La tecnología ponible da paso a una nueva generación

Tsukamoto Masahiko [Perfil]

[20.03.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية |

En 2015 comienza a venderse el Apple Watch, y el Windows 10 de Microsoft soportará entornos de realidad virtual. Se espera que las empresas japonesas entren en el mercado de la tecnología ponible (en inglés, wearable) una tras otra. Analicemos desde la perspectiva de los mercados futuros qué se puede esperar de esa tecnología punta y los problemas a los que se enfrenta.

Dispositivos en forma de gafas – Google Glass vuelve a la carga

En enero de 2015 Google canceló la venta de los modelos de prueba de su Google Glass, un terminal a Internet en forma de gafas que se encuentra en desarrollo.

Comparándolo con los dispositivos HMD (head mounted displays, periféricos de realidad virtual) anteriores, el Google Glass es más compacto, ligero, tiene mejores prestaciones y especificaciones, y se esperaba que irrumpiera con fuerza en el mercado de los HMD. Sin embargo, la cámara que lleva instalada puede llegar a sacar fotos en lugares públicos sin autorización previa, el procesador se calienta demasiado, la duración de la batería no es buena, quien lo lleva puede parecer un geek, y carece de aplicaciones atractivas; todos estos problemas se han convertido en una nube que empaña los cristales del Google Glass, que antes se había visto aquí y allá en Estados Unidos, en exposiciones sobre tecnología y conferencias de expertos. Además de todo esto, existen problemas con la distribución de algunos componentes (como los procesadores OMAP) y fricciones con los accionistas en las reuniones en las que se dan cuentas del gasto de las cuantiosas inversiones realizadas; parece que todos estos puntos han hecho que la compañía llegue a la decisión de cancelar la venta del dispositivo.

Como resultado, se ha continuado con el proyecto solo con la intención de aplicarlo a los negocios, y en las otras áreas se ha delegado la revisión de sus estrategias a la empresa subsidiaria Nest, dirigida por Tony Fadell. Muchos han visto este movimiento como algo negativo, pero este autor cree lo contrario. Sé desde un principio que el desarrollo de tecnología ponible (en inglés wearable technology, también llamada a menudo en español “tecnología wearable”) es algo extremadamente complicado, y la revisión de las estrategias para hacer frente a los diversos problemas que han surgido era algo que debía de estar en los planes de la compañía.

Además, no hay que olvidar que Fadell es el as en la manga, en lo que al desarrollo del Google Glass se refiere; en el pasado participó en la finalización del iPod de Apple, posee amplios conocimientos sobre IoT (Internet of Things, el Internet de las cosas)(*1), campo en el que Nest desarrolla electrodomésticos y su Dropcam, una cámara de seguridad; creo que si aplica esos conocimientos a los problemas de la cámara del Google Glass podrá resolverlos y producir en poco tiempo un nuevo y atractivo dispositivo HMD.

Japón y Occidente se van sumando al HMD

Más o menos al mismo tiempo Microsoft desarrollaba el HoloLens, un tipo de HMD con monitor traslúcido, junto con su entorno de realidad virtual, como parte de su sistema operativo Windows 10, los cuales dejan ver las grandes esperanzas que la industria de los computadores ponibles tiene en este campo. Con la gran capacidad técnica que Microsoft posee en campos como el reconomiento espacial o el tratamiento de imágenes, seguramente podrán crear una experiencia rica a través del uso del entretenimiento, los modelos en 3D y los espacios virtuales. Sobre todo, el hecho de que Microsoft se haya metido de lleno en este campo tiene un importante significado, y tendrá un impacto positivo en la industria de los dispositivos ponibles.

El autor con el Google Glass puesto. Este HMD en forma de gafas es un dispositivo que muestra información sobre una parte de lo que se ve. El autor lleva ya catorce años haciendo uso de la tecnología HMD. (imagen cortesía de Tsukamoto Masahiko)

En los últimos años muchas empresas han comenzado a moverse en esta industria, como Vuzix, Recon, Osterhout Design Group (ODG) o Meta, de Estados Unidos, Optinvent y GlassUp, de Europa, y Epson, Sony, Brother, Westunitis y Brilliantservice, de Japón. Incluso los grandes fabricantes de ordenadores de Japón, Hitachi, Toshiba y Fujitsu, han realizado inventos de cara al HMD para su aplicación en los negocios.

Desde la aparición del Google Glass, un dispositivo de pequeño tamaño y grandes capacidades y prestaciones, toda la industria se ha visto motivada por esperanzas cada vez mayores respecto al mercado de los HMD; Vuzix se ha inscrito en el mercado de acciones Nasdaq, y el campo mismo se ha empezado a considerar internacionalmente, aunque hasta el momento no existía, con una nueva atención. Empresas de todo el mundo desarrollan nuevas aplicaciones de imagen, buscan la mejor forma de usar los dispositivos (sus especificaciones y formas), y parece haber comenzado una verdadera competencia. Quizá 2015 sea un año en el que se produzcan grandes cambios en este sentido.

Indicadores del posible éxito o fracaso del Apple Watch

En primavera de 2015 comenzará a venderse el Apple Watch en varios países, empezando por Estados Unidos. En el momento de escribir este artículo aún se desconoce la fecha exacta en la que el aparato saldrá a la venta en Japón, pero yo espero que no se retrase demasiado con respecto a las fechas estadounidenses. Los rumores sobre el desarrollo de un reloj por parte de Apple comenzaron a finales de 2012 (por aquel entonces se le dio el nombre de iWatch), y desde ese momento muchas empresas empezaron a entrar en el mercado, y varias empresas, empezando por emprendedores estadounidenses, lanzaron smartwatches (relojes inteligentes) provistos de Bluetooth, paneles táctiles, acelerómetros y demás.

De entre ellos destacan el Android Wear, que Google lanzó en marzo de 2014, y los modelos de relojes de empresas como Samsung, LG, Motorola, ASUS y Sony. Cuentan con la principal ventaja de poder enviarse datos con smartphones Android, y además poseen otras características como el control por voz o la gestión de datos sobre la salud del usuario. Sin embargo el Android Wear aún no ha superado el millón de unidades vendidas en el mercado de smartwatches, y se encuentra realmente necesitado de aplicaciones útiles.

Por el contrario, el Apple Watch presenta una gran riqueza en su variedad, (se dice que) tiene un procesador dedicado que mejora su rendimiento y cuenta con una plataforma compartida, denominada HealthKit, para la gestión de los datos de la salud del usuario; debido a estos factores se puede esperar que supere la vanguardia de los smartwatches existentes. Pero tanto en su diseño como en la adecuación de sus prestaciones se pueden encontrar pros y contras, y hasta que salga a la venta no se sabrá si es un éxito o no. A partir de ese momento el Apple Watch se convertirá en un referente de cara al mercado de smartwatches, y probablemente otras empresas lo tomarán en cuenta para el futuro.

Varias ideas nuevas que abrirán camino en los nuevos tipos de tecnología ponible

En este último año o dos años hemos visto una proliferación de productos ponibles de todo tipo; no solo con forma de reloj o gafas, sino también sombreros, anillos, auriculares, camisas, bandas para el pecho, zapatos, tiritas o collares. Muchos de ellos son dispositivos con un objetivo específico, cuyo punto fuerte es una gran usabilidad por la vida útil de sus baterías o su facilidad de instalación.

Las bandas para el pecho con cardiómetro para deportistas, los audífonos con cancelación de ruido, los dispositivos provistos de oscilómetro, o los aparatos capaces de medir cantidades por medio de luz ultravioleta ya se encuentran presentes en el mercado, producidos por un buen número de empresas. Es lógico suponer que, en lo sucesivo, van a aparecer aún más aparatos de numerosos géneros, basados en todo tipo de ideas nuevas.

Los avances deben dar lugar a un sistema continuo proactivo

Hablando en general, desde la aparición de los ordenadores se han producido grandes reducciones en su tamaño, así como aumentos en su capacidad y su facilidad de uso. Personalmente yo llevo tiempo enfatizando con pasión la evolución hacia la tecnología ponible como siguiente paso lógico a partir de aparatos como los smartphones o los ordenadores portátiles, dentro de esta corriente de desarrollo tecnológico.

Supongo que habrá gente que, al ver el Google Glass o el Apple Watch, piense que nadie va a querer ponérselos, que esa tecnología no irá a ningún sitio, pero creo que eso se debe a una falta de imaginación. Es una situación similar a la de hace unos treinta años, cuando al ver los primeros teléfonos portátiles, con aquellas baterías enormes que había que llevar colgadas del hombro, muchos pensaron que no hacía falta ese tipo de dispositivos; esa gente no podía imaginar cómo serían las cosas ahora, cuando todos usamos teléfonos portátiles.

Sea como sea, está claro que las nuevas tecnologías de computación ponible, que ya se pueden ver en exposiciones y otros eventos, van a seguir dando que hablar. Es posible que generen muchas oportunidades de negocio, y a juzgar por lo que ya se puede comprobar en Internet, den lugar a un gran éxito.

Este nuevo campo necesita continuidad, y a medida que su uso continuado traiga consigo todo tipo de opiniones los usuarios podrán mejorar el consumo de estos productos. Llevo más de diez años predicando este punto, y también llevo catorce haciendo uso de la tecnología HMD, lo cual también significa algo. Los nuevos dispositivos pequeños son en esencia el campo en el que la industria japonesa se mueve mejor, así que solo se trata de conseguir un sistema continuo y hacer frente al desafío de manera proactiva.

(Artículo escrito el 23 de febrero de 2015, y traducido al español del original en japonés)

Imagen del título: Apple Watch (cortesía de Jiji Press) y Google Glass (cortesía de Tsukamoto Masahiko)

(*1) ^ La “Internet de las cosas”. Se refiere a un sistema de comunicación de información que une no solo a diversos ordenadores, sino también a todo tipo de objetos que existen físicamente en el mundo y se conecta a Internet, permitiendo de este modo el reconocimiento y el control automáticos o las mediciones aisladas.

  • [20.03.2015]

Profesor de posgrado en la Universidad de Kobe y presidente de Team Tsukamoto, ONG para la investigación y el desarrollo de tecnología ponible. Se doctoró en 1989 por la Universidad de Kioto y comenzó a trabajar en Sharp como especialista en sistemas de comunicación. Posteriormente fue profesor del Departamento de Ingeniería de Sistemas de Información en la Universidad de Osaka, donde también fue profesor adjunto en el Departamento de Investigación de Información. En 2004 empezó a trabajar como profesor de Ingeniería Eléctrica y Electrónica del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Kobe. Se encuentra en su puesto actual desde 2007. Desde marzo de 2001 utiliza de forma casi diaria la tecnología ponible.

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia