Los “Cinco Magníficos de Chōshū”, cinco vidas dedicadas a la modernización de Japón

Kashihara Hiroki [Perfil]

[09.11.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | FRANÇAIS | العربية |

Poco antes de la Restauración Meiji, cinco samuráis del feudo de Chōshū partieron discretamente hacia el Reino Unido para cursar estudios. Allí adquirieron amplios conocimientos sobre la tecnología y los sistemas de todo tipo utilizados en los países occidentales desarrollados. A su regreso a Japón, hicieron una meritoria contribución a la modernización del país.

El Japón contemporáneo ocupa un lugar de honor entre los países desarrollados del mundo y económicamente se cuenta entre las superpotencias. Para llegar a su actual estatus ha tenido que recorrer un largo proceso, del que la modernización obrada a raíz de la Restauración Meiji fue probablemente una de las fases más importantes. Pero, ¿cómo se llevó a cabo esta modernización? En el presente artículo expondré cómo se hizo, centrándome en los integrantes del grupo llamado Chōshū Goketsu (“Los Cinco Magníficos de Chōshū”), que desempeñaron un papel protagónico en el desarrollo de las infraestructuras fundamentales para el país.

Un viaje arriesgado en tiempos difíciles

Estos cinco samuráis del señorío o feudo de Chōshū (actual prefectura de Yamaguchi) fueron Itō Hirobumi, Inoue Kaoru, Inoue Masaru, Endō Kinsuke y Yamao Yōzō. Enviados a escondidas a estudiar al Reino Unido, partieron del puerto de Yokohama en mayo de 1863. Japón atravesaba entonces los tumultuosos años llamados Bakumatsu (“últimos años del bakufu o Gobierno de los shogunes”, a partir de la llegada del comodoro norteamericano Matthew C. Perry en 1853), que constituyen la parte final del periodo Edo (1603-1868). En aquella época, todavía resultaba muy difícil para los japoneses visitar otros países. El objetivo de la misión era conseguir que los jóvenes asimilasen las técnicas y saberes occidentales para, a su regreso a Japón, convertirse en instrumentos vivos de la política de la época, sirviendo al movimiento de expulsión de los extranjeros (jōi) que imperaba entonces en el señorío de Chōshū y, al mismo tiempo, preparando el país para sus contactos con otras naciones.

Los jóvenes comenzaron por estudiar la lengua. Visitaron muchas instalaciones modernas y estudiaron química analítica en el London University College. Apenas habían comenzado sus estudios, recibieron la noticia de que un combinado naval de varios países se disponía a atacar el puerto de Shimonoseki (Chōshū). Ante esta situación, dos de los integrantes, Itō e Inoue Kaoru, tuvieron que regresar cuando apenas habían pasado unos meses en el Reino Unido. Los otros tres continuaron sus estudios abordando otras áreas científicas. A inicios de 1866 se puso en camino hacia Japón Endō. Sobre Inoue Masaru sabemos que obtuvo un diploma de finalización de estudios en el University College y que trabajó en instalaciones ferroviarias y mineras. En cuanto a Yamao, estuvo haciendo prácticas en los astilleros de Glasgow y acudía a los cursos nocturnos del Anderson College, donde aprendió técnicas y adquirió nuevos conocimientos. Estos dos últimos miembros regresaron a Japón en noviembre de 1868.

El grupo Chōshū Goketsu (“los Cinco Magníficos de Chōshū), en una fotografía que forma parte de la colección del Museo de Hagi. Endō Kinsuke (arriba, a la izquierda), conocido como el Padre de la Acuñación, tuvo un importante papel en el inicio de la acuñación y estampación de monedas y billetes con técnicas modernas en Japón; Inoue Kaoru (abajo, a la izquierda), conocido como el Padre de la Diplomacia, modernizó el Ministerio de Hacienda y promovió los intercambios diplomáticos con representantes extranjeros en Japón mediante el salón de bailes sociales Rokumeikan; Inoue Masaru (centro), el Padre del Ferrocarril, guio la creación y ampliación de las líneas férreas; Itō Hirobumi (arriba, a la derecha), llamado Padre del Gabinete por haber sido el primer jefe del mismo, hizo una contribución capital al constitucionalismo mediante la promulgación de la Constitución del Imperio Japonés, y Yamao Yōzō, conocido como el Padre de la Ingeniería, fundó el Ministerio de Industria, que controlaba diversas áreas como el ferrocarril, la telegrafía o la construcción naval y también contribuyó a la creación de la Universidad de Ingeniería. Los sobrenombres atribuidos son los que aparecen en la lápida Chōshū Goketsu Kenshōhi.

La actividad política de Itō e Inoue Kaoru

Tanto Inoue Kaoru como Itō consiguieron elevar su posición política en el feudo de Chōshū y, una vez establecido el nuevo Gobierno Meiji, pudieron aprovechar su experiencia ultramarina como funcionarios encargados de la vanguardia diplomática del país en los puertos recién abiertos al comercio internacional. Posteriormente, ambos pasaron a ser funcionarios de alto rango del Ministerio del Tesoro (Tesoro y Asunto Populares, en aquel tiempo), que se ocupaba tanto de la política financiera y los asuntos civiles como de los proyectos de modernización. Durante su permanencia en dicho ministerio, Itō hizo una osada propuesta con vistas a la futura eliminación de los señoríos o feudos y el establecimiento de las prefecturas (provincias). En ese momento, se consideró que estaba excediéndose en sus atribuciones y fue degradado. Los dos presentaron su dimisión por asuntos relacionados con la forma de conducir la centralización de poderes, pero tenían una valiosa experiencia ultramarina y esto los hacía imprescindibles. Finalmente, con la activa intervención de Inoue Kaoru, en julio de 1871 se secundó la propuesta y los feudos fueron sustituidos por prefecturas, con lo que tomó forma el sistema centralizado de poder administrativo.

Inoue Kaoru fue ascendido al cargo de viceministro del Tesoro y, como tal, fijó los presupuestos anuales del resto de ministerios. Fue él quien puso los cimientos de la elaboración de presupuestos nacionales con criterios modernos, haciendo evaluaciones sobre la base de los ingresos del Estado. En mayo de 1873 dejó el Gobierno para pasar al sector privado, pero algunos años después se reincorporó al Gobierno. Después de una nueva temporada en el extranjero a partir de junio de 1876, fue designado miembro del Consejo de Estado en julio de 1878. También Itō volvió a alejarse temporalmente de Japón. Pasó dos periodos consecutivos en el extranjero a partir de noviembre de 1870 y esta nueva experiencia le permitió elevar su capacidad de mando y su posición política, ingresando igualmente en el Consejo de Estado en octubre de 1873.

Los dos tuvieron sus tropezones pero, además de utilizar muy bien sus conexiones como oriundos del ya extinto feudo de Chōshū, en sus carreras en el Gobierno supieron aprovechar su experiencia ultramarina y sus conocimientos sobre medidas políticas. Desde esas fechas, ambos desarrollaron una gran actividad como políticos. Inoue Kaoru fue el primer ministro de Asuntos Exteriores y del Interior de Japón, y ostentó otros importantes cargos. Itō fue el creador del Gabinete de Gobierno de Japón y el primer jefe de Gabinete (primer ministro), implicándose en la redacción de la primera constitución moderna de Japón y en la creación de la asamblea legislativa nacional. Ambos tuvieron un papel esencial en la creación de sistemas políticos y administrativos que perduran en el Japón actual.

A la izquierda, Inoue Kaoru. A la derecha, Itō Hirobumi (colección de la Biblioteca Nacional de la Dieta).

Contribución de Yamao en infraestructuras y recursos humanos

En cuanto a Yamao, tras su regreso al feudo de Chōshū se incorporó al Ministerio del Tesoro y Asuntos Civiles, siendo su primer destino Yokosuka (actual prefectura de Kanagawa), donde se responsabilizó de los astilleros. Sin embargo, el hecho de que se destinasen grandes cantidades de dinero a estas empresas modernizadoras cuando el Estado disponía de recursos muy limitados fue objeto de duras críticas y el tema se convirtió en motivo de discusión política. Yamao trató de alejarse del enfrentamiento político directo y para ello propuso la creación de un nuevo ministerio, el de Industria, que, como órgano del Gobierno central, se encargaría de llevar a cabo programas oficiales para el fomento de sectores industriales como el ferrocarril, la minería, los faros marítimos, la telegrafía o la construcción naval. El ministerio fue creado según sus deseos.

Entrada principal del antiguo Ministerio de Industria (colección del Museo Postal).

Yamao fue quien, de hecho, llevó la voz cantante en este ministerio que centralizaba la modernización de Japón, y en la fijación de políticas y obtención de partidas presupuestarias, utilizó medios un tanto irregulares, como negarse a presentarse en las oficinas o hacer caso omiso de órdenes, actitudes que se permitían en aquella época en la que Japón estaba todavía en vías de desarrollo en el campo de los sistemas y las instituciones. De esa forma, pudo concentrar todas sus fuerzas en sacar adelante los proyectos, contribuyendo así a sentar los cimientos de las infraestructuras de transporte y comunicaciones en su época inicial, abriendo en 1872 la línea férrea entre Tokio y Yokohama, y dando inicio a la comunicación telegráfica entre Tokio y Nagasaki, entre otras obras. Simultáneamente, trabajó también en la creación de organizaciones, proveyendo los recursos humanos necesarios para cada puesto y promoviendo la formación de personal. Dio especial importancia a la formación de técnicos, llevando a la creación de la Universidad Estatal de Ingeniería (actual Facultad de Ingeniería de la Universidad de Tokio), de la que salieron no pocos técnicos hacia los sectores público y privado. Yamao fue ascendido hasta el cargo de director, tras lo cual dejó el ministerio de Industria en octubre de 1881. Luego continuó su carrera asumiendo el cargo de director del Departamento de Legislación, pero en él no llegó a brillar tanto como en el Ministerio de Industria, pues los tiempos habían cambiado y la fase histórica en la que el Gobierno promovía activamente los proyectos de modernización había tocado a su fin.

Inoue Masaru, gran impulsor del ferrocarril

Inoue Masaru, que también había regresado al feudo de Chōshū, se incorporó al nuevo Gobierno en octubre de 1869 asumiendo responsabilidades en materia de fabricación de moneda y minería. Estas dos divisiones contaban con instructores extranjeros que habían llegado a Japón contratados por el Gobierno, y de Inoue Masaru se esperaba que supiera coordinar esfuerzos con ellos. En agosto de 1871 Inoue fue nombrado responsable de la División de Ferrocarriles del Ministerio de Industria. En esta división también estaban presentes los extranjeros. Eran expertos occidentales colocados por el Gobierno de Japón en sus órganos y en el aparato educativo para conseguir una rápida asimilación de las técnicas y sistemas de los países desarrollados. La División de Ferrocarriles era muy dependiente de estos extranjeros, pero Inoue Masaru, que era capaz de comunicarse con ellos en su idioma y tenía además un buen bagaje de conocimientos científicos, se las arregló para cooperar con ellos y llevar adelante exitosamente las obras. Para 1872 estaba en funcionamiento la línea Tokio-Yokohama. Para 1874, la que unía Osaka y Kōbe, y para tres años después operaba ya el tramo Kioto-Osaka.

Nishiki-e (xilograbado polícromo) que representa la inauguración oficial de la línea Shinbashi-Yokohama, en 1872 (colección del Museo de Logística).

Inoue Masaru (colección de la Biblioteca Nacional de la Dieta).

La organización encargada de operar las líneas férreas contrató a otros japoneses que habían estudiado en el extranjero y fue capaz de formar técnicos en su seno, ganando en autonomía. Fruto de ello, al tiempo que se reducía el número de extranjeros contratados, cuyos elevados salarios eran una onerosa carga para el Estado, muchos funcionarios técnicos cuya única función había sido comunicarse con los extranjeros fueron quedándose descolgados en el aspecto profesional.

Más tarde fue surgiendo una nueva generación de funcionarios técnicos egresados de la Universidad Estatal de Ingeniería o de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Tokio, y con su colaboración se fue ampliando la red ferroviaria. En 1889 quedó completada la línea Tōkaidō y en 1893 la línea Shin’etsu. Así, fueron introduciéndose a ritmo acelerado las tecnologías más punteras de la época y los trenes japoneses siguieron avanzando, salvando los grandes ríos del país mediante avanzados puentes metálicos y subiendo a las montañas gracias a sistemas de cremallera y otros adelantos.

Con el tiempo, a los hombres de la generación de Inoue Masaru les llegó el momento de retirarse. Él lo hizo en marzo de 1893. Personas como él, que a principios de la era Meiji hicieron gala de grandes conocimientos y con esos avales impusieron sus criterios en la fijación de políticas, tuvieron sentido en la fase inicial de la construcción de ferrocarriles, pero conforme Japón fue dotándose de una política y una administración más desarrolladas, estas figuras quedaron obsoletas. Y simultáneamente al relevo generacional en el funcionariado, la propia construcción de ferrocarriles fue avanzando.

La acuñación moderna de moneda, el legado de Endō Kinsuke

A su vuelta a Japón, Endō no pudo seguir una carrera demasiado brillante como samurái del feudo de Chōshū y en enero de 1868 pasó a Hyōgo, donde fue nombrado director de la oficina llamada Unjōsho, precedente de la aduana portuaria. Después, pasó a dirigir una organización que controlaba la distribución comercial y el comercio exterior. Ambos puestos le venían como anillo al dedo, pues podía utilizar su inglés con los numerosos extranjeros que trabajaban en los puertos abiertos al comercio internacional.

Fue en noviembre de 1870 cuando Endō fue elegido para un puesto directivo en el Departamento de Acuñación de Moneda (Casa de la Moneda). Dicho departamento comenzó a funcionar en febrero del año siguiente con máquinas importadas de países occidentales. Endō llevó a cabo el proyecto encargándose de las comunicaciones con los extranjeros, que eran quienes dirigían las operaciones, haciendo posible la primera acuñación de moneda con métodos modernos en Japón. Fue un funcionario técnico o “tecnócrata” en el sentido etimológico de la palabra.

La relación entre los extranjeros contratados por el Gobierno y los responsables de los departamentos no era demasiado clara y este aspecto hizo sufrir bastante a Endō, que en agosto de 1874 dejó el Departamento de Acuñación de Moneda, no sin antes haber despedido a buena parte de los extranjeros. Esto es una buena prueba de la velocidad a la que los japoneses asimilaban las técnicas, gracias a la cual en algunas fases del proceso la presencia de extranjeros se había hecho ya innecesaria. El departamento continuó haciéndose cada vez más autosuficiente hasta que fue posible hacer prácticamente todos los pasos de la acuñación solo con japoneses. Endō retornó al departamento como director en noviembre de 1881, volviendo a desempeñar un importante papel. Y los egresados de la Universidad Estatal de Ingeniería y de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Tokio fueron sumándose a sus filas, siendo posible hacer el relevo generacional antes de que Endō dejase definitivamente su puesto en junio de 1893. Así es como comenzó a operar regularmente el sistema de acuñación actualmente existente en Japón.

Los “Cinco Magníficos de Chōshū” y la modernización de Japón

Los cinco integrantes de este extraordinario grupo lograron posiciones acordes a sus capacidades en el nuevo Gobierno Meiji y, sobre la base de lo visto y aprendido en Occidente, llevaron a cabo procesos de modernización en muy diversas áreas y sentaron las bases de la sociedad moderna desarrollando sistemas en campos como los ferrocarriles, la acuñación de moneda, los organismos para la formación de técnicos, el sistema de los presupuestos nacionales, el gabinete de Gobierno o la Constitución. Durante sus años de actividad, aprovecharon su experiencia ultramarina y los conocimientos sobre medidas políticas que extrajeron de dicha experiencia, y en campos como los ferrocarriles o la acuñación de moneda colaboraron con los extranjeros contratados por el Gobierno, otras personas que conocían Occidente y jóvenes recién formados en las organizaciones, haciendo posible un relevo generacional efectivo.

Habrá muchas formas de explicar la modernización de Japón posterior a la Restauración Meiji, pero podemos decir que uno de los factores más importantes fue que personas como los “Cinco Magníficos de Chōshū” fueron situadas en muchos puestos clave del Gobierno, cumplieron su misión con entusiasmo y supieron hacer una buena transferencia de conocimientos entre los extranjeros contratados por el Gobierno y los jóvenes recién formados en Japón.

Desde el punto de vista de otros países, todo esto no será más que un caso concreto de un país insular del Extremo Oriente, pero de nuestro caso quizás puedan derivarse reflexiones valiosas también para otros casos de modernización nacional. Tampoco debemos olvidar la meritoria participación de los extranjeros contratados. Aunque debieron de presentir que cuanto más entusiasmo pusieran en transferir tecnología a los japoneses más posibilidades tendrían de ser despedidos, hicieron una valiosa aportación a nuestra modernización. Es un ejemplo muy sugerente que deberíamos aplicar también a nuestra sociedad actual.

Fotografía del encabezado: los famosos “Cinco Magníficos de Chōshū”, que se entregaron a la labor de modernizar Japón (colección del Museo de Hagi).

  • [09.11.2018]

Profesor asociado de la Facultad de Economía de la Universidad de Kansai. Nacido en Osaka en 1978. En 2001 se graduó en Politología por la Facultad de Derecho de la Universidad de Keiō. En 2008 completó estudios de doctorado en Politología en esa misma universidad. Ocupa su actual puesto desde 2015. Entre sus obras pueden destacarse Kōbushō no kenkyū: Meiji shonen no gijutsu kanryō to shokusan kōgyō seisaku (“Estudios del antiguo Ministerio de Industria: tecnócratas y políticas de fomento industrial en los primeros años de la era Meiji”; Keiō Gijuku Daigaku Shuppankai, 2009) o Meiji no gijutsu kanryō: Kindai Nihon wo tsukutta Chōshū Goketsu (“Tecnócratas de la era Meiji: los ‘Cinco Magníficos de Chōshū’, padres del Japón moderno”; Chūkō Shinsho, 2018).

Artículos relacionados
Otras columnas

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia