Claves de las escisiones y fundación de partidos políticos

Masuzoe Yōichi [Perfil]

[22.10.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 |

La escisión de Ozawa desata la tensión en la escena política

El grupo liderado por Ozawa Ichirō, que se opuso frontalmente a los planes del gobierno de Noda Yoshihiko de elevar la tasa del impuesto sobre el consumo, se escindió del Partido Democrático de Japón (PDJ, en el poder) y se constituyó, el 11 de julio de 2012, en un nuevo partido bajo el nombre de Kokumin no Seikatsu ga Daiichi (“La Vida de la Gente, lo Primero”). Posteriormente, se ha producido un interminable goteo de deserciones que está llevando al PDJ a una situación crítica y podría afectar a su supervivencia. Ozawa, como político, no tiene un gran apoyo popular, pero su nueva formación trata de permanecer fiel a los compromisos adquiridos ante la ciudadanía en el programa político con que el PDJ se presentó a las pasadas elecciones y, por lo tanto, parece más coherente políticamente que el PDJ.

En el PDJ había una oposición muy arraigada, liderada por Ozawa, a una subida del impuesto sobre el consumo, y el primer ministro Noda ha sabido superarla, pero el precio ha sido la escisión. Noda ha tratado de rellenar el hueco dejado por el grupo de Ozawa obteniendo la colaboración del Partido Liberal Democrático (PLD) y el Nuevo Kōmeitō. Este intento se materializó en el acuerdo tripartito para llevar a cabo una reforma que vincule la financiación de la seguridad social con los impuestos. Puede decirse, por tanto, que acerca de la subida del impuesto sobre el consumo se estableció una gran coalición.

Sin embargo, la colaboración entre los tres partidos ha quedado en eso. Ni para el proyecto de una nueva ley especial de deuda pública que permitiera emitir nuevos bonos para financiar los presupuestos del Estado (aproximadamente la mitad de ellos se financia así) ni para el de la reforma del sistema electoral ha logrado Noda obtener el apoyo de esas dos fuerzas políticas. Ahora Noda intentará alargar su mandato cuanto sea posible, mientras que el PLD y el Nuevo Kōmeitō tratarán de forzar cuanto antes la disolución de la Cámara Baja y la convocatoria de elecciones generales. Tampoco sabemos cuándo estos dos partidos presentarán una moción de censura contra el gabinete o contra alguno de sus miembros, lo que contagia una gran tensión a la actual coyuntura política.

Duros requisitos para la creación de nuevos partidos políticos

Para crear un nuevo partido político hay que superar diversos requisitos legales, y tampoco los parlamentarios pueden, de una forma totalmente libre, pasar de un partido a otro.

Los partidos japoneses reciben anualmente cerca de 32.000 millones de yenes procedentes de fondos públicos ad hoc. El reparto es proporcional al número de parlamentarios obtenidos por cada partido y al número de votos cosechados en las últimas elecciones. En una situación de depresión económica en la que no cabe esperar grandes donaciones de empresas, organizaciones ni individuos, estos fondos públicos representan una parte muy importante de los ingresos de los partidos. Por otra parte, la ejecutiva de los partidos, que es el órgano que controla los fondos públicos recibidos, monopoliza los nombramientos de cargos y la contabilidad del partido en cuestión, de modo que resulta de extrema importancia qué grupo, dentro de esa formación, ocupa la presidencia y la secretaría general del partido. Tras la escisión protagonizada por Ozawa estaría su derrota en la lucha por obtener el poder sobre la ejecutiva del PDJ.

Para constituir un partido político es necesario contar al menos con cinco parlamentarios o haber obtenido por lo menos un 2% de los votos en las últimas elecciones. Incluso en el caso de haber obtenido ese 2%, debe contarse al menos con un parlamentario. Estas condiciones no son de fácil cumplimiento. Bajo el sistema de distritos electorales unipersonales, no contar con el apoyo de ninguno de los grandes partidos políticos, PDJ y PLD, aumenta considerablemente la probabilidad de no resultar elegido. Por eso, no es fácil convencer a un mínimo de cinco parlamentarios para que abandonen un gran partido. Se comprende, entonces, que incluso muchos miembros de PDJ que votaron en contra del proyecto de ley de elevación del impuesto sobre el consumo no quisieran abandonar su partido.

Además, existen impedimentos para que los parlamentarios, en especial aquellos que han obtenido su escaño por el sistema de representación proporcional, pasen de un partido a otro. No se les permite pasar a un partido que haya sido su contrincante en las elecciones. Así pues, la mejor opción para conseguir que un mayor número de parlamentarios se sumen a una iniciativa es fundar un nuevo partido.

Hay otras muchas cuestiones técnicas que condicionan la constitución de un partido político. Los fondos públicos destinados a su financiación se reparten a partir de los datos que declara cada partido en enero. Por eso, para percibir estos fondos rápidamente lo más útil es constituir el partido a finales de diciembre. Ozawa lo ha hecho en julio y esto se ha interpretado como una señal de que su partido se ha constituido en una situación de gran presión.

No hay que infravalorar a Ozawa

Sin embargo, cada vez que se celebran unas elecciones varían los resultados obtenidos por cada partido político y, por lo tanto, también la asignación de fondos para su financiación. Se produce, pues, un reajuste. Por eso, es muy probable que las elecciones den ocasión a una recomposición del mapa político. Uno de los puntos fuertes de Ozawa es su profundo conocimiento del sistema electoral y de la forma en que se asignan los fondos públicos para la financiación de los partidos. Tiene, también, una gran capacidad para captar correctamente las tendencias de voto que se dan en cada elección. Aunque pueda decirse que no goza de una gran popularidad, no debería infravalorarse su talento político.

(Escrito el 22 de julio de 2012 y traducido al español del original en japonés)

  • [22.10.2012]

Nació en la prefectura de Fukuoka en 1948. En 1971 se licenció en Ciencias Políticas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Tokio. Fue asistente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Tokio, investigador invitado en el Instituto de Historia de Relaciones Internacionales Contemporáneas de la Universidad París, investigador invitado en el Instituto de Postgrado de Política Internacional de Ginebra, y profesor titular de Ciencias Políticas en la Universidad de Tokio de 1979 a 1989. Fue elegido por primera vez miembro de la Cámara Alta en el año 2001. Desde agosto de 2007 hasta septiembre de 2009 desempeñó el cargo de Ministro de Salud, Trabajo y Bienestar Social. En la actualidad es el representante del partido político Shintō Kaikaku (Nuevo Partido para la Reforma).

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia