Humboldt y el 150 aniversario de las relaciones entre Alemania y Japón

Saaler Sven [Perfil]

[14.05.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 |

El erudito prusiano Alexander von Humboldt (1769-1859), en su intento de obtener una comprensión unificada del mundo y del universo como un todo, llevó a cabo una clasificación de todos los seres vivos. Con su obra magna Kosmos hizo una importante contribución a la comprensión de la naturaleza mediante un método científico sistemático. Por esta razón, Humboldt es famoso por ser uno de los fundadores de la ciencia moderna. Aún a día de hoy en Alemania la Fundación Alexander von Humboldt sigue promoviendo el intercambio científico internacional. 

Libro coeditado con Sebastián Dobson (ediciones en japonés, alemán e inglés).

Como explorador, Humboldt realizó expediciones a América del Norte, América del Sur y a Asia. En 1829 llegó a las orillas del río Irtysh en Mongolia. Esa fue la ocasión en la que estuvo más cerca de Japón(*1). Aunque Humboldt nunca llegó a Japón, la influencia de su legado científico sobre el “descubrimiento” de Japón ha quedado clara recientemente(*2).

El año 2011 fue el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Alemania y Japón.  En 1859, cuatro barcos pertenecientes a la marina de guerra de Prusia partieron desde la ciudad de Danzig (la actual Gdansk, en Polonia) con destino a Asia Oriental. Al frente de esta flota, una versión alemana de los famosos “barcos negros” de Perry(*3), estaba el principal diplomático de Prusia, el conde Friedrich Albrecht zu Eulenburg, quien había sido designado como embajador plenipotenciario. Sus destinos eran el Imperio Qing, Japón y la corte de Siam. La delegación encabezada por él llegó a la bahía de Edo en septiembre de 1860.

La expedición de Eulenburg y Japón

¿Por qué se considera a la expedición de Eulenburg como el principio de las relaciones entre Alemania y Japón?

Aunque los barcos zarparon de Prusia, también estaban a bordo de ellos los embajadores de los otros estados alemanes, y el objetivo final de Eulenburg era firmar un tratado de amistad y comercio en nombre no sólo de Prusia, sino de los otros 30 estados alemanes. Sin embargo esta ambición se vio frustrada, y Eulenburg tuvo que conformarse con un tratado bilateral entre Prusia y Japón (aún gobernado por el shogunato Tokugawa en aquel momento). No obstante, este acuerdo formó más tarde la base para el Tratado de Amistad y Comercio entre el Imperio alemán (fundado en el año 1871) y Japón, marcando así el punto de partida de los intercambios oficiales entre los dos países.

La delegación de Eulenburg partió con rumbo a Japón con la intención de presionar a los japoneses para que firmaran un tratado por la fuerza si hubiese sido necesario. Sin embargo, otro objetivo de la misión era atraer la atención del resto del mundo sobre los logros de la ciencia alemana. En realidad, la marina de guerra de Prusia era más bien débil y carecía de barcos adecuados para soportar el peligroso viaje a Asia Oriental, un objetivo que sobrepasó los límites de esta expedición de cuatro buques. Uno de los cuatro barcos, el SMS Frauenlob, se hundió en las costas de Japón durante un tifón la noche del 2 de septiembre, y se perdió toda su tripulación. Militarmente, la expedición fue un desastre que dejó clara una cosa: Prusia no era una potencia naval.

La influencia de Humboldt

Sin embargo, desde el punto de vista científico la expedición de Eulenburg fue un éxito rotundo. En gran parte esto se debió a los retrasos que afectaron a las negociaciones de la delegación con los gobernantes japoneses. En aquella época, en medio del clima xenófobo en el que se quería “expulsar a los bárbaros”, el shogunato no sólo se negó a firmar el tratado con los 30 estados alemanes, sino que también se opuso firmemente a la idea de un nuevo tratado con Prusia. Dado que las negociaciones se prolongaban, los geógrafos, biólogos, antropólogos culturales, y los fotógrafos que habían acompañado a la expedición de Japón llevaron a cabo estudios de la cultura del país: tomaron más de 1.000 fotografías, recogieron algas y otras plantas, y coleccionaron artesanías. Estos materiales fueron utilizados más adelante para elaborar un informe muy extensivo tras el regreso de la expedición a Alemania (Algunas secciones de este informe se pueden ver en Google Books)(*4).

Muchos de los estudiosos que llegaron a Japón en la expedición Eulenburg tenían estrechas relaciones con Humboldt. La mayoría eran antiguos alumnos o habían sido recomendados por Humboldt a la corte para las posiciones de la expedición. La mayoría de ellos eran practicantes de las metodologías científicas de las que Humboldt había sido pionero. A pesar de que Humboldt murió en 1859, justo antes de que la expedición partiese en su largo viaje, el legado de su obra le ha sobrevivido. Su enfoque fue fundamental para el estudio científico llevado a cabo por la expedición Eulenburg y tuvo una profunda influencia en los primeros intercambios académicos entre Alemania y Japón.

(Escrito el 1 de marzo de 2012)

 (Traducción al español del original en japonés)

(*1)^ En Mongolia Humboldt se encontró con Qinfu un burócrata del gobierno chino, quien le hizo entrega de una colección de cuatro volúmenes de los clásicos chinos. Qinfu al ser conocedor de que el hermano mayor de Humbold, Wilhelm, sabía leer chino, se los dedicó personalmente. Wilhelm era un lingüista que desempeñó el cargo de ministro educación en de Prusia. Es famoso por sus reformas del sistema de educación prusiano, las cuales establecieron los fundamentos de la educación moderna alemana.

(*2)^ para más detalles, consultar el libro Under Eagle Eyes: Lithographss, Drawings and Photographs from the Prussian Expedition to Japan, 1860-61 (Bajo la mirada de águila: litografías, dibujos y fotografías de la expedición prusiana a Japón, 1860-1861).

(*3)^ En 1853, el comodoro Matthew Perry se presentó en un puerto en la entrada de la bahía de Edo con una flota de buques de guerra de Estados Unidos, de color negro, para exigir la apertura del país.

(*4) ^ El primer volumen del informe, una parte de la Sección de Biología, un informe sobre los caracoles en Japón, además también está disponible el texto completo de las memorias de varios miembros de la expedición ( http://books.google.co.jp/books?id=Q29BAAAAcAAJhttp://books.google.co.jp/books?id=36dFAAAAIAAJ).

Etiquetas:
  • [14.05.2012]

Profesor asociado de Historia Japonesa Moderna en la Universidad Sofía de Tokio y representante de la Fundación Friedrich Ebert en Japón. Nació en Alemania en 1968. Estudió historia y ciencias políticas en la Universidad de Mainz, en la Universidad de Colonia y en la Universidad de Bonn. Después de cuatro años de estudio en la Universidad de Kanazawa, Japón, se doctoró en Estudios de Japón en la facultad de Literatura de la Universidad de Bonn en 1999. Desempeñó el cargo de jefe del Departamento de Humanidades del Instituto Germano de Estudios del Japón. Posteriormente también ha sido profesor asociado en la Escuela de Postgrado de Artes y Ciencias de la Universidad de Tokio. Junto con otras publicaciones de su autoría, es coautor de Meiji shoki no nihon doitsu gaikōkan Karl von Eisendecher kōshi no shashin chō yori (El Japón de los inicios de la era Meiji –Del álbum de fotos del diplomático Karl von Eisendecher–);OAG Asociación Alemana para el Estudio de la Cultura Oriental y Iudicium, 2007, edición bilingüe en japonés y alemán; y de Pan-Asianism: A Documentary History (Pan-asianismo: Una historia documentada); Rowman & Littlefield, 2011, 2 volúmenes.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia