¿A quién pertenece Okinawa?

Nagamoto Tomohiro [Perfil]

[02.09.2013] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

Al hilo del enfrentamiento por las islas Senkaku, China está elevando el tono en sus ideas sobre la pertenencia de Okinawa. En este contexto, ¿en qué momento se halla la actitud del pueblo de Okinawa hacia China? El presidente del Comité Editorial del periódico Okinawa Times reflexiona al respecto.

La disputa chino-japonesa por los derechos territoriales sobre las islas Senkaku no tiene visos de apaciguarse. Ambos países no intercambian mensajes constructivos, que alienten un pensamiento sereno, sino soflamas que ahondan ese enfrentamiento. Los medios de comunicación amplifican estos mensajes y la opinión pública bulle en la red. El ciclo se repite una y otra vez, lo cual es una desgracia tanto para Japón como para China.

Uno de los puntos donde más se hace sentir la gran diferencia existente entre las respectivas percepciones es el tema de la pertenencia de Okinawa.

Prensa china favorable a promover la restauración de Ryūkyū

El periódico Renmin Ribao, órgano del Partido Comunista Chino, publicó en su edición del 8 de mayo de 2013 un artículo que sostenía que había llegado “el momento de debatir, una vez más, el problema de Ryūkyū, un problema históricamente sin resolver”. El Huanqiu Shibao (nombre inglés: Global Times), otro diario del mismo grupo que el anterior, continuó con el tema afirmando en su artículo editorial del 11 de mayo que “si Japón se empeña en ser pionero del sabotaje al ascenso de China, China debería entonces favorecer en Okinawa el crecimiento de las fuerzas que buscan la restauración de Ryūkyū”. En su editorial del día 10 de mayo, el Wen Wei Po, diario en lengua china con base en Hong Kong, sostuvo que “Ryūkyū fue antiguamente un territorio chino, y que Japón sustrajo las Ryūkyū y las Diaoyu mediante la fuerza militar, amparado por Estados Unidos”. Y la revista Shijie Chishi, tutelada por el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, se sumó al coro en su número del 16 de marzo, afirmando que, “sobre Okinawa, Japón no tiene ninguna soberanía basada en el derecho”.

Se dice que este tipo de escritos que cuestionan la pertenencia de Okinawa se están prodigando desde que, en septiembre de 2012, Japón convirtió las Senkaku en una propiedad estatal. Se habla, a espaldas de los okinawenses y de forma unilateral, de problemas como la soberanía o la pertenencia de Okinawa y, para colmo, en Internet se emiten las opiniones más provocativas, incluyendo las que reclaman la devolución de Okinawa.

El inextinguible deseo del pueblo okinawense

El día 15 de mayo de 2013, con ocasión del 41 aniversario de la devolución a Japón de Okinawa por parte de Estados Unidos, estudiosos de la prefectura establecieron una sociedad para investigar temas relacionados con la independencia de la nación okinawense. Bajo ello subyace el rechazo que causa la forma en que el gobierno central está ignorando la voluntad del pueblo okinawense en lo concerniente al problema de las bases militares norteamericanas. Pero si es pensando seriamente en estos movimientos como China pretende “favorecer en Okinawa el crecimiento de las fuerzas que buscan la restauración del reino de Ryūkyū”, no podemos sino decir que su idea es un peligroso anacronismo.

El profesor Tomiyama Kazuyuki, de la Universidad de Ryūkyū, señala en Ryūkyū/Okinawa-shi no sekai (El mundo de la historia de Ryūkyū/Okinawa), que, “en la Edad Moderna, el reino de Ryūkyū mantuvo una relación tributaria relativamente poco regulada con la China de las dinastías Ming y Ching y, al mismo tiempo, una relación de clara subordinación con respecto al han [señorío feudal] de Satsuma, en Japón”, lo cual le lleva a calificar a la Okinawa de la Edad Moderna de “estado tributario de doble subordinación”.

A partir de la Edad Moderna, Ryūkyū/Okinawa experimentó algunos cambios de régimen político. Es cierto que, en esas ocasiones, se produjeron en el interior de Okinawa debates sobre su pertenencia. Al producirse, en 1879, la extinción de Ryūkyū como señoría feudal y su conversión en una prefectura más (liquidación de Ryūkyū), una parte de los nobles okinawenses pidieron auxilio a China, y en 1945, durante algún tiempo tras la finalización de la Batalla de Okinawa, además de las voces que pedían su restitución a Japón, se oyeron otras que reclamaban la independencia y otras que pedían que se convirtiera en un fideicomiso norteamericano. En 1972 también hubo quien se opuso a la devolución de Okinawa a Japón.

¿Cómo seguir siendo uno mismo cuando se está entre dos grandes países? Toda la historia moderna y contemporánea de Okinawa está recorrida por el deseo de los okinawenses de encontrar la fórmula que haga posible la autonomía política y económica, que permita vivir en paz preservando la cultura propia de las islas. Y ese deseo sigue siendo el mismo hoy en día.

Rápido deterioro de los sentimientos hacia China en la prefectura

La División de Política de Seguridad Regional de la Oficina Pública del Gobernador de Okinawa realizó entre noviembre y diciembre de 2012 un sondeo de opinión sobre China entre los ciudadanos de Okinawa (véanse el apéndice), dirigido a 3.000 residentes de ambos sexos de entre 15 y 75 años. Conviene señalar que el estudio se realizó después de que en varias regiones chinas se convocasen grandes manifestaciones antijaponesas en protesta por la decisión tomada por el gobierno japonés de estatalizar las islas Senkaku.

Un 57,9%dijo que su opinión sobre aquel país “no era demasiado buena” y otro 31,1% dijo que “no era buena”, sumando entre ambas respuestas un 89%.

Entre los principales factores que entorpecen las relaciones entre Japón y China (respuesta múltiple), los más citados fueron “problemas territoriales”, “la educación antijaponesa que se imparte en China”, “el nacionalismo y el sentimiento antijaponés del pueblo chino” y otros.

Okinawa, históricamente, ha mantenido una intensa relación con China, y se dice que son muchos los okinawenses que ven con buenos ojos a este país, pero las cifras que ofrecemos expresan elocuentemente a qué velocidad se están deteriorando esos sentimientos. Es indudable que la campaña mediática desarrollada en China sobre el problema de la pertenencia de Okinawa ha aumentado todavía más los temores y la desconfianza hacia aquel país entre los okinawenses.

El realismo pacifista de quienes viven en el borde

Pese al alto grado de implicación económica que han alcanzado Japón y China, resulta llamativa la profunda brecha que los separa en su percepción de muchos temas. Los datos de la encuesta nos muestran cómo se ve China desde el lado okinawense, pero, sin duda, la mirada china sobre Japón será todavía más severa. ¿Qué podría hacerse para ahondar la comprensión tratando de ver las cosas desde la perspectiva del otro? Estas formas xenófobas de nacionalismo que solo alienta el enfrentamiento no hacen sino dificultar la resolución de los problemas y son absolutamente estériles.

Aunque haya también quien defienda la opinión contraria, los okinawenses se oponen mayoritariamente a fortificar Okinawa, a hacer de ella una fortaleza militar que sirva para poner cerco a China. Este es el realismo pacifista de quienes viven en el borde.

En la fase final de la Segunda Guerra Mundial, Okinawa se convirtió en escenario de durísimas batallas terrestres en Japón y Estados Unidos, y tras finalizar la contienda, bajo ocupación militar norteamericana, fue tomada como una pieza clave en la región del Pacífico desde donde vigilar los movimientos de la Unión Soviética y de China. Contando con esta tremenda experiencia histórica, el papel que corresponde a Okinawa es el de ofrecer un lugar de diálogo y encuentro para ambos países, ir consolidándose como un foco de distensión.

(Escrito el 7 de junio de 2013 y traducido al español del original en japonés)

 

Apéndice

Extracto del Primer sondeo de opinión sobre China entre los ciudadanos de Okinawa.

Ficha técnica: Sondeo de opinión realizado por la División de Política de Seguridad Regional de la Oficina Pública del Gobernador de Okinawa entre los días 21 de noviembre y 12 de diciembre de 2012, sobre una muestra de 3.000 residentes en Okinawa de ambos sexos de entre 15 y 75 años, con un índice de respuesta válida del 39,6% (1.187 personas).

Los datos sobre el conjunto de Japón que dan pie a la comparación que se ofrecen en los siguientes cuadros proceden del Octavo sondeo de Opinión conjunto Japón-China, efectuado por la organización sin fines de lucro Genron, entre los días 26 de abril y 14 de mayo de 2012, con un total de respuestas válidas de 1.000 residentes en Japón de ambos sexos mayores de 18 años (excluyendo alumnos de bachillerato).

(1) Impresión que se recibe de China

¿Cuál es su impresión sobre China? (respuesta simple)

Okinawa (%) Conjunto de Japón (%)
Tengo una buena impresión 1,4 2,3
Si tuviera que elegir, diría que buena 7,7 13,3
Si tuviera que elegir, diría que no es buena 57,9 66,7
No tengo una buena impresión 31,1 17,6
No contesta 1,9 0,1

 

Pregunta dirigida a quienes han elegido alguna de las dos primeras opciones en la pregunta anterior
Pregunta 1: ¿Por qué su impresión es buena? (respuesta múltiple)

Okinawa (%) Conjunto de Japón (%)
Porque el crecimiento económico chino es imprescindible para la economía japonesa. 47,4 52,6
Porque se aprecian avances en el intercambio de estudiantes y en otras áreas de intercambio civil. 43,7 35,3
Porque se han celebrado numerosas cumbres y las relaciones entre los dos gobiernos se han estabilizado. 2,4 5,8
Porque podemos ver con esperanza el futuro desarrollo de la sociedad china. 22,9 33,3
Porque envió ayuda con ocasión del Gran Terremoto del Este de Japón. 21,4 20,5
Porque ya no hace tantas declaraciones sobre los problemas históricos. 1,2 5,1
Porque la política china está cuidar las relaciones chino-japonesas. 6,4 10,9
Porque siento interés hacia la gastronomía, la historia u otros elementos de la cultura china. 46,8 31,4
Porque los chinos son serios, esforzados y buenos trabajadores. 18,0 15,4
Porque en los hechos y en los dichos de los chinos se siente grandeza. 2,4 5,8
Porque los productos chinos son baratos y atractivos. 23,2 23,7
Porque China está empezando a respetar las normas de la política internacional. 6,1 5,1
Por otras razones. 19,6 7,7
No tengo ninguna razón en particular. 3,1 9,0
No contesta. 1,5 0,0

 

Pregunta dirigida a quienes han elegido la tercera o la cuarta opción en la pregunta inicial.
Pregunta 2: ¿Por qué su impresión no es buena? (respuesta múltiple)

Okinawa (%) Conjunto de Japón (%)
Porque su sistema político es diferente. 20,0 26,5
Porque en el pasado estuvimos en guerra con ellos. 3,0 4,9
Porque critica a Japón por los problemas históricos y otros temas. 43,6 44,0
Porque no entiendo el comportamiento patriótico ni la forma de pensar de los chinos 50,5 28,4
Porque dan una imagen de egoísmo cuando se trata de aseguramiento de recursos y de energía. 60,1 54,4
Porque es evidente que está aumentando su poderío militar y que le falta transparencia. 38,0 34,8
Porque su pose de gran potencia me desagrada. 21,5 17,2
Porque da la impresión de adoptar una actitud dominante. 36,4 23,0
Porque continúan los enfrentamientos por las islas Senkaku. 56,0 48,4
Porque no se comporta de acuerdo a las normas internacionales. 58,4 48,3
Por otras razones. 14,3 9,6
Por ninguna razón en particular. 0,1 4,9
No contesta. 2,9 0,4

 

(1) Elementos que obstaculizan el desarrollo de las relaciones entre Japón y China.

Pregunta 1: ¿Cuáles son, en su opinión, los principales problemas que obstaculizan el desarrollo de las relaciones entre Japón y China? (Marque hasta un máximo de tres opciones)

Okinawa (%) Conjunto de Japón (%)
La falta de confianza entre los respectivos pueblos 24,0 27,6
El conflicto entorno a la explotación de los recursos marinos y otros. 34,9 34,1
Los problemas territoriales. 58,0 69,6
Las fricciones de carácter económico. 4,2 16,5
Las preocupaciones en torno a la política de seguridad nacional de Japón. 4,7 3,2
El aumento de su poderío militar. 12,3 12,6
El nacionalismo y el sentimiento antichino del pueblo japonés. 4,2 2,7
El nacionalismo y el sentimiento antijaponés del pueblo chino. 40,2 19,6
El problema de la visión de la historia que defiende Japón. 11,4 7,7
Los problemas que no se han resuelto en Japón desde tiempos de la guerra. 11,0 12,0
La educación antijaponesa que se imparte en China. 54,3 28,6
La existencia de una alianza entre Japón y Estados Unidos. 2,5 1,4
El problema de Taiwán. 1,1 1,6
Los delitos cometidos en Japón por los chinos. 5,4 5,5
La diferencia entre el sistema político de Japón y de China 10,0 8,1
El problema racial en China. 6,9 3,9
El problema de la seguridad de los productos chinos. 20,0 15,7
El problema de los libros de texto y las declaraciones de la extrema derecha. 5,5 3,7
Otros problemas. 2,0 1,6
No contesta. 0,3 1,1

(Traducido al español del original en japonés)

  • [02.09.2013]

Presidente del Comité Editorial del Okinawa Times. Nacido en Okinawa en 1950. Cursó estudios en la Tokyo University of Foreign Studies y trabajó en el Gobierno Metropolitano de Tokio antes de incorporarse a la plantilla del periódico en 1974. Allí, ha ejercido como miembro del comité de redacción, jefe de la sección de arte y cultura. Fue también, profesor adjunto en la Universidad de Kyūshū (1994-2000), tras lo cual se reincorporó al periódico, donde ocupó los cargos de jefe de redacción y director de la delegación en Tokio.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia