Enfoques Las fronteras de la ciencia
Corporación Fujifilm
Tecnología fotográfica para embellecer la piel de la mujer
[13.03.2013] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | FRANÇAIS | العربية | Русский |

La empresa japonesa Fujifilm ha desarrollado una serie de cosméticos basándose en la tecnología fotográfica que ha venido investigando durante largos años. Su nombre: Astalift. Fujifilm ha buscado a fondo potenciar la belleza de la piel empleando su exclusiva tecnología de películas fotográficas junto con las más avanzadas técnicas de análisis óptico.

Tecnología fotográfica para prevenir el envejecimiento de la piel

Fujifilm, el fabricante mundial de cámaras y películas fotográficas, entró en el negocio de cosméticos en el año 2006, y desde 2007 puso en marcha Astalift, una serie de productos para el cuidado de la piel. Está desarrollando una amplia gama de productos, desde una serie de bases para el maquillaje, hasta lociones para el cuidado de la piel como Essence Destiny o Jerry Aquarysta, cuyo componente principal es la astaxantina, con una alta capacidad antioxidante. La comercialización de Astalift no se circunscribe únicamente a Japón; también se vende en China y en los países del Sudeste Asiático, e incluso en Europa y en otros lugares, y no ha dejado de crecer como marca global.

Algunas personas pueden preguntarse sorprendidas por qué Fujifilm vende cosméticos. Sin embargo, si conocieran los antecedentes del desarrollo de Astalift, lo verían como algo muy natural.

En el desarrollo de Astalift se han empleado cuatro tecnologías básicas que se habían creado para las películas fotográficas: investigación del colágeno, análisis y control óptico, nanotecnología original, tecnología antioxidante. (Material cortesía de Fujifilm)

La primera palabra clave que conecta a esta compañía con los cosméticos es la capacidad antioxidante. Con el fin de conservar siempre vivos y brillantes los colores de sus fotos impresas, Fujifilm ha estudiado a fondo la tecnología para evitar la decoloración causada por la oxidación que generan los rayos ultravioleta. No es nada raro que el principal componente de Astalift sea la astaxantina, pues la han venido utilizando como antioxidante natural desde hace tiempo. La oxidación provocada por los rayos ultravioleta que causa la decoloración de las fotos también causa el envejecimiento de la piel. Los rayos ultravioleta provocan un aumento de la melanina, con lo que aparecen las manchas, y causan las arrugas y flacidez al cortar proteínas fibrosas tales como el colágeno y la elastina, que son responsables de mantener la tensión de la piel.

Sin embargo, la astaxantina, que tiene alto potencial antioxidante, al ser liposoluble no se disuelve bien en el agua y es difícil combinarla de forma estable en los cosméticos. La clave para superar este difícil problema estaba en la tecnología de la película fotográfica. Cuando se fabrica una película fotográfica, se emplea una capa ultrafina de colágeno de alrededor de 20 micrómetros (1 micrómetro = 0,001 mm) en la que se emulsionan y dispersan más de cien tipos de partículas que, por ejemplo, la volverán sensible a la luz para que se pueda colorear. Esta operación se repite hasta apilar unas veinte capas. Al aprovechar la tecnología de emulsificación y dispersión a nivel nano, se hizo posible estabilizar adecuadamente la astaxantina y al mismo tiempo mejorar notablemente su permeabilidad en la piel. Además, la mitad de la materia prima de la película fotográfica es la misma que el principal componente de la piel, el colágeno. A partir de la experiencia adquirida tras haber estado investigando el colágeno durante muchos años, en Fujifilm han sido capaces de identificar el colágeno más adecuado para mantener la piel húmeda y vigorosa.

En la foto 1 (izquierda), la astaxantina justo después de ser disuelta en el agua. En la botella izquierda vemos la astaxantina ya emulsionada y disuelta con la tecnología nano propia de Fujifilm. En la botella derecha, en la que simplemente se han mezclado ambos elementos, han acabado separados. En la foto 2 (derecha), la diferencia entre la nanotecnología convencional y la de Fujifilm. La botella de la derecha, hecha con nanotecnología convencional, está turbia, mientras que la botella de la izquierda, hecha con tecnología original, está clara.

Mostrar una piel hermosa, punto fuerte de la técnica fotográfica

La cámara para medir el estado de la piel necesita un conjunto dado de circunstancias: 22℃ y una umedad del 50%. Después de tener la piel 20 minutos en esta habitación, se mide su volumen de humedad, elasticidad y nivel de grasa.

El responsable del desarrollo de Astalift, Nakamura Yoshisada, investigador principal de los Laboratorios de Investigación Farmacéutica y Salud pertenecientes a la sede de Fujifilm, ha estado involucrado en el desarrollo de las películas fotográficas desde que se unió a la compañía. Nos comentó que, aunque le había confundido el cambio de objetivo en sus investigaciones y el hecho de tener que pasar de las películas a los cosméticos, al mismo tiempo esto también le había permitido aprovechar ampliamente su experiencia acumulada hasta aquel momento para desarrollar productos cosméticos.

“Es un error frecuente pensar que lo que se espera de una película fotográfica es que reproduzca fielmente la realidad. La gente busca en las fotos los colores que tiene en su memoria y que son más vivos y hermosos que en la realidad. Especialmente, el brillo y la claridad de la piel se tienen muy en cuenta a la hora de resaltar la fotogenia de la mujer. Por lo tanto, se controla el color de la película fotográfica para que aparezca un poco más brillante que la piel real. Como durante muchos años hemos perseguido mostrar la belleza de la piel, he tenido la oportunidad de utilizar la experiencia y los puntos de vista acumulados hasta el momento a la hora de trabajar en el desarrollo de cosméticos”.

Tanto las películas fotográficas como las imágenes fotográficas de las cámaras digitales expresan el color al captar la luz. Y esa sofisticada tecnología de control y análisis óptico se ha aplicado también al desarrollo de los cosméticos. La apariencia del color de la piel difiere considerablemente dependiendo de si se mira bajo la luz de una lámpara o con luz natural al aire libre. Sin embargo, han desarrollado una base de maquillaje basada en el análisis óptico del estado de la piel, para controlar la absorción y la reflexión de la luz y poder mostrar así una piel hermosa bajo cualquier situación.

“Pruebo y evalúo todos los productos. No creo que nadie me gane en mis evaluaciones de uso”, nos comenta sonriendo Nakamura Yoshisada, responsable del desarrollo de Astalift. “Y, lógicamente, también uso las bases de maquillaje y otros productos”.

Además, el corrector para cubrir manchas y sombras no se basa en el método de poner capas de otros colores sobre la piel como en los típicos cosméticos; se basa en el análisis del espectro óptico para controlar la absorción y reflexión de la luz amarilla característica de las manchas. Se ha creado un exquisito color de transición que impide notar la diferencia entre las partes de la piel con manchas y la piel sin manchas. Como resultado de ello, se elimina la necesidad de ofrecer variaciones de color de acuerdo con la piel, y al mismo tiempo evitar el efecto antinatural de superponer colores de diferentes tonos. Son unos productos populares entre los usuarios y se han ganado una alta valoración: “las manchas desaparecen en el mismo momento en el que las maquillo”.

Además, cuando se analiza ópticamente una piel poco clara, también conocida como “piel opaca”, se ha descubierto que su origen es una alteración de la capa epidérmica leve que provoca que refleje poca luz, por lo que no se ve uniforme. Por el contrario, una piel clara devuelve mucha luz, se ve uniforme y literalmente brilla. Aprovechando los resultados de estos estudios, se lanzó en julio de 2011 una serie para el cuidado de la epidermis llamada Lunamer.

El know-how de Fujifilm aplicado al cuidado integral de la salud

De Fujifilm podemos decir que es la empresa líder en el campo de la fotografía mundial; por ejemplo, fue la que desarrolló la primera cámara digital del mundo en 1988. Sin embargo, con el auge de las cámaras digitales, la demanda de película fotográfica se desplomó. Como nuevos retos, empezó a fabricar por un lado cosméticos funcionales, entre los que se encuentra Astalift, y alimentos funcionales (suplementos) enfocados en el campo de la prevención, y por otro lado también se adentró en el campo del tratamiento con proyectos farmacéuticos. Dentro del campo de la medicina, Fujifilm está implicada desde su creación en la fabricación de película de rayos X, y está ampliando su negocio a los equipamientos médicos.

Tras el cambio de nombre de la empresa en 2006, y basándose en la tecnología original que ha desarrollado hasta el momento, está desarrollando una amplia gama de nuevos negocios. En abril de ese mismo año estableció los Laboratorios de Investigación Avanzada Fujifilm con el objetivo de que fuesen un lugar en el que reunir y fusionar tecnologías de diferentes campos. A este acto de querer materializar su espíritu emprendedor bien se le podría denominar “la segunda fundación de Fujifilm”. Fue en estos laboratorios donde nació Astalift.

“Fujifilm tiene un largo historial como empresa emprendedora que se aventura en campos desconocidos; por lo tanto, que haya desarrollado cosméticos no tiene nada de especial. A partir de ahora vamos a explorar nuevas áreas en las que hacer pleno uso de una serie de tecnologías punta desarrolladas en el proceso de fabricación de las películas fotográficas”.

Fujifilm ha transformado las crisis en oportunidades y ha logrado un gran avance en un nuevo campo. “Los proyectos tienen un tiempo de vida limitado, pero la tecnología no”; este lema encarna muy bien el espíritu emprendedor de la compañía y esta actitud es justamente el motor que los impulsa a seguir fabricando nuevos productos.

(Escrito por Ushijima Bifue. Traducido al español del original en japonés.)

  • [13.03.2013]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia