número 188.

La tumba de Natsume Sōseki en el cementerio de Zōshigaya en Tokio.

El egoismo y la soledad, una vía hacia la devoción desinteresada por la naturaleza

Si seguimos la obra de Sōseki podremos observar que tras reflejar el sufrimiento de la soledad y el egoismo que la trae consigo, nos muestra el camino que conduce al lugar en el que se alcanza una devoción desinteresada por la naturaleza, un concepto que él describe con cuatro caracteres: 則天去私 (Sokutenkyoshi).

En Soy un gato el protagonista felino hace observaciones sobre la casa de su dueño, en la que se reúnen los intelectuales más extravagantes, lo que la convierte en una novela muy humorística. La peculiar prosa escrita desde la perspectiva de un gato y una manera fresca inspirada en la forma en la que cuentan historias los artistas de rakugo, atrajeron a una multitud de lectores que auparon a Sōseki a una categoría superior como escritor.

En Almohada de hierba (Kusamakura), retrata a un pintor que no puede soportar la vida en una ciudad de Tokio excesivamente modernizada y decide marcharse a una zona de aguas termales, donde se enfrenta a los deseos mundanos y a una sensación de inhumanidad que trasciende la percepción del bien y del mal.

Como hemos mencionado anteriormente, su primera trilogía la forman Sanshirō, Desde entonces y La puerta. En Sanshirō además de escribir sobre el amor de un jóven sencillo, describe asimismo los riesgos que conlleva que la juventud se comporte como una oveja descarriada. A partir de su novela Desde entonces, introduce en sus historias el elemento del triángulo amoroso compuesto por dos hombres y una mujer. Desde entonces es la historia de un intelectual ocioso, hijo de una familia adinerada, que se enamora perdidamente de la esposa de su amigo, con la que decide emanciparse e irse a vivir. En La puerta cuenta la vida de un funcionario que lleva una vida retirada tras robarle la esposa a un amigo, y que buscará la forma de salvarse de un doloroso sentimiento de culpabilidad.

Su trilogía posterior, compuesta por Al equinoccio de primavera y más allá, El caminante y Kokoro, profundiza aún más en el tema del egoísmo y la soledad. De todas las novelas de Sōseki, Kokoro es la más ampliamente leída hoy en día, e incluso se incluye en los libros de texto de la enseñanza secundaria en la actualidad. La parte central de esta historia se relata en la nota que deja un profesor que decide quitarse la vida y que recibe el protagonista. Este profesor cuenta cómo en su época de estudiante tracionó a un amigo suyo, K, al contraer matrimonio con la esposa de este. K se suicida víctima de la desesperación. Aunque el profesor continúa viviendo en medio de la angustia, sufre debido a la soledad que le ha traído su actitud egoísta y toma la resolución de quitarse la vida con ocasión del fallecimiento del Emperador Meiji.

En su canto de cisne, Luz y oscuridad, trata el tema del egoísmo apoyándose en la relación de un matrimonio mal avenido, y parece que pensaba concluir esta historia con la idea arriba mencionada de la devoción desinteresada por la naturaleza (Sokutenkyoshi).

Esta idea se encuentra en el terreno de los ideales que tenía en mente Sōseki en sus últimos años de vida después de haber continuado desarrollando el tema del egoísmo y la soledad, y trata sobre la liberación del “yo” para llevar una existencia conforme a las leyes de la naturaleza. Se cree que en el fondo de este pensamiento reside la experiencia que Sōseki vivió practicando la meditación zen. Shaku Sōen, el monje superior del templo Engaku-ji que ofició el funeral de Sōseki, consideraba que en esta idea residía “el verdadero espíritu del budismo Mahāyāna”.

Natsume Sōseki a los 45 años llevando un brazalete negro en señal de luto por la muerte del Emperador Meiji en 1912. (Cortesía de la Biblioteca de la Dieta Nacional)

Un autor cada vez más valorado en el extranjero

Aunque la obra de Sōseki no ha alcanzado el éxito en Occidente que ha tenido la de Kawabata Yasunari o Mishima Yukio, varias de sus novelas han sido traducidas a otros idiomas. Además cada vez hay más personas que investigan sobre este autor y su obra es reconocida en más países

En 1965 un investigador de la literatura japonesa del Reino Unido tradujo por primera vez al inglés las obras Botchan y Almohada de hierba. Damian Flanagan, un japonólogo del Reino Unido, publicó una traducción de La torre de Londres en 2005 en la que pone a Sōseki a la altura de otros grandes escritores universales como Shakespeare.

El profesor de literatura japonesa Michael K. Bourdaghs, de los Estados Unidos, coloca a Sōseki entre los padres de la literatura del siglo XX junto a Lu Xun, Franz Kafka y James Joyce. Además considera su Crítica literaria como una obra pionera en el mundo al tratar bajo el prisma de la psicología y la sociología el problema de cómo definir la literatura.

En China Sōseki es el escritor japonés más popular. En los primeros años de la República de China el autor Lu Xun tradujo dos pequeñas obras de Sōseki, y su hermano, Zhou Zuoren, también presentó algunas obras del autor. Hoy casi todas las obras de Sōseki están traducidas al chino, y solo de Soy un gato hay cerca de veinte ediciones distintas.

Sōseki tenía un profundo conocimiento de la poesía china tradicional, escribió más de 200 libros de poesía y escrituras en chino, y al igual que los autores chinos observaba atentamente lo que ocurría en su país y en su sociedad. Esta parece ser la razón por la que los chinos sienten apego hacia el autor. Pero ante todo esta cercanía nace por su carácter de intelectual japonés que vivió en una época agitada de modernización y occidentalización, un fenómeno que también experimentó la China moderna. Podríamos decir que para los chinos Sōseki es un autor cuya universalidad trasciende las diferencias entre ambos países.

Por otra parte, teniendo en cuenta el contexto histórico la difusión de la literatura japonesa en Corea del Sur resultó complicada, y la obra de Sōseki no comenzaría a ser ampliamente leída por los surcoreanos hasta la década de 1990. Hasta el momento se ha publicado una antología de la obra del autor compuesta por 14 volúmenes, aunque a decir verdad su obra es considerada parte de la literatura universal, más que de las letras japonesas.

El 150.º aniversario del nacimiento de Natsume Sōseki, puede ser una oportunidad para volver a descubrir la obra de este autor en Japón y en el resto del mundo.

Un nuevo museo dedicado al autor está siendo construido cerca del Parque Sōseki en Shinjuku. Se espera que abra sus puertas en septiembre de 2017.

Texto: Inoue Yūsuke

 

 

  • [09.02.2017]
Artículos relacionados

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia