2013, el año que anticipará el futuro de las empresas japonesas

Hirai Takashi [Perfil]

[01.03.2013] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية |

Se auguran buenos resultados para las empresas japonesas en 2013

En general, se espera que las empresas japonesas desempeñen su actividad de forma sólida en 2013 por varias razones que cito a continuación.

En primer lugar, es probable que el clima empresarial a nivel nacional resulte favorable. El Partido Liberal Democrático (PLD) ha vuelto al poder y en el frente político tiene la mirada puesta en las elecciones de verano de la Cámara Alta, de modo que tiene previsto aplicar medidas muy dinámicas para estimular la economía. La situación económica del país se sostendrá gracias a varios factores, como por ejemplo al aumento de la demanda que genera la reconstrucción de la región devastada por el terremoto de marzo de 2011.

La segunda razón es que los mercados extranjeros están volviendo a la normalidad. Está claro que las relaciones diplomáticas entre Japón y China están atravesando un momento difícil y esta situación probablemente tienda a mantenerse a largo plazo, pero no hay duda de que los problemas económicos derivados se verán subsanados tarde o temprano. Europa, por otro lado, por fin está lista para resolver la crisis de la deuda soberana y se espera que realice un progreso lento pero constante en esa dirección. Asimismo, las perspectivas para los mercados emergentes en el Sudeste Asiático y otras regiones son, en general, de fuerte crecimiento. Estas tendencias en el extranjero son una buena noticia para las empresas japonesas.

En tercer lugar, las propias empresas están abordando las tareas más urgentes. Las industrias de la electrónica y del automovilismo, dos de los pilares de la economía japonesa, están llevando a cabo una gran variedad de proyectos. Bien es cierto que los fabricantes de electrodomésticos más importantes han sufrido pérdidas sin precedentes, pero han liquidado gran parte de sus deudas y ahora miran hacia el futuro bajo nuevos modelos de gestión. Las empresas también están dedicando sus esfuerzos a la consolidación y reestructuración de sus alianzas económicas, aunque de forma no muy dinámica. En cuanto a la industria del motor, que perdió mucho terreno durante la quiebra de Lehman Brothers, parece que por fin ha recuperado el nivel de producción previo a la crisis.

Innovación y desarrollo del mercado: esenciales para la recuperación del desempeño a largo plazo

Estos son algunos de los signos positivos que vemos con respecto al rendimiento corporativo de este año. Sin embargo, cabe destacar que no se trata de una garantía de que esta situación favorable vaya a continuar durante mucho tiempo. Los factores que he enumerado solo nos indican que existe un mejor clima en el extranjero y que el sector empresarial se ha librado de algunas de las complicaciones anteriores.

Sobra decir que la competencia está en el corazón de los negocios, y que las empresas extranjeras también le han echado el ojo tanto al prometedor grupo de países emergentes, como a Japón, que sigue siendo un gran mercado. A menos que las propias empresas de Japón recuperen una ventaja competitiva sobre sus rivales extranjeros y logren abrir nuevos sectores de crecimiento, les resultará imposible mantener un mejor rendimiento durante un periodo de tiempo determinado, sea cual sea.

Con este fin, las empresas japonesas deben dirigir su atención hacia dos tareas bien concretas.

En primer lugar, es necesario un esfuerzo extra en la innovación empresarial. Respecto a este punto, resulta patente la necesidad de poner en tela de juicio los enfoques convencionales para proporcionar cierto valor a los consumidores y a los clientes corporativos. En el mercado doméstico de Japón, que ha llegado a su estado de madurez, algunas empresas han prosperado ofreciendo nuevas formas de valor a sus clientes. Consideremos, por ejemplo, el mercado de libros de segunda mano, que ha existido durante siglos y ha evolucionado mucho con la compañía japonesa Book Off Corp. Esta compañía ha crecido rápidamente mediante las innovaciones en el sistema del reciclaje de libros viejos, vendiéndolos en buen estado en tiendas luminosas, y bien organizadas. De igual forma, Akindo Sushiro Co. y otras cadenas de kaitenzushi (restaurantes de sushi en los que se sirven los platos sobre unas cintas transportadoras) han revolucionado el mundo tradicional de los restaurantes de sushi, y siguen generando grandes beneficios con sus productos de alta calidad a precios bajos. Otras empresas extranjeras dignas de mención que disfrutan de un fuerte crecimiento en Japón son Apple Inc., el conocido proveedor de productos electrónicos como el iPhone y el iPad, y Amazon.com Inc., que ha conseguido una amplia red de distribución para ventas en línea de todo tipo de productos. Si las empresas quieren evitar una espiral de reducción de oferta para mantener un equilibrio económico, su única opción será revitalizar los mercados existentes mediante la creación de nuevas formas de valor.

La segunda misión de los gerentes corporativos es esforzarse en desarrollar los mercados globales. Hasta ahora, las empresas japonesas han logrado crecer creando una cierta rivalidad amistosa entre ellas, desarrollando buenos productos, superando a sus rivales extranjeros y fortaleciendo sus estructuras corporativas. Se trata de una estrategia de crecimiento unidireccional centrada en Japón y eso se ha traducido en líneas de producción de alta calidad y rendimiento. Sin embargo, la desventaja es que estos artículos de alto precio no suelen cubrir las necesidades de los consumidores en el extranjero. Las compañías japonesas en proceso de globalización deben aspirar a un modelo bidireccional en los próximos años. Será necesario centrarse en llevar a cabo un proceso de localización en los negocios del extranjero. Alejando la atención de la exportación de sus productos de Japón, las empresas japonesas deben esforzarse por generar mercado a nivel local. Por supuesto, tendrán que prestar atención a la creación de alianzas con empresas locales y llevar a cabo distintas fusiones y adquisiciones.

Buscando con urgencia el camino hacia la recuperación del crecimiento

En este momento las empresas japonesas necesitan dosis saludables de sensación de riesgo y velocidad. De vez en cuando, cuando perciben una crisis cercana, las compañías japonesas se mueven y demuestran el verdadero potencial de sus capacidades organizativas. También tienen que actuar con rapidez, lo que les puede proporcionar el impulso necesario para explorar sus opciones y abrir caminos que lleven a la recuperación del crecimiento. Si, en cambio, mantienen su orientación hacia el interior, centrando la atención en la racionalización de las operaciones deficitarias y en la reducción de costes, lo único que harán será tratar los síntomas en vez de curar la enfermedad.

¿Se atreverán a dar el primer paso las compañías en este nuevo periplo empresarial? Si nos fijamos en el año 2013 desde esta perspectiva, podemos ver que puede convertirse en la piedra de toque para estimar las perspectivas de futuro de las empresas japonesas.


(Escrito el 14 de enero de 2013 y traducido al español del original en japonés)

  • [01.03.2013]

Director ejecutivo de Roland Berger Ltd. Obtuvo un máster en la Escuela de Posgrado de Ciencias de la Universidad de Tokio y otro en Administración de Empresas por la Escuela de Administración y Dirección de Empresas Sloan perteneciente al Instituto de Tecnología de Massachusetts. Obtuvo un doctrado de la Escuela de Posgrado de Estudios de Asia-Pacífico de la Universidad Waseda. Desempeña labores relacionadas con: estrategia de gestión empresarial, ventas y marketing, y planificación y ejecución de las nuevas estrategias empresariales.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia