Más pan que arroz en los hogares japoneses

Iwamura Nobuko [Perfil]

[27.08.2012] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Una encuesta elaborada por el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicación ha revelado que el consumo de pan en los hogares japoneses ha superado al de arroz por primera vez. Iwamura Nobuko, que desde 1998 realiza estudios sobre los hábitos alimentarios en Japón, se pregunta sobre el porqué de esta tendencia a la inversa.

La Encuesta Anual sobre la Economía Familiar 2011, elaborada por el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicación, reveló que el consumo de pan en los hogares japoneses había superado al de arroz por primera vez. Según este estudio, el gasto anual desembolsado para la compra de arroz por una familia; esto es, un hogar en el que viven más de dos personas a excepción de aquellos cuyos miembros se dedican a la agricultura, silvicultura o pesca, fue de 27.429 yenes, mientras que la cantidad destinada a la adquisición de pan ascendió a 28.318 yenes. Se trata de la primera vez que se da esta tendencia a la inversa desde que se comenzó a realizar la investigación en 1946.

¿Por qué los japoneses consumen menos arroz?

Aunque Japón es un país en el que durante muchos años el arroz ha sido el alimento principal, es cierto que desde hace algún tiempo se viene hablando de que los japoneses consumen cada vez menos arroz. Existen varias razones que explican que se hayan registrado cifras tan aclaratorias de esta tendencia.

La primera razón es de carácter histórico: más de la mitad de la población japonesa actual pertenece a generaciones que se han criado desde la niñez acostumbradas al consumo de pan. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón empezó a recibir trigo sobrante de Estados Unidos en concepto de ayuda, y el pan se convirtió en el alimento principal del almuerzo servido a los escolares japoneses, servicio que las escuelas volvían a reanudar tras la contienda. Esto serviría para explicar que la tendencia continuara después de la aprobación en 1954 de una ley para regular el suministro de la comida en los centros educativos y que se extendiera por todo el país en los años sesenta. Por todo esto, los japoneses que rondan los sesenta años, una enorme cantidad de los habitantes del país, están acostumbrados a comer pan desde que eran niños. De hecho, se podría decir que ésta es la razón de por qué en el estudio realizado en 2011 el consumo de arroz era mayor solamente en los hogares cuyo cabeza de familia era una persona de la tercera edad; esto es, de más de sesenta años.

Tampoco se puede obviar el hecho de que el propio gobierno de Japón impulsó la tendencia al fomentar desde la segunda mitad de la década de los cincuenta hasta los años sesenta que se eligiera una dieta más occidentalizada, que incluía pan, proteínas animales y productos lácteos, entre otros, alegando que los japoneses no podrían hacerse fuertes comiendo solamente arroz y verduras. Las autoridades también pusieron en práctica medidas a gran escala para recolocar en otras industrias a los agricultores dedicados al arroz.

Además, la gente soñaba con poner cada mañana sobre la mesa de su comedor unas tostadas para desayunar, así que fue entonces, alrededor de 1960, cuando el menú de los japoneses cambió drásticamente.

Comidas más simples y por separado

Está claro que las razones de tipo histórico no son las únicas que explican el mayor gasto en pan que en arroz puesto de relieve en el estudio de 2011; también se pueden encontrar argumentos en cómo es la alimentación en los hogares actuales.

Si se observan los resultados del estudio sobre hábitos alimentarios de los hogares japoneses que yo misma realizo desde 1998, Shoku Drive, se puede constatar que esta tendencia está estrechamente relacionada con el hecho de que la preparación de las diferentes comidas se ha simplificado, y con que los miembros de las familias suelen comer por separado cada vez más.

Hoy en día, en los hogares japoneses se tiene una mayor consideración hacia los gustos y horarios de cada miembro, y cada vez más familias comen cosas diferentes a horas diferentes. En la mayoría de las casas esto es así en el desayuno y los días laborables en la cena, especialmente a partir de que los hijos entran en el instituto. Por ello, disminuye el número de comidas en las que se consume arroz.

Desayuno de una familia formada por un padre de 43 años, una madre de 39 y dos hijos de 13 y 7. La comida de la mañana consiste en dejar que cada uno coja lo que quiera de lo que hay encima de la mesa; todos son productos ya elaborados. Imagen cortesía de Iwamura Nobuko.

Resulta duro tener que recalentar el arroz y la sopa de miso, dos elementos indispensables en la dieta tradicional japonesa, cada vez que un miembro de la familia quiere comer; también lo es elaborar diversos acompañamientos que tomar junto con los dos anteriores en función de gustos diferentes. Preparar una comida consistente en un cuenco de arroz blanco cocido servido con una sopa y tres acompañamientos, uno de los menús típicos de la cocina nipona, para una persona que vuelve a casa tarde y no come con el resto de la familia es un inconveniente; de ahí que se coma más simple y por separado. El pan, la pasta precocinada, los fideos instantáneos y los platos elaborados con arroz y la pizza congelados que se pueden comer con sólo calentarlos en el microondas se diferencian del arroz blanco cocido en que constituyen por sí mismos una comida, ya que se pueden tomar fácilmente sin ningún plato adicional.

Las amas de casa japonesas comenzaron hace unos diez años a decir que se les hacía molesto tener que preparar varios platos para acompañar el arroz. Con el paso del tiempo la preparación de las diferentes comidas se ha ido simplificando, y los menús tradicionales compuestos por arroz, sopa y varios acompañamientos han ido desapareciendo de las mesas en los hogares de Japón. Esto explica también por qué ha disminuido el consumo de arroz.

A los japoneses no ha dejado de gustarles el arroz

Todo esto no quiere decir que los gustos de los japoneses hayan cambiado y que ahora detesten el arroz: en las tiendas que abren veinticuatro horas al día los onigiri, bolas de arroz cocido, son un producto popular; cuando comen fuera, muchos eligen restaurantes de sushi con barra giratoria (kaitenzushi), o los especializados en gyūdon, arroz blanco cocido servido en un bol con rodajas finas de carne de ternera. Además, cuando en las casas se sirven diversos platos éste sigue siendo el alimento principal; no hay pan, ni pasta o fideos. No obstante, los resultados de Shoku Drive demuestran desde hace quince años que, cuando la variedad de platos es pobre, la gente consume pan y fideos.

Precisamente al hablar de los onigiri y de los donburi mono, cuencos de arroz blanco cocido con algún otro ingrediente encima, que se sirven sin acompañamientos, como el gyūdon, es interesante destacar cómo a día de hoy se han convertido en platos recurrentes cuando a alguien le resulta fastidioso preparar diversos acompañamientos. Para hacer un onigiri basta con darle forma de pelota al arroz blanco cocido, mientras que en el caso de los donburi mono uno sólo ha de poner encima del arroz lo que tenga a mano; por ejemplo, huevo, nattō (sojas fermentadas) o verduras en salmuera. Así, uno tiene la sensación de que puede comer aunque no tenga otros platos. Que en los hogares japoneses se esté recurriendo cada vez más a los onigiri y los donburi mono evidencia que de un tiempo a esta parte estos platos son el último recurso del que se sirve la gente para comer arroz sin tener que preparar otros platos.

El aumento del gasto destinado a la compra de pan respecto del arroz está relacionado con diversos factores: las transformaciones a lo largo de la historia, la posguerra, la actual tendencia a la simplificación de la preparación de las comidas y cambios en los hogares japoneses tan grandes como que los miembros de las familias tengan gustos culinarios diversos y coman a diferentes horas. Es por eso por lo que se puede decir que los hábitos alimentarios son una parte de la cultura.

(13 de julio de 2012. Traducción al español del original en japonés)

  • [27.08.2012]

Directora de 200X Family Design Room, perteneciente a la empresa Kewpie Corp. Desde 1998, realiza estudios anuales cuyo objeto son amas de casa residentes en el área metropolitana de Tokio que tienen hijos nacidos a partir de 1960. Entre sus obras, destacan Kawaru kazoku, kawaru shokutaku—Shinjitsu ni hakai sareru māketingu jōshiki; Chūkō Bunko, 2009, y Nihonjin ni wa ni shurui iru: 1960 no dansō; Shinchōsha, 2013.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia