Cerezos en la historia

Cuando a los japoneses se les pregunta sobre una flor que represente Japón, probablemente lo que les venga a la mente sea la flor del cerezo. Estos árboles florecen por doquier a lo largo del archipiélago, y desde la antigüedad se han creado numerosos lugares populares para admirar los paisajes que nos regalan cuando llega la primavera, dejando recuerdos imborrables en cada persona. En el siguiente especial repasamos algunos capítulos de la historia que tienen como protagonistas a los japoneses y a la flor del cerezo.

Cerezos del Potomac: la flor de la amistad Japón-Estados UnidosHarano Jōji

Los cerezos ornamentales de la variedad japonesa someiyoshino están muy bien representados en Estados Unidos. Hablamos de las espectaculares hileras de sakura que engalanan las orillas del río Potomac, en Washington D. C. Regalados por la ciudad de Tokio hace ahora algo más de un siglo, siguen floreciendo puntualmente cada año y contemplando, desde su privilegiado emplazamiento, la larga y no siempre fácil historia de las relaciones bilaterales.
más

Los cerezos de Shōkawa: recuerdos del pueblo que desapareció en el fondo de un embalse

La flor del cerezo ha dado color a los paisajes de Japón a lo largo de la historia. Hoy los cerezos que hay en la orilla de una presa entre las montañas simbolizan todo aquello que los japoneses perdieron en los años de la posguerra y del “milagro económico”.
más

Artículos relacionados

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia