El rumbo de la estructura diplomática Japón – China y Japón -Taiwán
Cuadragésimo aniversario de la normalización y ruptura de relaciones diplomáticas

Kawashima Shin [Perfil]

[27.02.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

El año 2012 es un año importante en el calendario mundial pues habrá elecciones y relevos en los puestos de máxima responsabilidad política en los países líderes; Asia del Este tampoco será una excepción. China verá a un nuevo grupo de líderes asumir el poder y Taiwán celebrará sus elecciones presidenciales. El presidente de Corea del Sur tiene un mandato de cinco años, lo que significa que Lee Myung-bak ocupará el cargo hasta 2013.  Sin embargo en Corea del Norte, Kim Jong-il murió a finales de 2011, de modo que el 2012 se convertirá en un período de transición en su liderazgo. Todo esto promete un cambio en la política internacional de Asia del Este. En particular, existe la posibilidad de que veamos signos de transición en la situación de la Península Coreana y la relación entre China y Taiwán a causa del Estrecho de Taiwán, dos dinámicas que todavía siguen siendo componentes preestablecidos de la estructura básica de las relaciones regionales después de más de medio siglo. Japón está abocado a prever los diversos cambios que se puedan producir y responder con flexibilidad a las condiciones cambiantes, y a realizar juicios apropiados teniendo en mente sus intereses nacionales.

La premisa del cambio en la  estructura diplomática  Japón – China de 1972

Si se mira desde una perspectiva histórica amplia, también es probable que 2012 sea un año clave. Se conmemora el cuadragésimo aniversario de la normalización de las relaciones con China y de la ruptura de los lazos formales de Japón con Taiwán, así como el vigésimo año  desde que Corea del Sur normalizó sus relaciones con Pekín y terminó sus relaciones diplomáticas con Taipéi. En el ámbito académico, el debate se centra cada vez más en lo que se ha venido a llamar “la estructura diplomática de 1972”. Este término describe el marco que se creó ese año cuando Japón normalizó las relaciones con China y que se convirtió en base para las relaciones posteriores entre las dos naciones.  En este marco, las naciones basan sus relaciones en la amistad bilateral, y también se ocupan de temas como el problema de Taiwán, los argumentos sobre la percepción histórica y las disputas territoriales, ya sea para llegar a un consenso determinado o para dejarlos en suspenso. Como es natural, tanto en aquel momento como a día de hoy, el problema de Taiwán ha sido el máximo foco de atención en las relaciones sino-japonesas (de hecho, el problema territorial de las islas Senkaku es, en resumen, el problema de Taiwán).  La historia compartida entre las naciones también sigue siendo un tema muy importante a tratar. Pero hoy la situación de Taiwán está cambiando, y la fuerza nacional de China y su relación con Estados Unidos también están mostrando signos de transformación. Vista en este contexto, la estructura diplomática de 1972 parece cada vez más dudosa como base confiable para las relaciones entre Japón y China.

El malestar en la estructura diplomática Japón -Taiwán de 1972

La otra cara de la estructura diplomática de 1972 es la relación de Japón con Taiwán. El marco establecido cuando se rompieron las relaciones en el año 1972 también ha servido desde entonces como base para la relación entre Japón y Taiwán. En una palabra, el marco ha tratado de limitar los vínculos bilaterales en las esferas de la economía y el comercio por un lado y la cultura por el otro. La inversión japonesa en Taiwán aumentó después de la rotura de los lazos diplomáticos con China, y la relación entre ambas partes se hizo extraordinariamente cercana. Existe una fuerte amistad mutua, como se ve en los 20.000 millones de yenes en donaciones taiwanesas que se alcanzaron después del 11 de marzo de 2011 con el Gran Terremoto del Este de Japón. Hoy, sin embargo, la situación del Estrecho de Taiwán está cambiando. Existe también la posibilidad de un cambio fundamental en la escena política internacional de Asia del Este causada por el ascenso espectacular de China. Y esto está trayendo ciertos factores “irritantes” a la palestra en la estructura diplomática de 1972.

En este sentido, 2012 promete ser un año en que Japón deba reflexionar cuidadosamente sobre la transformación de las dinámicas internacionales de Asia del Este, así como sobre el futuro de estos dos lados de la estructura diplomática de 1972.

 (22 de diciembre de 2011)

(Traducido al español del original en japonés.)

  • [27.02.2012]

Jefe del Comité de Planificación Editorial de nippon.com. Profesor de Estudios Culturales de la Universidad de Tokio especializado en Historia Política y Diplomática de Asia e Historia Diplomática de China. Nacido en Tokio en 1968, en 1992 se graduó de la Universidad de Estudios Extranjeros de Tokio, donde se especializó en China. Se doctoró en Historia por la Universidad de Tokio. Ha enseñado como profesor asociado en la Universidad de Hokkaido. Es autor de Chūgoku kindai gaikō no keisei (La formación de la política exterior moderna de China; Nagoya Daigaku Shuppan, 2004), y de 21-seiki no ‘Chūka’ Shū Kinpei Chūgoku to Higashi Ajia (Zhonghua en el siglo XXI: la China de Xi Jiping y Asia Oriental; Chūō Kōron Shinsha, 2016), entre otras obras.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia