Panorama Tokio, ciudad fotográfica
La cultura fotográfica de Japón (2): Hayami Ihiro, fundador de T3 Photo Festival Tokyo
[22.06.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 |

Existen diversos enfoques para acercarse a la fotografía. Entre ellos, destacan los proyectos encaminados a activar ciertas comunidades y los festivales fotográficos. Reflexionamos sobre cómo establecer vínculos entre las imágenes y la sociedad de la mano del director de fotografía Hayami Ihiro.

Hayami Ihiro

Hayami IhiroFundador de T3 Photo Festival Tokyo. Ha sido redactor jefe de la revista de fotografía PHaT PHOTO. En la actualidad, se dedica a actividades sociales en las que se emplean fotografías tomadas por residentes locales y artistas en las localidades de Ōtsuchi, en la prefectura de Iwate, y Shimoda, en la prefectura de Shizuoka. Además, realiza labores de dirección fotográfica como la organización de exposiciones en el extranjero, entre otras.

En busca de los vínculos con la fotografía

Antes de dedicarse a la fotografía, Hayami Ihiro estudió diseño gráfico en una universidad de Estados Unidos. Aunque cada una de las obras que les encomendaban los profesores ponía de relieve el esmero con el que las había elaborado, lo cierto es que tenía compañeros de clase que lo superaban con facilidad. Darse cuenta de esta realidad no le supuso una frustración, pero le sirvió para tirar la toalla y plantearse que sus capacidades quizás estuvieran mejor enfocadas en otra disciplina que no fuera el diseño.

Tras graduarse, regresó a Japón y comenzó a trabajar en CMS, firma en la que continúa a día de hoy. En aquel entonces, lo pusieron a cargo de la venta de publicidad de la revista de fotografía PHaT PHOTO. Sin embargo, a los tres años, comenzó a dudar sobre lo que estaba haciendo, ya que ni estaba aprovechando lo que había aprendido en la universidad ni podía usar el inglés en su trabajo. Era sumamente consciente de que lo que hacía realmente no era su labor.

Le gustaban el diseño y el arte, pero sabía que no debía crearlos. No obstante, esto no significaba que no entendiera a quienes sí se dedicaban a la creación artística. Por ello, llegó a la conclusión de que su misión se vería cumplida si lograba ayudar a la venta de este tipo de obras.

En la misma época en la que se percató de qué era lo que quería hacer, el fabricante de cámaras Ricoh decidió abrir la galería Ring Cube en Ginza, por lo que le surgió la oportunidad de trabajar como director externo durante tres años. Posteriormente, asumió el puesto de redactor jefe de la revista PHaT PHOTO. Los vínculos que estableció, durante dos años, con figuras de la fotografía tanto en Japón como en el extranjero le sirvieron de base para la labor que desempeña en la actualidad.

Una mirada hacia las provincias

El segundo punto de inflexión en su carrera se produjo en 2011, cuando ocurrió el Gran Terremoto del Este de Japón. La residencia de la familia de su esposa sufrió daños, un hecho que le hizo plantearse si había algo en lo que él pudiera ser de utilidad a través de su trabajo. Al mismo tiempo, le surgió la misma cuestión sobre Japón.

El entorno está cambiando en estos momentos, pero, cuando uno visita las provincias, puede ver enseguida pueblos y ciudades cada vez más despoblados en los que se están perdiendo tradiciones con cientos de años de historia. Este fenómeno puede tildarse de verdadero tsunami que va engullendo poco a poco las distintas regiones. Hayami quería servirse de la fotografía para hacer frente a esta realidad; así fue como surgió la iniciativa para la reactivación provincial en localidades como Ōtsuchi, en la prefectura de Iwate, y Shimoda, en la prefectura de Shizuoka.

Cuando trabaja con los residentes y las autoridades de las distintas comunidades, la fotografía no es un medio de expresión, sino una forma de encontrar soluciones a problemas existentes. Por ejemplo, se concede importancia a la capacidad peculiar de las imágenes de servir de registro o recuerdo, así como a los vínculos personales a través de la fotografía. Esto se debe a que, por mucho que uno se esfuerce por sacar algo del uso de esta disciplina en las comunidades, los términos específicos de la fotografía que emplean los especialistas carecen de significado para quienes residen en ellas. Es necesario replantearse la razón de ser del mundo de la fotografía tal y como lo conocemos, sobre la base de que este pueda ser útil para los demás.

De este modo, cuando se enfoca la cámara hacia quienes viven en las provincias, es posible captar unas expresiones magníficas, si bien es cierto que al principio suelen sentirse incómodos. Luego, en realidad, les gusta mucho verse en las fotografías y se sorprenden de cómo han quedado retratados. Esto se debe a que uno no puede observarse a sí mismo y, a diferencia de un espejo, la imagen captada por el fotógrafo refleja la perspectiva de este. Se convierte en una expresión de orgullo; entonces, la fotografía sí cobra sentido para los residentes de las comunidades y se convierte en un mecanismo para percatarse de un valor del que los propios retratados no eran conscientes. Hayami sigue adelante con sus actividades concediendo importancia a este aspecto.

Un encuentro con la fotografía en el parque de Ueno

Puede decirse que Tokio es una urbe que acapara la atención de todo el mundo y tiene un papel preponderante como ciudad principal del continente asiático. Por otro lado, Japón tiene como punto fuerte la capacidad de importar diferentes culturas e incluirlas en la suya propia de forma acertada. Los japoneses interpretan los elementos nuevos a su modo, los aceptan y los integran como su propia cultura. Así es como se han ido fermentando muchas culturas en el país.

Hayami ha sido el artífice de T3 Photo Festival Tokyo, un festival de fotografía celebrado del 19 al 28 de mayo de 2017. El parque de Ueno, lugar elegido para la cita, se convirtió en una sala de exposiciones en la que el público japonés pudo admirar imágenes de alta calidad prácticamente desconocidas. El objetivo de su fundador es que sirva de plataforma para el surgimiento de nuevos valores.

Crear el espacio de exposición teniendo en cuenta al autor

La labor de directores de fotografía como Hayami es posible precisamente por la existencia de quienes captan las imágenes. A la hora de elegir el lugar de celebración de un festival o la forma de presentarlo, es importante realizar una investigación previa, algo que también guarda relación con conceder importancia a aspectos como el sentido del lugar donde se va a celebrar la exhibición y la labor del autor. Realizar una exposición en un lugar público plantea ciertos retos. Hay que reflexionar sobre la perspectiva y el entendimiento de quienes consideran que la fotografía no está relacionada. Se tiene cuidado para evitar que tanto el autor como el público se queden insatisfechos una vez terminada la exhibición. En el caso del artista, se busca que sea un lugar que permita enlazar con el siguiente paso en su carrera y mostrar la labor de un gran profesional y sus magníficas obras. Para que el festival cumpla este objetivo es mucha la labor que se ha de realizar, pero Hayami espera lograr que se convierta en un lugar donde una gran parte del público pueda adquirir nuevos valores.

Texto: Matsumoto Tomoki (T&M Projects)
Imágenes:Takahashi Munemasa

Más información sobre el festival en su sitio web oficial: T3 Photo Festival Tokyo (en inglés y japonés)

(Traducción al español del original en japonés)

Etiquetas:
  • [22.06.2017]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Doce enclaves fotográficos que no perderse (3): el Museo Metropolitano de Fotografía de TokioEl Museo Metropolitano de Fotografía de Tokio es un lugar imprescindible para todos aquellos que quieran conocer la capital japonesa a través de las imágenes. En él, se presentan aspectos de la cultura fotográfica, tanto de Japón como del extranjero, desde una perspectiva única. Merece la pena visitarlo y admirar fotografías históricas, entre otras obras de diverso tipo que han conquistado al público.
  • La cultura fotográfica de Japón (3): Itō Takahiro, conservador del Museo de Fotografía de TokioSon pocos los museos públicos del mundo dedicados a la fotografía y las imágenes de vídeo. En Japón, el Museo de Fotografía de Tokio, reinaugurado tras una reforma en 2016, desempeña un importante papel en la difusión de la cultura fotográfica del país. Hablamos sobre la evolución de esta disciplina con Itō Takahiro, conservador de estas instalaciones y artífice de una muestra en la que se presenta la obra de fotógrafos que desarrollaron su actividad desde la década de 1990.
  • Doce enclaves fotográficos que no perderse en Japón (2): So BooksEsta tienda es el lugar perfecto para quienes busquen un libro de fotografía poco común que regalar. A pesar de su ubicación –un apacible barrio residencial de Tokio–, goza de popularidad entre los jóvenes. El mero hecho de ver la gran cantidad de ejemplares elegidos con ojo crítico por el propietario es motivo de alegría.
  • Doce enclaves fotográficos que no perderse en Japón (1): Restaurante de Fotos MegutamaEste establecimiento es un lugar peculiar tanto en Japón como fuera de sus fronteras por girar en torno al mundo de la fotografía. En él, los clientes pueden degustar platos saludables elaborados con especialidades de temporada mientras hojean los libros de fotografía que más les interesen de una amplia colección formada por 5.000 ejemplares que, además, decora este elegante local.
  • La cultura fotográfica de Japón (1): Iizawa Kōtarō, crítico de fotografíaIizawa Kōtarō es una de las figuras imprescindibles a la hora de hablar acerca de la fotografía en Japón. Dedicado a la crítica fotográfica desde la década de 1980, sus contribuciones a este mundo son destacadas y no se limitan a las publicaciones: también planifica exposiciones y ha fundado la revista trimestral déjà-vu. En esta ocasión, nos habla sobre los vínculos entre la fotografía y Tokio.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia