Enfoques Al cine con Nippon.com
‘Manbiki kazoku’, de Koreeda Hirokazu: “La hice para una niña”
[29.06.2018] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | 简体字 | FRANÇAIS |

Manbiki kazoku, de Koreeda Hirokazu, se ha llevado la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes. Es evidente que llevarse el premio mayor del festival de cine más prestigioso del mundo es todo un logro, pero ¿qué impresiones ha dejado la cinta en los corazones del jurado? El director desgranó en rueda de prensa los atractivos de su nueva obra.

Aún nos queda fresca en el recuerdo la alegría que sentimos al saber que, tras 21 años, una película japonesa volvía a recibir la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes, en mayo; se trataba de Manbiki kazoku (Un asunto de familia). La presidenta del jurado, Cate Blanchett, hablaba en su discurso final de las “personas ocultas” -el gran tema del festival de este año- que aparecen en Manbiki kazoku y otras cintas; y de igual modo, Koreeda escribió en su blog acerca de cómo los personajes de su película se habían vuelto invisibles por haber quedado fuera de una de sus tres comunidades: su región, su trabajo o su familia.

Yagira Yūya, de catorce años en el momento de rodar Dare mo shiranai (Nadie sabe), otra cinta de Koreeda basada en un caso real de abandono infantil, ganó en 2004 el Premio al Mejor Actor en esa edición del festival por su interpretación en dicha película. Manbiki kazoku, también basada en un caso real, cuenta con las frescas interpretaciones de Jō Kairi y Sasaki Miyu, de 11 y 6 años respectivamente en la época del rodaje.

©2018 Fuji Television / Gaga / AOI Pro.

Koreeda se centra en los problemas familiares del Japón de hoy

Koreeda habló sobre la película en una rueda de prensa el 6 de junio en el Club de Corresponsales Extranjeros en Yūrakuchō, Tokio.

Según el director Koreeda, las grandes compañías distribuidoras japonesas se mantienen apartadas de los proyectos que tratan sobre problemas políticos y sociales, por no considerarlos rentables

Los medios extranjeros han centrado su interés por Manbiki kazoku en la pobreza que aparece en pantalla. Koreeda comentó: “Empecé a participar regularmente en festivales de cine a principios de la década de 2000, y desde entonces mucha gente me ha dicho a menudo, a modo de crítica, que en el cine japonés no se habla de problemas de sociedad ni de política. Es cierto que son pocas las películas japonesas que llegan a los festivales internacionales con trasfondos sociales y políticos”, dice el director. Una de las razones es que las principales distribuidoras de cine consideran que ese tipo de películas no tienen mucho futuro en taquilla, y por eso se muestran reticentes a la hora de producirlas. Según Koreeda, esa actitud “Ha estrechado las miras del cine japones”.

El propio director ha pasado los últimos diez años centrándose conscientemente en hacer dramas familiares y tratar de “cavar en puntos muy concretos”, en profundidad en los temas que más le preocupan a él como padre, sin llegar a tocar realmente los problemas más amplios de la sociedad y la política. En Manbiki kazoku, no obstante, ha dado énfasis a “Algunos de los problemas fundamentales de la sociedad japonesa actual, analizándolos a través de la lucha de una familia para sobrevivir y las fricciones internas que esa lucha provoca. Esa es la principal diferencia de esta película con respecto a las anteriores”, dice.

Una película creada con una niña en mente

“Esa familia está conectada por el dinero y el delito, en lugar de estarlo por vínculos de sangre”, dice Koreeda, que se ha basado en una serie de casos reales de familias similares a la retratada en la cinta. En uno de ellos, una familia ocultó la muerte de uno de los padres para poder seguir cobrando de manera fraudulenta el dinero de su pensión. También escuchó en las noticias sobre el juicio a una familia que llegó realmente a usar a sus niños para robar.

Lo cierto es que la película ha recibido fuertes críticas por parte de un sector de Internet debido a su énfasis en la pobreza y el crimen en el país. En la rueda de prensa los periodistas mencionaron la ausencia de felicitaciones por parte del primer ministro Abe, tras recibir Koreeda la Palma de Oro, y alguien llegó a preguntarle si había imaginado las caras que se les quedaría a los políticos cuando rodaba la película. El director respondió negativamente, y dijo que la única cara que tuvo en mente durante la producción era la de una niña.

“Antes de cumplir los treinta años, en la época en la que trabajaba en televisión haciendo documentales, un colega más veterano me aconsejó que contara mis historias sobre una persona concreta (y no sobre un grupo de gente indeterminada). Podía ser sobre uno de mis padres, mi abuela del pueblo, un amigo… Debía ver la cara de esa persona en mi mente al hacer la película. Desde entonces, siempre lo he hecho así”.

Antes de hacer Manbiki kazoku Koreeda visitó unas instalaciones para niños que han sufrido abusos por parte de sus padres. El director pensó que haría su película para una niña que conoció allí justo cuando volvía de la escuela. Cuando le preguntó qué estaba estudiando, ella sacó sus libros de lengua japonesa de la mochila y empezó a leer Swimmy, de Leo Lionni. “Me lo leyó hasta el final, y cuando empecé a aplaudir pareció realmente contenta. Pensé que querría leérselo a sus padres, de los que se encontraba separada. No he podido olvidar su rostro”.

En la película también se da vida a este episodio, de una forma algo diferente.

Vínculos más allá de la sangre y el delito

Manbiki kazoku crea un retrato detallado de la situación de esa “gente invisible” de Japón. Sin embargo, la calidez y riqueza de espíritu de su comunidad, constituida por personas que no comparten vínculos de sangre, es algo que crea una fuerte impresión. El día a día de esas personas se narra con humor, y en la interacción de esas “familias” se ve claramente la consideración hacia los niños. Aunque estén unidos por el delito, los sentimientos que tienen unos por otros parecen verdaderos. Una de las claves de la película es la fuerza de las actuaciones, junto con la cuidadosa dirección.

En Cannes, Koreeda dijo que alabaron su obra porque todo -la dirección, la actuación, el equipo- estaba en armonía. En especial las mujeres que formaban parte del jurado, empezando por la propia Cate Blanchett, alabaron la actuación de las actrices, algo que “Me llegó al corazón”, asegura el director. Andō Sakura en su papel de “madre” realiza una actuación sobrecogedora, y sus palabras en determinadas escenas nos hacen replantearnos qué significa ser padres. El próximo proyecto de Koreeda se rodará en Francia con un elenco local. El presente éxito en Cannes ayudará al director a embarcarse en nuevas etapas de su carrera.

Los derechos de exhibición de Manbiki kazoku se han vendido ya a 149 países. El 21 de junio los cines Toho en Roppongi Hills ofrecieron pases con subtítulos en inglés, y el propio Koreeda hizo acto de presencia en el escenario. Desde el 23 los cines Wald 9 de Shinjuku también ofrecen una versión con subtítulos en inglés.

(Comité editorial de nippon.com)

©2018 Fuji Television / Gaga / AOI Pro.

©2018 Fuji Television / Gaga / AOI Pro.

Información de la película

  • Dirección – guion – edición: Koreeda Hirokazu
  • Reparto: Lily Franky, Andō Sakura, Kiki Kirin, Matsuoka Mayu, Jō Kairi, Sasaki Miyu, Ikematsu Sōsuke
  • Director de fotografía: Kondō Ryūto
  • Música: Hosono Haruomi
  • Distribución: Gaga Corp.
  • Año: 2018
  • País: Japón
  • Duración: 120 minutos
  • Estreno: 8 de junio de 2018, Toho Cinemas Hibiya y otras salas por todo el país
  • Página web: http://gaga.ne.jp/manbiki-kazoku/
  • Facebook: https://www.facebook.com/manbikikazoku/

Anuncio

(Traducido al español del original en japonés)

Etiquetas:
  • [29.06.2018]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia