“Sōgō shōsha”: las compañías japonesas de comercio general

Tanaka Takayuki [Perfil]

[04.10.2012] Leer en otro idioma : 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية |

En el año fiscal 2011 muchas empresas de comercio general de Japón (sōgō shōsha) batieron récords de beneficios. Investigamos el transfondo histórico en el que se enmarcan esas empresas, así como su dirección futura.

La economía japonesa se encuentra en un largo periodo de bajo crecimiento, al que se suele llamar “los veinte años perdidos”. Sin embargo, a partir de 2000 se empezaron a producir logros sin precedentes por parte de las empresas de comercio general (sōgō shōsha, en japonés). En ese trasfondo crecen en gran medida los beneficios de las inversiones relacionadas con los recursos naturales y las fuentes de energía, y se suele señalar que cada vez hay un mayor fortalecimiento en aspectos como los inversores. ¿Cuáles son los motivos de estos sólidos resultados? ¿Y a dónde conducirán?

En el año y medio que va desde el otoño pasado hasta marzo de este año, el autor ha participado como investigador principal en Comité Especial de Investigación sobre los Principios Sōgō Shōsha, promovido por el Consejo de Comercio Exterior de Japón (JFTC, por sus siglas en inglés), que publicó sus resultados en el documento “Investigación sobre sōgō shōsha: orígenes, establecimiento y desarrollo” (Tōyō Keizai Shinpōsha). En este artículo pretende responder a las tres cuestiones que aparecen más abajo basándose en dicho documento, y al mismo tiempo explorar el futuro de las empresas de comercio geeral en cuanto entidades particulares de Japón.

Resultados anuales de las siete compañías de comercio general de Japón (contabilizados entre abril de 2011 y marzo de 2012)

* Registro de beneficio máximos

  Volumen de ventas Beneficios de explotación Beneficios netos
Mitsubishi Corporation 20.126,3 billones de yenes 271.100 millones de yenes 453.800 millones de yenes
ITOCHU Corporation 11.978,2 billones de yenes 272.600 millones de yenes *300.500 millones de yenes
Marubeni Corporation 10.584,3 billones de yenes 157.300 millones de yenes *172.100 millones de yenes
Mitsui & CO., LTD. 10.481,1 billones de yenes 348.300 millones de yenes *434.400 millones de yenes
Sumitomo Corporation 8.273 billones de yenes 219.800 millones de yenes *250.600 millones de yenes
Toyota Tsusho Corporation 5.916,7 billones de yenes 92.400 millones de yenes 66.200 millones de yenes
Sojitz Corporation 4.494,2 billones de yenes 64.500 millones de yenes ▲3.600 millones de yenes

Nota: los valores de ventas y los beneficios de explotación están basados en las prácticas de contabilidad tradicional japonesa. Los beneficios netos se basan en las tasas estadounidenses (US GAAP, por sus siglas en inglés) o en los Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF, también conocidas como IFSR por sus siglas en inglés), salvo en los casos de Toyota Tsusho y Sojitz Corporation. Los cortes se hacen cada 100 millones de yenes.

Cuándo y por qué se establecieron las empresas de comercio general japonesas

La primera cuestión es cuándo y por qué se establecieron las empresas de comercio general en Japón.

Japón, tras su derrota en agosto de 1945 en la Segunda Guerra Mundial, fue ocupada por los Aliados. Así, basándose en las políticas de las fuerzas aliadas, el comercio de posguerra comenzó a ser administrado por el gobierno. Posteriormente se reinició el libre comercio en 1950, y mientras se activaban los negocios de las empresas de comercio especializado se empezaron a formar empresas de comercio general. Las primeras empresas en comenzar a moverse hacia un modelo de comercio general fueron empresas textiles basadas en la región de Kansai (ITOCHU Corporation, TOMEN Corporation(*1), Nichimen Co., Ltd(*2), Marubeni y otras) y empresas metalúrgicas (Industrias Iwai y Nisho(*3), por ejemplo) que se expandían a nuevos campos por sí mismas, o a través de fusiones. Posteriormente, los zaibatsus (conglomerados industriales y financieros, que controlan el mercado a través de monopolios) como Mitsubishi y Mitsui, que habían quedado disueltos en una gran cantidad de pequeñas empresas por las políticas de las fuerzas aliadas, se amalgamaron en forma de una gran corporación, a la que además se unió un nuevo miembro, Sumitomo. De este modo, las empresas de comercio general continuaron desarrollándose hasta la época de gran crecimiento económico en la primera mitad de los sesenta.

La tendencia de formar empresas de comercio general se basaba en el modelo de los gigantescos conglomerados, como Mitsui o Mitsubishi, antes de la Guerra. El término mismo de “empresa de comercio general (sōgō shōsha)” no existía antes de la Guerra, pero esas empresas eran prototipos de ello, y tanto sus actividades como el género de sus artículos se habían diversificado, y se dedicaban a otros servicios industriales e inversiones, además del comercio.

Si consideramos bajo qué condiciones se formaron las empresas de comercio general en Japón, teniendo en cuenta los casos de empresas formadas antes y después de la Guerra, podemos encontrar las siguientes cuatro. 1) Existía una gran necesidad de promocionar el comercio exterior como asunto de política nacional; 2) por otro lado, se exportaban bienes de consumo (artículos básicos de escasa tecnología sin mucha diferencia entre sus variedades, lo que en inglés se suele denominar commodities), pero también existía una gran diferencia entre la forma de hacer negocios entre Japón y los países importadores, con lo que la habilidad de las empresas de comercio general se hacía indispensable; 3) era un momento de rápida expansión económica y de comercio exterior; 4) como miembros de los zaibatsus, las grandes corporaciones y demás, estaban íntimamente relacionados con la industria manufacturera nacional.

¿Son las empresas de comercio general características sólo de Japón?

En segundo lugar, consideremos si las empresas de comercio general son realmente entidades particulares de Japón. Si consultamos la clasificación “Forbes Global 2000” de 2012, en la que se citan las mayores empresas de comercio exterior del mundo, veremos que de las diecisiete mencionadas ocho son japonesas, y hasta el sexto puesto la lista está monopolizada por empresas de comercio general japonesas. Si sumamos a cuatro compañías coreanas y otras compañías asiáticas, tendremos que las diecisiete empresas listadas son de Asia. (Debemos señalar que en el listado de 2010 había dos compañías europeas de un total de veintidós, pero para 2012 habían desaparecido. Las empresas estadounidenses ni siquiera figuraban en el listado de 2010.)

Existen similitudes entre las empresas de comercio general de Corea del Sur y las de Japón, pero también hay muchas diferencias, como la baja tasa de importaciones y el hecho de que funcionan sólo como ventanillas de los grandes zaibatsus coreanos. Pese a que existen varios tipos de negocio similares a las empresas de comercio general japonesas en muchos países en vías de desarrollo, su tamaño no alcanza el de los casos japoneses. No obstante, en algunos países emergentes como China existe la posibilidad de que en el futuro se desarrolle este tipo de empresas a gran escala.

Si atendemos al pasado de los países desarrollados, en el Reino Unido, desde antes de la Segunda Guerra Mundial, las empresas multinacionales de comercio exterior han venido diversificando su línea de productos y expandiéndose activamente, de modo similar al de las empresas de comercio general japonesas. Algunas de ellas lograron sobrevivir tras la Guerra, incluso hasta las décadas de los setenta y los ochenta, pero al final sus acciones se hicieron públicas, se vieron obligadas a concentrarse en negocios rentables en el mercado, y la mayoríá se convirtió en empresas de comercio especializado o manufactura. En Alemania, hasta la década de 1910, las empresas de comercio especializado se encargaban de las exportaciones, pero con el tiempo las manufactureras empezaron a exportar directamente sus productos, y las primeras se quedaron únicamente con la exportación de productos de PYMEs y productos para países en vías de desarrollo. En Estados Unidos la exportación no desempeñaba un papel importante, y por tanto no existía un gran interés por expandirse hacia el extranjero, ni tampoco existía la necesidad de contar con empresas como las de comercio general japonesas.

Lista de empresas de comercio general del mundo, Forbes Global 2000 (publicado en 2012)

1 Mitsubishi Corporation
2 Mitsui & CO., LTD.
3 Sumitomo Corporation
4 ITOCHU Corporation
5 Marubeni Corporation
6 Toyota Tsusho Corporation

Fuente: “The World’s Biggest Public Companies” (Las mayores compañías públicas del mundo), sitio web de Forbes, 18 de abril de 2012

El futuro de las empresas de comercio general

En tercer lugar, consideremos de qué forma han cambiado las empresas de comercio general, y también cuál es el futuro que les espera.

A raíz de la amortización de bienes no productivos que dejó tras de sí el estallido de la burbuja de finales de los ochenta, en el mundo de las empresas de comercio general, en torno al año 2000, se comenzó una serie de fusiones y reestructuraciones. Como resultado quedaron las siete empresas más representativas, actualmente conocidas como ITOCHU, Sumitomo, Sojitz, Toyota Tsusho, Marubeni, Mitsui y Mitsubishi.

Las empresas de comercio general actuales se caracterizan por la expansión de sus negocios en una variedad de industrias de manufactura y servicios, a través de sus empresas subsidiarias. Por otro lado, los beneficios que vengan de inversiones sin derechos administrativos (dividendos) también contribuyen a los beneficios totales. Por tratar de expresar todo esto en una sola idea, estamos hablando de “compañías de negocios e inversiones generales”. Lo esencial aquí es que a pesar de todo se consiga que el comercio (las exportaciones y las transacciones tradicionales que se realizan a nivel tanto nacional como internacional) siga jugando un papel importante como parte de los cimientos de las actividades diversificadas.

Las cuatro condiciones que hemos visto antes para establecer empresas de comercio general en Japón se han debilitado con el progreso de la economía. Por otro lado, hay dos ventajas que favorecen la subsistencia de las empresas de comercio general: 1) la tolerancia al riesgo de descentralización y diversificación de sus actividades empresariales, y 2) la participación en todo tipo de oportunidades rentables, en todo tipo de campos.

Es muy posible que las empresas japonesas de comercio general sigan desarrollándose, manteniendo sus particularidades como empresas, con su habilidad de reformarse a sí mismas para hacer frente a las dificultades.

(Traducido al español del original en japonés)

(*1) ^ En 2006 se fusionó con Toyota Tsusho.

(*2) ^ En 2004 se fucionó con Nisho Iwai para formar Sojitz.

(*3) ^ En 1968 Nisho e Iwai se fusionaron, dando lugar a Nisho Iwai. Después, ésta se fusionó con Nichimen para formar Sojitz en 2004.

  • [04.10.2012]

Profesor de Economía en la Universidad Senshu desde 2001. Doctor en Economía, especializado en economía japonesa y políticas fiscales y monetarias. Se graduó en Economía en 1981 por la Universidad de Tokio. Ha sido investigador en jefe y economista en jefe para los diversos departamentos y secciones de investigación relacionados con el antiguo The Long-Term Credit Bank of Japan, Ltd. Doctor en Economía. Durante un año, a partir de abril de 2012, investigador invitado en el departamento de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia