El excesivo calor, peligro latente de Tokio 2020

Yanai Yumiko [Perfil]

[17.01.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | Русский |

Algunos dicen que convendría comenzar ya a alertar sobre el riesgo de que los Juegos Olímpicos Tokio 2020 vengan acompañados por calores incluso más fuertes que los que azotaron la capital japonesa en el verano de 2013. Un reportero independiente de temas deportivos con amplia experiencia en eventos internacionales nos sirve una realista visión de lo que espera a los atletas.

Adaptar horarios a las televisiones occidentales, prioridad olímpica

Cuando se decidió que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 se celebrarían entre el 24 de julio y el 9 de agosto, no pocos japoneses se preguntaron por qué tenían que hacerse coincidir precisamente con las fechas más calurosas del año.

El hecho es que el periodo de celebración de los juegos está fijado de antemano y, en principio, no se prevén cambios al respecto. En el Comité Olímpico Internacional (COI) se parte de la premisa de que la ciudad encargada de acoger los juegos de verano elegirá para el evento fechas comprendidas entre el 15 de julio y el 31 de agosto.  

Hay que preguntarse, entonces, por qué el COI ha limitado la realización de los juegos de verano a ese periodo. Su intención es facilitar que las cadenas de televisión de Europa y Norteamérica estén en condiciones de transmitir imágenes de las competiciones tantas horas como sea posible. Los grandes ingresos procedentes de los derechos de emisión pagados por las televisiones de los países occidentales son fundamentales para el COI. Por eso, se eligen los meses de julio y agosto, durante los cuales no se celebran partidos de competiciones oficiales de ninguno de los deportes más populares y los canales de televisión pueden adaptar sus programaciones a los juegos olímpicos sin mayor problema.    

Tokio 2020: ¿los juegos más duros de la historia?

En 1964, cuando la capital nipona acogió por primera vez unos juegos olímpicos, fue posible evitar los calurosos meses del verano eligiéndose como fecha de inauguración el 10 de octubre, mes en que las temperaturas son más moderadas. Esta es la estación más indicada para la práctica del deporte, como indica el hecho de que en esa fecha, el 10 de octubre, viniera celebrándose en Japón el Día del Deporte. Los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 se celebraron también en otoño, entre los meses de septiembre y octubre, con el mismo propósito de eludir la canícula.

Pero hoy en día no hay flexibilidad a la hora de fijar la fecha de celebración. Desde la cita de Barcelona, en 1992, se da por sentado que los juegos deberán realizarse entre julio y agosto, y la única excepción hasta el momento ha sido la de los juegos de Sydney (Australia), que tuvieron lugar en septiembre de 2000.

Tokio se propone hacer de los Juegos Olímpicos de 2020 una fiesta deportiva que priorice ante todo el bienestar de los atletas para conseguir así un rendimiento óptimo, pero es de temer que la realidad sea otra, y que los rigores del verano tokiota los conviertan en los más duros de los celebrados hasta el momento, especialmente para quienes deben disputar sus pruebas en exteriores.

Durante los últimos años se ha producido en Tokio un fuerte aumento de las temperaturas máximas en verano. A principios de agosto de 2013 los termómetros marcaron máximas diarias cercanas a los 35 grados a lo largo de más de una semana, un hecho sin precedentes. El mercurio superaba ya la línea de los 30 grados en horas de la mañana y al mediodía resultaba extremadamente duro hacer cualquier actividad en el exterior, por no hablar de practicar un deporte. El calor perseguía a los habitantes de la capital tras la puesta del sol, con una larga serie de noches tropicales (por encima de los 25 grados) que hacía muy difícil conciliar el sueño.

El maratón será también una lucha contra la humedad

La prueba atlética en la que más se sufre el problema del calor es, obviamente, el maratón. En países como Japón, el impacto sobre el estado físico de los participantes es mayor todavía debido a la elevada humedad del aire. En realidad, es la humedad, más que el calor, lo que hace mella en los atletas. Esto es especialmente palpable en el caso de los corredores de maratón, que suelen elegir altitudes elevadas para hacer sus entrenamientos y que, por tanto, están acostumbrados a pasar largas temporadas en lugares frescos, lo cual reduce sus defensas frente al calor.

Los corredores deberán hacer todo lo posible para evitar una excesiva absorción de calor en el cuerpo, surtiéndose de agua, bebidas isotónicas y glucosa en los puestos correspondientes, y enfriando con abundante agua la cabeza, los muslos y las otras partes del cuerpo con mayor tendencia a calentarse.

Aun así, el riesgo de sufrir un golpe de calor sigue existiendo. Se recordará todavía a la atleta suiza Gabriela Andersen-Schiess, que en el maratón de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984 recorrió la recta final y cruzó la meta tambaleándose ostensiblemente. Algún tiempo después, la atleta reconoció que su físico no estaba preparado para un calor húmedo como el de Los Ángeles, pues prácticamente hasta el día de la carrera se había entrenado siempre en lugares altos y frescos.

Para evitar estas situaciones, en muchas de las últimas ediciones de los juegos la señal de salida del maratón se da temprano por la mañana. Por cierto, las horas de inicio y otros pormenores de las distintas pruebas serán fijados por el Comité Organizador Olímpico Tokio 2020, que se pondrá en marcha próximamente.

No basta con adelantar horarios de salida

Si me ciño a las pruebas en las que he estado presente como reportero, la que se inició a una hora más temprana fue el maratón de los Juegos de Asia de 1998, celebrados en Bangkok (Tailandia) durante el mes de diciembre. El pistoletazo de salida sonó a las 6.30 de la madrugada, cuando la luz del día era todavía tenue. Se impuso en aquella prueba, marcando el mejor registro hasta el momento, la japonesa Takahashi Naoko, que dos años después se haría con el oro olímpico en Sydney.

Un inicio temprano no es, sin embargo, garantía de seguridad para todos los participantes. Takahashi era especialmente resistente al calor, pero hay muchos otros corredores que no lo sufren tan bien, incluso entre la elite mundial.

En Atenas 2004 la salida se dio al atardecer, pero aun así se sucedieron los abandonos.

La propia ganadora de la prueba, la también japonesa Noguchi Mizuki, se puso a vomitar nada más cruzar la meta. Noguchi participó también en el maratón del Campeonato Mundial de Atletismo disputado en agosto de 2013 en Moscú, una ciudad donde las temperaturas no suele subir tanto en esas fechas como en otros lugares, pero sufrió un golpe de calor y no fue capaz de completar el recorrido.

En la edición de 2007 de estos campeonatos, disputada en Osaka igualmente en agosto, la hora de salida se fijó a las 7.00 de la mañana. Un año después y en el mismo mes, en Pekín, los corredores se pusieron en marcha a las 7.30. Pero ni en Osaka ni en Pekín pudo evitarse que uno de cada cuatro o cinco participantes se diese por vencido antes de alcanzar la meta.

¿Qué medidas podrían tomarse para hacer de Tokio 2020 unos juegos seguros? Durante estos últimos años, en Japón se ha adoptado la costumbre de utilizar en varios puntos del recorrido el sistema de nebulización dry mist para rebajar la temperatura, y en el maratón de Hokkaido, que se disputa cada año en agosto, se establece un número de puestos de agua mayor de lo que es habitual, para que los corredores puedan surtirse sin problemas.

Pero con esto no es suficiente. Habrá que estar alerta también en el resto de las pruebas atléticas, en las competiciones de fútbol, hockey sobre hierba y en el resto de las pruebas que se realizan en exteriores. El año pasado, varios jugadores de la J-League o liga profesional de fútbol de Japón, que deben de estar muy acostumbrados a jugar en pleno verano, hubieron de ser trasladados en ambulancia por hipertermia después de partidos celebrados en agosto, en horario nocturno. 

Solo con las máximas precauciones serán unos juegos seguros

En los documentos que entregó Tokio al presentar su candidatura olímpica, se decía que “este periodo del año es templado y que el clima es el ideal para los atletas”, pero eso de “templado” debería haber sido corregido. Habría sido mucho más correcto atenerse a la realidad y consignar que el periodo es “de fuertes calores”.  

Lo siguiente sería ver si el problema preocupa o no en el extranjero. Por lo visto, no hay una conciencia demasiado viva sobre lo duras que pueden ser las condiciones estivales en Tokio, y esto explicaría que hasta el momento no se haya difundido a gran escala ninguna reacción procedente de otros países. Pero sí que se ha transmitido una cierta preocupación por el efecto del calor sobre algunas pruebas, sobre todo sobre las competiciones de atletismo. De lo que no hay duda es de que los deportistas y responsables técnicos de todo el mundo, incluidos los japoneses, van a andar muy ocupados en adelante tomando medidas contra el calor.    

Por otra parte, deberán difundirse tanto entre los atletas como entre el público que llegará a Japón de todos los rincones del mundo algunas medidas básicas, como tomar agua a menudo y mantenerse a la sombra siempre que sea posible. También deberán establecerse puestos de reparto gratuito de agua en número suficiente para que todos puedan pertrecharse de ella con frecuencia.

Tokio consiguió los juegos porque logró convencer de que serían unos juegos seguros. Ahora tiene la responsabilidad de extremar las medidas para hacer frente a los riesgos del calor y evitar así que la confianza depositada en él no se vea traicionada.

(Escrito el 12 de diciembre de 2013 y traducido al español del original japonés)

 

Fechas de inauguración y cierre de los Juegos Olímpicos (1984-2020)

  Ciudad organizadora País Inauguración Cierre
1984 Los Ángeles EE.UU. 28 de julio 12 de agosto
1988 Seúl Corea del Sur 17 de septiembre 2 de octubre
1992 Barcelona España 25 de julio 9 de agosto
1996 Atlanta EE.UU. 19 de julio 4 de agosto
2000 Sydney Australia 15 de septiembre 1 de octubre
2004 Atenas Grecia 13 de agosto 29 de agosto
2008 Pekín China 8 de agosto 24 de agosto
2012 Londres Reino Unido 27 de julio 12 de agosto
2016 *Río de Janeiro Brasil 5 de agosto 21 de agosto
2020 *Tokio Japón 24 de julio 9 de agosto

*Fechas previstas

Fotografía del título: Gabriela Andersen-Schiess pugna por llegar a la meta en el maratón de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984 (5 de agosto, foto Aflo)

  • [17.01.2014]

Reportera independiente y escritora especializada en deportes. Nació en Hokkaidō en 1966. Tras graduarse por la Universidad de Hokkaidō, ingresó en la empresa editora del periódico Sports Nippon, donde cubrió áreas como el tenis, el olimpismo o el fútbol. Pasó a ser independiente en 2006. Cuenta entre sus obras con J-League 15 nen no monogatari – Kazu & Gon-tachi no jidai (15 años de J-League: la época de Kazu y Gon; Kōdansha, 2009) o Zakku-Japan no ryūgi (El estilo Zaccheroni en la selección de fútbol de Japón; Gakken Shinsho, 2011).

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia