Panorama El apasionante mundo de la papelería japonesa
TRAVELER’S notebook, cuadernos que transforman el día a día en un viaje

Mitamura Fukiko [Perfil]

[02.08.2017] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 |

Se cumplen 11 años del nacimiento de estos cuadernos de textura natural elaborados con piel de vaca en un taller de Tailandia y pensados para los viajeros. El usuario puede personalizarlos a su gusto y crear así un modelo exclusivo, motivo por el cual estas libretas cuentan con fervientes seguidores en todo el mundo.

La marca japonesa TRAVELER’S notebook cuenta con fervientes seguidores en todo el mundo. Estos cuadernos para viajeros se componen de una sencilla cubierta elaborada con piel de vaca y una simple libreta. No obstante, lo que para unos representa un diseño natural puede resultar tosco y dejar indiferentes a otros. Seúl, Hong Kong, Taipéi, Nueva York, Londres, Berlín y Ámsterdam son algunas de las ciudades en cuyas librerías y hoteles, entre otros establecimientos, se han organizado encuentros para los aficionados a estos artículos, reuniones que se conocen con el sobrenombre de TRAVELER’S Caravan (Caravana del viajero). Cada edición es sinónimo de éxito.

Iijima Atsuhiko nos cuenta cómo surgió la idea de estos cuadernos. Iijima se encarga de la sección especializada en TRAVELER’S en Designphil Inc., una firma que desarrolla su actividad en multitud de campos, siendo el diseño de artículos de papel el principal de ellos.

“En la Feria Internacional de Artículos de Papelería y Escritorio de Tokio (ISOT por sus siglas en inglés) [de 2005], se organizó un concurso de cuadernos pequeños, en formato A5. Pensamos que quizás sería posible crear algo nuevo. Por norma general, cuando se quiere introducir un nuevo producto, se desarrolla teniendo en cuenta el mercado y aspectos de este como las tendencias de la competencia y el rango de precios. Las libretas de la serie TRAVELER’S notebook surgieron precisamente cuando nos alejamos de esa costumbre. Para la cubierta empleamos piel de vaca de Tailandia, mientras que para el interior probamos con el papel MD, exclusivo de nuestra firma”, explica.

La serie de cuadernos TRAVELER’S notebook viene en dos formatos: normal y tamaño pasaporte, con un precio de 4.320 y 3.456 yenes, respectivamente. El papel puede ser de rayas horizontales o tipo diario, entre otros, aunque el original es liso.

Colaboración con un taller artesanal de Chiang Mai

Iijima, que hace algo más de diez años viajaba por negocios a Tailandia con asiduidad, conoció en Chiang Mai un pequeño taller regentado por un matrimonio joven y se enamoró de los materiales que utilizaban allí y de cómo los aprovechaban. Quería crear algo con ellos, un deseo que se materializó en el concurso.

La piel de vaca presenta arrugas, marcas y desigualdades de color. Aunque esto significa que se trata de un material natural, en el mercado japonés, en el que se exige uniformidad en los artículos, puede traducirse en un rechazo por parte de los consumidores. Sin embargo, en el caso de un concurso, no existen este tipo de limitaciones. Iijima se decantó por utilizar el cuero tal cual, con su ‘personalidad’ propia, y lo combinó con un cuaderno de papel MD, un material original de la firma para la que trabaja en el que la tinta apenas se corre ni traspasa la hoja; para cerrarlo empleó una goma.

“Cuando vi el prototipo, me entraron ganas de llevármelo de viaje. Conseguimos un cuaderno japonés con un trocito de Chiang Mai que transmitiera cierto toque de aventuras viajeras”, afirma Iijima.

En el concurso de la ISOT, en el que votaban los visitantes, el cuaderno TRAVELER’S notebook obtuvo el segundo puesto. El modelo salió a la venta en marzo de 2006, un año después. En aquel entonces, la cubierta estaba disponible en dos colores, negro y marrón, y se vendían cinco tipos diferentes de hojas; su precio rondaba los 3.000 yenes, un importe alto para una agenda. No se lanzó una campaña publicitaria llamativa ni se comercializó en todo el país. Además, los puntos de venta eran limitados. A pesar de estos inicios más bien pobres, las libretas han ido ganando una gran cantidad de adeptos, lo cual ha superado todas las expectativas.

“En aquel entonces [en 2006], eran cada vez más las personas que tenían blog. Quienes compraban nuestros cuadernos aprovechaban su sitio web personal para hablar del uso que hacían del producto; así se fue difundiendo por Internet. Coincidió justo con un momento de una edad en la que predomina la digitalización pero, al mismo tiempo, cobraba fuerza la tendencia de replantearse el uso de los artículos de papelería, elementos analógicos. Creo que nos adaptamos bien a la época en la que nos encontramos”, afirma Iijima.

Que los usuarios explicaran en Internet cómo usaban la libreta aficionó a otras personas. A este círculo virtuoso contribuyó también el propio sitio web de TRAVELER’S notebook. En sus inicios, el personal de la firma, principalmente Iijima, subía a la página fotografías, tomadas en lugares a los que iban por negocios, capaces de transmitir esa visión viajera del mundo que representaba el cuaderno. En la actualidad, publican contenidos enviados por los usuarios, por ejemplo, consejos para aprovechar la libreta, imágenes de viajes y artículos varios.

Iijima Atsuhiko posa junto a su amado cuaderno, lleno de coloridas pegatinas y bosquejos que ha dibujado en sus viajes; todo ello conforma una obra de arte.

La diversión de crear un cuaderno exclusivo de cada uno

Tres son los conceptos en los que se basa TRAVELER’S notebook: armonía, viajes y personalizar. El primero hace referencia a la armonía entre Japón y Tailandia, mientras que en el segundo subyacen tanto el deseo de querer llevarse el cuaderno de viaje como el de tener una libreta que permita pasar los días como si se estuviera viajando.

El tercer concepto, el de personalizar, tiene que ver con poder crear una agenda original de cada uno. Cuando uno pone pegatinas de aerolíneas y hoteles en sus maletas, tiene más pruebas de que ha viajado y estas se convierten en algo exclusivo que nadie más posee. Lo mismo ocurre con el cuaderno. Se puede utilizar con delicadeza o sin cuidado alguno. Su simpleza es precisamente lo que permite usarlo con libertad. Es una libreta que se emplea como más le guste al dueño”, explica Iijima.

La creatividad de los usuarios se estimula ofreciéndoles elementos decorativos para el marcapáginas y la goma que sirve de cierre, como colgantes, bolsillos de pegar y cinta de enmascarar.

TRAVELER’S FACTORY, la tienda de gestión directa de la marca, se encuentra escondida en Nakameguro, en Tokio.

El interior del establecimiento, abarrotado con artículos diversos para personalizar los cuadernos y productos relacionados con los viajes, invita a embarcarse en una pequeña aventura.

Los colgantes, de estaño, están inspirados en artículos relacionados con los viajes (cámaras de fotos, maletas…) y se fabrican en Chiang Mai.

Cinta de enmascarar y pegatinas, accesorios para disfrutar utilizando el cuaderno.

En la tienda venden sellos y es posible enviar postales. También se puede estampar con total libertad los sellos que a uno más le gusten.

Artículos de la serie elaborada en colaboración con la aerolínea Pan Am.

En 2011, cinco años después de su puesta a la venta –ya se había afianzado el colectivo de fervientes aficionados a los cuadernos–, se inauguró en Nakameguro, en Tokio, la tienda de gestión directa TRAVELER’S FACTORY, situada en un edificio pequeño y antiguo que antes de ser remodelado albergaba una fábrica de procesamiento de papel. Indudablemente se trata de una fábrica (el nombre del establecimiento podría traducirse como “Fábrica del viajero”). Los cuadernos se caracterizan por su originalidad, mientras que el comercio en su totalidad se convierte en un espacio que despierta emociones por la variedad de artículos que fomentan el espíritu viajero.

Ese mismo año, Seúl y Hong Kong se convirtieron en las primeras ciudades del extranjero en albergar actividades relacionadas con las libretas. Les siguieron Taipéi, Nueva York y tres de las principales urbes europeas. Así se establecen puntos de contacto con los usuarios de otros países. Todas estas citas, en las que pueden participar los seguidores, surgieron del entusiasmo de los propios usuarios.

“[Las actividades] Se organizan a petición de los aficionados de TRAVELER’S notebook de los distintos países”, cuenta Iijima.

La gran cantidad de seguidores que cosecha la serie TRAVELER’S notebook, que no entiende de fronteras, se debe quizás a la solidez de los fundamentos de la marca. Tres son las personas, Iijima incluido, encargadas de todo el proceso, desde el desarrollo de productos hasta la gestión de su producción. Lo mismo ocurre con los diseñadores, que siguen siendo los de la época en que se pusieron a la venta los cuadernos. Un grupo reducido de trabajadores se encarga de velar por los fundamentos de la visión internacional de la marca.

El Aeropuerto Internacional de Narita y la estación de Tokio albergan tiendas de gestión directa también, aunque por el momento no está previsto abrir más establecimientos. La firma atesora a su base de seguidores, amantes de los viajes y deseosos de vivir el día a día como si estuvieran viajando, y se abre paso en los mercados internacionales mediante esas redes.

(Traducción al español del original en japonés con fecha del 19 de junio de 2017. Texto e imágenes de Nagasaka Yoshiki)

  • [02.08.2017]

Escritora natural de la ciudad de Fukuoka y graduada de la Facultad de Arte de la Universidad Tsuda. En la actualidad, escribe sobre una amplia variedad de temas económicos, entre ellos la distribución, para revistas especializadas en este y otros asuntos de la economía. Desde noviembre de 2014 está afincada en Bangkok, desde donde informa sobre el rápido crecimiento económico de esta ciudad del Sudeste Asiático; relata su vida allí en su página web. Entre sus obras, se incluyen Yume to yokubō no kosume sensō (Guerra de sueños y deseos en el mundo de la cosmética; editorial Shinchō Sensho, 2005) y Pokkii wa naze furansujin ni aisarerunoka? (¿Por qué a los franceses les gusta tanto el Mikado; editorial Nippon Jitsugyō, 2015).

Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie
  • Gomas de borrar divertidasLa firma Iwako produce gomas de borrar divertidas a un precio asequible y con multitud de formas: medios de transporte, alimentos, animales como los hámsters y los dinosaurios, artículos de papelería, las tradicionales mochilas escolares randoseru... Están conquistando al público incluso en el extranjero.
  • Cinta de enmascarar mt, la revolución de un artículo otrora industrialLa cinta de enmascarar, un artículo otrora industrial, se ha convertido en un elemento decorativo. Visitamos la oficina central de Kamoi Kakōshi, en Kurashiki (prefectura de Okayama), firma de gran popularidad creadora de la cinta de enmascarar mt, en cuyos coloridos diseños se ha optado por un toque femenino.

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia