Maltratadores de niños: los factores sociales detrás de unos actos monstruosos

Sugiyama Haru [Perfil]

[10.10.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | FRANÇAIS | العربية |

Las frases de arrepentimiento dejadas por una niña de cinco años poco antes de morir víctima de malos tratos han conmocionado a la sociedad japonesa y el Gobierno se ha apresurado a tomar medidas de urgencia en la lucha contra la lacra del maltrato infantil. Pero para solucionar este difícil problema es necesario un conocimiento muy preciso del trasfondo social que se oculta bajo estos casos.

En marzo de 2018 murió víctima de malos tratos una niña de cinco años. Estaba sometida a una dieta de hambre y, en nombre de la disciplina, era golpeada. En junio, causó una fuerte conmoción social la publicación por parte de la Policía Metropolitana de algunos textos que la niña había escrito a lápiz en un cuaderno, en los que expresaba su arrepentimiento. “Por favor, perdonadme, perdonadme, por favor”, decía.

Nada más darse a conocer estos impactantes escritos, la gente comenzó a congregarse frente al apartamento de Meguro-ku (Tokio) donde vivía la niña. Juntaban sus manos orando por su alma. La publicación de los escritos provocó una corriente de opinión a favor de hacer mayores esfuerzos para prevenir los malos tratos a menores y el Gobierno ha tomado cartas en el asunto. Además de reglamentarse los registros domiciliarios en los casos en que a los centros de bienestar infantil no se les permite entrevistar al menor, y clarificarse las condiciones bajo las que se comparten informaciones con la policía, se ha anunciado que para 2022 habrá aumentado 1,6 veces (de 3.200 a 5.200) el personal de dichos centros.

Es muy importante reforzar los sistemas que permiten salvar a los niños víctimas de malos tratos. Pero no debemos olvidar que, al mismo tiempo, es necesario ir habilitando líneas de ayuda para los padres que no aciertan a criar a sus hijos adecuadamente. Y es que los padres que maltratan a sus hijos son, en cierto sentido, “refugiados” en situación de aislamiento y falta de ayuda.

 Respaldo legal para la prevención

En Japón, la conciencia en torno al maltrato infantil comenzó a despertarse hacia los años 90. En 1990, los centros de bienestar infantil comenzaron a hacer una estadística de estos casos y ese mismo año se creó en Osaka la primera asociación privada para la prevención del fenómeno, que vino secundada un año después por una iniciativa similar en Tokio. Estos primeros esfuerzos se hicieron en un contexto en que Japón apuntaba a la ratificación de la Convención sobre los Derechos del Niño, que se materializó en 1994.

En noviembre de 2000 entró en vigor la Ley de Prevención del Maltrato Infantil. En la sociedad japonesa, la institución familiar era impenetrable y a los poderes públicos les resultaba muy difícil intervenir en los casos de violencia que se daban en ese ámbito. Sin embargo, gracias a la nueva ley, se hizo más fácil proteger a los niños maltratados internándolos temporalmente en centros de acogida, incluso en contra de la voluntad de los padres. Gracias a la reforma de dicha ley que tuvo lugar en 2004, se estableció el deber de todos los Gobiernos municipales del país de trabajar por la prevención del maltrato infantil, y mediante una ulterior reforma (2007) se fortaleció la autoridad de dichos centros de bienestar frente a los padres remisos a seguir las instrucciones.

Al mismo tiempo, vemos que si en 1990, primer año del que se dispone de estadísticas, se registraron 101 intervenciones de la autoridad por casos de maltrato, en 2016 se alcanzaban las 122.578. Detrás de este agudo incremento hay una serie de cambios, como un mejor conocimiento del fenómeno por parte de la sociedad y un aumento en el número de consultas y avisos. Fue en 2003 cuanto el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar comenzó a hacer público el número de niños muertos por maltrato. En los últimos años la cifra anual oscila entre los 50 y los 100, contando a aquellos en que alguno de los padres se suicida después de haber matado a su hijo o hija.

Desde el año 2000, cuando comenzó a darse respaldo legal a la lucha contra el maltrato infantil, vengo investigando y escribiendo sobre tres casos concretos de maltrato infantil, que nos ofrecen una panorámica de cuál es el trasfondo social de esta lacra.

Niña abandonada muere entre cartones

El primer caso de los que investigué se centraba en una niña de tres años que había aparecido muerta por inanición en 2000, dentro de una caja de cartón en el dormitorio de empleados de una empresa de Taketoyo (prefectura de Aichi). La empresa era filial de una importante compañía siderúrgica.

La madre, dedicada a sus labores, era una jovencita de 18 años cuando nació su primogénita. Su marido era de los que piensan que, en la distribución de papeles, a los hombres les corresponde trabajar y a las mujeres hacer las labores domésticas y ocuparse de la crianza de los hijos, de modo que con él la joven no podía hablar de sus dificultades en la crianza de la pequeña. No estaba en buenas relaciones con su madre ni con su suegra.

Cuando se quedó embarazada por segunda vez, comenzó a llevar un cuaderno de ingresos y gastos del hogar, preocupada por cómo iban a salir adelante con dos niños. Su hija presentaba un cierto grado de retraso en su desarrollo, pero cuando fue invitada por el servicio público de salud a llevarla a un aula de logopedia se negó a hacerlo, alegando que no podía permitirse pagar los 50 yenes que se exigían para costear la merienda.

Su marido era de su misma edad y aunque era empleado fijo, apenas percibía 130.000 yenes netos mensuales. Al parecer, era de personalidad aspérgica y estaba completamente absorto en su trabajo. En una ocasión, teniendo la primogénita 10 meses, le dio una fuerte sacudida, ocasionándole heridas en la cabeza. La niña tuvo que ser atendida en un hospital, y fue al regresar al hogar cuando comenzó a mostrar el retraso. Ambos cónyuges tenían más predilección por el segundo hijo, un varón, que iba creciendo con normalidad, y acabaron postergando a su hermanita mayor. La vida social del marido se circunscribía prácticamente a la relación con los compañeros de trabajo. En casa, los juegos electrónicos ocupaban todo su tiempo.

Preocupada siempre por los apuros económicos que atravesaba su hogar, la madre no fue capaz de comunicarse con los servicios públicos y esto le impidió tomar decisiones acertadas. Aislada y sin ayuda, cayó en la oniomanía (adicción a las compras), llegando a endeudarse para comprar colchas de lujo que le ofreció un vendedor a domicilio y no pudiendo devolver el dinero a los prestamistas. La atmósfera asfixiante que rodeaba al matrimonio y la ira contenida fue dirigiéndose inconscientemente hacia la niña, que pasó a ser introducida en una caja de cartón cada vez que desobedecía. La niña comenzó a no aceptar la comida y fue adelgazando hasta que su vida se extinguió.

Aislamiento y falta de salida que derivan en negligencia parental

El segundo caso que investigué, ocurrido en 2010, fue el de unos hermanitos que murieron tras ser abandonados a su suerte durante 50 días en el dormitorio de las chicas que trabajan en un club de alterne de Nishi-ku (Osaka). La mayor tenía tres años y el menor, uno. La madre, que contaba 23 años, había crecido en la prefectura de Mie. Se casó joven y tuvo su primer parto a los 20 años. Mientras se dedicó a sus labores, aprovechaba perfectamente todas las ayudas públicas ofrecidas por el ayuntamiento del municipio donde residía. Tras divorciarse, se llevó a sus hijos a Nagoya, donde trabajó en un club nocturno. De allí pasó a Osaka, donde realizó un trabajo similar sin pedir ayuda a sus padres ni a los servicios públicos.

El tercer caso, de 2014, salió a la luz pública con la aparición en un apartamento de Atsugi (prefectura de Kanagawa) del esqueleto de un niño de cinco años. La habitación estaba repleta de basura. Habían pasado siete años y cuatro meses desde la muerte del pequeño. El padre contaba en aquel entonces 37 años y era un camionero que realizaba largas jornadas laborales. Padecía, además, una ligera discapacidad mental. Su esposa se llevaba muy mal con sus padres y acabó refugiándose en el apartamento de él, tras lo cual se quedó embarazada y dio a luz. Dejó el apartamento cuando el niño tenía tres años. El hombre no comunicó a nadie la desaparición de su esposa y se las arregló para compaginar su trabajo y la crianza del niño durante dos años más.

Este hombre, tras completar el bachillerato, había ingresado en una escuela profesional, pero la escuela estaba situada a tres horas de su domicilio, y por esa y otras circunstancias terminó abandonándola. Después de hacer algunos trabajos ocasionales, cambió de idea para conseguir algún trabajo más serio, pero nunca llegó a tener unos ingresos estables. Padecía, como se ha dicho, una ligera discapacidad mental, pero su familia tampoco estaba en condiciones de ayudarle. Fue entonces cuando conoció a la que sería su esposa, que entonces tenía 17 años, de quien tuvo un hijo. El matrimonio comenzó a pedir dinero a la familia y contrajo también deudas con prestamistas, a consecuencia de lo cual fue aislándose de los círculos familiares.

Después de muchas dificultades logró un puesto fijo como camionero con un salario neto de entre 230.000 y 250.000 yenes, trabajando seis días a la semana y con exigentes jornadas. Incapaz de pagar sus deudas y no pudiendo tampoco dedicar tiempo a la crianza del niño, su relación matrimonial empeoró. Para complementar los ingresos familiares, la esposa trabajó durante algún tiempo en un konbini (convenience store) dejando al niño solo en casa, pero después pasó a trabajar en un club de alterne, hasta que abandonó el hogar. El marido, temeroso de perder su puesto fijo, trataba de hacer el mayor número posible de horas, para lo que rechazaba incluso las vacaciones pagadas. Durante dos años después de la desaparición de su mujer cuidó como pudo al niño, pero, exhausto, terminó abandonándolo.

Etiquetas:
  • [10.10.2018]

Nacida en Tokio en 1958. Trabajó como editora de una revista después de graduarse en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Waseda, y desde entonces ha sido un periodista de investigación freelance. Entre sus obras se incluyen Negurekuto—ikuji hōki, Mana-chan wa naze shindaka (Negligencia: ¿Qué causó la muerte de la pequeña Mana?), que recibió el premio Shōgakukan a la mejor obra de no ficción, y Imin kanryū—Nambei kara kaettekuru Nikkeijintachi (Completando el círculo de la inmigración: el retorno de los nikkei de América Latina).

Artículos relacionados
Lo más reciente

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia