Los japoneses han abandonado los mapas

Miya Kazuho [Perfil]

[10.01.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

Tras el terremoto del 11 de marzo de 2011 fueron muchas las personas que me preguntaron si en mi tierra las cosas estaban bien. “Afortunadamente, no ha habido ningún problema, ya que Morioka es una ciudad de interior”, les contestaba; no había otra respuesta posible. Sin embargo, lo que sentía por dentro era más complicado, dado que, aunque la ciudad no había sufrido daños, se encuentra en Iwate, una de las prefecturas afectadas, y es sede del gobierno provincial.

Incapacidad para visualizar el mapa de Tōhoku

Entonces me di cuenta de una cosa: una gran mayoría de los japoneses no son capaces de visualizar el mapa de la región de Tōhoku. Son bastante ignorantes en lo que se refiere a dónde se sitúan cada prefectura, sus montañas, mesetas, ríos y litorales, además de las líneas de ferrocarril que pasan por ellas, en especial la gente del oeste y del sur. Cuando se trata de donde uno vive, todo el mundo puede dibujar un mapa en su cabeza fácilmente, pero, cuanto más lejos esté el lugar, más se difuminará la imagen.

“Claro, es que el tsunami no llegó hasta allí”. Casi me quedo sin palabras al escuchar este comentario. Tras el terremoto, en el periódico aparecían mapas de la región de Tōhoku prácticamente todos los días, en particular de las tres prefecturas afectadas, por lo que se suponía que aquellos que habían tenido problemas con la geografía de la región hasta el momento podrían aprenderla entonces. Sin embargo, estos mapas no eran a color, así que no se podía ver bien la altura del terreno; es decir, no se podía distinguir bien dónde hay llanuras y dónde montañas. Si lo pensamos en colores, serían verde y marrón, respectivamente. Usemos la prefectura de Iwate como ejemplo: estaría pintada de marrón prácticamente en su totalidad, con un ligero toque verde en la parte central. La cuenca del río Kitakami, que corre atravesando la prefectura de norte a sur, iría en verde; es, por lo tanto, una prefectura donde predomina el marrón de manera abrumadora. Desde la costa hasta el escaso verde de la parte central prevalece el marrón de las montañas de Kitakami-kōchi. ¿Acaso puede llegar hasta allí un tsunami? ¡Si desde Miyako hasta Morioka (y de Kamaishi a Hanamaki) hay una distancia de 100 kilómetros!

Imaginar lugares desconocidos

Al entrar en la escuela secundaria nos hacían comprar un atlas. Aunque era sencillo, llevarlo nos hacía felices. Seguro que no eran pocos los jóvenes que soñaban y se divertían con viajes imaginarios mientras contemplaban sus mapas en una época en la que apenas se viajaba ni al extranjero ni dentro del país. Así era mi tío, que ahora tendría 100 años si estuviera vivo. Este “joven de los mapas” trabajó en provincias como profesor y falleció sin haber realizado tal viaje en su vida, pero sabía topónimos de Japón y del resto del mundo.

Ahora que se puede ir a cualquier parte, la gente ha dejado de mirar mapas; sólo miran los de los lugares a los que van a viajar. Ya no se divierten contemplándolos sin objetivo alguno, pero sí que sienten ‘simpatía’ hacia Tōhoku, un lugar cuya geografía y habitantes desconocen. (22 de noviembre de 2011)

(Traducido al español del original en japonés)

  • [10.01.2012]

Es jefe de redacción adjunto de nippon.com. Graduado de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad de Tokio, es catedrático de la Facultad de Diseño de la Universidad de Kyōto Seika desde 2006. Ha trabajado siete años y medio como redactor jefe de la revista Chūō Kōron. Entre sus obras, destaca Koten Yomubeshi Rekishi Shirubeshi ("Lea clásicos y conozca la historia"), publicada por la editorial Minerva Shobō en 2005.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia