La estrategia global del presidente de Softbank, Son Masayoshi
La ambición de una de las tres empresas de telefonía móvil más grandes de Japón

Ishikawa Tsutsumu [Perfil]

[21.03.2013] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS |

En octubre de 2012 Softbank anunció la compra de la tercera compañía estadounidense de telefonía móvil, Sprint Nextel. Analizamos la estragegia del presidente Son Masayoshi y su ambición por convertir a su compañía en la número uno del mundo.

El 15 de octubre de 2012 el presidente de Softbank, Son Masayoshi, hizo pública la compra de Sprint Nextel (en lo sucesivo, Sprint), la tercera compañía de telefonía móvil en Estados Unidos. El precio fue de 20.100 millones de dólares. Softbank, la tercera compañía de telefonía móvil de Japón, se convierte en la tercera en Estados Unidos, y al tiempo también se convierte en la tercera del mundo por volumen de ventas, tras China Mobile, de China, y Verizon, de Estados Unidos.

La ambición del presidente Son: convertirse en los primeros del mundo

Hay varias razones por las que Softbank ha adquirido Sprint.

La razón principal viene de la ambición del propio presidente Son; él mismo cuenta que su objetivo es que su empresa sea la primera del mundo. Durante la rueda de prensa de la compra Son repitió varias veces: “Desde el momento que nace, un hombre debe aspirar siempre a ser el mejor del mundo”. En Japón, los contratos con Softbank se incrementaron rápidamente, tras la adquisición de Vodafone. Son se hizo cargo de una compañía de telefonía móvil de gerencia estancada, y en 2012, por fin, comenzó a perseguir a la segunda compañía del país, KDDI, para arrebatarle el puesto. Son, obsesionado con la primera compañía del país, NTT Docomo, que cuenta con más de sesenta millones de contratos, asegura que también le arrebatará el puesto. En los círculos del sector se rumoreaba que “es algo imposible”, pero el presidente Son ha sido capaz de colocar su empresa a escala mundial, gracias a un método tan duro como es la compra de una compañía estadounidense.

Además, el presidente Son habla, más que de la compra de Sprint en sí, del hecho de que “tanto en Japón como en Estados Unidos los propios fabricantes van a poder proporcionar los mismos smartphones y las estaciones base. Es decir, que si Softbank continúa avanzando a gran escala, podrán comprar los materiales necesarios a un precio bajo, con un coste lo más barato posible.

Sin embargo, según lo que dice la gente relacionada con los fabricantes japoneses, “la forma de comunicación en Japón y en Estados Unidos es diferente. Además, las especificaciones y prestaciones que exigen los usuarios de ambos países son muy diversas, y quizá sea imposible lograr una adquisición en bloque.” Está claro que en el mercado japonés, el “Osaifu Keitai”, un servicio de pago que utiliza una tarjeta inteligente (IC), u otros servicios, como la transmisión de contenidos televisivos digitales terrestres a través del llamado “One-Seg”, representan una serie de prestaciones únicas en comparación con las de los smartphones que circulan por el mundo. Además, en el mercado japonés resultaba muy difícil vender un smartphone que no contara con esas prestaciones. Sprint no puede expandirse con los smartphones diseñados para Softbank, ni los smartphones de Sprint se pueden vender bien en Japón.

La adquisición en bloque del iPhone preparado para las redes TD-LTE, ¿el verdadero objetivo?

Hay otra razón que se cita en cuanto a la compra de Sprint por parte de Softbank, y es el deseo de expandirse escala mundial usando las nuevas tecnologías de alta velocidad, el llamado “TD-LTE” (Time-Division Long-Term Evolution; “división temporal, evolución a largo plazo”).

Se estima que el TD-LTE, por cuya introducción China Mobile ha mostrado un gran interés, comenzará a estar activo en ese país como servicio a partir de 2014. Si se implanta en China, dado que se hará necesario instalar estaciones base y antenas por todo el territorio nacional, se espera que dicha empresa genere una gran demanda como resultado. A la postre, se prevé que la introducción del TD-LTE se abarate por la parte de los costes de instalación. La introducción de esta tecnología no solo avanza en China, sino también en India. En Japón, Softbank Mobile ya la ofrece bajo el nombre de “Softbank 4G”.

En Estados Unidos, aunque la empresa Clearwire se está preparando para ofrecer el TD-LTE, parece que las obras de instalación necesarias para implementar la red han sufrido retrasos por problemas financieros. Lo cierto es que Sprint invertía en Clearwire; con la compra de la compañía por parte de Softbank su capital ha salido fortalecido, se ha hecho posible para ellos invertir en la construcción de infraestructuras por parte de Clearwire, y ya podrán empezar a verse avances en la difusión del TD-LTE.

También se dice que el presidente Son decidió invertir en Sprint con el objetivo de facilitar la introducción del TD-LTE en Estados Unidos. Pero de ser así, ¿por qué ha tenido que gastarse una cantidad gigantesca de dinero para adquirir la compañía de telefonía móvil estadounidense?

La razón es que Apple está preparando su iPhone para el TD-LTE. Apple es muy consciente del mercado chino, y aunque continúa planificando su nuevo iPhone de cara al TD-LTE, dado que la introducción de la tecnología no avanza a nivel mundial, duda en cuanto a su implementación. Si el iPhone estuviera preparado para el TD-LTE, también en Japón sería posible utilizar esa tecnología con el Softbank 4G. Ahora en Japón se está produciendo una feroz guerra de precios entre Softbank y KDDI, que también ofrece el iPhone, pero si cuenta con el TD-LTE, Softbank no tendrá problemas para vender un iPhone que se conecta a una red más rápida y sin congestiones, y habrá vencido a su rival en un santiamén.

Si Japón y Estados Unidos compartieran una tecnología como el TD-LTE, sería muy fácil llevar a cabo una adquisición en bloque. El iPhone es una máquina destinada tanto al público japonés como al estadounidense. Si el iPhone con TD-LTE se convierte en una realidad, se obtendrán ventajas no solo de las adquisiciones en bloque de las estaciones base, sino también de las compras de los dispositivos.

Utilizar las técnicas de Softbank para aumentar los contratos de Sprint

Resulta obvio, pero el presidente Son no solo tiene como objetivo ofrecer el TD-LTE, sino también aumentar el número de contratos de Sprint, y asegurarse una nueva fuente de beneficios.

Softbank no solo se encuentra enzarzada en una guerra de precios con sus competidores en Japón; también vende productos como el “Photo Vision”, que muestra en una pantalla de cristal líquido fotos enviadas por correo electrónico, o el “Mimamori Keitai”, un móvil para la familia. Ambos artilugios están capacitados para recibir y enviar información, cuentan con un precio asequible, y al ofrecerlos dentro del paquete de compra a los usuarios que adquieren un iPhone se han venido asegurando el primer puesto en número de contratos, casi cada mes. De este modo, con la ayuda de Softbank, como empresa que lleva un tiempo aumentando los contratos de periféricos y no solo los de teléfonos móviles y smartphones, se prevé que Sprint podrá mantener el mismo tipo de aumento en el número de contratos con un modelo empresarial parecido.

Debido a que muchos usuarios descontentos se han quejado de que con Softbank es fácil quedarse sin cobertura, la compañía se ha dedicado a reforzar toda su red de infraestructuras, aumentando el número de estaciones base, o adquiriendo la “Platina band”, que facilita la conexión celular en la banda de los 900 MHz. Sprint también ha recibido críticas por su escasa cobertura. Naturalmente el presidente Son tratará de mejorar la calidad del servicio de la red en Estados Unidos; sin embargo no se puede asegurar hasta dónde llegarán esas mejoras, dado que el país es muy grande.

Un tema importante de cara al éxito en Estados Unidos

Aunque muchas personas relacionadas con el mundo de la telefonía móvil en Japón son de la opinión de que la compra de Sprint es una aventura en la que solo podía embarcarse el presidente Son, también dicen que por mucho que la haya comprado, lo difícil ahora es tener éxito con ella. En Estados Unidos el grado de difusión de la telefonía móvil es ya muy alto, y no es de prever un crecimiento repentino, como en el caso de China o de India. Además, debido a la difusión del iPhone y otros smartphones, las dos compañías más fuertes del país, Verizon y AT&T, ya cuentan con una fuerte clientela de base.

También existe la opinión, entre trabajadores de otras compañías de telefonía móvil, de que “en el mundo de la telefonía móvil no hay muchos ejemplos de empresas extranjeras que hayan entrado en competición con las empresas domésticas y les haya ido bien”. El tema, para el presidente Son, consiste en si será capaz o no de romper esa idea de sentido común imperante hasta ahora.

Además, la compra ha generado una serie de problemas. El 28 de enero de 2013 el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) una prórroga para la investigación, por parte de dicha comisión, de la compra de Sprint que realizó Softbank, investigación que se hacía a la par que otra por parte del Departamento de Justicia, la Oficina Federal de Investigación (FBI) y el Departamento de Seguridad Nacional. Esto quiere decir que surge un tema preocupante tanto para el gobierno de Estados Unidos como para su congreso: dado que Softbank adquiere material de empresas como Huawei Technologies Co. Ltd. o ZTE Corporation, supuestamente vinculadas al Ejército Popular de Liberación chino, existe una posible influencia negativa de la compra de Sprint sobre el mantenimiento de la seguridad en Estados Unidos. Por consiguiente, también será responsabilidad del presidente Son eliminar esas preocupaciones relacionadas con la seguridad nacional que tiene el gobierno de Estados Unidos.

Por otra parte, en un artículo publicado por el Los Angeles Times el 29 de enero de este año se cuenta que Son ha adquirido una residencia en Silicon Valley. Si esto resulta ser cierto, significará que el presidente Son se toma en serio su aventura en Estados Unidos.

Los movimientos de Softbank y su presidente van a ser el centro de atención en lo sucesivo, de cara a la puesta en práctica de la compra de Sprint, y al éxito en Estados Unidos.

(Fotografía de fondo del título: el presidente de Softbank, Son Masayoshi, durante la rueda de prensa en la que desveló la adquisición de Sprint Nextel [15 de octubre de 2012; imagen cortesía de Sankei Shimbun])

  • [21.03.2013]

Periodista especializado en teléfonos móviles y smartphones. Nacido en 1975. Graduado por la universidad Chuo. Tras trabajar como editor para Nikkei TRENDY, en 2003 comenzó a realizar su actividad como free lance.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia