Enfoques Empresas originales
Kōno Seisakusho: las agujas quirúrgicas más pequeñas del mundo
[05.10.2015] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | 繁體字 | العربية | Русский |

En la ciudad de Ichikawa, en la prefectura de Chiba cercana a Tokio, se encuentra la sede manufacturera de objetos diminutos de Kōno Seisakusho. Esta es al mismo tiempo la sede central de esta empresa productora de material quirúrgico. Kōno Seisakusho ha desarrollado las agujas quirúrgicas más finas del mundo que permiten coser venas y nervios con mayor precisión, las conocidas como agujas Crownjun.

Agujas de 0,03 milímetros de diámetro para coser venas y nervios

Tamaño de las agujas utilizadas en operaciones de microcirugía comparadas con una semilla de sésamo. (Kōno Seisakusho)

¿Cómo son las agujas quirúrgicas más finas del mundo? Son agujas curvas extremadamente delgadas de 0,03 mm de diámetro y una longitud de 0,8 mm, con un hilo de 0,012 mm de diámetro prácticamente imperceptible a simple vista. El uso de estas agujas ultrafinas de 0,03 mm está contribuyendo a revolucionar diversos campos de la medicina como las operaciones regenerativas y los trasplantes. Gracias a esta tecnología ha sido posible operar y coser partes tan pequeñas como los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos o los nervios de un tamaño menor de 0,5 mm, algo que se consideraba imposible hasta la introducción de la misma. Estas agujas también han permitido volver a unir con éxito el dedo amputado de un bebé a su mano.

Hasta hace poco la microcirugía (cirugía microscópica) estaba definida por el uso de agujas de un grosor estándar de unos 0,1 mm. Con estas agujas, no obstante, aún era complicado operar órganos de un tamaño menor a los 0,5 mm. Gracias a la introducción de las agujas ultrafinas de 0,03 milímetros y la destreza de algunos cirujanos ha sido posible conectar incluso vasos sanguíneos más delgados de 0,1 mm de diámetro en operaciones de súper microcirugía.

Superando las dificultades para lograr la aguja más pequeña

El desarrollo de la aguja más fina del mundo se extendió durante tres años y pudo ser completado en 2004.

Kōno Jun’ichi, presidente de Kōno Seisakusho, recuerda que “por aquel entonces había incluso profesionales de la medicina que opinaban que eran innecesarias agujas quirúrgicas tan finas, y tampoco había empresas que contasen con la capacidad técnica para fabricarlas”. Fue un doctor de una universidad de medicina el que preguntó sobre la posibilidad de “crear una aguja quirúrgica más fina”, una petición que condujo a esta empresa a afrontar el reto de crear una aguja de 0,03 mm de diámetro.

Para desarrollar estas agujas hubo que superar numerosas dificultades. Las agujas quirúrgicas están hechas de un material metálico inoxidable especial. En unas dimensiones tan pequeñas el proceso de estirar, cortar, afilar la punta y pulirla deja al material con una consistencia parecida a la de la fibra de algodón. Cada una de las agujas debe ser fabricada a mano por artesanos cualificados utilizando un microscopio. Para ello los profesionales de esta empresa han desarrollado sus propias herramientas y máquinas especiales.

¿Cómo se abre un agujero en una aguja ultrafina?

También fue necesario ingeniar la forma en la que el hilo de sutura se conectaría a la aguja ultrafina. Antes esto se hacía abriendo un agujero mediante un taladro o un láser e introduciendo el hilo, pero no existe ninguna broca que permita abrir un agujero en una aguja de 0,03 mm. Utilizar un láser tampoco es posible ya que fundiría el metal. Kōno Seisakusho optó por un método utilizado antiguamente: dividir la base de la aguja en dos partes e introducir el hilo entre ellas.

Kōno Seisakusho fue fundada en 1949 como una empresa de fabricación de componentes como agujas para aparatos de medición. A mediados de 1960 la empresa cambió su orientación para dedicarse al campo del instrumental médico. Desde entonces ha desarrollado y producido diversos tipos de agujas quirúrgicas para sutura. Esta empresa fue el centro de atención cuando se convirtió en la primera empresa de Japón en dedicarse al campo de la microcirugía. En 2008 fue seleccionada entre las “300 pequeñas y medianas empresas manufactureras existosas” por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria, y en 2009 recibió el Premio del Primer Ministro en el Gran Premio Monozukuri Nippon. Kōno Seisakusho también recibió la visita del Emperador en su sede central en 2010.

Más de la mitad de la plantilla son las mujeres a las que se les dan bien las tareas de precisión

En Japón, el mercado anual de agujas quirúrgicas mueve alrededor de 25.000 millones de yenes. Participan en él unas 10 empresas de Japón y el resto del mundo. Kōno Seisakusho produce hoy aproximadamente 10.000 tipos de agujas que son utilizadas en hospitales generales de todo el país. “La peculiaridad de nuestra empresa es que podemos producir una gran variedad de productos en pequeños volúmenes, algo que no pueden hacer grandes firmas. Nuestros clientes pueden confiar en que nuestra empresa se encargará del márketing, la planificación, el diseño, el desarrollo y la fabricación del producto. Incluso la mayoría de la maquinaria de producción la creamos nosotros”, afirma el presidente Kōno Jun’ichi.

Kōno Jun’ichi, presidente de Kōno Seisakusho.

Las agujas quirúrgicas suponen el 80 % de las ventas de Kōno Seisakusho, y mientras que la sede central de Chiba se encarga de fabricar a mano las agujas ultrafinas, el resto de agujas forman parte de la línea de producción en masa de la planta de Tsukuba en la ciudad de Jōsō en la prefectura de Ibaraki. En la sede central, donde se encuentra el departamento dedicado a las taréas de precisión que requieren una gran concentración, más de la mitad de la plantilla está compuesta por mujeres. Muchas de estas empleadas van al trabajo en bicicleta después de dejar a sus hijos en la guardería o la escuela. El trabajo se realiza en un ambiente silencioso y tranquilo, a diferencia del entorno que hay en otras manufactureras.

Expansión en el mercado internacional

Las agujas quirúrgicas de menos de 0,05 mm son un producto con un nicho de mercado concreto, y aunque actualmente la dimensión del mercado nacional está limitada, los notables avances en la medicina reconstructiva y regenerativa hacen prever que habrá espacio para la expansión del mercado. Además, el mercado de la microcirugía se está expandiendo a medida que los tratamientos médicos se vuelven más sofisticados tanto en los países desarrollados como en las naciones emergentes de Asia. Esto ha animado a Kōno Seisakusho a poner sus miras en el mercado internacional.

La empresa recibe hoy la visita de personas de países asiáticos como Tailandia, Vietnam o China, todos con mercados en plena expansión. Desde 2012 Kōno Seisakusho se está expandiendo en el mercado chino, una base para ampliar sus operaciones a nivel global, y está tomando ideas para nuevos productos de hospitales locales. Planea igualmente trabajar en el desarrollo de nuevos productos en China en el futuro. El presidente Kōno Jun’ichi es un entusiasta de la tecnología única de su empresa y confía en el potencial de las agujas quirúrgicas Crownjun.

Texto: Harada Kazuyoshi
Fotografías: Kodera Kei

Fotografía del encabezado: la aguja quirúrgica más pequeña del mundo es creada a mano utilizando un microscopio.

Datos de la empresa
Nombre de la empresa: Kōno Seisakusho Co., Ltd.
Sede principal: 2-11-10 Soya, Ichikawa, Prefectura de Chiba, 272-0832
Presidente: Kōno Jun’ichi
Negocio: diseño, desarrollo, fabricación y venta de material quirúrgico.
Empleados: 161, incluyendo las empresas afiliadas de venta (A abril de 2015)
Sitio web: http://www.konoseisakusho.jp/en/index.html
  • [05.10.2015]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia