Enfoques Datos de Japón
El Gobierno decide ampliar las capacidades de las Fuerzas de Autodefensa japonesas
[29.07.2014] Leer en otro idioma : ENGLISH | 日本語 | العربية | Русский |

En una reunión extraordinaria del gabinete, el 1 de julio de 2014, el Gobierno decidió reducir las restricciones sobre el ejercicio del derecho a la autodefensa colectiva, amparándose en una reinterpretación de la Constitución.

Un profundo cambio en la seguridad y la diplomacia de posguerra

La reciente decisión gubernamental representa un cambio radical en la política japonesa, ya que hasta ahora la Oficina Legislativa del Gabinete había tenido prohibido ejercitar el derecho correspondiente. El contenido de la decisión permite el uso limitado de la autodefensa colectiva a través de una nueva interpretación de la Constitución japonesa, y se alcanzó por medio de un consenso en la coalición de partidos gobernantes (el Partido Liberal Democrático y el Partido Kōmei).

Este cambio presente sobre la capacidad de decisión japonesa se debe entre otras cosas al repentino empeoramiento del mantenimiento de la seguridad en la zona, cuya gravedad no hace sino aumentar. En lo sucesivo, el Gobierno se encargará de consolidar la legislación nacional que regula las Fuerzas de Autodefensa, para leyes como la que se ocupa de las áreas circundantes, al tiempo que pondrá sus miras en la Guía de Cooperación Japón-Estados Unidos, que tiene como requisito una revisión del ejercicio del derecho a la autodefensa colectiva.

Según la decisión gubernamental se deben dar tres condiciones indispensables para que se permita constitucionalmente el uso del derecho a la autodefensa colectiva: 1) cuando alguno de los países estrechamente relacionados con Japón sufra un ataque armado, y exista un peligro evidente para las vidas de los ciudadanos japoneses, su libertad y su derecho a perseguir su bienestar; 2) no existirán otros medios de salvaguardar a los ciudadanos; 3) la fuerza a utilizar debe ser el mínimo indispensable. Es decir, que incluso aunque Japón no sea atacado, sus Fuerzas de Autodefensa también podrán acudir en ayuda de los ejércitos de países estrechamente relacionados que sí sufrieran un ataque.

Japón seguirá siendo una nación pacífica

En la rueda de prensa que se ofreció tras la reunión extraordinaria del gabinete de Abe Shinzō se explicó a la ciudadanía la necesidad y las consideraciones que han motivado la aprobación del ejercicio del derecho a la autodefensa colectiva de Japón, y se enfatizó que “Se seguirá sin usar la fuerza para defender a países extranjeros, aunque el refuerzo de las relaciones Japón-Estados Unidos servirá como herramienta disuasoria para el mantenimiento de la paz en la región. Japón, una nación históricamente pacífica, seguirá siéndolo en el futuro.”

Se ha generado un fuerte debate en la Dieta, las asambleas locales, los medios de comunicación y los expertos en cuanto al uso de la autodefensa colectiva que contempla el cambio de interpretación de la constitución. La oposición argumenta que no es admisible que el Gobierno, sin consultar con la ciudadanía, decida por sí mismo sobre un tema de tal gravedad, que atañe al artículo noveno de la Constitución japonesa (por el cual Japón renunció en su día a la guerra como derecho soberano), alterando su interpretación para cambiar la tolerancia hacia el uso de la autodefensa colectiva. Además también se halla fuertemente arraigada la idea de que Japón podría convertirse en un país capaz de declarar la guerra, a raíz de los cambios en la política básica que ha venido manteniendo de usar la defensa solo como medida de protección.

En relación a este tema, el primer ministro Abe declaró: “Tampoco ahora se contemplará el uso de las armas para proteger a países extranjeros. No permitiremos que Japón se vea implicado en guerras extranjeras.”

Los puntos esenciales de la legislación gubernamental sobre seguridad

  • Es aceptable constitucionalmente hacer uso del mínimo necesario de fuerza cuando un país estrechamente relacionado con Japón reciba un ataque armado que ponga en peligro evidente las vidas de ciudadanos japoneses, su libertad y su derecho a perseguir su bienestar. 
  • En el derecho internacional existen casos en los que se dan las bases para el derecho a la defensa colectiva.
  • Se crearán leyes preventivas por las que las Fuerzas de Autodefensa japonesas puedan proteger los armamentos estadounidenses que mantienen la seguridad de Japón.
  • Salvo en los casos en los que ejércitos de otros países lleven a cabo actividades bélicas, las Fuerzas de Autodefensa japonesas podrán realizar labores de relaciones públicas

Fotografía del encabezado: el primer ministro Abe con sus ministros durante la reunión extraordinaria (1 de julio; imagen cortesía de Jiji Press)

(Artículo traducido al español del original en japonés)

  • [29.07.2014]
Artículos relacionados
Otros artículos de esta serie

Últimos vídeos

Últimas series

バナーエリア2
  • Opinión
  • Detrás de la noticia