El “boom” del brindis con sake

Hitora Tadashi [Perfil]

[14.03.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية | Русский |

Las administraciones locales de todo Japón se van sumando al movimiento para establecer el sake como bebida oficial para los brindis. En la mayoría de los casos la adhesión a esta iniciativa toma forma mediante ordenanzas municipales surgidas de propuestas lanzadas en asambleas locales. Detrás de la rápida difusión del movimiento está la difícil situación financiera de los gobiernos locales, presionados por la competencia feroz entre las marcas de denominación de origen. Aunque tal vez últimamente se le esté dando demasiado bombo y platillo, lo cierto es que se trata de un movimiento a tener en cuenta como impulsor del poder de las asambleas locales para poner en vigor nuevas ordenanzas, que era prácticamente inexistente hasta la fecha.

Todo empezó con el sake de Kioto

El movimiento de las medidas oficiales para popularizar el sake como bebida para el brindis nació en enero de 2013 en Kioto, cuando el Consejo Municipal aprobó la “Ordenanza para promover la difusión del sake de Kioto”. Concebida para generalizar la costumbre de brindar con sake en lugar de con cerveza o champán y así difundir el conocimiento de la cultura japonesa, esta ordenanza se compone de cuatro disposiciones sin carácter restrictivo ni sancionador, cuyo contenido insta al sector comercial a tomar medidas activas para difundir los productos locales y anima a la colaboración de la ciudadanía. La iniciativa de las destilerías de Fushimi espoleó la asamblea y la ordenanza se aprobó a propuesta de los asamblearios.

La ordenanza empezó a impulsarse en zonas productoras de materias primas exclusivas, como las ciudades de Katō y Miki (prefectura de Hyōgo), conocidas por la producción del arroz Yamada nishiki usado para destilar sake, y se extendió como la pólvora por todas las regiones productoras de sake. Según la Asociación Japonesa de Fabricantes de Sake y Shōchū, a mitades del pasado enero 22 gobiernos locales habían adoptado la ordenanza para promover el brindis con sake.

En los últimos tiempos, además del brindis con sake, destaca el brindis con otros licores locales. En algunas ciudades como Ichikikushikino (prefectura de Kagoshima) y Nichinan (prefectura de Miyazaki) de la región de Kyūshū, donde es popular el shōchū —aguardiente destilado, generalmente de arroz, boniato o cebada—, se han aprobado ordenanzas para promover el brindis con “shōchū auténtico”. Las iniciativas para promocionar las marcas de denominación de origen regionales son muy diversas; sirvan como ejemplo la ciudad de Furano (Hokkaidō) con su ordenanza “Primero un brindis con vino de Furano” y la ciudad de Tokoname (prefectura de Aichi) con la “Ordenanza para promover el brindis con sake de la región servido en vasos de cerámica de Tokoname”. Incluyendo todas estas variedades, la Asociación Japonesa de Fabricantes de Sake y Shōchū cuenta que ya son 45 los gobiernos locales que han adoptado ordenanzas para el brindis con licores japoneses.

¿Sobre gustos no hay nada escrito?

Aunque el tema de las ordenanzas esté en boca de todos, y aunque estas carezcan de un talante sancionador o coactivo, el hecho de que los gobiernos locales instituyan medidas sobre un área tan sujeta a los gustos personales levanta polémica. De hecho, algunas administraciones locales han rechazado unirse a la iniciativa precisamente porque consideran que gira entorno a un asunto de preferencias individuales. Parece ser que el hecho de que los impulsores de estas iniciativas sean las asambleas locales, y no los líderes de las administraciones como los alcaldes, se debe también a la reticencia de los mandatarios a involucrarse en una cuestión que toca los gustos personales de los ciudadanos.

Últimamente también se observan ordenanzas que versan más sobre la promoción de dietas tradicionales que sobre el consumo de un tipo de licor determinado. La ciudad de Kanazawa (prefectura de Ishikawa), por ejemplo, emitió la “Ordenanza para la conservación y la promoción de la dieta de Kanazawa” para animar a preservar la dieta de la región, empezando por la gastronomía de Kaga. La prefectura de Kagoshima se precia de mantener una postura respetuosa hacia las opiniones y los gustos de sus habitantes con su “Ordenanza ciudadana para la promoción de la fabricación de shōchū auténtico de Kagoshima y la hospitalidad a través de la cultura del shōchū“, que promulga la hospitalidad para con los turistas de otras prefecturas, la difusión de la cultura del shōchū y el apoyo a las destilerías que lo elaboran.

En el trasfondo de la rápida difusión de las ordenanzas del brindis, a pesar del delicado debate sobre los gustos personales, se encuentra la situación de los gobiernos locales, que buscan medidas para destacar el atractivo de sus zonas mientras luchan con una apremiante falta de financiación.

Las administraciones locales se han lanzado a competir entre ellas con uñas y dientes, empezando por el boom de la proyección de una imagen simpática de cada región. Se estima que Kumamon, la mascota con forma de oso creada para la prefectura de Kumamoto, ha originado unos beneficios de 120.000 millones de yenes en 2 años. En este contexto, las “ordenanzas del brindis” son una forma perfecta de publicitar los productos regionales a través de los medios de comunicación, sin necesidad de grandes inversiones y con posibilidad de grandes beneficios.

El poder creciente de las asambleas locales

Tampoco podemos menospreciar el impulso que ha proporcionado el fenómeno de las ordenanzas sobre el brindis al poder legislativo de las asambleas regionales. Las administraciones locales de todo Japón están empezando a aprobar numerosas ordenanzas básicas para crear dinámicos debates y celebrar reuniones explicativas a los ciudadanos con vistas a reformar las asamleas locales, cuyas actividades suelen resultar poco visible a los residentes.

No obstante, la realidad es que la proposición de ordenanzas políticas legalmente vinculantes sigue siendo competencia casi exclusiva de los mandatarios regionales. Además de que para poner en vigor las ordenanzas que requieren financiación es necesario pactar con las cúpulas administrativas locales, las asambleas carecen de un sistema que les permita asumir la autoridad necesaria para planear políticas legales. En definitiva, la mayoría de las asambleas regionales lo tienen muy difícil para decidir en materia de políticas vinculantes. Por eso las ordenanzas del brindis resultan un avance tan significativo de cara a que las asambleas locales adquieran poder legislativo.

Se podría argumentar que las ordenanzas del brindis no entran en la categoría de políticas legales en sentido estricto. Sin embargo, precisamente porque tocan un tema relativamente accesible, estas ordenanzas resultan idóneas para que las asambleas locales puedan “estrenarse” en la aprobación de políticas legislativas.

La avalancha de gobiernos regionales que se apuntan a aprobar ordenanzas puede dar la impresión de que el asunto está llegando demasiado lejos. Concretamente, el problema es el peligro de que incluso las regiones que no producen sake copien las ordenanzas de otras regiones y las apliquen a la ligera. Además de lograr el consenso para que el gobierno correspondiente apruebe la ordenanza del brindis, cada vez será más necesario justificar la estrategia oficial para elegir los productos de denominación de origen a promocionar y diseñar el método para hacerlo.

Hace poco han empezado a surgir ambiciosas propuestas de las asambleas locales que versan sobre temas como las medidas de prevención de desastres y suicidios, o las medidas para regular las viviendas vacías. ¿Terminarán este tipo de iniciativas por sincronizarse con el fenómeno de las ordenanzas del brindis para dar un empujón definitivo al poder de decisión de las asambleas locales? Esta es una de las cuestiones claves en las que deberán trabajar las asambleas de cara a las elecciones regionales que se celebrarán en la primavera de 2015.

(Traducido al español del original en japonés)

Lista de las ordenanzas del brindis

Prefectura Organismo aprobador Título de la ordenanza
Hokkaidō Municipio de Furano Ordenanza para un primer brindis con vino de Furano
Fukushima Municipio de Minamiaizu Ordenanza sobre el brindis
Ibaraki Municipio de Kasama Ordenanza para el brindis con sake local servido en vasos de cerámica de Kasama
Tochigi Prefectura de Tochigi Ordenanza para promocionar el brindis con sake de Tochigi
Saitama Municipio de Chichibu Ordenanza sobre el brindis
Chiba Municipio de Kanzaki Ordenanza para promocionar el brindis con sake japonés
Ishikawa Municipio de Hakusan Ordenanza para promocionar la difusión de Kikusake de Hakusan
Aichi Municipio de Tokoname Ordenanza para promover el brindis con licor de la región servido en vasos de cerámica de Tokoname
Mie Municipio de Iga Ordenanza sobre el brindis
Kioto Municipio de Kioto Ordenanza para promocionar la difusión del sake
Municipio de Yosano Ordenanza para promocionar la difusión del sake local
Wakayama Municipio de Kainan Ordenanza para promocionar el brindis con sake local
Municipio de Tanabe Ordenanza para promocionar el brindis con licor de ciruela y la difusión de las ciruelas encurtidas de Kishu
Hyōgo Municipio de Nishinomiya Ordenanza para promocionar la difusión del sake
Municipio de Himeji Ordenanza para la recuperación del sake japonés y la dinamización de la región mediante la promoción del turismo regional a través del sake
Municipio de Akashi Ordenanza para promocionar la difusión del brindis con el sake tradicional de Akashi
Municipio de Miki Ordenanza para promocionar el brindis con sake japonés
Municipio de Katō Ordenanza para promocionar el brindis con sake japonés
Municipio de Sasayama Ordenanza del brindis en la zona de Tanba-Sasayama
Municipio de Shin’onsen Ordenanza para promocionar la difusión del sake japonés
Nara Municipio de Nara Ordenanza para promocionar la difusión del sake
Shimane Municipio de Ōnan Ordenanza para promocionar el brindis con sake local
Municipio de Tsuwano Ordenanza para promocionar el brindis con sake local
Okayama Municipio de Maniwa Ordenanza para promocionar el brindis con sake local
Hiroshima Municipio de Higashi-Hiroshima Ordenanza para promocionar la difusión del sake japonés
Municipio de Miyoshi Ordenanza para promocionar el brindis con sake de Miyoshi
Tokushima Municipio de Miyoshi Ordenanza para promocionar el brindis con sake local
Saga Prefectura de Saga Ordenanza para promocionar el brindis con sake japonés
Municipio de Kashima Ordenanza para promocionar el brindis con sake japonés
Municipio de Arita Ordenanza para promover el brindis en vasos de cerámica de Arita
Nagasaki Municipio de Iki Ordenanza para promocionar el brindis con shōchū de Iki
Municipio de Hasami Ordenanza para promover el brindis en vasos de cerámica de Hasami
Kumamoto Municipio de Taragi Ordenanza para promocionar el brindis con shōchū
Miyazaki Municipio de Nichinan Ordenanza para promocionar el brindis con shōchū auténtico de la región
Kagoshima Municipio de Ordenanza para promocionar el brindis con shōchū auténtico
Ichikikushikino

Fuente: nippon.com, 6 de enero de 2014

  • [14.03.2014]

Miembro del consejo editorial del diario Mainichi Shimbun. Nace en Sapporo, en la prefectura de Hokkaidō. Se une al equipo del Mainichi Shimbun en 1985. Comienza su actividad como reportero en la sección de política en 1989. Antes de asumir su cargo actual, ha cubierto distintos puestos en el periódico, incluyendo el de principal reportero en el Kantei (la oficina del primer ministro) y editor de política.

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia