¿Podrá la NHK World informar a fondo sobre la crisis de Corea del Norte? [Parte 1]
Ambiciones y fracasos de la emisión internacional en inglés desde Japón

Taniguchi Tomohiko [Perfil]

[14.02.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

La NHK World alcanza el reconocimiento mundial con Fukushima

¿Sabrá ahora comunicar a fondo la crisis de Corea del Norte?

El éxito o fracaso en este empeño será de crucial importancia para la emisión en inglés de noticias internacionales de la NHK World, cuya presencia es muy valiosa por ser la primera y única cadena de este tipo en todo Japón.

Cuando se produjo la explosión de hidrógeno en la central nuclear de Fukushima Daiichi, debido a la naturaleza del incidente, los noticiarios de todo el mundo no tuvieron más remedio que emitir las imágenes filmadas y distribuidas por la NHK World. Fue un momento poco común en el que la emisión internacional en inglés “hecha en Japón” ganó reconocimiento en todo el mundo. En cambio, ahora con el caso de Corea de Norte es difícil que se reproduzca el mismo fenómeno.

En realidad, la intención original cuando se fundó la NHK World no era esa. No quería ser simplemente un canal que transmitiese noticias de Japón en inglés; más bien buscaba convertirse en la primera fuente de información regional e impulsar aunque fuese de forma indirecta la imagen internacional de Japón.

Se podría poner un símil con el mundo del boxeo. En inglés hay varias expresiones tanto para describir cuando un boxeador es capaz de golpear más fuerte que un peso pesado, como cuando tiene una pegada débil e inferior a la categoría de peso en la que compite. Japón tiene la reputación de no ser capaz de lanzar un puñetazo con una potencia acorde con su categoría; y con el fin de mejorar un poco está situación, se esperaba desde hacía mucho tiempo una emisión internacional en inglés desde Japón.

La evolución de la situación de Corea del Norte y de los países vecinos atrae la atención mundial continuamente; si la NHK World no puede proporcionar imágenes susceptibles de compra, no será difícil acabar pensando que no ha logrado dejar de ser un medio de comunicación local.

Hacer una versión japonesa de la CNN era el objetivo

En abril de 2008 daba sus primeros pasos una nueva compañía de emisión internacional en inglés. Esto representaba una respuesta a la intención del Partido Liberal Democrático, respaldado por el Consejo de Intercambio Cultural del Ministerio de Asuntos Exteriores. Para poder emitir la publicidad comercial necesaria para ser autosuficiente, la emisora se constituyó como sociedad anónima independiente, separada de la parte estatal de la NHK, capaz de aceptar inversiones privadas.

El objetivo inicial era crear un medio de comunicación específico japonés como la CNN y la BBC World. Hasta ese momento, la programación de la NHK para el extranjero estaba dirigida a los japoneses residentes en ultramar y a sus familias.

Una escena típica de aquella época era la siguiente: imagínense a nuestro Ministro de Asuntos Exteriores ajustándose por la mañana la corbata en la habitación de su hotel, en algún país del extranjero, justo antes de una negociación importante. Enciende la televisión para poner el canal de la NHK, y lo único que encuentra es el programa matutino para preescolares Okaasan to issho (“Con mamá”).

Es normal que los políticos exasperados y desanimados por este tipo de experiencias se planteasen: ¿Por qué Japón no puede tener una cadena al estilo de la CNN? ¿Y si probamos a hacer algo similar a la CCTV-News de Beijing o a la Arirang TV de Seoul?

En cierto sentido, la influencia diplomática radica en ser tomados como primer referente internacionalmente. ¿En qué medida Japón puede posicionarse adecuadamente en la mente de los líderes extranjeros? La gestión de su “marca”, en el sentido amplio del término, es un factor importante para que Japón sea invitado a participar en las iniciativas para hacer frente a los problemas internacionales.

Por lo tanto, uno de los principales objetivos de la teledifusión internacional era aumentar el valor de la “marca japonesa” y mejorar su perfil internacional.

Es poco probable que una entidad que comunica sólo información sobre Japón atraiga mucha demanda, ya que, si el objetivo es crear un canal similar a la CNN, necesita tomar ventaja y ser el primero en informar sobre Asia. Sus objetivos deben ser informar de la situación regional más rápido que nadie, y convertirse en uno de los medios de comunicación dominantes.

La emisora tampoco tendría ningún valor si se convirtiera en una mera vía para la propaganda estatal. Es esencial dotarla de plena independencia operativa y mantenerla libre de cualquier interferencia gubernamental. Otra razón para la búsqueda de inversiones del sector privado es poder recurrir a los abundantes recursos de las cadenas comerciales, como programas de música y teleseries, que le permitan ofrecer contenidos competitivos a nivel internacional.

De acuerdo con esto, se pudo afirmar la necesidad de emitir en inglés las veinticuatro horas los siete días de la semana y la necesidad de crear una empresa especializada en emisiones internacionales. Puedo hablar con cierta confianza de los antecedentes y cambios en las circunstancias citadas anteriormente, puesto que servía en una sección relevante del Ministerio de Asuntos Exteriores en aquel momento.

(Continúa en la [Parte 2])

(Jueves, 20 de diciembre 2011)

(Traducido al español del original en japonés)

  • [14.02.2012]

Profesor invitado especial de la Universidad de Keiō. Licenciado por la Universidad de Tokio. Periodista de Nikkei Business. Tras ser miembro del comité editorial ocupó el cargo de secretario de prensa adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores. Ha sido investigador invitado del programa Fulbright del Instituto Woodrow Wilson en la Universidad de Princeton e investigador invitado de los Institutos de Estudios Internacionales de Shangai. Es autor, entre otras obras, de Tsūka moyu: En, gen, doru, yūro no dōjidaishi (El drama monetario: historia contemporánea del yen, el yuan, el dólar y el euro). Es miembro del comité editorial de Nippon.com.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia